Imprimir

“Joao dijo al presidente que para Polistepeque no era negocio El Salvador”

David Rivas relata cómo se enteró de que el gobierno de Mauricio Funes estaba creando una estructura paralela a la Secretaría de Comunicaciones que él dirigía. Rivas también recuerda cuando el publicista brasileño Joao Santana reclamó que, a pesar de los contratos millonarios por servicios de publicidad al gobierno, los ingresos de su empresa no alcanzaban sus expectativas.

ElFaro.net / Publicado el 13 de Febrero de 2017

El ex secretario de comunicaciones, David Rivas afirma que fue desplazado de todas las decisiones sobre la administración de la publicidad del ejecutivo. Dice no haber participado de una reunión de noviembre de 2009 en la que fue firmada un acta por 11 titulares de instituciones del ejecutivo, en la que los funcionarios solicitan adjudicar en conjunto contratos de servicios de publicidad a Polistepeque, la agencia de publicidad que fundó Joao Santana cinco semanas después de que Mauricio Funes asumiera el poder.

La contratación irregular de Polistepeque significó al cabo de dos años y medio que 10 instituciones del ejecutivo pagaran al menos 5.6 millones de dólares a dicha agencia de publicidad y también significó que Polistepeque no tuviera que competir con ninguna empresa para ganar los contratos. Rivas señala como responsable de las decisiones que fueron tomadas en materia de publicidad durante esos dos años y medio a Patricia Zablah. 

Según Rivas, Mauricio Funes la delegó a ella para que diseñara la contratación de Polistepeque, para que se entendiera sobre los pagos a dicha agencia de publicidad con el asesor presidencial Luis Verdi -quien había sido mano derecha de Joao Santana durante la campaña electoral- y para que negociara la pauta con los representantes de los grandes medios de comunicación televisivos, radiales e impresos, porque Patricia Zablah era una persona de absoluta confianza de Funes. 

David Rivas, ex secretario de comunicaciones del expresidente Mauricio Funes. 
 
David Rivas, ex secretario de comunicaciones del expresidente Mauricio Funes. 

¿Cómo es que deciden contratar a Polistepeque?
Quiero que quede consignado. Agradezco que me dejen zanjar este tema. Lo debimos aclarar hace mucho tiempo. No sé cuándo se conformó Polistepeque. No tengo ese dato. Lo cierto es que la productora en la práctica comenzó a funcionar a mediados de 2008.

Polistepeque fue constituida legalmente en julio de 2009.
En la práctica, Polistepeque se montó desde mediados de 2008, tipo julio de 2008. Buena parte de las personas que vinieron de Argentina como de Brasil a apoyarnos en la campaña se quedaron. Entre otras cosas se enamoraron del país y aparte de eso estábamos muy satisfechos con la calidad del trabajo. Eran un equipo de primerísimo nivel. Eran los mismos que le habían hecho la campaña a Lula.

¿Participó usted en la decisión de contratar Polistepeque?
No tuve ninguna participación. Así como se me informó que habían contratado a Polistepeque se compraba las computadoras para la Secretaría de Comunicaciones, el café y la papelería. Presidencia de la República tiene administración centralizada. La Secretaría de Comunicaciones no tiene dirección de adquisiciones y contrataciones institucional (DACI) ni una gerencia financiera.

Pero usted era el secretario de Comunicaciones. Formal y legalmente, a la hora de determinar responsabilidades, la decisión sobre qué perfil debía tener la agencia de publicidad contratada recaía en usted.
Lo que pasa… antes quedaron algunas cosas que no te dije. Cuando termina la campaña y ganamos la presidencia, te soy franco, aunque no participé en la licitación, si hubiera participado quizá hubiera apoyado. Veníamos de una campaña electoral violenta. Llegamos al gobierno y nos sentimos emboscados con un modelo mediático contra nosotros. Y es comprensible que cuando en temas de publicidad tú contratas a una agencia de publicidad, se establece un vínculo de complicidad. Necesitas tener una empresa de publicidad de confianza.

Pero todo el proceso para contratar a esa empresa 'de confianza' fue irregular. Por ejemplo, para hacer contratación directa se debe cumplir al menos uno de tres requisitos: uno, que solo haya una empresa que provea el servicio; dos, que haya habido licitación dos veces y que ninguna empresa haya participado, y tres, que se haya declarado la urgencia por calamidad pública, guerra, desastre natural, etcétera. La contratación directa de Polistepeque no cumplía con ninguno de los tres requisitos. ¿Podía burlarse la ley de Adquisiciones y Contrataciones (LACAP) para contratar a Polistepeque sin contar con la complicidad del secretario de Comunicaciones de Presidencia?
Es que yo no participé en la licitación. A mí se me comunicó que se había contratado a una agencia de publicidad y recibí instrucciones del presidente. De hecho yo mandé un memorándum comunicándole a todas las instituciones de gobierno que cualquier campaña se canalizara a través de la Secretaría de Comunicaciones, porque es lo mínimo que podíamos hacer: coordinar los mensajes. Mi labor fue meramente velar por los contenidos, que el mensaje del presidente fuera coherente, que no hubiera contradicciones entre lo que comunicaba una institución y lo que comunicaba otra.

Usted manifiesta que solo tenía incidencia en los contenidos, pero en ese memorando que usted cita establece que usted tenía participación en las contrataciones. Usted informaba a ministros, viceministros y jefes de autónomas de que la Secretaría de Comunicaciones iba a tener la última palabra...
No decía que iba a tener la última palabra. Les decía que coordináramos. Hubo dos ocasiones en que dos instituciones hicieron campañas cumunicando prácticamente lo mismo…

El memorando dice: “Será necesario el aval de esta dependencia de la Presidencia de la República..."
Sí. Cuando a mí se me comunicó que ya teníamos agencia de publicidad...

¿Quién le notificó que ya tenían agencia de publicidad?
La DACI me notificó. La directora de Publicidad Patricia Zablah asumió la tarea de coordinar esto. Yo estaba en un sinfín de tareas dentro de la Secretaría. 

Usted señala a Patricia Zablah, la directora de publicidad, como responsable de las gestiones para la contratación de Polistepeque, pero según el organigrama ella estaba subordinada a usted. ¿Cómo puede desvincularse de la decisión de contratar a esta agencia de publicidad si usted era el jefe inmediato de Patricia Zablah y además usted ordenó que se centralizara todo en su secretaría?
Te repito. ¿Por qué dijimos que se debía coordinar la contratación? Para no licitar dos veces por el mismo servicio. Por ejemplo, ¿por qué bomberos iba a hacer una campaña, Fosalud otra y Salud por separado si se podían coordinar para hacer una sola? Te hablo con franqueza: yo no participé en el proceso de licitación ni de contratación de Polistepeque. Te hablo con absoluta verdad.

¿Quiénes participaron en esa decisión?
Es que volvemos al tema de la concentración de la administración.

¿Puede mencionar nombres de personas que intervinieron en la decisión de contratar a Polistepeque?
La secretaría de Comunicaciones no tiene DACI.

Sí. Yo sé eso. Así funciona en cualquier ministerio o en cualquier institución. Por eso se crean comisiones donde hay representantes de cada una de las unidades interesadas en una contratación.
En este caso la representante de la Secretaría de Comunicaciones era la directora de publicidad, Patricia Zablah. 

¿Ella estaba en la comisión representándolo a usted?
Exactamente. Estaba en la comisión una persona de absoluta confianza del presidente de la República.

¿Usted en algún momento dijo al presidente que este proceso le podía traer a usted problemas con la Corte de Cuentas por no hacer licitación pública y por no seguir la LACAP?
Cuando a mí se me comunicó que ya teníamos agencia de publicidad, pues yo lo que pensé fue, "bueno, vamos a trabajar con esta agencia". Ya teníamos experiencia con ellos. Conocíamos su capacidad. Nos tocó trabajar con ellos.

¿Nunca tocó este tema con el presidente de que se saltaban la LACAP para darle contratos millonarios a una agencia de publicidad?
Con el presidente no lo conversé. Lo conversé con otras personas y lo que me dijeron es que se le encargó a una persona que hiciera una indagación y nos dijeron que esta persona había establecido que no existía en el medio nacional una agencia con capacidad para darnos el servicio que nosotros queríamos.

¿Fue Luis Paulino Selva la persona a la que se le encargó esta indagación?

¿Se enteró de la forma extraña en que ocurrió la prestación del servicio del señor Luis Paulino Selva? 
Desconozco. 

El servicio del señor Selva consistió en ir a buscar en escrituras de constitución dos palabras que solo estaban en la escritura de Polistepeque. ¿A usted le bastó ese procedimiento para elegir a Polistepeque?
Te lo repito: cuando me dijeron esto ya la agencia estaba contratada.

¿Cuándo se entera de que Polistepeque estaba contrada? ¿Fue días, semanas o meses después de que ya estaba contratada?
No lo recuerdo exactamente. Recuerdo cuando produjimos las primeras piezas.

¿Con quién habló de la DACI sobre la contratación de Polistepeque?
Hablé con el que era director, Ricardo Marroquín. Pero lo hablé sobre todo con la directora de Publicidad, quien me comunicó que todo estaba en regla y que no había ningún problema.

¿Puede dar más detalles de esa conversación?
Cuando me dijeron que íbamos a trabajar con Polistepeque, yo les pregunté si estaba todo en regla y si no había ningún problema. Ellos me dijeron que no, que no había ningún problema.

¿Eso fue verbal o través de qué medio?
Fue verbal.

¿Fue una reunión formal de trabajo o fue una reunión de pasillo con Patricia Zablah y Ricardo Marroquín?
Creo que fue una reunión en mi oficina.

¿Quién le notifica que van a trabajar con Polistepeque?
Me lo dijo Patricia Zablah. Ella me dijo que ya estaba la agencia contratada y que íbamos a trabajar con ella.

Pero usted era el secretario de Comunicaciones. ¿En algún momento objetó algo?
Yo pregunté si todo estaba bien. "Sí, sí, sí. Todo está en regla", me dijeron. Ya cuando tenemos agencia a mí me toca coordinar con las instituciones de gobierno los mensajes principales del gobierno y la estrategia de comunicaciones.

¿Usted convocó a los titulares de 12 oficinas del Ejecutivo para que firmaran una resolución en noviembre de 2009 en la que acordaban contratar en conjunto a Polistepeque?
Yo no estuve en ninguna reunión con todas estas personas que firmaron esto. Es probable que las haya convocado Patricia Zablah o el secretario privado.

¿Vanda Pignato tuvo relación con la contratación y los pagos a Polistepeque?
Todo se centralizó en Luis Verdi y Patricia Zablah. Las veces que vi a Vanda con Joao fue durante la campaña. Ya como gobierno, sinceramente Joao no venía cuando estábamos en el gobierno. Era Luis Verdi el representante. Yo vi a Joao tres veces durante los dos años y medio que operó Polistepeque… Él tenía a Luis Verdi como su representante. Joao tenía campaña en Sao Paulo, en Argentina, en Angola, en Dominicana… él estaba fuera.

El primer contrato lo firma el secretario privado Francisco Cáceres en mayo de 2010. Se compromete a darle como mínimo 4 millones de dólares a Polistepeque. 
Esos detalles no los manejo.

¿A partir de la incorporación del equipo de Joao Santana qué cambios hubo en la repartición de roles en la Secretaría de Comunicaciones?
Yo me limitaba a ver contenidos y a ver mensajes. Digamos que el enlace entre Polistepeque y el gobierno era el señor Luis Verdi. Por ejemplo, podés preguntarle a cualquier director de medios. Nunca me reuní con ningún director de medios en los cinco años para discutir temas de pauta de publicidad. Eso se delegó en Patricia Zablah, la directora de publicidad.

¿Quién tomó la decisión de delegarla a ella para manejar el tema de la pauta?
Desde el inicio del gobierno fue una decisión del presidente Funes, porque ella era de su confianza.

¿El presidente dejó por escrito que ella era la delegada o fue verbal que se comunicó la decisión?
A mí se me comunicó de forma verbal que la persona que iba a ver el tema de la publicidad iba a ser Patricia Zablah. Cuando yo me reuní con algún director de medios fue para ver algún tema de coyuntura, relaciones profesionales entre el gobierno y los medios, agenda del presidente y para gestionar entrevistas directamente conmigo. Podés preguntarle a Nacho Castillo o a cualquier director de medio… Cuando hablaba con directores de medios era sobre la relación de los medios con el gobierno, sobre cobertura y sobre ciertas coyunturas, cosas que estaban pasando. Jamás toqué con ningún director de medios el tema de la pauta y nunca vi montos. A lo único que llegué fue a recomendar que se incluyeran algunos medios de comunicación del país, radios que conozco, gente de radios y canales locales que me pedían que los colocáramos en la pauta. Hice la recomendación y se incorporó a ARPAS y a otras radios locales. 

¿Quiénes veían el tema de la pauta y de pagos a la agencia de publicidad?
Entiendo que era la directora de publicidad Patricia Zablah y por Polistepeque era Luis Verdi.

El proceso de contratación de Polistepeque se centralizó en la UACI de Casa Presidencial. Según la Ley AFI, por cada erogación y por cada pago contable debe haber medios de verificación y documentos que los justifiquen. El MOP decidió no pagar facturas a Polistepeque, porque en la Presidencia no existía documentación de respaldo de que se habían recibido los servicios. ¿Se enteró de esto?
No. Yo no me enteré de esto.

¿En algún momento recibió alguna orden de Luis Verdi?
Luis Verdi nunca me dio órdenes y en algunos casos yo lo desafié. Le dije que no estaba de acuerdo en algunas cosas. Fue una relación complicada con Luis Verdi, pero tratamos de hacer las cosas de la mejor manera. Conscientemente no hubo ningún quebranto de la ley de mi parte… Que por desconocimiento o por dedicarle atención a otras cosas no fuimos acuciosos con este tema, es probable. Te repito: llegamos al gobierno después de una campaña violenta. Nos instalamos y nos costó tomar control de las cosas. Había un ambiente crispado. Tratamos de hacer las cosas de la mejor manera. No llegamos a descabezar a la secretaría. Solo pedí compromiso profesional y apego a la labor.

¿Usted participó en reuniones para repartir porcentajes de la pauta que iba a televisión, a radio, a prensa escrita?
Confiábamos en el profesionalismo de Polistepeque. Yo no estaba de acuerdo en que buena parte de la publicidad se fuera a televisión. Existía una visión de Verdi y de Santana de que bastaba con tener una buena relación con TCS, con Megavisión, El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica. Los demás medios salían sobrando. Yo tenía un compromiso moral con los medios pequeños desde la campaña y no se trata de un pago de favores. Constatamos en campaña la importancia de los medios pequeños, pero la visión de la gente de Polistepeque era que bastaba estar en los principales medios y eso implicaba un 80 % de penetración. Que los demás medios vieran cómo hacían… Peleé porque se incorporaran 20 medios locales, porque se incorporara ARPAS, el Colatino… En algunas instituciones seguían con esa visión. Al final, Polistepeque desmanteló y se fue. Siempre se quejaban de que lo facturado no llenaba sus expectativas.

¿Decían eso?
En una reunión, el presidente le dijo a Joao Santana que esto era El Salvador y que se ubicara, porque no teníamos los fondos para facturar lo que Polistepeque esperaba que se facturara.

¿Fue en 2011?
Eso fue dos años y medio después de llegar al gobierno. Ellos estuvieron la mitad del gobierno. En honor a la verdad, cuando Polistepeque se fue nosotros funcionamos mejor. Di gracias a Dios cuando Polistepeque se fue, porque nosotros producíamos las piezas en casa. Teníamos camarógrafos y editores. Conseguí un diseñador que nos vino a resolver cosas. Teníamos un buen editor y camarógrafos. Produjimos campañas a instituciones sin costo alguno. Hacía spots y cuñas de radio. Cuando desaparece la comisión de agencias intermediarias, nosotros pautamos directamente. Como gobierno nos ahorramos un montón. Los medios nos pautaban: nos daban bonificaciones del 50 % y a veces hasta del 100 %. Llegó un momento en que no había recursos y había campañas que queríamos sacar. Pedíamos colaboración de medios con el compromiso de que la próxima campaña les íbamos a pautar.

¿En Polistepeque quién se quejaba: Verdi o Santana?
Polistepeque pasó quejándose; Verdi, no. Pero a mí me llegaron algunas quejas de él hasta que terminó desmantelando la empresa y se fue. Según tengo entendido sus costos de operación eran altos. Tenían editores y productores de primerísimo nivel. Llegó un momento en que no había dinero para seguirles pagando y además ya habíamos tomado control de la cosa y la crispación postelecciones había bajado. Muchas instituciones trabajaban con agencias de publicidad y trabajamos bien. Polistepeque se volvió prescindible. Cuando Polistepeque se fue nos permitió tener una mejor comunicación con los comunicadores del resto de instituciones. Nos veían con cierto desprecio a los salvadoreños.

¿Usted tuvo conflictos con Verdi?
En algún momento intentó usurpar funciones que no le correspondían. En algunas ocasiones me mandó comunicados de prensa y me pidió que los distribuyera, no acepté. Le dije aquí no salía ningún comunicado de prensa que yo no avalara. Vengo de los medios y he trabajado por años. No permití intromisiones en el área de prensa. Claro, Verdi estaba metido de cabeza en el tema de la publicidad y en evaluar las encuestas de opinión. Era el que se dirigía a los directores de medios. Él y Patricia Zablah iban a los almuerzos con los directores de medios para ver el tema de pauta. Yo veía contenidos. Alguna vez confrontamos por diferencia en algunos mensajes que se comunicaban.

¿Recuerda la última reunión en la que se quejaron porque no facturaban lo esperado?
Yo no estuve, pero me enteré. Me reservo cómo me enteré. Hubo una plática un poco tensa. Joao le dijo al presidente que para Polistepeque no era negocio El Salvador, que la facturación que el gobierno tenía con Polistepeque era muy por debajo de lo que él esperaba. El presidente le dijo: "Joao, ubicate. Esto no es Brasil, esto no es Argentina. Es El Salvador y no tenemos recursos". Entonces Joao se quejó del incumplimiento de esas expectativas y se molestó cuando Mauricio le dijo que se ubicara, porque con suerte el gobierno iba a completar a final de mes el pago del subsidio al gas. Entonces Joao se levantó de la mesa y dijo: "Entonces no tengo nada que seguir discutiendo". Mauricio le respondió: "Está bien, andate". Joao se levantó y se fue. En cuestión de días, Polistepeque cerraba operaciones y se iba del país. 

¿Tuvo diferencias con Polistepeque por cómo manejaban la publicidad del gobierno?
Muchas veces Luis Verdi recomendó cosas al presidente y yo las hablé con el presidente y al final me decía que lo hiciera yo. A veces corrí el riesgo de no sé si de que el presidente me pidiera el cargo u otro tipo de consecuencia por el choque de visiones y de opiniones que había, porque la arrogancia de algunas personas que no conocen el lugar donde trabajan las lleva a cometer muchos errores.

¿Y con Patricia Zablah no chocaba por las decisiones que tomaba? 
Con Patricia Zablah terminamos enemistados. Cuando ella se fue ya no volví a hablar con ella.

¿Qué sucedió?
El hecho de que creía que estaba arriba que mí y que no me debía rendir cuentas, que su jefe era el presidente de la República y que ella podía tomar decisiones porque contaba con el respaldo del presidente. Eso. Recuerdo un día sábado que le comuniqué al Presidente un desencuentro con Pattricia. Yo hablaba con los comunicadores del país y ellos me decían que el gobierno no los tomaba en cuenta para la publicidad. Les pedía el número de teléfono. Lo anotaba. Llegué a tener una lista de pequeños medios y le dije al presidente: "tengo esta lista de pequeños medios que con una pequeña pauta de $500 o de $800 les ayudamos un montón. Son medios a los que fuiste cuando eras candidato". Y me preguntó: "¿por qué no?". Le dije que la visión de quienes manejaban la publicidad era que bastaba estar con TCS, El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica y paremos de contar. Entonces me dijo él: "Enseñá la lista". Él le habló a Paty y le dijo que yo le iba a pasar la lista de pequeños medios que debían estar adentro de la pauta. Cosas como esta molestaban a Paty.