Imprimir

Marlon Escamilla, Director Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de la Secultura

"En la protección del patrimonio cultural se han cometido errores, probablemente se están cometiendo y se van a cometer"

María Luz Nóchez

¿Le interesa a El Salvador como Estado proteger su patrimonio cultural? Su representante en el gobierno, el arqueólogo Marlon Escamilla, asegura que sí, aunque sabe que los suyo será una carrera cuesta arriba. Defiende al patrimonio por sobre el desarrollo y cree en la buena voluntad de los colecccionistas de piezas privadas, el último eslabón de las redes de saqueadores, aunque les manda un mensaje: el patrimonio cultural no es de ellos, es de todos. Aunque no precisa cómos, Escamilla sugiere que deberían hacerse reformas a la ley para enfrentar a las redes de saqueadores, dentro de los cuales han de estar aquellos que en marzo pasado se robaron una cabeza de jaguar que pesaba 500 libras. "Tenemos indicios importantes", dice sobre el último gran robo del patrimonio cultural de El Salvador. 

ElFaro.net / Publicado el 5 de Julio de 2015

"Hay mucha gente que ha crecido, vive y muere a la par de un sitio arqueológico, y quizás llegan a morir sin saberlo", dice el arqueólogo Marlon Escamilla, el nuevo director de Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura de El Salvador. Quizá por eso una de sus apuestas, o una de las ideas que más le comen la cabeza, es hacerle ver a la población las maravillas con las que cuenta. Que son muchas, y no solo hablan del pasado arqueológico. Hace más de nueve años, el entonces director de Patrimonio Cultural, y exjefe de Escamilla, Héctor Sermeño, autorizó a un lotificador para que destruyera un sitio arqueológico en San Juan Opico, La Libertad. Escamilla fue de los que se opuso, y aunque dice que no es "ético" hablar del pasado, discrepa con la idea de que la defensa del patrimonio cultural debe dejarse a un lado para priorizar el desarrollo. Sus palabras, en ese sentido, suenan a promesa. 

Marlon Escamilla, Director Nacional de Patrimonio Cultura y Natural de la Secultura
 
Marlon Escamilla, Director Nacional de Patrimonio Cultura y Natural de la Secultura

Escamilla ya lleva años recorriendo el mundillo arqueológico de El Salvador, y ahora es candidato a Doctor en Antropología con especialidad en Arqueología de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville Estados Unidos, de donde también obtuvo una maestría en Arqueología en 2012. Con apenas tres meses en la silla, destila optimismo y aunque está consciente de que el presupuesto y la disponibilidad de recurso humano y material es limitada, prefiere hablar de creatividad para sacar el máximo provecho a lo que se tiene: “Siempre nos van a faltar más arqueólogos, más arquitectos, más ingenieros… pero no por eso me voy a poner de brazos cruzados a decir que no me alcanza y por eso no puedo hacer nada. Esa no es la actitud”.

Su regreso a la institución estuvo marcado por la polémica del hurto de una de las esculturas de la tradición “Cabezas de jaguar” cuya desaparición fue reportada el 1 de marzo de 2015 en Santa Ana. La Secretaría de Cultura se desligó de cualquier responsabilidad, aunque la Ley se lo exige, y el director de entonces, Wolfgang Effenberger, renunció semanas después sin dar razón pública alguna. Ahora la institución ha empezado el registro de las piezas de esta tradición escultórica en manos privadas y en terreno público. Escamilla no lo admite, pero de alguna manera es un reconocimiento a la importancia de estas piezas para las investigaciones arqueológicas en el país y que ellos están obligados por ley a conservar y proteger. Esta es la primera vez del arqueólogo como administrador, pero su experiencia previa como técnico e investigador del Departamento de Arqueología de la institución le ha dado luces de lo que debe y no hacer como jefe con sus colegas. Por ejemplo, cree en una política de puertas abiertas y las relaciones horizontales con el cuerpo técnico de la dirección; sabe que no es un todólogo y por eso se apoya y acompaña en mayor medida los trabajos que están fuera de su área de experticie; y está convencido de que para evitar la destrucción del patrimonio debe prevalecer la opinión técnica sobre los intereses de los demás, así sean sus jefes, o incluso el mismo presidente de la República.

Escamilla sabe que fuera de la esfera académica probablemente esté solo en esta misión de proteger y conservar el patrimonio cultural, ya que al vivir en un país en donde prima la violencia, el interés por estos temas es mínimo. Comúnmente, la concepción de patrimonio cultural se ha quedado relegada a los sitios arqueológicos porque es lo que está más a la vista, está en nuestros libros de historia y son los que se cuelan en los promocionales turísticos que pretenden pescar turistas extranjeros y locales. Escamilla sabe que este es uno de sus principales retos, ya que, asegura, mientras la gente no conozca todas las dimensiones que abarca el concepto de patrimonio cultural no va a saber apreciarlo así lo tenga en sus narices: “hay que hacer todo un trabajo de sensibilización para que la gente se apropie del patrimonio cultural. Uno defiende lo que quiere y lo que conoce”, dice.

Usted llegó a la dirección de patrimonio en un momento difícil luego del hurto de la cabeza de jaguar, un comunicado extraño de parte de la Secultura y la renuncia inesperada de Wolfgang Effenberger. ¿Qué lecciones le han dejado el manejo de la institucionalidad en el tema de patrimonio cultural?
En el caso de la cabeza de jaguar, no fue un hecho que se dio bajo mi gestión, estamos desarrollando grandes esfuerzos en la documentación y registro de la base de datos que se tiene sobre las cabezas de jaguar. Estamos trabajando de manera articulada con los dueños del bien cultural, la municipalidad y la secretaría de cultura. Hemos trabajado por ejemplo en El Congo, en Santa Ana, estamos trabajando en Ataco, en el registro de estas esculturas. Se está haciendo también un trabajo de sensibilización con los dueños y las autoridades municipales, haciéndoles ver que ese patrimonio, que es de todos, hay que cuidarlo. Esa debe de ser una lección aprendida: trabajar de manera articulada, documentar el patrimonio cultural y registrarlo, y en esa medida vamos a minimizar la potencialidad de un robo.

Y poner atención también a material de este tipo. Porque la Secretaría tenía en su poder la base de datos que les entregó Federico Paredes, y se dejó pasar. Probablemente los técnicos estaban ocupados con otras cosas, pero hasta que sucedió lo del hurto no se le había prestado atención.
Como le repito, yo hablo desde que yo asumí.

Pero empezar el registro de estas piezas es, en parte, asumir la responsabilidad por la desprotección de este tipo de piezas. Porque en su comunicado, la Secretaría se desligaba porque el dueño no había reportado.
No voy a hacer referencia a eso. Desde que yo asumí le puedo asegurar que estamos documentando. Ojo también: el patrimonio arqueológico es más amplio que una cabeza de jaguar. Y como le repito, todos los días, todas las semanas, en esta dirección se protege el patrimonio cultural. Lamentablemente eso no es noticia. Hay mucho trabajo que lamentablemente no es noticia, pero estamos haciendo una labor intensa en la protección del patrimonio. Es un lamentable hecho y hay que aprender lecciones y proyectarlas para aprender de eso en el futuro. Se denunció ante la Fiscalía en su momento dado, hemos tenido reuniones con los fiscales del caso y están recopilando información muy interesante al respecto, y no se puede divulgar por el momento esa información. Hay mucha crítica de gente que pregunta, y esta es la situación, y aprovecho este medio para llegar a la población y decirles que se está investigando, la Fiscalía tiene en desarrollo esa investigación ahorita. Se ha avanzado, hay datos muy importantes y que en su momento dado la Fiscalía a través de la Secultura divulgará.

Comprendo que el patrimonio arqueológico va mucho más allá de una cabeza de jaguar, pero estamos hablando de una escultura de 500 libras. No es como que yo tome la grabadora institucional y la meta en mi cartera al momento de irme. ¿El registro del inventario que entregó Federico Paredes es algo que usted impulsó o solo vino a dar continuidad a lo que su sucesor había iniciado?
Yo lo retomo. Entiendo que antes de la renuncia del anterior director se empezó a desarrollar y a diseñar esta estrategia. Es una gestión que por supuesto le voy a dar seguimiento y que estoy muy al pendiente de ella.

¿Cómo concibe usted su cargo en un país en el que a muy pocos les interesa el resguardo del patrimonio cultural?
Es un gran reto. Cuando se me ofreció el cargo pedí al señor Secretario que me diera tiempo para pensarlo. Lamentablemente no tuve mucho, tuve que decidir en la Semana Santa. Es un gran reto. Vivimos en un país en vías de desarrollo con muchos problemas sociales y venir a hablar de cultura, muchas veces probablemente no vayamos a encontrar eco. Pero es lo rico del reto también, y es ahí donde se pone a prueba la creatividad, no solamente mía, sino de todo el equipo que trabaja en la dirección. El patrimonio cultural es importante para el país, para nuestro desarrollo, veámoslo como un aliado para desarrollarnos como país. Sabemos que vamos a encontrar muchas barreras en el andar, pero también vamos a encontrar muchos aliados, mucho apoyo. Ese es el objetivo. Yo tengo la idea de trabajar en tres grandes ejes. Uno es la conservación y salvaguarda del patrimonio, la investigación del patrimonio y la divulgación. Es una cadena y esa puede ser una estrategia para llegar a la población, para que se apropie de su patrimonio.

¿Por qué debería de interesarle a la gente de El Salvador la protección de su patrimonio cultural?
El patrimonio tiene y debe de ser un eje primordial para todo país. Obviamente a través del patrimonio cultural se establecen procesos identitarios que todo país debe tener. Nosotros como ciudadanos tenemos identidades las cuáles son construidas a través de nuestro legado cultural. En ese sentido es importante que todo país proteja y salvaguarde el patrimonio cultural. El patrimonio cultural es de todos, no es del Estado, no es de la Secretaría de Cultura. Es de todos los salvadoreños. 

¿Que exista una Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y una Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural significa que al Estado salvadoreño le importa resguardarlo?
Por supuesto que sirve de mucho tener una Ley que obviamente sabemos que tiene vacíos, pero que a la larga es un documento histórico para el desarrollo del país. La dirección desarrolla un rol importante en la salvaguarda del patrimonio cultural. Ambos, un instrumento legal y una estructura dentro del Estado son importantes y hacen su rol. No estoy diciendo que es lo único, ni que con esto baste y sobra. Se tiene que hacer un trabajo interinstitucional, articular con el sector público, con el sector privado, con los actores locales, con la gente que convive día a día con el patrimonio cultural. Hay mucha gente que ha crecido, vive y muere a la par de un sitio arqueológico, y quizás llegan a morir sin saberlo. Entonces, obviamente hay que hacer todo un trabajo de sensibilización para que la gente se apropie del patrimonio cultural. Uno defiende lo que quiere y lo que conoce. En la medida en que la población conozca el patrimonio cultural se lo va a apropiar, lo va a defender y va a ser parte medular e importante en esta labor tan loable que es la protección de nuestro patrimonio.

Entonces, como representante del Estado, usted afirma que al Estado sí le interesa la conservación del patrimonio cultural.
Por supuesto.

A partir de esto quería que retomáramos algunos casos emblemáticos de gestiones anteriores. Por ejemplo, usted dice que al Estado le interesa la conservación del patrimonio cultural, pero en 2006, bajo la gestión de Héctor Sermeño, hubo casos como la destrucción del sitio El Cambio; no logró documentarse bien un caso y eso conllevó la construcción de un proyecto habitacional al lado de Cihuatán, y así hay otros episodios en los que el Estado no logró atar cabos para cumplir con la responsabilidad que le corresponde. Usted que también formó parte de esa gestión, ¿qué tiene que decir al respecto?
En lo particular no me gusta hablar de gestiones anteriores, creo que no es ético ni profesional hacerlo. Por supuesto en este camino de la protección del patrimonio cultural se han cometido errores. Probablemente se están cometiendo y se van a cometer. Obviamente la perfección no existe, es algo que se va buscando en la cotidianidad, tanto nosotros como personas como en el trabajo que nosotros desarrollamos. En ese sentido, creo que lo importante a este punto no es señalar el error que se cometió en el pasado, sino aprender de ese error. ¿Qué falló en ese momento? ¿Fue el instrumento legal que se tenía, fue la persona que estaba al frente? Son diferentes variables las que se desarrollaron y llevaron a que se cometiera ese error. Creo que lo importante, más allá de señalar ese error en casos emblemáticos que permitieron la destrucción del patrimonio cultural, es aprender de esos casos y buscar permanentemente la manera de no cometer esos errores nuevamente.

Pero usted estaba en Concultura en ese momento, formaba parte de la gestión. Probablemente las órdenes vienen de arriba, pero, ¿usted, como parte del equipo, no pensó en ese momento: “púchica, cómo es posible que estas cosas sucedan”?
Por supuesto que sí. Yo era el técnico del departamento de arqueología de la antigua Concultura en ese momento y por supuesto que hay muchas cosas y decisiones que no se comparten. Yo creo que lo importante en ese caso, o más bien lo que yo aprendí es que los titulares, los directores, debemos de trabajar de una manera muy cercana con la parte técnica. Es decir, no debe de existir un divorcio, porque son los técnicos los que obviamente conocen los detalles del patrimonio arqueológico, edificado, etcétera. Entonces, la lección que me queda a mí ahora que estoy al frente de una dirección es trabajar de la mano y muy cerca de los técnicos porque ellos son los que conocen a profundidad el caso. Creo que lejos de existir un verticalismo dentro de la institución, debe de haber una horizontalidad con los diferentes departamentos o dependencias.

A propósito de gestiones anteriores: Federico Hernández, exdirector de Concultura, planteaba algo así como que no podía frenarse el progreso por la conservación del patrimonio. ¿Prevalece esa mentalidad de que lo que se necesitan son viviendas para la gente, así se tenga que sacrificar un terreno con vestigios arqueológicos enterrados?
Hay una discusión permanente de cómo el patrimonio cultural muchas veces es señalado como algo que entorpece el desarrollo. Siempre se sigue discutiendo al respecto. Un ejemplo: tenemos un terreno en donde se quiere desarrollar un proyecto habitacional y se le dice, no se puede porque se trata de un sitio arqueológico. Entonces, el patrimonio es señalado como algo que no permite el desarrollo, lo cual no es cierto y no debe de ser visto de esa forma. Soy del pensar que en la medida en que nosotros protejamos el patrimonio cultural estamos heredando a las nuevas generaciones esos procesos identitarios que ellos se van a estar formando cuando se desarrollen como ciudadanos. Yo de hecho sí creo mucho en el trabajo articulado, hay que buscar la manera de desarrollar un trabajo interinstitucional en el cual se diga: ese sector no se puede construir porque hay un patrimonio cultural arqueológico, pero se pueden buscar otras formas con las cuales no se altere el patrimonio, ya sea arqueológico o edificado. El problema es que yo puedo cuantificar un proyecto de construcción, pero no puedo cuantificar un patrimonio cultural. ¿Cuánto vale un sitio arqueológico? ¿Cuáles son los parámetros? Es invaluable, no tiene un valor económico. ¿Va a valer más un sitio arqueológico del clásico que uno del preclásico? En ese sentido, debe de sopesar el patrimonio cultural sobre el desarrollo, porque son bienes no renovables, no podemos destruir un sitio arqueológico y esperar que a la cuenta de cien años va a nacer otro. No es así. Entonces nuestro deber es protegerlo, conservarlo, preservarlo y socializarlo, ya sea a través de conferencias, de la apertura del sitio como futuro parque, etcétera. Tampoco estoy en contra del progreso del país, sé que es súmamente importante, pero se debe de hacer de una manera ordenada y respetando el patrimonio cultural.

Usted mencionaba el deber que tienen como Dirección. ¿Cómo se combate el uso de láminas alrededor del perímetro por parte de las constructoras para evitar que se vea qué es lo que han encontrado al estar escavando?
Aquí es un esfuerzo articulado. Entran tres actores. La Secultura, el dueño del inmueble y las municipalidades, porque son ellas las que avalan el trabajo de construcción, ya sea que se va a construir una casa, un parqueo, un edificio, qué sé yo. Obviamente hay casos en los cuales el dueño del inmueble no avisa y a veces nos damos cuenta en los inicios de las obras y se les pone paro. A través de las inspecciones que día a día los técnicos están haciendo en campo, otras veces son denuncias ciudadanas, lo cual es muy interesante, que dice mucho de cómo poco a poco se va fomentando esa sensibilidad para con el patrimonio. Tenemos casos en el que los vecinos hablan para decirnos que se han dado cuenta de que se está haciendo tal construcción y que creen que se está afectando un posible patrimonio. Eso es muy interesante y dice que la sociedad misma se está apropiando de su patrimonio, como debe de ser. Otras veces son las mismas municipalidades que se dan cuenta y no avisan. Hay muchos alcaldes que están conscientes de la importancia del patrimonio, que quieren trabajar de la mano con la Secretaría en todas las dimensiones del tema, lo cual es muy positivo, porque obviamente ellos son la autoridad local, los garantes de que se respete el patrimonio arqueológico.

Otro de los retos que me parece que tiene la Dirección es que no cuentan con un presupuesto asignado. A partir de todas las necesidades que ha identificado, no solo de contar con más personal técnico, sino de herramientas, ¿se ha hecho alguna solicitud para satisfacer las necesidades?
Con pasión por el trabajo, mucha mística, mucho esfuerzo y también mucha gestión. Soy del pensar que tenemos que tener apertura con la autogestión. Y hay muy buenos casos de autogestión. El Muhnes (Museo de Historia Natural de El Salvador) , por ejemplo, a través de su directora, Eunice Echeverría, que desarrollan diferentes investigaciones, ha hecho muchos convenios con diferentes instituciones que han colaborado o aportado equipo para equipar las condiciones de la colección botánica. Es un muy buen ejemplo de la autogestión, porque podemos equipar nuestro departamento. De hecho, la primera reunión que tuve con todos los jefes de departamento, un punto de agenda que hubo fue ese, les estaba pidiendo que hicieran autogestión. Creo que es difícil tener un presupuesto que va satisfacer al 100 % las necesidades, porque siempre vamos a querer más. No existe el presupuesto ideal, hay que trabajar con lo que se tiene y hay que ser creativos, y desarrollar la autogestión.

¿Diría entonces que con la creatividad es suficiente?
No. Sobre eso tenemos que trabajar, pero tampoco me puedo poner de brazos cruzados a decir que no me alcanza y por eso no puedo hacer nada. Esa no es la actitud.

Entiendo que uno siempre va a querer más, pero cuál sería el monto promedio que diría usted que le permitiría a la dirección trabajar mejor. Si pudiera hacer una lista como la que hacen los niños a Santa, ¿qué pediría?
Ahí se la mando en diciembre…

A partir de lo que ha visto en estos meses, lo más inmediato por lo menos…
La verdad es que no lo he profundizado a esa especificidad. Sin embargo, soy consciente de que hay muchas variables que a veces limitan el trabajo, pero como le repito, es un reto y un desafío que hay que superar y en lo particular estoy muy contento con los jefes y los técnicos de cada departamento, por esa creatividad que tienen y ese esfuerzo que le inyectan al trabajo cada día. Más allá de hacer listas. Pero en diciembre se la hago llegar.

Veámoslo desde el punto de vista más práctico. Mencionaba que no cuentan con la cantidad de técnicos que quisiera tener para las inspecciones.
Sí, claro. Y hay que pensar también que la demanda se ha acrecentado. Hay un aumento porcentual y obviamente eso demanda más trabajo y también eso de repente permite que se vaya acumulando un poco el trabajo. ¿Y cómo lo tenemos que superar y desarrollar? Pues yo espero que podamos tener más contrataciones.

¿En cuánto le gustaría que se incrementara el número de técnicos? ¿5 %, 10 %, 25 %?
Todo porcentaje es positivo. Tampoco es una limitante para no desarrollar el trabajo.

Usted mencionó en una entrevista que parte de sus planes era retomar proyectos de gestiones anteriores. ¿Cuáles son esos a los que vale la pena apostarle?
Obviamente hay todo un trabajo permanente en los proyecto de inspecciones, que son proyectos a los que por supuesto hay que darle seguimiento. Semana a semana tenemos demanda de ello. La administración de los parques arqueológicos, impulsar las investigaciones, los proyectos arqueológicos nacionales. Que yo considero que es una debilidad que hemos tenido, que no se ha logrado institucionalizar un proyecto arqueológico nacional.

¿Proyecto arqueológico nacional?
Puede ser tomar un sitio arqueológico y proyectarnos excavar ese sitio por cinco temporadas de campo anuales, pero ya con un objetivo planteado de lo queremos.

Hay muchos sitios arqueológicos que no cuentan con guías para el recorrido.
Los parques arqueológicos es un tema importante. Actualmente el Estado es dueño de nueve, de los cuales, cinco son considerados parques arqueológicos: Joya de Cerén, San Andrés, Tazumal, Casa Blanca y Cihuatán. Poseen esta categoría porque tienen las capacidades mínimas para atender a los visitantes y a los turistas. Senderos interpretativos, baños, guías, museos, etc. Los cuatro restantes: Cara Sucia, Gruta El Espíritu Santo, Corinto, Ciudad Vieja y Las Marías también son sitios arqueológicos que es un reto en mi gestión poder trabajar por estos cuatro y ver de qué manera se puedan llevar a la categoría de parques. El secretario, cuando él fue director de patrimonio, trabajó en la transformación de Ciudad Vieja, entonces ahora como titular, me ha pedido encarecidamente que sigamos trabajando sobre esa línea y ya hay grandes avances para transformarlo en parque arqueológico. En Las Marías ya se van a empezar los trabajos mínimos para adecuar ese sitio para futuras investigaciones y ojalá en un futuro cercano adecuarlo como parque arqueológico.

Probablemente los guías no trabajen domingos o en vacaciones, que son las fechas en las que he ido, pero tampoco hay paneles con información de lo que tengo frente a mí.
Lamentablemente, museos ya no pertenece a la Dirección de Patrimonio, aunque esté dentro de un parque arqueológico, la información es parte del trabajo museológico y la organización de todo el recorrido y la inmobiliaria es también trabajo museográfico.

En 2006 se publicó un mapa de sitios arqueológicos, ¿se ha actualizado con el pasar de los años? Qué tanto se ha socializado con las alcaldías que son los que al final autorizan si procede o no construir algo en algún terreno.
El mapa se hizo con lo que se tenía hasta 2006, fue una gestión que la desarrolló Francisco Valdivieso, quien era el jefe del departamento de arqueología en ese entonces. Se hizo un trabajo bien articulado con el CNR, fue un trabajo muy bien ejecutado. Hoy, cuando yo veo ese mapa, es relativamente fácil ver cada punto, pero no se imaginan el trabajo que eso conllevó, porque participamos en ese entonces todos los arqueólogos que participamos en el departamento. Había que digitalizar las fichas, ir a buscar la ubicación más precisa. Hay todo un trabajo de logística enorme. Obviamente aquel mapa del 2006, el número de sitios arqueológicos se ha acrecentado. Para 2006 teníamos, si mal no recuerdo, tres o cuatro sitios arqueológicos subacuáticos identificados, hoy tenemos muchísimos más. Roberto Gallardo ha desarrollado trabajos de investigación más que todo con barcos sumergidos. Y se ha ido acrecentando ese número de sitios arqueológicos tanto en tierra como en agua. La labor de un atlas arqueológico es permanente, se tiene que estar actualizando año con año. Con respecto a la socialización del mapa, es un poco complejo. De todos es sabido que El Salvador como cualquier país de todo el mundo, sufre algo que se llama saqueo arqueológico. El tráfico ilícito se da en todo el mundo, es una mafia, y en todos los países vamos a tener ese delito cultural. Lamentablemente, así como puede haber gente que esté interesada en no destruir un patrimonio arqueológico, también hay otra gente que no la tiene y se dedica al saqueo arqueológico. ¿Qué pasa al socializar esa información? Puede haber gente que también esté buscando esos datos para ir a los sitios y saquearlos cuando nadie se dé cuenta. Entonces, es un arma de doble filo.

Entiendo su punto, quizá no tiene que ser algo a que se publique en todos los medios a nivel nacional, ¿pero no cree que es algo digno de compartir con sus contrapartes en la protección del patrimonio?
En lo que sí estoy de acuerdo es que hay que buscar el mejor mecanismo para socializar esta información. Algo que sea viable pero que no ponga en riesgo los sitios arqueológicos. Hay que hacer un trabajo muy fino y delicado de no aperturar esa información. Hay gente que tiene mucha conciencia, pero también hay mucha que no la tiene.

Comprendo, es complicado. ¿Cómo van a lograr que a los que les interesa sí estén informados?
La Ley dictamina que toda obra tiene que ser supervisada y las municipalidades tienen que estar al tanto, tiene que ser un trabajo articulado entre municipalidades, la Secretaría de Cultura y el dueño del terreno y la ciudadanía en general, que hay muchos casos que nos están denunciando de la destrucción o la potencial destrucción del patrimonio.

A propósito de los saqueos. ¿Debería una fundación privada ser administradora de sitios arqueológicos cuando ha habido señalamientos a nivel académico de que esa fundación fue fundada por coleccionistas de piezas arqueológicas, la última cadena de la red de saqueadores?
Pues no puedo opinar nada porque desconozco de ese caso, no sé. Yo hasta no leer algo por escrito no puedo emitir una opinión.

Para evitar que esto siga pasando entonces, y antes de que reciba un memo que lo informe, ¿la administración del patrimonio cultural debería de ser algo que se delegue a los privados?
Yo estoy convencido de que el Estado debe de ser el ente rector que regule y que administre el patrimonio cultural de un país. Sin embargo, hay buenos casos y buenos ejemplos de una coadministración, en la cual tiene participación el Estado y la sociedad civil, en este caso una ONG, una fundación, etcétera. Creo que es un buen ejercicio el que no solamente el Estado sea quien administre estos espacios. Creo que la coadministración es una figura muy factible y muy viable para el patrimonio. También hay que tomar en cuenta que forma parte de la sensibilización y de involucramiento de la sociedad civil en la protección del patrimonio.

Usted dice que desconoce casos de privados como parte de grupos de saqueadores, pero, en el caso de una coadministración, ¿cómo se evita que la información caiga en manos equivocadas?
En una coadministración tiene que existir una formulación de proyecto que la entrega la fundación o la ONG a la Secultura y nosotros acá obviamente revisamos ese perfil, lo observamos y lo supervisamos. Por eso hablo de una coadministración para que exista una observación permanente por parte de la institución para garantizar un trabajo transparente.

Hay una larga historia de saqueos en sitios arqueológicos y patrimonio edificado. ¿La dirección ha podido listar todo lo que se ha perdido o dañado?
Se están haciendo grandes esfuerzos en el tema del tráfico ilícito de bienes culturales. En el tema de hurto se está trabajando muy de cerca con la Fiscalía General de la República, se están haciendo sesiones de trabajo casi semanales en donde participan técnicos de la secultura junto con los fiscales y están desarrollando un documento en el cual se están trabajando las sanciones que se deben de aplicar a la gente que viole la ley especial de protección al patrimonio cultural. Este esfuerzo ya está por finalizarse, y esperamos que conlleve buenos resultados para tratar de paliar esa situación. También se hace un trabajo permanente con la Interpol en el cual se facilita información en todas la redes de países que tienen presencia de esta institución. Yo acá en la oficina recibo reportes de hurto de Perú, Colombia, nos están enviando información para ver si nosotros tenemos noticia sobre eso. Y de igual forma nosotros tenemos lo mismo con los demás países, enviamos información de piezas que han sido robadas para ver de qué manera las podemos recuperar.

¿Qué tan fuerte percibe el compromiso de la Fiscalía hacia este tema tomando en cuenta que la mayoría de los casos de violencia no llegan a un juzgado?
La Fiscalía tiene una sección que trabaja en lo referente a los casos de hurto y tráfico ilícito de los bienes del Estado. Hay fiscales que están trabajando al 100 % en los diferentes casos, que obviamente no solo ven los casos de la Secretaría, sino de todas las instituciones para salvaguardar los bienes del Estado. Hemos trabajado muy de cerca con ellos y en mi opinión están desarrollando un trabajo muy profesional. Obviamente como un país en vías de desarrollo tenemos distintas realidades sociales muy agudas.

Mencionaba que dentro del trabajo conjunto con la Fiscalía se están determinando las sanciones para los saqueadores. ¿Pero y en el caso de los coleccionistas? Si bien son figuras diferentes, ambas se complementan. Usted mismo lo decía, mientras haya coleccionistas siempre van a existir saqueadores que suplan esa demanda.
Es un círculo vicioso de oferta y demanda. Yo voy a saquear porque alguien me la va a comprar. Saquean porque hay una demanda, y no solo nacional, sino internacional de gente que a eso se dedica. Hay redes que se dedican al tráfico ilícito de tráfico de bienes culturales. Es una complejidad de estructura ilícita que se dedica a eso. Obviamente hay que hacer un trabajo en ambas vías, a todos, tanto a los saqueadores como los coleccionistas.

¿Un primer paso no debería ser que el gobierno haga un esfuerzo por identificar a los coleccionistas y lo que está en su poder?
La Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural avala el coleccionismo. Entonces, en ese sentido, uno debe de apegarse a la ley. Se ha hecho un trabajo con coleccionistas los cuales han abierto sus colecciones, se les han documentado, registrado. También eso vale la pena recalcar. Hay coleccionistas que incluso a la hora de su muerte ellos van a donar sus colecciones a la Secretaría de Cultura. Eso es importante, no solamente pensar en un proceso de sanción, sino también tener apertura. Y ya se ha hecho, tampoco es algo que yo lo quiera implementar como algo nuevo. Así como hay que sensibilizar a la gente que convive y coexiste con un sitio arqueológico, con un patrimonio, durante toda su vida, así tenemos que sensibilizar a los coleccionistas también. Es una labor de la institución acercarnos a ellos. Y ha tenido muy buenos resultados. Porque no podemos hablar solo en mal de todos los coleccionistas. Hay algunos que han aperturado sus colecciones, que se ha hecho un trabajo muy cercano con ellos y hay quienes han mencionado que a la hora de su muerte posiblemente ellos van a donar esa colección.

Yo le puedo externar toda mi buena voluntad. Pero qué tal que mis hijos, cuando muera, consideren el beneficio económico que obtendrían al vender mi colección. ¿No hay alguna forma de formalizar ese ofrecimiento, que lo dejen por escrito por lo menos?
Por eso le repito: han mencionado. Hay que darles el beneficio de la duda y pensar en esa buena voluntad. Puede pasar eso de que los hijos o su familia diga “aquí podemos aprovechar este patrimonio para algo”. Pero también está el otro lado de la moneda. Y yo he conocido casos en los que a la familia le interesa nada ese patrimonio, la pasión o la afición que tuvo su papá.

¿Y por divulgación, al menos, no sería bueno reunir las piezas de los coleccionistas, sin revelar sus identidades si quieren, para que todos podamos tener acceso a ese patrimonio, más allá del que está exhibido en los museos?
Tengo entendido que se han dado casos de préstamos para su exhibición, lo cual es sumamente interesante y hay que verlo de esa forma. Como buenos seres humanos que somos, estamos en un constante proceso evolutivo, entendiendo evolución como cambio. La situación del patrimonio cultural está cambiando. Antes los coleccionistas estaban a puerta cerradas, que nadie iba a saber qué había en esos muros. Hoy se están abriendo. Está cambiando aquel muro sellado que existía antes, ya empieza a existir una apertura. Lo cual es positivo y hay que potencializar y trabajar sobre ello para desarrollarlo de una mejor forma en un futuro cercano.

¿Cree entonces que reformas a la Ley no serían convenientes en aras de mantener la buena voluntad de los coleccionistas? ¿O por el contrario? Usted mismo me decía que es un problema que la ley avale el coleccionismo, ¿deberían cerrarse los vacíos en la ley?
Yo pensaría en un proceso articulado. Creo que la Secretaría de Cultura tiene que trabajar de cerca con los coleccionistas. Hay que tener esa apertura y trabajar con la finalidad de la protección de las piezas. ¿Qué sería lo peor que podría pasar? Que estas piezas salgan del país. Una vez cruzan la fronteras, los procesos de repatriación de patrimonio cultural son sumamente complicados. Entonces, tenemos que potencializar a nuestro favor que las piezas están dentro de nuestro territorio. Y sobre eso trabajamos para en un futuro cercano poder aprovechar ese patrimonio. La Ley lo demanda para el goce y disfrute de todos los salvadoreños. No existen propietarios del patrimonio cultural, es de todos. Tenemos que ir cambiando esa mentalidad egocéntrica de que esta pieza es mía y solo yo la puedo disfrutar en un espacio determinado. Es de todos, por eso existen los museos, para que la gente llegue y diga: “hey, ese es mi patrimonio. Yo me identifico con mi pasado. Forma parte esencial de un momento determinado de mis ancestros. Es mi cultura”. Yo más bien creo en los procesos de apertura en los cuales tenemos que cambiar mucho esa mentalidad.

¿La Secretaría conoce a todos los coleccionistas?
No creo…

¿Y cómo se podría promover una investigación para conocerlos? Más allá de esperar que sean ellos quienes lleguen a ustedes.
Yo como lo veo, se tendría que tener todo un trabajo de sensibilización en el cual el coleccionista mismo sea consciente de que ese patrimonio es de todos y no solo suyo.

¿Qué pasa si yo soy una necia y digo: “No, es mío. Punto”?
Ahí es donde obviamente hay que utilizar el mecanismo legal.

¿Que es…?
Hoy en día, como le digo, la Ley avalada es la que permite el coleccionismo.

Ajá, ¿y entonces?
Habría que trabajar un mecanismo en pro de evitar esas situaciones que usted dice.

Marlon Escamilla, Director Nacional de Patrimonio Cultura y Natural de la Secultura
 
Marlon Escamilla, Director Nacional de Patrimonio Cultura y Natural de la Secultura

¿Y ese mecanismo pasa por una reforma a la Ley o qué?
Tendría qué, porque hoy en día, como le repito, avala el coleccionismo.

¿Hay una concepción sobre el patrimonio cultural que se limita a lo que es más fácil de ver, como los sitios arqueológicos, dejando por fuera lo pictórico, los archivos, lo paleontológico?
Uno aprecia lo que conoce, y nosotros como dirección nacional estamos por formular algo que nunca se ha realizado. Lo que tenemos en mente es empezar a trabajar sobre conversatorios relacionados con patrimonio cultural, pero macro. Han existido esfuerzos importantes, por ejemplo, en el departamento de arqueología iniciamos en el 2006, bajo la dirección de Fabricio Valdivieso, las sesiones científicas y se convocaban a tres o cuatro arqueólogos un sábado en la mañana, teníamos una sesión arqueológicas para hablar sobre sitios o temáticas arqueológicas diferentes. No solamente era gente de la institución, también se realizaron los conversatorios especializados en arqueología, aunque hoy no ha estado muy activo.

¿Y cómo van a evitar que esto se quede en la esfera académica?
Lo que vamos a diseñar son conversatorios donde se hable de arqueología, paleontología, patrimonio edificado, conservación, registro, patrimonio cultural inmaterial, de la situación actual de los pueblos indígenas. Es una concepción amplia de patrimonio cultural porque en el imaginario colectivo no se tiene muy claro lo amplio que es el concepto de patrimonio cultural. Siempre estamos asociando con lo arqueológico, pero es mucho más amplio y complejo que eso. Queremos que haya un espacio de discusión académica, que se presenten los trabajos que ya se están haciendo en distintas áreas. Yo creo que eso va a venir bien a trabajar en la sensibilización en estos temas.

¿Cuál es su estrategia para que la convocatoria no se quede en las esferas académicas? Probablemente los que asistan sean los de siempre, además de los estudiantes de la Universidad de El Salvador o la Tecnológica. ¿Cómo van a lograr que esto trascienda?
Estamos ahorita en la parte de diseño. El próximo mes me voy a reunir con todos los jefes de departamento para plantearles esta idea y empezar a diseñar. Hoy en día es tan fácil hacer promoción. Pero es una labor difícil, porque como usted lo dice, siempre tiende a quedar en la esfera académica. Pero voy más allá de eso. Yo siento que lamentablemente no hay mucho interés en estos temas. Entonces a la larga somos los mismos peces dentro de la misma pecera. Se hacen las convocatorias y somos los mismos. No es que nosotros como académicos creemos una argolla académica, en algunos casos sí, pero en otros casos se ha hecho de forma muy abierta, pero seguimos siendo los mismos. Ahorita es una idea, hay que empezarla a madurar, diseñarla y ejecutarla. Pero recuerdo que con las sesiones científicas, lo que hicimos en el pasado, era ir a la localidad. Por ejemplo, hicimos una en La Unión y hablamos de patrimonio cultural de La Unión. Acabábamos de terminar el proyecto del sitio El Chiquirín, que fue un conchero que se encontró. Hablamos sobre concheros, el Golfo de Fonseca, y fue un éxito. La gente estaba muy receptiva. ¿Cómo se va a movilizar esta gente al Muna (Museo Nacional de Antropología) si nosotros planeamos un conversatorio ahí? No lo van a hacer. También hay que empezar a pensar en una estrategia de descentralizar e ir a los diferentes puntos que abarca el territorio nacional. Es imposible ir a todos los municipios, tampoco es una campaña política lo que vamos a hacer, pero por lo menos acercarnos a las tres grandes regiones y ya después ver cómo eso se puede ir multiplicando. Esa puede ser una estrategia.

Usted mencionaba que ha instaurado una relación horizontal con todos los que trabajan en la dirección. Pero cómo debería funcionar para usted la dirección respecto a lo que están arriba. Le menciono esto a propósito de la destrucción del mural de catedral en 2012, que al final se detuvo cualquier proceso por órdenes de Casa Presidencial. ¿La dirección debe estar supeditada a las órdenes de arriba aunque no sea lo correcto desde la perspectiva de los técnicos?
Yo creo que no. Yo tengo una muy buena relación con el Secretario de Cultura, platicamos sobre casos y sí considero de que se debe de respetar la parte técnica. También creo mucho en la flexibilidad y en la negociación. No comparto mucho la rigidez técnica, también hay que tener cierta apertura y ver qué pasa con la opción b y c, y tener una discusión en ambas vías.

En 2008 la Asamblea Legislativa emitió una declaratoria para el centro de San Salvador. Sin embargo, a partir de lo que pasó con el mural de catedral y el posterior incendio en San Esteban, nos dimos cuenta de que pese a ella, no existe una declaratoria particular para los inmuebles que están dentro del centro de San Salvador.
Tengo a bien decirle que se está haciendo un trabajo exhaustivo en la formación de declaratorias para sitios arqueológicos, patrimonio edificado, sitios paleontológicos, patrimonio cultural inmaterial… Todos los departamentos están trabajando de lleno y muy fuerte en la formulación de estas declaratorias que es un elemento importante y faltante del pasado. Estamos solventando esa situación.