Imprimir

La tragedia de La Magdalena

¿Cómo se derramó la melaza en el Ingenio La Magdalena? A falta de certezas baste imaginarse que 250 mil galones de melaza se derramaron desde unas pilas de contención, se abrieron camino entre veredas y solo una parte, no se sabe cuánta de esa melaza alcanzó el río La Magdalena. El Estado es incapaz de cuantificar cuánta melaza llegó al río, y el Ingenio asegura que solo fueron nueve mil galones los que alcanzaron el agua.

Nueve mil galones, para hacerse una idea, equivalen a la cantidad de líquido que carga en su tanque una pipa que transporta gasolina.

La cifra que se reporta en el lecho del río se queda corta cuando se estima que 29 especies acuáticas murieron a consecuencia de la alta exposición de melaza a la que estuvieron expuestas, según el Ministerio del Medioambiente y Recursos Naturales (MARN). El 66% eran peces, el 17% crustáceos, el 10% moluscos y 7% anfibios. Todo un ecosistema que ha desaparecido. El derrame en el río La Magdalena mató el 100% de las especies en los primeros 12 kilómetros del afluente, y un 40% de la fauna en el resto de los 80 kilómetros que alcanzó, luego de juntarse con otros tres ríos en los municipios de Atiquizaya, San Lorenzo y San Francisco Menéndez, en Ahuachapán.

Detrás de las frías cifras y la fauna perdida hay cientos de pobladores que se abastecían de la pesca y de los recursos de esos ríos.

El Ingenio se desliga de la negligencia para explicar el suceso, pero en sus respuestas se destaca una información que no debe pasarse por alto: el Ingenio, en el que el Estado tiene un 40% de participación, no supo cómo contener el derrame. “No se trata de no haber tenido las previsiones, es que no se tenían las condiciones para poder preverlas. No estaba previsto en los mecanismos de seguridad”, dijo a El Faro Juan Carlos Rivas, asesor legal del ingenio.

La Magdalena suelta dos teorías que descargan en las alteraciones en el ambiente, producidas por el cambio climático, las razones detrás del derrame. La primera teoría plantea que las altas temperaturas en la zona provocaron un sobrecalentamiento extremo de la melaza, y esto creó un efecto parecido al que se produce en las cocinas cuando se hierve demasiado una sopa. El Ingenio intentó enfriar sus contendedores, pero esto no frenó el derrame. Según ellos, ese equipo es eficaz cuando las temperaturas son “normales”.

La estación de monitoreo de temperatura del MARN más cercana al Ingenio detectó que los primeros diez días de mayo la zona registró un promedio 33.8 grados centígrados como "temperatura máxima" y un 35.2 centígrados como "máxima extrema". El día del derrame la temperatura alcanzó esa "máxima extrema". ¿Fueron las altas temperaturas en el ambiente las que causaron el derrame? Hace 18 años, en junio de 1998, la zona registró una “temperatura máxima histórica” cuatro puntos mayor a la registrada el 5 de mayo de 2016: 39.2 centígrados. Pero en 1998 no hubo derrame de melaza, porque -como asegura el Ingenio- esto nunca les había pasado.

La segunda teoría con la cual La Magdalena intenta explicar el derrame plantea que pudo haber existido una alteración química en la materia prima (la caña de azúcar), provocada por las sequías derivadas de los efectos del fenómeno de El Niño. Esta alteración química, plantean, pudo haber provocado que la materia prima, expuesta a temperaturas extremas, entrara en un fenómeno de ebullición –parecido al de la leche cuando se hierve demasiado- que luego provocó el derrame.

Sin certezas, el 9 de junio, la Fiscalía salvadoreña demandó civilmente a la sociedad Ingenio La Magdalena, S.A. de C.V., por los daños al ambiente ocasionados por las descarga de melaza en los ríos La Magdalena y expansión a los ríos Grande, Chingo y Paz, en la zona fronteriza con Guatemala. La Fiscalía estima en 3 millones 972 mil 221 dólares los daños ocasionados. La demanda está dirigida a Juan Tennant Wright Castro, empresario cañero que según la Fiscalía es el representante legal de la compañía. Wright Castro es padre del diputado de Arena Johnny Wright Sol. De la Magdalena también es accionista el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia, Óscar Armando Pineda.

ElFaro.net / Publicado el 13 de Junio de 2016