Imprimir

Reynaldo Cardoza pide un milagro

Acusado de enriquecimiento ilícito y abandonado por su partido, el diputado pecenista se refugió en el templo de Tejutla para pedir la intercesión divina en vísperas de la audiencia judicial en su contra.

ElFaro.net / Publicado el 28 de Febrero de 2017

Reynaldo Cardoza reza durante la celebración de la misa dominical, en la iglesia del municipio de Tejutla. Cardoza está acusado de enriquecimiento ilícito por la Cámara Segundo de lo Penal. El diputado convocó en sus redes sociales para pedir un milagro a Dios por las acusaciones en su contra./ Foto: Víctor Peña

Reynaldo Cardoza reza durante la celebración de la misa dominical, en la iglesia del municipio de Tejutla. Cardoza está acusado de enriquecimiento ilícito en la Cámara Segunda de lo Civil, de San Salvador. El diputado convocó en sus redes sociales para pedir un milagro a Dios por las acusaciones en su contra. / Foto: Víctor Peña

“Solo Dios es mi juez”, dijo el diputado Reynaldo López Cardoza antes de entrar a la iglesia de Tejutla, Chalatenango. Lo repitió como un mantra en la puerta del templo. “Solo Dios es mi juez. Solo Dios es mi juez”.  

La Fiscalía salvadoreña, en cambio, ha solicitado un tribunal humano: le ha acusado a él y a su esposa ante la Cámara Segunda de lo Civil, de San Salvador de enriquecimiento ilícito, por no haber justificado el aumento de más de medio millón de dólares en su patrimonio durante sus dos periodos como diputado del Partido Concertación Nacional: 2009-2012 y 2012-2015. La audiencia inicial se instaló este lunes 27 de febrero, pero primero hablemos del día anterior. Del domingo 26 de febrero.

Cuando la camioneta 4 x 4 del diputado Cardoza llegó a la plaza central de Tejutla aquello ya era un mercado. Eran las 8:30 de la mañana, hora pico de las ventas en el campo salvadoreño. Pupusas, atoles, panes shucos, ropa, agua y gaseosa, baberos para bebés, protectores para teléfonos... El diputado se bajó de su camioneta y buscó la sombra de un puesto. Intercambió algunas palabras con el que atendía y miró su reloj dorado, con relieves de caballos en el brazalete también dorado: aún faltaban 20 minutos para que iniciara el servicio religioso al que convocó durante toda la semana por redes sociales y mediante su oficina de prensa, para  “juntos poder elevar mis intenciones, poner en las manos de Dios todopoderoso mi proceso y pedir que sea un proceso justo”.

Los feligreses coparon la iglesia. Pasaron de largo del diputado y ocuparon las bancas. Más de 500 personas en una misa de domingo a las 9. ¿En la iglesia de Tejutla? “Normal”, dijo el párroco Ulises Escobar. Otros locales confesaron: la de las 7, sin diputados, estuvo aun más llena.  

Pero hubo misa de 9, en honor al diputado. El cura Escobar inició el servicio con una confesión a su grey: “Le consulté al obispo de Chalatenango (Oswaldo Estéfano) si debíamos atender la solicitud (de Cardoza), y él me dijo que no se puede negar la oración. Que él también va a orar.  Así que queremos pedir por ti para que el proceso judicial que vas a enfrentar sea de Dios”. Al altar lo coronaba una pancarta con una frase bíblica: “Sólo en Dios he puesto mi confianza”.

El diputado Reynaldo Cardoza junto a los alcaldes Milton Serrano y Emilio Ortiz, de los municipio s de San Miguel de Mercedes y El Paraíso, respectivamente, rezan con la hija y la esposa del político. Cardoza convocó a una misa el pasado domingo 26 de febrero, en la cual pidió a Dios que ilumine a los magistrados de la Cámara Segunda de lo Civil, donde se le procesa a él y a su cónyuge por enriquecimiento ilícito./ Foto: Víctor Peña

El diputado Reynaldo Cardoza junto a los alcaldes Milton Serrano y Emilio Ortiz, de los municipio s de San Miguel de Mercedes y El Paraíso, respectivamente, rezan con la hija y la esposa del político. Cardoza convocó a una misa el pasado domingo 26 de febrero, en la cual pidió a Dios que ilumine a los magistrados de la Cámara Segunda de lo Civil, donde se le procesa a él y a su cónyuge por enriquecimiento ilícito./ Foto: Víctor Peña

Sentado en primera fila, Cardoza tomaba la mano de su esposa. A su lado, dos alcaldes chalatecos y pecenistas: Emilio Ortiz, de El Paraíso; y Milton Serrano, de San Miguel de Mercedes. Atrás estaba Elisandro Rivera, alcalde de Dulce Nombre de María. Los últimos en acompañar al diputado. No hubo nadie de la dirigencia partidaria. Nadie de la fracción parlamentaria, salvo el diputado suplente de Cardoza, Carlos Tejada. Ni siquiera llegó el alcalde local, Rafael Tejada, elegido por el mismo partido y que hace un año lo dejó y se enfundó el chaleco de Gana. “Quiero ser muy claro: en Chalatenango, el diputado (Cardoza) tiene su propia situación, él sabrá cómo arreglarlo, pero nosotros por ahorita nos vamos y nos sentimos más cómodos”, declaró Tejada a El Mundo cuando se cambió de partido, poco después de que se hicieran públicas las irregularidades detectadas por Probidad en las cuentas de Cardoza.

Visto lo visto, un puñado de alcaldes chalatecos y la iglesia de Tejutla son los últimos refugios políticos del diputado. Y el misal jugó a su favor. Como si Reynaldo López Cardoza lo hubiese seleccionado. Dos muchachas leyeron el salmo responsorial: “Solo en Dios he puesto mi confianza”. El sacerdote siguió con la segunda lectura, carta de San Pablo a los corintios: “Lo que menos me preocupa es que me juzguen ustedes o un tribunal humano; pues ni siquiera yo me juzgo a mí mismo… El Señor es quien habrá de juzgarme”. Solo Dios es mi juez.

Fue una casualidad, aclararía después el sacerdote con el misal en la mano. Eran las lecturas y salmos correspondientes a los oficios del 26 de febrero. Los que tocaban y se leyeron en todas las misas del país.

Manuel Rodríguez, el secretario general del partido, justifica su ausencia “por motivos personales” y dice que los demás dirigentes tenían actividades programadas para el fin de semana y el lunes en la Asamblea. “Creemos en la institucionalidad, que el sistema debe funcionar y ojalá que los resultados sean favorables para Reynaldo”, dice. “Un persona es inocente hasta que se le demuestre lo contrario. No podemos brindar opinión hasta que la justicia determine”.

Rodríguez sabe que la justicia no siempre determina a favor de sus correligionarios. Hace tres años, Wilber Rivera Monge, diputado pecenista, chalateco y suplente de Cardoza, fue acusado de lavar dinero para el narcotráfico y fue condenado en julio pasado a 10 años de prisión.

El juicio contra Cardoza es civil. Se le acusa de enriquecimiento ilícito después de que la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia encontrara un aumento injustificado de más de un millón de dólares de su patrimonio. La Fiscalía ha reducido el monto a 800 mil dólares.

Esta mañana en la Cámara Segunda de lo Civil quedó instalada la primera audiencia contra el legislador. Entre otras cosas, se le acusa de haber comprado propiedades muy por debajo de su valor de mercado en sospechosas transacciones. Una involucra al hijo de Rivera Monge, a quien Cardoza pagó 28 mil dólares por una propiedad que Rivera había adquirido poco tiempo antes en más de 100 mil dólares. Además se le señala depósitos bancarios a nombre de su esposa cuyo origen no ha sido aclarado.

El diputado Reynaldo Cardoza conversa con sus abogados defensores este lunes 27 de febrero, antes del inicio de la audiencia en la Cámara Segunda de lo Civil, de San Salvador, la cual procesa al legislador y a su esposa por enriquecimiento ilícito por más de 800 mil dólares. / Foto: Víctor Peña

El diputado Reynaldo Cardoza conversa con sus abogados defensores este lunes 27 de febrero, antes del inicio de la audiencia en la Cámara Segunda de lo Civil, de San Salvador, la cual procesa al legislador y a su esposa por enriquecimiento ilícito por más de 800 mil dólares. / Foto: Víctor Peña

“Él nos ha dicho que no tenía conocimiento de los fondos que manejaba la esposa. Son fondos que él tendrá que explicar ante la justicia”, dice Rodríguez.

Pero parte de lo que hizo sospechar a Probidad fue el “estilo de vida” de Cardoza, que no se correspondía con sus ingresos declarados. El diputado hizo campaña viajando en helicópteros con su nombre, con fondos no determinados, y realizó 50 viajes cuyo financiamiento las auditorías no han podido justificar. “Eran viajes oficiales de la Asamblea”, dice su abogado, Edgardo Acosta Oertel. La audiencia se celebró a puerta cerrada. De lo poco que trascendió fue que la Fiscalía le dio una reprimenda al diputado, por irresponsable, después de que este argumentara que algunos de los problemas en su declaración de patrimonio se deben a que no le dedicó suficiente tiempo, a que la hizo “a ojo de buen cubero”.

El diputado no vino solo a San Salvador. Unas 400 personas hicieron el viaje desde varios municipios de Chalatenango hasta la entrada a la Cámara Segunda de lo Civil para exigir que le levanten los cargos. Vinieron en autobuses guiados por los alcaldes que ayer acompañaron a Cardoza en la misa: Emilio Ortiz, Milton Serrano y Elisandro Rivera; además del candidato a alcalde por Tejutla. Los campesinos traían decenas de pancartas, escritas todas por la misma mano, en las que pedían la continuación del trabajo del diputado “que trabaja por la gente más humilde” y pedían a Dios justicia.

“Hablamos con los dirigentes locales del partido y fuimos preguntando: ¿a cuántos me podés mandar? Y así se fue organizando este viaje de apoyo”, explica Serrano, el alcalde de San Miguel de Mercedes. A media mañana, sedientos, asoleados y hambrientos, los mismos alcaldes ordenaron la retirada. Los manifestantes se subieron ordenados a los buses y se marcharon. Adentro, el diputado Reynaldo López Cardoza se quedaba solo. Apenas con sus abogados.

El milagro que pide depende ahora de la Cámara Segunda de lo Civil, que determinará su suerte al final de las audiencias. La Cámara ha anunciado que leerá su resolución este viernes 3 de marzo.