Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • 0
  • 1182

Violencia

Ciudades sitiadas (parte 2)

Víctor Peña

Este lunes 18 de septiembre, San Salvador amaneció con un inusual despliegue militar en sus principales calles y avenidas. Desde las 4:23 de la madrugada, comandos militares se apostaron en puntos específicos de la capital, en cumplimiento a una orden de la presidencia de Salvador Sánchez Cerén para "garantizar mayor seguridad a la ciudadanía". El gobierno anunció refuerzos militares a los patrullajes de la delegación de San Salvador de la Policía Nacional Civil. Desde la colonia Montserrat, sede de la delegación, el presidente dijo que los patrullajes conjuntos priorizarán paradas de autobuses, mercados, universidades y el Centro Histórico. Aunque reportó un leve descenso en sus índices de homicidios en los meses de julio y agosto, San Salvador continúa siendo la ciudad más violenta del país, con una tasa de 102 homicidios por cada 100 mil habitantes.

En la imagen, un comando custodia la calle San Antonio Abad y el bulevar de Los Héroes, a escasos metros de un portón de acceso de la Universidad de El Salvador. El Faro constató otro despliegue en la alameda Manuel Enrique Araujo, a escasos 50 metros del Estado Mayor Presidencial; y uno más en el bulevar Santa Elena, a sólo cien metros de la Embajada Americana. Este último, al menos, se sale del rango de acción del plan de seguridad, dado que el bulevar Santa Elena pertenece al municipio de Antiguo Cuscatlán.

Esta es la segunda vez en siete años que el ejército saca sus vehículos a la calle, con la idea de bajar los índices delincuenciales. La primera vez ocurrió en el último trimestre de 2010, cuando el expresidente Mauricio Funes anunció que combatiría a las pandillas y se apoyó en el Ejército para patrullar sus territorios. En lugares conflictivos como Villa Lourdes, en Colón, agentes de la Policía reportaban que los pandilleros salían junto a sus hijos a tomarse fotografías cerca de los vehículos Humvee. 

x