Imprimir

Walter Araujo y la protesta de unos pocos

Carlos Barrera Roxana Lazo

Una semana después de que el presidente de la República Nayib Bukele irrumpiera en la Asamblea Legislativa con la ayuda de militares y policías fuertemente armados, un pequeño grupo de simpatizantes del presidente y del partido Nuevas Ideas se concentraron frente a la Asamblea Legislativa para protestar contra los partidos Arena y FMLN. 

La concentración fue liderada por Walter Araujo, una figura de largo recorrido en la política salvadoreña y que ha militado en tres partidos políticos: ha sido presidente de Arena, exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral y excandidato a la alcaldía de San Salvador por Gana. Ahora es un fiel vocero que apoya a Nuevas Ideas y al gobierno de Bukele a través de redes sociales. 

El viernes 14 de febrero, Araujo convocó “al pueblo” a esta marcha en protesta contra los diputados que no ceden sus votos para aprobar la negociación de un préstamo de $109 millones para la Fase III del Plan Control Territorial. En sus arengas, Araujo retomó la batuta allá a dónde la había dejado el presidente Bukele, que el domingo 9 dio un ultimátum a los diputados: o cedían a sus peticiones o entonces llegaría una insurrección que los derribaría. 

En la concentración protagonizada por Bukele, alrededor de 5 mil personas llegaron a las puertas de la Asamblea. Se comprobó que algunos fueron movilizados por vehículos con placas nacionales, y que entre los manifestantes había empleados de Gobierno. 

El acto protagonizado por Araujo arrancó con unas 300 personas. Un primer grupo estaba concentrado frente a una tarima colocada al final de la 17 avenida Norte, frente al portón de la Asamblea. Los organizadores dejaron un hueco en la calle, de unos 50 metros. Al otro extremo se posicionó un segundo grupo de manifestantes. Dos días antes, Araujo había asegurado la protesta sería protagonizada por 9 mil manifestantes, pero la realidad es que, tras 45 minutos de arengas, llegaron alrededor de 500 personas. Tras esta pequeña convocatoria, Araujo dio un nuevo plazo a los diputados:  “Si en 15 días no son aprobados, ¡agárrense!”, dijo. 

Previo al inicio de la protesta, el embajador de los Estados Unidos, Ronald Johnson, llamó al respeto de la institucionalidad en sus redes sociales: “cualquier acto o llamado a violencia o destrucción de propiedad por la multitud frente ala Asamblea Legislativa dañaría al país”, escribió. Araujo aprovechó la oportunidad y  solicitó al embajador que pidiera la aprobación del préstamo. 

Al finalizar el evento, El Faro preguntó a Araujo sobre el número de asistentes. “Aquí hay más de 7 mil personas, soy experto en eso”, dijo. Dos horas después, Araujo escribió en Twitter un agradecimiento: “El pueblo hoy… más de 10,000”. 

ElFaro.net / Publicado el 16 de Febrero de 2020