Imprimir

La nueva Arena desafía a la vieja Arena

¿Cabe un activista por los derechos de la comunidad LGBTI en la nueva Arena? Cabe, y la Juventud Republicana Nacionalista defiende su incorporación. En la vieja guardia del partido, los vientos de cambio generan resistencias, incluso amenazas, pero los nuevos líderes mantienen el desafío a Arena: exigen tolerancia, transparencia, democracia. 

ElFaro.net / Publicado el 3 de Marzo de 2017

La irrupción de la nueva Juventud Republicana Nacionalista (JRN) ha sido como poner carbón nuevo en una fogata encendida. El derechista partido Arena, oposición desde hace casi ocho años, está envuelto en un debate interno en el que hay diputados que piden votar con sus conciencias versus aquellos que exigen lealtad, plegarse a la línea de mando en el partido. Mientras unos diputados promueven castigos para los que votan distinto, otros alegan que un reglamento que obliga a la fidelidad en las votaciones legislativas es inconstitucional. En público, diputados como Jhonny Wright, Juan Valiente o Karla Hernández se atreven y desafían al partido. En público ahora hablan también los jóvenes dirigentes, que retan a Arena para que sea más transparente, más tolerante, más democrático.

Entre estos jóvenes hay líderes que promueven el matrimonio entre personas del mismo sexo, en un partido que tradicionalmente ha luchado contra el blindaje constitucional del matrimonio heterosexual; hay otros que se atreven a apoyar la iniciativa de despenalización del aborto en cuatro causales, como la propuesta de la diputada Lorena Peña, del FMLN. El desafío contra los conservadores es contundente, en un partido en el que hay diputados que impulsan penas de hasta 50 años para las mujeres que aborten

El Faro pidió entrevistas por separado a los miembros de la JRN. Nueve días después, Andy Failer, director de comunicaciones de la JRN respondió proponiendo una entrevista colectiva. Esta entrevista sucedió el 22 de febrero, exactamente dos meses después de la juramentación de la nueva dirección. Participaron cinco de los 15 miembros y un sexto que se incorporó poco antes de terminar. La directora nacional, Adriana Juárez, no pudo asistir por atender un compromiso académico. 

Quienes apoyan a la Juventud los consideran una incontestable muestra de la renovación y la apertura arenera hacia sectores que tradicionalmente no tenían espacio en un partido tan conservador. En algunas de sus respuestas es claro el reto que le lanzan a su partido, como cuando señalan que debe ser más transparente en sus finanzas, más tolerante, más democrático y menos verticalista. Estos jóvenes reafirman la independencia de sus comunicaciones, como respuesta al episodio en el que el Comité Ejecutivo Nacional (Coena) -a través de su director de comunicaciones, Sherman Calvo- exigió ser el filtro de sus contenidos. También se arremangan las camisas contra dirigentes de vieja cuna, como cuando elevaron a la Comisión Política un pleito con Eduardo Barrientos, director de organización del Coena, en el que buscaban dirimir quién debía nombrar a los directores departamentales de juventud.

Esta JRN parece haber ganado enemigos. "No son diferente en nada. Todas las juventudes cuando llegan, llegan con ideas nuevas, quieren hacer lo que ellos piensan", dice el veterano Barrientos, quien asegura haber sido el primer director de juventud de Arena, en los 80. "En el partido hay que cumplir los estatutos. Quien no quiere cumplir con todo esto pues que haga su propio partido o se vaya a otro", dice, dando eco al mensaje que el diputado Ricardo Velásquez Parker ha lanzado a los diputados que votan distinto de la fracción.

El nexo con uno de esos diputados 'rebeldes' es uno de los achaques contra esta juventud. El diputado Jhonny Wright Sol también ha abanderado causas que buena parte de  esta JRN defiende, como el matrimonio homosexual. Un tercio de esta JRN ya había colaborado con el staff de Wright Sol en una página web: Espacio, una especie de blog colectivo en el que se promueve el debate a través de columnas de opinión. La pregunta sobre la influencia de Wright molesta a algunos de los jóvenes: “no somos sus tontos útiles”, dice Erick Iván Ortiz, coordinador de afiliación y estadística de la JRN, y activista de los derechos LGBTI. Ortiz ha colaborado en Espacio; además de Failer, director de comunicaciones; Erika Nottebohm, directora de información e ideología;  Julio Saravia (director ejecutivo de la JRN) y Adriana Juárez, directora nacional de juventud. Saravia tampoco participó en esta entrevista.

Rafael Gómez, concejal de Cuyultitán, y alguien que no ha colaborado en Espacio, se harta del tema hacia el final de la entrevista. “No es solamente como que Johnny, Johnny, Johnny”, dice Gómez, y menciona como modelos a seguir a Fernando Bautista y Tita Batres. Ambos ahora son diputados, después de haber dirigido la JRN.

En la entrevista además estuvieron Briscell Guerra, directora de Afiliación y Estadística, que entró en la JRN apoyada por la diputada de Sonsonate Silvia Ostorga; y Ramón Ávila, director de Asuntos Económicos, un licenciado en administración que trabaja en el Banco Agrícola.

La historia que cuentan sobre el nacimiento de esta JRN abigarrada presenta a Adriana Juárez como una estratega reclutadora que pasó el último trimestre de 2016 ensamblando su equipo, sin saber si sería la elegida. El anterior director de juventud, Fernando Bautista, dejó su cargo para asumir como diputado del Parlamento Centroamericano en octubre pasado. Bautista dijo a El Faro que presentó cuatro opciones para que el presidente del partido, Mauricio Interiano, eligiera a su sucesor. Las opciones eran Juárez, quien trabajaba como asistente del diputado Ricardo Velásquez Parker; Josué Godoy, miembro de la JRN actual y asistente de la diputada Milena Calderón; Mauricio Cuéllar, asistente del diputado Rodrigo Ávila; y Eduardo Lacayo, miembro de la JRN anterior.

El 1° de marzo, durante el llamamiento  general a elecciones internas, El Faro le preguntó a Juárez quiénes habían incidido en la elección de las personas que iban a conformar su equipo. Ella descartó que haya habido influencia externa. “No. Yo los conocí a cada uno de ellos. Por eso les dimos la oportunidad”, dice.

En la nueva JRN hay perfiles disonantes, confrontativos con la autoridad y promotores de una agenda liberal. Un grupo altamente disonante para un partido que exige monotonía y ortodoxia. 

De izquierda a derecha: Erika Nottebohm, Briscell Guerra, Érick Iván Ortiz, Andy Failer y Rafael Gómez, miembros de la Juventud Republicana Nacionalista ARENA. Los cinco nuevos integrantes de la JRN participaron de una entrevista para El Faro, en la sede central, en San Salvador./ Foto: Carla Ascencio

De izquierda a derecha: Erika Nottebohm, Briscell Guerra, Érick Iván Ortiz, Andy Failer y Rafael Gómez, miembros de la Juventud Republicana Nacionalista ARENA. Los cinco nuevos integrantes de la JRN participaron de una entrevista para El Faro, en la sede central, en San Salvador./ Foto: Carla Ascencio

Capítulo 1: "Sí recibí ataques personales en un momento"

El director de comunicaciones, Andy Failer y Erick Ortiz, de afiliaciones, llevaron la palabra en la entrevista. El rol de Failer como vocero es comprensible dado su cargo de director de comunicaciones. La presencia de Ortiz es probablemente la más controversial para un partido tan conservador como Arena. Ortiz es coordinador del Colectivo Normal, una asociación que presiona por los derechos civiles de la comunidad LGBTI. Ortiz se mueve como pez en el agua en un grupo que acepta sus ideas, las tolera y convive con ellas. Y desde ahí lanza un mensaje de tolerancia para el resto del partido y para los satélites conservadores que orbitan a su alrededor.

Erick, vos venís del activismo LGBTI. En Arena hay diputados jóvenes como Mayteé Iraheta que suelen acompañarse de gente como Julia Regina de Cardenal (Fundación Sí a la vida)  para ir a presentar iniciativas de ley. Mayteé vestida con un escapulario y toda la cosa... ¿Por qué te metés en Arena?

Ortiz: Si vos vas y lees los principios del partido no hay un solo espacio que diga que yo no podría estar, ni que ninguno de nosotros de la dirección nacional no podría estar. Al partido lo rigen los principios. Alguien puede tener la libertad de tener una postura personal en el tema, pero si a mí me rigen los principios, no hay nada porque no podría participar, salvo las posturas de algunas personas. Lo interesante es que existe el espacio de pluralidad de ideas, que no pensamos todos lo mismo pero que podemos coincidir.

¿No has tenido encontronazos con algunas personas? No me imagino a Sherman Calvo - que en sus columnas llega a plantear: “soy católico, provida y me voy a morir con estos principios” celebrando la llegada de un activista LGBTI en el partido.

Ortiz: Para serte honesto, sí recibí ataques personales en algún momento. Sí hubo resistencia.

¿Antes de ser nombrado?

Ortiz: En el proceso y sobre todo que no es del entorno del partido, es más su periferia la que ha sido más reaccionaria. Ha sido más agresiva la parte de fuera.

¿Me podés contar y especificar eso?

Ortiz: Has nombrado a una persona.

¿Julia Regina?

Ortiz: (Asiente con la cabeza) Yo más que ponerme a discutir con ella realmente quisiera invitarla a que vayamos juntos a los hospitales a ver las realidades de las mujeres y compartamos el asunto. Yo no odio a las personas, por muy diferente que lleguen a pensar, porque si caigo en eso, estaría cayendo en lo mismo que hacen ellos. Para mí es más valioso tener la madurez de sentarte y decir, bueno, podemos tener posturas en contra pero debatamos, dialoguemos.

¿Y ella qué te dijo o qué te hizo?

Ortiz: No es que ella haya tenido un encuentro conmigo personalmente, pero sí he visto conversaciones donde ha sido bastante dura, je je.

¿Por dura querés decir homofóbica?

Ortiz: Podría ser.

Ortiz suelta una carcajada y el resto de sus compañeros lo acompaña para liberar la tensión.

Pero no es cierto que solo en la periferia del partido haya resistencias a este tipo de ideas. Consultado sobre qué piensa de que dentro de la JRN hayan voces a favor del matrimonio LGBTI, el vicepresidente de organización del partido es tajante. “A mí ni al partido nos importan sus intereses sexuales. Cada uno allá con lo que quiera, pero no nos gusta que apoyen cosas que van contra los principios del partido, como por ejemplo el aborto y el matrimonio entre homosexuales”, dice Eduardo Barrientos. “Eso no puede ser y no lo podemos tolerar”, añade.

Barrientos confirmó que ha habido llamados de atención para corregir a la JRN. “Hay alguien ahí que nosotros sabemos que ha apoyado los matrimonios entre homosexuales y el aborto. Eso el partido no lo acepta”. Consultado sobre si se refería a Erick Iván Ortiz, Barrientos dijo que no sabía el nombre del joven que provocó la reprimenda a la JRN, pero reafirma la amonestación. “Quien haya sido no está de acuerdo con los principios del partido y el partido no se va a doblegar a esa persona. Él o se adapta al partido o que busque otro donde acepten ese tipo de cosas, pero no en Arena”, dice.

Si la palabra de Barrientos se cumpliera, la JRN tendría que renovarse pronto. En un ejercicio que simuló una votación en la que se definieran posturas, El Faro les pidió a los cinco miembros de la JRN que se posicionaran a favor o en contra del matrimonio igualitario y el aborto. Cuatro de los entrevistados apoyan el matrimonio entre personas del mismo sexo. En el tema del aborto, solo dos se alinean con el férreo no de la línea institucional.

Capítulo 2: "Somos la máxima autoridad para elegir a los directores de juventud"

Si el exdiputado Eduardo Barrientos toma protagonismo en esta historia es porque perdió una batalla contra la JRN. El 22 de diciembre de 2016, minutos antes de que esta dirigencia fuera juramentada, Barrientos, conocido como "El Grillo", le habló a estos jóvenes con unas palabras premonitorias. “No podemos tener voces disonantes dentro del mismo partido”, les dijo. “Trabajen para la institucionalidad, no para los egos de nadie, porque el partido no está para eso”, agregó.

Dos meses después, la JRN y Barrientos tuvieron el primer desencuentro. Por un lado, el veterano dirigente acuñaba para sí la potestad de nombrar, en cada departamento, a los directores de juventud del partido, amén de su cargo como vicepresidente de organización. Barrientos reclamaba dos plazas en La Paz y La Libertad, pero la nueva JRN tenía sus propias apuestas. La notable diferencia entre los noveles y el experimentado Barrientos no provocó desánimos. Lejos de ceder ante uno de los tres vicepresidentes de Arena, llevaron el caso hasta la Comisión Política. La JRN alegaba tener el derecho de nombrar esas plazas amparándose en el artículo 94 de los estatutos del partido, que dice que las directivas sectoriales de cada departamento serán electas por las direcciones nacionales, “en coordinación con la directiva departamental”. Entonces pidieron una "aclaración". Ortiz, el coordinador de afiliación y estadística, dice que la Comisión Política interpretó que al final la decisión es de la dirección nacional de los sectores; es decir, de la JRN. Ortiz rechaza llamarla una victoria, pero se regodea de ella.

Barrientos intenta matizar la decisión de la Comisión Política."Ellos tienen la obligación de coordinar porque así manda el estatuto. Nadie puede meter el que quiere de ninguno de los dos lados", dice.

¿Ustedes están forzando que la institucionalidad funcione?  

Erika Nottebohm: Si respetás una institucionalidad, te vas con las instancias y solo queríamos una aclaración. 

Supongo que genera otro tipo de reacciones: "estos bichos están viniendo a fregar con los estatutos".

Ortiz: ¿Cómo el partido te va a venir a decir que vas a fregar con los estatutos si es lo que lo rige? Puede ser (al contrario): qué bueno que la institucionalidad sí funcione.

Ya sonás como político.

Ortiz: ¡Pero qué chivo que funcione! Y además, que uno tenga razón.

¿Esta batalla se la ganaron al 'Grillo'?

Ortiz: No es que ganamos, porque lo que se pidió fue una aclaración.

¿Por qué es importante para ustedes nombrar a los directores de juventud departamentales?

Gómez: Esa es la parte de la institucionalidad que hay que respetar, los conductos de mando dentro del partido. Nosotros, como dicen los estatutos, somos la máxima autoridad para poder elegir a los directores. Nosotros los elegimos por su capacidad, perfil, trayectoria partidaria. No solo es por poner, sino que también se mira su capacidad. Y la importancia de esa resolución que dio la Comisión te da la pauta para que vos apliqués lo que te corresponde. No creo que el Coena diga '¿por qué estos vienen a hacer esto?' si es parte de un procedimiento que te lo permite el partido.

Guerra: No ha sido un trabajo de ‘te quiero poner a vos porque quiero’. Ha sido un estudio realmente en cada departamento de cómo está estructuralmente nuestro sector. Y de ahí partimos también para ver cuáles eran los perfiles más idóneos para que ocupen esos espacios. Sabemos que ese perfil idóneo no solo ha estado trabajando anteriormente bien, sino que sabemos que va a darnos resultados en nuestro plan de trabajo.

Capítulo 3: "Manejamos nuestras comunicaciones sin pasar por el filtro de Sherman Calvo"

Esta JRN se ha enfrentado con dos dirigentes del Coena. El 10 de febrero, el director de comunicaciones del partido, Sherman Calvo,  informó a los jóvenes que “cuando vayan a decir algo a nombre del partido, tiene que haber un filtro que es el Coena”. El regaño de Calvo tenía un trasfondo: el 13 de enero, la JRN publicó un video en ocasión de la conmemoración de los Acuerdos de Paz. Ese video causó molestia en la cúpula porque fue publicado en la página de la JRN sin consultarlo al Coena. Para algunos, el problema era que el mensaje era distinto al de la línea institucional.

Paolo Lüers, columnista de El Diario de Hoy, reveló en un artículo el episodio de Calvo en el que pedía ser el filtro de las publicaciones de la JRN. Al día siguiente, en una columna publicada por La Prensa Gráfica, Calvo admitió que en la reunión hablaron del uso de redes sociales pero matizó el tema de la censura previa. “Siendo figuras públicas, deben respetar los estatutos, principios de ARENA y la Constitución de la República sobre todas las cosas”, dijo Calvo en su escrito.

¿Cómo fue ese encuentro con Sherman Calvo?

Ortiz: Me estás preguntando por la carta de Paolo, tendrías que preguntárselo a él. Dudo que te diga sus fuentes. Lo que sí es cierto es que hubo una reunión en la que la JRN presentó su plan de trabajo al COENA. Hemos presentado un plan de trabajo bien ambicioso, que en su momento ojalá nos den cobertura, y es natural que cuando vos presentás un plan así de ambicioso, que pasa por un cambio, generás cierta resistencia.

Vaya, pero hay un hecho y no solo es que Paolo lo dijo. Así pasó.

Ortiz: Pasó que fuimos a una reunión.

Sherman Calvo admitió en su propia columna haberles dicho que no podían hablar a nombre del partido sin que el mensaje pasara por el filtro del Coena.

Failer: No leí la columna.

¿De verdad?

Failer: No, de verdad. Supe que hizo una columna de réplica a la columna de Paolo, no la terminé de leer, no la leí. Si él lo dice, habría que preguntárselo a él. Sí te puedo decir que nosotros manejamos nuestras comunicaciones de forma más independiente.

¿Sin pasar por Sherman?

Failer: Sin pasar por el filtro de Sherman Calvo. Incluso nuestras redes sociales personales. Entendemos que, como en toda democracia, a lo mejor hay posturas encontradas y no compartimos puntos de vista. Respetamos eso. Pero sí, nuestras comunicaciones son independientes. Lo mencionaron en un reportaje que recién publicaron ustedes, que sí, Sherman me pidió una reunión para abordar ese tema. En ese momento le tomé la palabra, pero hasta este momento no ha existido la reunión.  No pudiese profundizar más en eso, pero sí, nuestras comunicaciones son independientes. Al fin y al cabo nos involucramos en este proyecto manteniéndonos firmes a nuestra esencia.

¿Si yo mañana invitó a Erick a la radio, él no tiene que coordinarse con Sherman?

Failer: Nos coordinamos entre nosotros, correcto. Como para esta entrevista.

Capítulo 4: "Abogamos porque Arena sea más transparente"

Ramón Ávila llega tarde a la entrevista. “Discúlpenme, es que somos asalariados”, bromea. Los jóvenes planean que el candidato presidencial de 2019 de Arena firme un pacto anticorrupción, y hablan de que todas las irregularidades son denunciables, incluso la del diputado David Reyes, condenado por el Tribunal de Ética por prestarle un vehículo de la Asamblea a su hermana. El director de Asuntos Económicos de la JRN llega justo a tiempo para hablar de una cosa que a Arena históricamente le ha costado: la transparencia y la lucha contra la corrupción.

A finales de febrero, la oenegé Acción Ciudadana asignó a Arena una puntuación de 12 sobre 38 puntos posibles, en un índice de transparencia que mide información financiera, control financiero interno, accesibilidad de la información y calidad de la misma. Arena solo ha revelado el origen de 2.8 de los 6 millones de dólares que recibió en 2015. Es decir menos del 50 % de sus donantes, según la información que ha recabado la Acción Ciudadana. Además, el partido tricolor no tiene disponible en su página web sus balances financieros ni estados de resultados.

¿Nosotros podemos esperar el 22 de febrero de 2018 un estado financiero completo de la juventud? Digo completo, porque en Arena solo hemos tenido algunos nombres de donantes, pero ¿en la juventud sí vamos a tener acceso total?  

Ávila: No tenemos cómo separarlo (el monto). No tengo autonomía del partido. No puedo darte un tema que te diga: la juventud es esto. Yo tengo que abocarme al partido, que tiene el listado completo. Lo que sí te puedo asegurar es que nosotros estamos abogando porque el partido proporcione un listado transparente.

¿Cómo hubieran manejado ustedes el tema de la donación de 10 millones de dólares de Taiwán que Francisco Flores desvió para la campaña de Antonio Saca?

Failer: No hay que tenerle miedo a ser sinceros y respetar la institucionalidad de nuestro país. Admitir que han habido errores dentro del partido. Creo que es normal admitir que hay errores dentro de algún proceso. Y más que nada creo que eso le ha hecho falta al partido, adueñarse de sus fracasos, no solo adueñarse de sus logros. Mi recomendación fuera que existiera un balance en eso.

Ortiz: Y hay que ver para adelante, pues. Tenemos este grave problema como sociedad que vivimos justificando nuestro presente por los errores del pasado. El pasado no puede seguir condicionando el presente. ¿Un consejo? Dar acciones que en adelante demuestren que no se van a volver a dar casos como este.

Otra, ¿qué hubieran hecho ustedes con el caso del diputado David Reyes, cuando mintió con lo de su carro y su hermana?

Ávila: Hemos dicho que el tema del manejo de los fondos públicos tiene que mejorar, y el manejo de fondos públicos no solo es tema de 10 millones de una donación, sino también la asignación de vehículos de la Asamblea Legislativa. Estamos en una coyuntura de crisis fiscal en la que en teoría estamos apretándonos el cincho, así lo ha dicho la Asamblea y el Ejecutivo. Obviamente andar en un carro pagado con fondos públicos en viajes particulares tuyos o de tu hermana no va con eso. Nosotros obviamente criticaríamos cualquier uso o derroche de fondos públicos, venga de David Reyes, venga de algún otro diputado de Arena, o venga de la oposición. Sí creo que el partido tiene que seguir caminando en este esfuerzo por exigirle también a sus diputados y funcionarios públicos mayor transparencia. Ya algo de eso se está haciendo. Mauricio (Interiano) lanzó esta invitación con el tema de reportes de asistencia a comisiones, pero creo que son solo pasos iniciales y debemos de seguir trabajando por garantizar que ningún funcionario público, sea de donde sea, derroche nuestros impuestos.