Imprimir

Dos viceministros tienen doble cargo y cobran por encima de la ley

Roxana Lazo Sergio Arauz

El gobierno de Nayib Bukele paga más del doble del salario que les confiere la ley a los viceministros de Trabajo y de Transporte a través de un mecanismo irregular de remuneraciones por contrato. Trabajo guarda silencio y Obras Públicas intentó ocultar el doble cargo de su viceministro. La práctica es una réplica de un mecanismo heredado por el anterior gobierno y del cual también se han beneficiado los titulares de Hacienda.

ElFaro.net / Publicado el 26 de Febrero de 2020

Dos viceministros del gabinete de Nayib Bukele tienen dobles cargos en las carteras para las que laboran y logran así cobrar sueldos que llegan a duplicar las remuneraciones que deberían corresponderles por Ley de Salarios. 

Desde su nombramiento como viceministra de Trabajo, el 2 julio de 2019, Maritza Calderón recibe un sueldo de $2,651 según la ley de salarios, y al mismo tiempo tiene asignado un salario como asesora del despacho ministerial por $2,183, según documentos oficiales en poder de El Faro. El 9 de agosto, Saúl Castelar fue nombrado por Nayib Bukele como viceministro de Transporte “ad-honorem”, pero once días antes del nombramiento había sido contratado con el cargo de “Director Ejecutivo” de ese mismo viceministerio, con un sueldo de $6,500, una cantidad  que duplica la asignada al Viceministro por la ley de salarios.

Seis documentos oficiales obtenidos a través de la Ley de acceso a la información (entre estos: autorizaciones de plazas, contratos y acuerdos ejecutivos) revelan que los dobles cargos en el gabinete de Nayib Bukele han sido respaldados por la Presidencia y por los ministros de Obras Públicas, Romeo Rodríguez; de Trabajo, Rolando Castro y de Hacienda, Nelson Fuentes.

Dobles Cargos
Leer más publicaciones en Calaméo

En mayo de 2019 El Faro ya reveló que Nelson Fuentes, ministro de Hacienda en la recta final de la administración del FMLN y también en ese puesto durante la administración Bukele había sido nombrado por Salvador Sánchez Cerén como ministro “ad honorem”, pero cobraba un salario de $7,500 como “asesor de despacho” gracias a un contrato que fue autorizado por la cartera que él mismo dirige. Junto a Fuentes, también fue contratado bajo la misma modalidad el viceministro Óscar Anaya. En julio de 2019, el mismo Fuentes confirmó que esa contratación irregular se mantiene con el actual gobierno. En el caso de los viceministros de Trabajo y de Transporte fue Hacienda la entidad que terminó por avalar que cobren más de lo que establece la ley, según documentación oficial a la  que tuvo acceso El Faro. 

Expertos aseguran que la práctica retomada por el gobierno Bukele incurre en una violación a la ley de ética gubernamental, a la ley de salarios y el código penal. 

En la tarde del 15 de febrero, El Faro consultó a Carolina Recinos, coordinadora del Gabinete, por los dobles cargos de los viceministros de Transporte y Trabajo. La comisionada, que estaba en ese momento acompañada por el secretario privado Ernesto Castro, reaccionó sorprendida ante el cuestionamiento: “Mirá, dicen que hay dos viceministros que cobran más, ¿sabés de qué habla?”, preguntó a Castro, que no le dio respuesta. Recinos volvió a preguntar, pero Castro se hizo el desentendido. Ante una repregunta de este medio, Recinos también evadió responder. El Faro pidió una nueva reacción vía mensaje de texto a la comisionada el 24 de febrero, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta ni atendió llamada. 

El 3 de febrero este periódico buscó al ministro de Trabajo para pedir una reacción sobre los dos cargos que ocupa su viceministra. “¿De qué me está hablando?”, respondió Rolando Castro mientras se retiraba, e hizo promesa de responder en una entrevista. Hasta el cierre de esta nota, pese a varias solicitudes, el equipo de comunicaciones del ministerio no ha brindado a El Faro espacio para entrevistas con el ministro y la viceministra. El martes 25, el ministro tuiteó desde su cuenta personal: “Hoy entiendo porque El Faro anda tras la construcción de elaborar noticia negativa y mentiras como las de siempre, contra nuestro ministerio y en particular de sus titulares”, escribió. Luego agregó “acá los esperaré, a ustedes y al padrino. Los esperaré desde ya.”

El 24 de febrero también se buscó vía telefónica al viceministro de Transporte Saúl Castelar Contreras y al ministro Romeo Herrera. El viceministro respondió primero que iba a preguntar si “podía hablar de eso”. Una vez se le explicó que, según expertos, su contrato podría incurrir en una violación a la ley de ética y a la ley de salario, Castelar dijo: “no sabía eso de las violaciones” y que debía hablar con “Recursos Humanos”. El ministro Herrera no respondió a las llamadas ni a los mensajes.  

Maritza Haydee Calderón de Ríos es viceministra de Trabajo y asesora del despacho ministerial. Imagen cortesía Ministerio de Trabajo. 
 
Maritza Haydee Calderón de Ríos es viceministra de Trabajo y asesora del despacho ministerial. Imagen cortesía Ministerio de Trabajo. 

Viceministra y asesora 

La abogada Maritza Haydee Calderón de Ríos se convirtió en asesora de despacho del ministro de Trabajo el 3 de junio de 2019, dos días después de que Nayib Bukele asumiera la presidencia. Los documentos a los que tuvo acceso El Faro citan que su nombramiento fue bajo la autorización de “los Titulares del Ministerio de Hacienda”. 

Un mes después, el presidente Bukele convirtió a la asesora Calderón de Ríos en viceministra de Trabajo con el acuerdo ejecutivo 150.  Aunque el nombramiento original como asesora fechaba esa plaza desde el 3 de junio hasta el 31 de diciembre de 2019, el portal de transparencia del Ministerio de Trabajo revela que Calderón mantenía ambos cargos el 21 de febrero de 2020. Es decir que Calderón de Ríos ha cobrado dos salarios bajo dos puestos de confianza del ministro Rolando Castro, exgerente de parques y jardines de la alcaldía de San Salvador de Bukele y uno de sus más cercanos colaboradores en el Gabinete. 

Como asesora de despacho cobra $2,183.02. Por su segundo cargo, el de viceministra, recibe $2,652.15. En total, el Estado paga mensualmente a Calderón $4,835.17. Es decir, 400 dólares por encima del salario asignado para su jefe, el ministro Castro.

Maritza Calderón es abogada y notaria con dieciséis años de experiencia. Creció profesionalmente en alcaldías de Arena en Ilobasco, Victoria y San Isidro, las que ocupó cargos de asesora municipal y legal. Luego pasó a formar parte del cuerpo de empleados de la Corte de Cuentas, institución que años más tarde intentó presidir en 2011.

Hace 12 años, Calderón fue sentenciada por una instancia del Órgano judicial que dirime casos de derecho civil. En 2008, la Cámara Segunda de lo Civil ordenó su destitución como empleada pública por haber presentado un “documento cuestionado” para favorecer a una firma consultora. La sentencia definitiva ordenó  la destitución de su cargo como “jefa de auditoría” de la alcaldía de San Ildefonso, luego de que la alcaldesa de esa municipalidad  desvirtuara la veracidad de las declaraciones y del documento que presentó Calderón González en aquel proceso. 

Saúl Castelar es viceministro
 
Saúl Castelar es viceministro "Ad honorem" y Director Ejecutivo del Viceministerio de Tranporte. Imagen cortesía del Ministerio de Obras Públicas. 

El MOP intentó ocultar el doble cargo de su viceministro

El 29 de julio de 2019, el ministro de Obras Públicas Edgar Romeo Rodríguez contrató a Saúl Antonio Castelar Contreras como “director ejecutivo” del Viceministerio de Transporte, una figura que no existe en el organigrama del viceministerio. El escrito número 004/2019 revela que al nuevo director ejecutivo se le asignó un salario de $6,500. 

Once días después de aquella contratación, a través del acuerdo ejecutivo número 263, el presidente Nayib Bukele convirtió a Castelar Contreras en viceministro de Transporte “ad-honorem”. Es decir, el funcionario trabaja en teoría sin recibir salario, pero a través de un contrato simulado cobra $3,154.84 más que su jefe, el ministro.

El 5 de febrero, a través de la Oficina de Información y Respuesta (OIR), El Faro solicitó al  Ministerio de Obras Públicas (MOP) y al Viceministerio de Transporte la aprobación de la plaza de “director ejecutivo”. En un memorando fechado el 13 de febrero, Obras Públicas respondió que “no cuentan con ninguna plaza” con ese cargo. El viceministerio pidió más tiempo para responder la información. 

La misma pregunta se hizo al Ministerio de Hacienda, la cartera de Estado que aprueba el dinero para las plazas de todo el Gabinete. Hacienda contradijo al MOP y respondió que en julio de 2019 se aprobó la solicitud que hizo Romero Rodríguez. El ministro de Obras Públicas pidió que se creara una plaza que equivale, según el documento 244/2019, a seis plazas de la ley de salarios: un jefe de departamento, tres colaboradores, dos instructores, un delegado de tránsito y un delegado de atención al usuario. Según el MOP, esas plazas serían “congeladas” en el presupuesto 2019 y “suprimidas” en el presupuesto 2020 a cambio de la plaza del “Director Ejecutivo”. 

Castelar Contreras trabajó entre 2001 y 2007 para los gobiernos de derecha como gerente técnico y asesor del viceministerio de transporte. Luego, de 2011 a 2014, fue especialista en Smartmatic Corporation, la empresa que cuatro años después procesó resultados electorales y falló al contabilizar los votos para las elecciones de diputados de 2018. 

¿Alternativas a los sobresueldos?

Desde 2013, El Faro ha revelado los pagos ocultos que recibieron ministros, viceministros y otros titulares de Gabinete de los gobiernos de Arena y el FMLN. Los sobresueldos eran complementos salariales en efectivo que se entregaban a los funcionarios fuera del radar de los entes contralores del Estado. 

En el nuevo Gobierno no hay registro de pagos de sobresueldos, pero para los expertos llama la atención que Presidencia avale transgresiones a tres leyes de la República para otorgar sueldos que duplican los montos asignados a los viceministros en la ley de salarios.  

Wilson Sandoval, coordinador del Centro de Asesoría Legal Anticorrupción, asegura que la práctica de los viceministros pueden ser consideradas como “una posibilidad de sobresueldos por la falta de transparencia en los procesos de contratación”. Xenia Hernández, especialista en temas de ética pública y lucha contra la corrupción, agrega que “este Gobierno ha demostrado, una vez más, en la falta de transparencia”. 

Ambos coinciden que los viceministros han incurrido en la violación a la ley de ética gubernamental. El artículo seis inciso “c” de la ley prohíbe “percibir más de una remuneración proveniente del presupuesto del Estado, cuando las labores deban ejercerse en el mismo horario”.  

Además, señalan que al no cobrar lo que la ley de salarios indica para el cargo que están nombrados desde la Presidencia, también incurren en la violación a la ley de salarios. Los expertos aseguran que también hay una transgresión al artículo 325 del código penal: “el funcionario o empleado público o el encargado de un servicio público que se apropiare en beneficio propio o ajeno, de dinero, valores, especies fiscales o municipales u otra cosa mueble de cuya administración, recaudación, custodia o venta estuviere encargado en virtud de su función o empleo o diere ocasión a que se cometiere el hecho será sancionado con pena de prisión”. 

Wilson Sandoval asegura que “al no seguir procesos, se rompe con el principio de probidad y se abre la puerta para una deslealtad a los intereses del Estado, por sobre los intereses personales”.

Los diputados de la Asamblea Legislativa están llamados por constitución a aprobar la ley de salarios y, además, a “crear y suprimir plazas, y asignar sueldos a los funcionarios y empleados”. Sin embargo, para los diputados no son suficientes los documentos oficiales obtenidos a través de la LAIP para emitir un pronunciamiento sobre los dobles cargos en el Ejecutivo. 

El Faro pidió una reacción a la diputada del FMLN, Anabel Belloso, miembro de la Comisión de Hacienda. Ella dijo que  “se pronunciaría si había más elementos o datos”. 

Este periódico también buscó a Guadalupe Vázquez, miembro de Gana y presidente de la Comisión de Hacienda. Pese a haber visto los documentos en poder de El Faro, Vásquez dijo que “hasta no tener pruebas de los depósitos de pago, no podía condenar de irregularidad a nadie”. Julio Fabián, subjefe de fracción de Arena y miembro de la Comisión de Hacienda, aseguró que “tiene que investigarse a todos los titulares que estén bajo la modalidad ad honorem porque pareciera una práctica opaca, al igual que el Gobierno pasado”.

Actualización: El 27 de febrero, 24 horas después de la publicación de este reportaje, el portal de transparencia del Ministerio de Trabajo cambió la información de Maritza Calderón y sustituyó su cargo de "asesora del despacho ministerial" por el de "Viceministra". Ese mismo día, el ministro Rolando Castro publicó en su cuenta oficial de Twitter un escrito firmado por él y fechado el 8 de julio de 2019, en el que dice aceptar la renuncia de Calderón al cargo de asesora "a partir del 02 de julio de 2019". En otro escrito divulgado por Castro, la jefa del departamento de Recursos Humanos del ministerio afirma que Calderón fue asesora del despacho del 3 de junio al 1 de julio de 2019. Múltiples fuentes consultadas por El Faro reafirman sin embargo que Calderón mantuvo ambos cargos y los dos salarios hasta la publicación de El Faro en febrero de 2020.


Este texto fue actualizado en la mañana del 27 de febrero. Foto de portada: Reunión del presidente Nayib Bukele junto al gabinete de Gobierno, cortesía Casa Presidencial.