Imprimir

“A Arena le ha faltado coherencia en este proceso de transformación”

Juan Valiente, diputado por el departamento de La Libertad, afirma que en Arena se evita tomar ciertas decisiones por temor a divisiones internas. Mientras el partido aparenta unidad en contra de la aprobación del presupuesto y de más préstamos, tras las cortinas tiene batallas internas y adolece, según Valiente, tiene la falta de claridad y coherencia de un partido aún en transición.

ElFaro.net / Publicado el 9 de Enero de 2017

Juan Valiente, diputado de Arena 2015-2018, critica que su partido no ha tenido la disciplina interna suficiente como para atreverse a reducir la cantidad de viajes de sus diputados o para rechazar oficialmente el seguro médico privado para funcionarios. El diputado revela que aún hay diputados y miembros del partido que se resisten a promover más transparencia y austeridad, y peor aún, que el partido no lo discute por temor a pleitos internos.

En las respuestas de Valiente queda claro que, siete años después de haber perdido la presidencial de 2009, en Arena sigue rondando el temor a más divisiones, como aquella de 2009-2010 en la que se fueron 10 diputados que a la postre formaron Gana. Pero todo eso terminará este mes, dice Valiente, cuando por fin se encierren los diputados con la dirigencia a hablar de todos los temas incómodos en el partido. 

Mauricio Interiano, quien lleva tres meses en el cargo de presidente de Arena, ha dicho que su gestión será completamente transparente, pero a juicio del diputado Valiente aún falta más coherencia para convertir en acciones lo que tanto predican con la palabra.

Según el diputado, Arena definirá este mes qué partido quiere ser y la estrategia de oposición que le planteará al FMLN, un gobierno que los presiona fuertemente para que cedan sus votos a favor del presupuesto general de la nación y más préstamos. Hay dos corrientes en Arena: los que desconfían plenamente del FMLN y del gobierno, y los que creen que debe haber una negociación para dar los votos. En ciernes está la necesidad de un presupuesto para 2017 en tiempos de impagos.

¿Por qué Arena sigue pareciendo un partido lleno de turbulencias, que no logra consolidarse desde que comenzó a ser oposición en 2009? 2016 no puede decirse que fue el año en el que Arena dejó de tener sus refriegas internas. Desde la gran crisis de 2009 el partido ha sufrido dos fugas de diputados, luego, una diferencias sobre cómo relacionarse con ese primo llamado Gana, y años más tarde, cuando ahora Gana parece distanciarse del FMLN, Arena nuevamente parece replantearse aquel viejo debate, cómo relacionarse con Gana y, además, con el Gobierno. Como que no deja de haber muchas corrientes ahí dentro.

Son cosas distintas cómo va Arena y cómo va la relación de alianzas coyunturales con Gana. Arena es un partido en transición que inició un proceso de renovación importante en 2014, al incorporar como candidatos a diputados y alcaldes a personas que no tenían mayor relación con el partido. Ese proceso no se ha detenido y en el año 2016 se eligieron a autoridades internas con votación secreta, y en 2019 vamos con la elección de las autoridades municipales y departamentales. Quizás tenemos que seguir mejorando para lograr un mayor nivel de democracia, y ese proceso de transformación obviamente genera inestabilidad, si querés. Pero mi percepción es que aunque ha habido cierta inestabilidad el partido va avanzando y va consolidándose en una posición particular.

Pero aun así la preferencia de los votantes a favor de Arena no aumenta. ¿Por qué? Si los niveles del FMLN también son bajísimos.

En el caso de Arena nos ha faltado, en este proceso de transformación, coherencia. Y nos ha faltado respaldar con acciones concretas posiciones políticas específicas. Eso, los ciudadanos lo critican duramente y -me imagino- les hace pensar que la transformación no es genuina. Ponte, por ejemplo, el caso de los viajes en la Asamblea Legislativa. Hay diputados que dijimos que no es necesario viajar, especialmente en un momento de crisis financiera como la que tiene el país, pero esta decisión como que no impacta suficientemente si no es una decisión colegiada y de todo el partido. Entonces, la gente lo que está esperando son posiciones de partido que sean consistentes con un planteamiento político que promueve la austeridad.

A lo mejor no es sólo falta de coherencia, quizá también se debe a que Arena no encuentra su sitio como oposición, en el sentido de que no sabe exactamente con cuál estrategia tratar al gobierno. Son palpables, por ahora, dos tipos de visiones: los que dicen que hay que negar los votos para todo, y los que creen que hay que ser más condescendientes y acercarse más, buscar puntos en común. ¿No será que el electorado no apoya a Arena porque no sabe con cuál Arena trata?

Entre esos extremos creo que hay muchas tonalidades de grises. No es cierto que las posiciones sean: o nos oponemos a todo con el gobierno o somos más... Hay distintas tonalidades. Pero sí es evidente, como fue en el caso de la votación por la emisión de bonos por los $550 millones (noviembre de 2016), que para atender la crisis financiera hay sectores que tienen tal nivel de desconfianza en el gobierno y en el FMLN, que les impide tomar decisiones que pueden ser necesarias para el país. En ese tema concreto, evidentemente, si no creábamos un poco de espacio podíamos generar una crisis financiera de mayor magnitud. Entonces, el tema de fondo es: uno, de desconfianza extrema; y dos, de conocimiento técnico. La desconfianza -porque por supuesto que hay desconfianza- se tiene que mitigar con candados específicos en las decisiones que se tomen para garantizar que ambos partidos estén conformes. Arena tiene un gran reto de profundizar y acelerar la resolución de ese tipo de cuestionamientos.

 Diputado Juan Valiente, elegido bajo la bandera de Arena, por el departamento de La Libertad, en marzo de 2015. Su cargo termina en 2018. Su discurso de campaña giró entorno a la austeridad y a erradicar el abuso de los fondos públicos. En enero de 2017 propuso que la cantidad de diputados baje de 84 a 50. En 2016, conmocionó el estamento político salvadoreño al desclasificar la lista de empleados en la Asamblea Legislativa, mucho de los cuales no asisten a trabajar pero sí cobran salario. Foto: Fred Ramos / Archivo El Faro
Diputado Juan Valiente, elegido bajo la bandera de Arena, por el departamento de La Libertad, en marzo de 2015. Su cargo termina en 2018. Su discurso de campaña giró entorno a la austeridad y a erradicar el abuso de los fondos públicos. En enero de 2017 propuso que la cantidad de diputados baje de 84 a 50. En 2016, conmocionó el estamento político salvadoreño al desclasificar la lista de empleados en la Asamblea Legislativa, mucho de los cuales no asisten a trabajar pero sí cobran salario. Foto: Fred Ramos / Archivo El Faro

¿Lo están discutiendo?

Este enero vamos a tener una sesión de planeamiento con el Coena, la fracción legislativa, para intentar decidir sobre puntos que son estratégicos y tratar de establecer un norte con el cual orientar la acción política. Ojalá que logremos alinear la acción política con los posicionamientos que han distinguido al partido en los últimos meses.

¿Y cuáles son las posturas que Arena debe conciliar antes de retomar las negociaciones con el FMLN?

El partido está haciendo la transición a descubrir en sus estatutos los fundamentos de un partido genuinamente liberal, y esa transición obviamente genera diferencias con sectores más conservadores. Y en relación a lo que preguntabas al principio de la entrevista, lo que está generando ruidos hacia afuera no son estas diferencias, sino las prácticas políticas a las que nos hemos ido acomodando con los años y que han ido llevando la política nacional a una cultura de privilegios y de beneficios que yo he calificado de indignos para servidores públicos. 

Insistiré en este tema de las diferencias internas. El año pasado, durante la aprobación de los bonos por $550 millones, a pesar de la postura única acordada dentro de la fracción, fue una sorpresa ver que tres diputados de Arena se abstuvieron durante la sesión plenaria. Después de la votación, otros diputados como Rodrigo Ávila salieron en Twitter explicando que lo que habían hecho era correcto. 

Tenés información parcial porque desde la reunión de fracción [antes de la sesión plenaria] ya sabíamos que había tres o cuatro diputados que pedían respeto para votar a conciencia. No fue una sorpresa del pleno. Sin embargo, ese es un ejemplo de los temas que tenemos que revisar porque, precisamente, el reglamento establece que en las reuniones de fracción los diputados deben expresar si tienen motivos de conciencia, o de ética, o de otra naturaleza para votar diferente. Y lo que ha estado pasando es que hay ciertos temas sobre los cuales no hemos tenido tiempo suficiente de profundizar, como sucedió con la aprobación del subsidio al transporte público. Solo tuvimos 15 minutos para discutirlo en la reunión de fracción, no tomamos ninguna decisión en ese punto y en la plenaria hubo una votación diferenciada en la que incluso el coordinador de la fracción vota a favor y la subcoordinadora vota en contra. La conclusión es que también hay procesos administrativos internos que tienen que mejorar para favorecer una solución de consenso.

Usted lo reduce a problemas técnico-administrativos...
No, lo que dije fue que no estamos haciendo bien nuestro trabajo de preparación sobre temas importantes.

¿De quién es la falla?

Es posible que, en aras de evitar discusiones que puedan tener repercusiones más importantes dentro de la fracción, se permita que no se discuta para crear ese ambiente de discrecionalidad que es al final el que impera. Es una valoración sobre qué es lo mejor para la cohesión interna de la fracción.

Lo que me dice es que en la fracción evitan tocar temas espinosos para impedir mayores divisiones. 

El objetivo de estás reuniones de enero es precisamente resolver, no solo sobre temas, si no sobre procedimientos para evitar, precisamente, estas votaciones ambivalentes que le dejan a la población un mensaje agridulce porque no saben realmente cuál es y qué es lo que está detrás de las posiciones de cada uno de los diputados.

¿No cree que más allá de los problemitas técnicos, de no comunicarse, de no reunirse media hora más, en realidad, aun hay resabios de la campaña interna que hubo en Arena? ¿El asunto de fondo es la falta de confianza en el liderazgo de Mauricio Interiano? Los diputados que no votaron por los bonos de $550 millones estaban en la planilla de Edwin Zamora, quien compitió contra la planilla de Interiano. He hablado con gente del partido que percibe que hay aun un pulso entre ambos liderazgos, y quienes los apoyan.

La percepción que tengo es diferente porque yo voté a favor del dictamen favorable parcial para emitir $550 millones y públicamente di mi apoyo a Edwin en la campaña interna. Yo tengo muy buena relación de trabajo con el presidente Mauricio Interiano, y no percibo que las diferencias de opinión o las valoraciones diferentes sobre diversos temas respondan a los alineamientos de la campaña interna que hubo.

Hubo otros diputados que no querían votar por los $550 millones y por disciplina partidaria sí votaron.

Bueno, yo no tengo esa percepción. Creo que el único que votó a favor y que no estaba muy convencido era el doctor Orlando Cabrera Candray (diputado por Usulután), pero él votó verde [votó a favor] y explicó en el pleno por qué había votado a favor pese a tener dudas sobre el cumplimiento que el Gobierno le iba a dar al tema. Y ahora, cuando ves lo que ha pasado, entonces resulta que no dejaban de tener algo de razón las tres diputadas que se abstuvieron, y el diputado Cabrera Candray, que estaba preocupado. A estas alturas resulta que el FODES de diciembre no se ha pagado, aunque se ofreció. Resulta que el subsidio de la energía eléctrica no se ha pagado, aunque estaba incluido en los $550 millones. Resulta que hasta ayer (27 de diciembre de 2016) empezaron a pagarle a los micros, y hoy salió publicado que en Cabañas hasta ahora se pagó a los proveedores la deuda de todo 2016. Vaya, entonces realmente hay preocupación sobre la capacidad que está teniendo este gobierno de cumplir con acuerdos y cumplir a cabalidad con ellos.

Entonces hay algo más grave todavía. La postura del diputado Cabrera Candray demuestra lo arrinconado que está Arena: en realidad no pueden oponerse al Gobierno y ha terminando votando por todo.

Esa es una generalización demasiado grande, porque el caso del doctor Cabrera Candray fue decir: "Yo, en este tema, no soy experto. Confío en el criterio de otros colegas diputados de la fracción y en el criterio de la comisión negociadora para decidir si debemos votar por los $550 millones y voy a apoyar".  Esto es muy diferente a lo que estás diciendo. Ahora, no es cierto que se haya acabado votando por todo. Por ejemplo, ahí está pendiente el préstamo de Ciudad Mujer que estuvieron insistiendo, está pendiente el préstamo de la cooperación española, está pendiente el préstamo del BCIE para (la planta transformadora) Las Pavas, está pendiente el préstamo del BID para el corredor para la zona de oriente. Y todo eso está pendiente, así como está pendiente el presupuesto general del año 2017.

¿Pueden negarse a votar y cargar sobre sus espaldas los escenarios económicos que se generarían?

Lo que pasa es que tenemos que estar seguros de por qué no lo estamos haciendo, y tenemos que estar convencidos de cuál es la mejor alternativa. Por ejemplo, ahorita la crisis financiera del país es de tal magnitud que no sabemos el impacto que van a tener en el estado de la deuda del país estos casi $600 millones de préstamos que ya están aprobados en primera instancia, y que están pendientes de ratificación. ¿Por qué? Porque el gobierno se ha resistido a entregar un presupuesto 2017 con información clara de financiamiento para cubrir el déficit, y con información clara sobre el tema de la deuda. En este momento, si no logramos solventar el problema financiero estructural no hay votos para más préstamos. El único préstamo que va a poner presión internacional, si se quiere, similar a la del gobierno de Francia, es el préstamo del gobierno de España. Fuera de ese, los demás son con organismos multilaterales que deben entender que el proceso establecido en el Acuerdo Marco para la Sostenibilidad de las Finanzas Públicas que firmó el presidente Interiano con el presidente de la República, es necesario que se cumpla para darle viabilidad de pago, precisamente, a los mismos préstamos que ellos están haciendo.

¿Eso no es creer, ingenuamente, de que el FMLN no hará uso político de la negativa de Arena? Ustedes esperan que los organismos multilaterales entiendan que hay que oponerse al Gobierno, pero Arena ¿va a poder soportar el costo político?

Eso es precisamente lo que tenemos que decidir, es uno de los temas que hay que platicar. Si hay fundamentos técnicos adecuados, si es la posición política correcta... y de ahí saldrán posiciones del partido.

¿Los diputados que no votaron por los $550 millones en bonos lo hacían bajo esta lógica analítica, economicista, o es más bien por pura desconfianza absoluta al FMLN y extremismo estratégico?

No. Lo hacían bajo la lógica de que si en el año 2012 no habían querido cumplir el acuerdo firmado para la emisión de los $800 millones de aquel momento, no tenían ningún argumento para esperar que esta vez fuera diferente. Sin embargo, aunque el Gobierno sigue siendo del FMLN, en el 2012, el presidente era Mauricio Funes y ahora el presidente es Salvador Sánchez Cerén. Algunos pensamos que la situación política es distinta y los liderazgos diferentes, y que era necesario ese espacio y esa oportunidad aunque están tarde en el cumplimiento de lo acordado, estamos pendientes y esperamos.

¿Qué cosas tiene el presupuesto que a juicio de Arena deben replantearse?

El presupuesto que ha presentado Hacienda no requiere de préstamos y por tanto solo necesita 43 votos.

Pero hay cosas graves como que haya gasto corriente que se debe pagar con préstamos. 
 
El bono de los policías ha quedado vinculado al impuesto a la tecnología para temas de seguridad. De ahí se ha estado pagando el bono para 2016, y de ahí me imagino que será pagado para el año 2017. De hecho, en 2017 dejamos sin aplicar cerca de 7 millones y medio que el Gobierno quería otorgar, de ese fondo, para el Instituto de Juventud, para el Ministerio de Educación e incluso para el Fovial para arreglar una calle, pues nos parecía que habían temas de seguridad que eran prioritarios. Así que no se aprobó esa transferencia. Entonces ahora esperamos que haya un poco más de conciencia sobre el uso de recursos durante el año 2017. Evidentemente, si no hay un acuerdo pronto, en las primeras dos semanas de enero, el Gobierno va a empezar a ejecutar sobre la base del presupuesto del 2016, que es un presupuesto menor en cerca de $100 millones. Además, es un presupuesto que no se adecúa a las métricas de la Ley de responsabilidad fiscal, pero que sí incluye, por ejemplo, todo lo de los programas sociales, el paquete escolar del Ministerio de Educación... Entonces, creo que sí hay espacio para que hagamos una revisión más profunda y logremos solventar el tema.

Usted mencionaba que la aparente inestabilidad de Arena que se proyecta hacia afuera no es producto de la división de criterio sobre el tema fiscal, sino que se debe a que hay diputados que se han acomodado a las viejas prácticas de abuso de recursos estatales, mientras que hay otros que no.

Hay diputados en todos los partidos políticos que se han distinguido por tratar de ser genuinos en su gestión y tratar de respetar lo ético. Pero sí creo que hay colegas de todos los partidos que deben revisarse. Estoy seguro que van a descubrir a una persona diferente de la que llegó a la gestión pública, porque cuando uno comienza probablemente tiene otras motivaciones, tiene otros estándares.

¿Tiene el peso suficiente Mauricio Interiano para enrumbar en ese sentido al partido?

Mauricio Interiano ha estado trabajando muy duro en reconstituir toda la estructura partidaria a nivel nacional. En sus últimas declaraciones que yo escuché, cuando juramentó a la directiva del sector juventud, dijo claramente que Arena estaba llamado a tener mayor coherencia entre su discurso y sus acciones.

¿Después de todo este tiempo todavía no está claro, entonces, si los servidores públicos de Arena deben ser más austeros o seguir con las inercias de antaño?

Es que, a grandes rasgos, Arena ha decidido apostarle a la renovación y a la democracia interna como fuerza transformadora que logre comunicar a los electores una opción efectiva de poder y de cambio. Sin embargo, en temas específicos, creo que hay que tomar decisiones para evitar que haya esa percepción de falta de alineamiento. Mira, por ejemplo, el tema del seguro de salud de la Asamblea Legislativa contra el cual siempre he estado en contra. Igual pasó con los viajes: yo dije que no iba a viajar porque me parecía innecesario en estos tiempos de comunicación más fácil. Sobre ese tipo de temas debería haber una posición partidaria institucional y, de momento, ha quedado abierta a discreción de los funcionarios. Creo que debería tomarse una posición en la que, por supuesto, debería respetarse las decisiones personales. Porque si el partido decide que es ético gastar $50 millones en seguros privados de salud, yo igual no voy a inscribirme a ese seguro. Creo que hay más diputados que están en esta misma sintonía.

Alberto Romero, jefe de fracción, fue el diputado que más viajó entre 2012 y 2014, y así como él hubo muchos otros diputados de Arena . ¿Su conclusión es que la inclinación al abuso de poder o el abuso de los recursos favorece a la inestabilidad interna?

El reto que tiene el presidente Mauricio Interiano y el Coena es lograr acuerdos de partido que orienten el accionar de los funcionarios que estamos ahí bajo la bandera de Arena. Parte de la génesis del problema es que para evitar conflictos mayores no se han tomado decisiones, por ejemplo, sobre cuántos viajes es correcto hacer, o en qué ocasiones es correcto tomarlos. Hay diputados como Johnny Wright que en el año y medio de funciones solo ha viajado una vez cuando fue la reunión del cambio climático en el año 2015, y lo hizo porque decidió que era algo valioso del cual podía traer beneficios para la Comisión de Medio Ambiente. Pero probablemente hay otros diputados, no solo de la fracción de Arena, donde el tema era asignarse la mayor cantidad de viáticos posibles. Hay diputados que tienen que haber viajado cerca de 200 días al año para tener la cantidad de ingresos que reportaron a Probidad. Entonces la Asamblea tiene que atacar estos temas, y creo que es posible ahora que ha habido un poco más de cercanía entre los posicionamientos políticos de Gana, liderados por el presidente [Guillermo] Gallegos, y los posicionamientos políticos de ahorro y austeridad de Arena.

Usted diría que es correcto que en los presupuestos generales de la nación se dediquen 20 millones de dólares a oenegés.

Creo que eso es peligroso y caprichoso de los recursos públicos. El año 2015 la CSJ dijo que del 6% no iba a utilizar $14 millones. Esos 14 millones fueron los que se reventaron en piñata los partidos políticos para aprobar esas asignaciones a las oengés. Es inaudito que la Asamblea las autorice sin plan de trabajo, sin proyecto, sin ningún tipo de supervisión y la Corte de Cuentas lo único que tiene que ver es si le entró el dinero y si lo usaron, pero no tiene ninguna lógica. Lo peligroso de esas asignaciones es que puede terminar siendo utilizadas con fines políticos porque una oenegé recibe 500 mil dólares al año y está al servicio de partidos políticos. Cuando los partidos les piden canastas alimenticias para regalar, por decir algo, ahí va la inversión. Cuando necesitan láminas para regalar, ahí está el dinero.

Mauricio Interiano habla de la coherencia que debe haber entre actitud y discurso. Pero ya en su gestión hemos visto que mientras se predica que debe haber transparencia, el TSE señala a Arena que los informes públicos sobre su financiamiento no están completos.

Bueno, Arena fue uno de los primeros partidos que entregó la información del año 2015, desconozco por qué no se entregó oportunamente la información del año 2014 (que se entregó en diciembre). Con eso creo que subsanamos. El presidente Interiano ha dicho que será cumplidor de las normas de transparencia.

Eso está bien, pero en la práctica Arena no transparenta cómo se gasta el dinero que recibe para campaña. Acción Ciudadana pidió esos datos pero ningún partido lo entregó tal como se pedía, aduciendo que eso era revelar la estrategia partidaria.

En el área de partidos políticos es un área donde todavía tenemos que profundizar y mejorar la ley para permitir que haya una supervisión del Estado adecuada. En el caso de los donantes privados, ellos obtienen un recibo de donación que tiene un impacto fiscal, entonces el Gobierno tiene la obligación de garantizar que se use adecuadamente y que no se use indebidamente, así como todas las fundaciones y asociaciones que tienen autorización del ministerio de Hacienda para extender recibos de donación. El Ministerio de Hacienda o la Corte de Cuentas o ambas deberían tener la facultad de garantizar que los recursos estén debidamente utilizados.

Pero la Sala ya dijo que todo eso debe ser público, lo que pasa es que los partidos políticos siguen...

...La Sala sí lo ha dicho, lo que te estoy diciendo es que no se han adecuado las leyes para permitir que las instituciones tengan la responsabilidad de hacerlo. Nosotros tendríamos que proceder dándole a Hacienda o a la Corte de Cuentas las facultades para supervisar esto. Ese mínimo de supervisión y auditoría es lo mínimo que deberíamos tener en los partidos políticos.

La mañana del jueves 5 de enero de 2017, el diputado Valiente apoyó una propuesta elaborada por el abogado y exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE) Félix Ulloa, para que se cambie el Código Electoral y se reduzca de 84 a 50 los diputados de la Asamblea. 

Usted le ha dado trámite a la propuesta para reducir la cantidad de diputados en la Asamblea Legislativa. ¿Hacen falta 84 diputados? 

Yo realmente no recuerdo muy bien la argumentación jurídica o política que se dio en su momento para crear la plancha nacional de diputados que le agregó 20 escaños a la Asamblea. Tampoco conozco la argumentación por la cual, en lugar de aprovechar la sentencia de inconstitucionalidad y volver a reducir a 64, se decidió alterar el número de diputados por departamento para llegar a los 84 que somos ahora. Sin embargo, creo que los argumentos contenidos en la pieza de correspondencia presentados son argumentaciones fuertes, razonables, que tienen un sustento jurídico importante y que a mi juicio respetan de mejor manera el espíritu constitucional.

¿La junta directiva también debería reducirse?

Bueno esa es una legislación aparte pues correspondería reformar el Reglamento Interior de la Asamblea y yo esperaría que se redujera de igual manera. Es que mirá, en la Asamblea Legislativa todo es en exceso. Dos mil empleados, 84 diputados, 14 directivos, seguros de salud sin limitaciones. Es relevante para los ciudadanos y para aquellos que estamos dispuestos a trabajar por un mejor país el que le metamos el diente a estos temas, y reconsideremos si para hacer nuestro trabajo bien es necesario 2 mil empleados en la Asamblea, o también si para hacer bien nuestro trabajo es necesario que haya 84 diputados en la Asamblea, o si para hacer nuestro trabajo bien se necesitan 14 directivos. Creo que si tenemos la valentía de responder este tipo de preguntas, vamos a ir recorriendo un camino de mejora que nos acercará a las demandas ciudadanas y nos hará recuperar la credibilidad. 

¿Los partidos políticos no verán menguados su representatividad en la Asamblea? Ese ha sido un argumento sempiterno cuando alguien osa con reducir la cantidad de diputados o cuando se ha estado apunto de desinscribir a algún partido. 

Bueno, antes teníamos 64 diputados y siempre era un órgano colegiado con representación multipartidaria y seguiría siendo así. Yo en principio no estoy casado con un número. Creo que es ventajoso reducir, creo que es ventajoso garantizar que se cumpla el espíritu constitucional de la representatividad y, a diferencia de la propuesta que ha hecho Ulloa y Steiner, creo que en lugar el territorio de representación nosotros necesitamos transitar hacia una democracia que reduzca el territorio de manera que haya un diputado por distrito electoral, de forma que ese distrito sea la unión de varios municipios, y que permita una mayor cercanía y un trabajo más directo entre el diputado y los ciudadanos que representa. 

Pero la propuesta presentada marcha en sentido contrario: que sea más amplio el territorio que represente un diputado, y eso debilita el de por sí ya fragil vínculo entre gobernado y gobernante. 

La Constitución lo que menciona es que deben existir circunscripciones electorales. Es el Código Electoral el que establece que son departamentales, y por eso es que se ha construido esta propuesta sobre la base de una asociación de departamentos para crear cuatro circunscripciones electorales regionales y asignar una cantidad de diputados por cada una de esas regiones. Ese es un planteamiento, tiene su validez, hay que estudiarlo y me gustaría que se enriqueciera para que dentro de las regiones, cada diputado respondiera a un distrito específico, a una agrupación de tres o cuatro, cinco municipios para que la relación fuera más directa entre representado y representante. 

¿Usted reconoce que por ahora ese vínculo es prácticamente inexistente?

Es complicado. Por ejemplo, en La Libertad debo relacionarme con ciudadanos de 22 municipios, de realidades muy diversas. La costa, el cerro, las ciudades en la zona norte... Sería ideal que en lugar de aumentar esos 22 municipios -como se hace en la propuesta- que se creara una zona de como 90 municipios; que los diputados tuvieran un grupo más pequeño de municipios, tal vez cuatro o cinco, de manera que la relación de trabajo sea muchísimo más cercana con los ciudadanos; que eso permitiera que el diputado comenzara a dejarse guiar en la gestión legislativa por las necesidades y demandas de los ciudadanos, más allá de los partidos políticos. 

¿Eso lo discutieron con Félix Ulloa?

Yo se lo planteé, es un enriquecimiento. Lo que se hace necesario es que comencemos a discutir el tema. Entiendo que dentro de un par de semanas habrá un foro para profundizar en la propuesta.

¿Su partido está de acuerdo con esto?

Hay varios que sí estamos de acuerdo. De hecho, el diputado David Reyes no pudo estar en la presentación pero llegó a firmar la pieza posteriormente, y el diputado Johnny Wright me comunicó que lo iba a firmar estos días. Creo que se va a ir conformando un grupo interesante de diputados, incluso de los pequeños partidos, PDC y PCN, a favor de una discusión de este tema y una revisión del sistema electoral de representación que tenemos en el país. 

 Juan Valiente, diputado de Arena, promueve que hay que ceder votos al gobierno del FMLN para que resuelva la crisis financiera pero asegurándose de que se ordenen estructuralmente las finanzas públicas. En la foto, en un acto oficial en el que el presidente Salvador Sánchez Cerén, durante 2015, daba un discurso, Valiente fue el único diputado opositor en conceder algún discreto aplauso. Foto: Archivo / El Faro
Juan Valiente, diputado de Arena, promueve que hay que ceder votos al gobierno del FMLN para que resuelva la crisis financiera pero asegurándose de que se ordenen estructuralmente las finanzas públicas. En la foto, en un acto oficial en el que el presidente Salvador Sánchez Cerén, durante 2015, daba un discurso, Valiente fue el único diputado opositor en conceder algún discreto aplauso. Foto: Archivo / El Faro