El Faro http://elfaro.net Periodismo independiente y audaz de El Salvador y Centroamerica con noticias, reportajes, investigac es Copyright 2018, El Faro Fri, 20 Jul 2018 14:02:47 +0100 El Faro Cardoza no vota por magistrados http://elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://elfaro.net/es/201807/poderes/22292/Cardoza-no-vota-por-magistrados.htm Poderes Fri, 20 Jul 2018 12:02:41 +0100 http://elfaro.net/es/201807/poderes/22292/Cardoza-no-vota-por-magistrados.htm Los ‘bleus’ son todos franceses - Por Ana María Echeverría http://elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://elfaro.net/es/201807/360grados/22283/Los-‘bleus’-son-todos-franceses---Por-Ana-María-Echeverría.htm 360 grados Fri, 20 Jul 2018 12:00:43 +0100 http://elfaro.net/es/201807/360grados/22283/Los-‘bleus’-son-todos-franceses---Por-Ana-María-Echeverría.htm “La tensión entre políticos y magistrados es saludable” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029641.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22287/“La-tensión-entre-políticos-y-magistrados-es-saludable”.htm La aparente armonía entre el Ejecutivo y el Judicial dejaba dos grandes perdedores: los ciudadanos y el Estado de derecho, cree el exmagistrado Sidney Blanco. Por eso reivindica la tensión entre órganos del Estado como algo natural y necesario. Belarmino Jaime asegura que la partidocracia estaba acostumbrada a manejar la Sala. Rodolfo González cuestiona que "en los países serios lo que hay son declaraciones de desacuerdo, pero siempre se acata los fallos". Acá, dice, "se depotrica y se organizan tarimazos".

]]>
EF TV Fri, 20 Jul 2018 11:55:17 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22287/“La-tensión-entre-políticos-y-magistrados-es-saludable”.htm
Hora de solidaridad con los obispos http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000027528.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22289/Hora-de-solidaridad-con-los-obispos.htm La amenaza de máxima gravedad contra los obispos, también reclama una respuesta de máxima solidaridad, una reacción contundente del pueblo de Nicaragua, católicos y no católicos. El virulento ataque que este 19 de julio lanzó el comandante Daniel Ortega contra los obispos de la Conferencia Episcopal de la Iglesia católica, pretende ser la última estocada para descarrilar la esperanza del país en el Diálogo Nacional, pero está destinado al más rotundo fracaso. Los obispos han expresado que no abandonarán su misión profética al lado del pueblo masacrado, como testigos y mediadores en el Diálogo para facilitar una solución política pacífica, a pesar de las provocaciones del régimen y los ataques contra los templos de la iglesia y contra ellos mismos. Esa es la principal garantía de que a pesar de Ortega, el Diálogo prevalecerá y los obispos nunca le dejarán el espacio vacío para que los sustituya con su maquinaria incondicional de manipulación política.

Pero la amenaza de máxima gravedad contra los obispos, también reclama una respuesta de máxima solidaridad, una reacción contundente del pueblo de Nicaragua, católicos y no católicos, estudiantes universitarios, campesinos, trabajadores, sectores medios, productores, comerciantes, y empresarios. Nadie puede permanecer impasible ante la crueldad de este ataque y la peligrosidad de esta amenaza, y es la hora de expresar el respaldo a los obispos y sacerdotes, con todas las fuerzas de la nación, de todas las formas posibles.

Ortega habló en la plaza con arrogancia y desprecio, como un General ensoberbecido que recién ha ganado una cruenta campaña militar, cuando todo mundo sabe que sus bandas paramilitares se enfrentaron contra ejércitos inexistentes en La Trinidad, Lóvago, Jinotepe, Diriamba, la Unan Managua, Masaya y Monimbó. Y desde la cúspide de su ola de terror, después de masacrar, perseguir y capturar a centenares de ciudadanos en su “operación limpieza”, dirigió su embestida final contra los obispos. Los acusó de “golpistas” ante sus partidarios fanatizados en plaza pública, usando una abusiva cadena nacional de televisión, y exhibió como única “prueba” la hoja de ruta de la democratización nacida del Diálogo Nacional, una propuesta que incluye profundas reformas políticas, una limpieza total del sistema electoral, y la celebración de elecciones anticipadas en marzo del próximo año. Es lo mismo que el propio Secretario general de la OEA, Luis Almagro ha demandado, pero Ortega no se atrevió a confrontar a las 21 naciones del continente americano que este miércoles aprobaron en la OEA una resolución que condena la represión estatal, demanda la supresión de los paramilitares, y apoya el Diálogo con la mediación de los obispos, precisamente para que se lleven a cabo elecciones anticipadas lo más pronto posible. En consecuencia, también la comunidad internacional, empezando por el Vaticano, debe salir en defensa de los obispos. Ellos representan la única oportunidad para facilitar el camino hacia la paz en Nicaragua, despejando la amenaza de la guerra civil que Ortega quiere imponer a toda costa. Y aunque el Diálogo Nacional se encuentra herido por la falta de voluntad política del mandatario, es imperativo reforzarlo con el respaldo de garantes internacionales confiables.

Un presidente inhabilitado para seguir gobernando, porque tiene las manos bañadas de sangre con la responsabilidad de más de 280 muertos, no puede dañar la credibilidad de los obispos, ni hacer mella en la integridad moral de la Conferencia Episcopal. Durante los once años de su dictadura institucional, antes que derivara un régimen represivo y sanguinario, Ortega nunca pudo cooptar ni dividir a los obispos. A su servicio incondicional, siempre estuvo el cardenal Miguel Obando y Bravo bendiciendo las políticas del régimen, al extremo que incluso llegó a proclamarlo Prócer Nacional. Pero los obispos nunca se doblegaron. Se preservaron como la reserva moral de la nación, que en estos meses de rebelión cívica han brindado un testimonio de coraje a toda prueba, y de su compromiso cristiano con la verdad y con las víctimas. Desde la arrogancia de un poder mesiánico, que de forma patética presenta a la pareja presidencial como los ungidos de dios, Ortega ha intentado descalificar a los obispos, y lo que hizo fue descalificar su liderazgo como contraparte del Diálogo Nacional y como un eventual actor en la transición política. Su renuncia a la presidencia hoy, es aún más urgente que antes, para facilitar las reformas que conduzcan al establecimiento de la justicia, la democracia y la paz en Nicaragua.

Carlos Fernando Chamorro es director del periódico Confidencial de Nicaragua. 
 
Carlos Fernando Chamorro es director del periódico Confidencial de Nicaragua. 

]]>
Columnas Fri, 20 Jul 2018 11:33:02 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22289/Hora-de-solidaridad-con-los-obispos.htm
Yuri Cortez: “Muy pronto estaré en Croacia, conociendo su país” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029650.jpg http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22291/Yuri-Cortez-“Muy-pronto-estaré-en-Croacia-conociendo-su-país”.htm Yuri Cortez, el fotógrafo salvadoreño de la agencia AFP que quedó bajo una montaña de futbolistas de Croacia que festejaban el gol de la victoria en semifinales del Mundial ante Inglaterra, ha sido invitado por el gobierno croata a pasar unas vacaciones con todos los gastos pagados en aquel país. Zagreb, CROACIA. El propio Yuri Cortez lo confirmó la noche del jueves 19 de julio en su cuenta personal de Twitter: “Croacia: muy pronto estaré ahí conociendo su país y retratando su cultura, sus bellezas naturales, su gastronomía, y lo que puedan ver mis ojos a través de una #Nikon”.

Horas antes, el fotoperiodista salvadoreño había recibido este mensaje de la Oficina de Turismo de Croacia: “Asegúrese únicamente de traer su buen humor y su cámara de fotos; precísenos las condiciones en las que le gustaría visitar Croacia”. El anuncio le llegó a la oficina de la agencia AFP en México, donde trabaja Cortez.

Yuri Cortez, fotógrafo salvadoreño que trabaja para la agencia AFP. Foto Bernardo Montoya (AFP).
 
Yuri Cortez, fotógrafo salvadoreño que trabaja para la agencia AFP. Foto Bernardo Montoya (AFP).

“Muy contento”, dijo Cortez, que fue contactado por el director de la Oficina de Turismo, Kristjan Stanicic. “Recibí la llamada directa de él, hablamos unos minutos y me dijo que estaba invitado para conocer el país, para conocer todas sus bellezas, toda su comida, toda su cultura, y que no me preocupara por los gastos, que todo estaba cubierto y que solo les dijera la fecha en que podía ir”, relató.

Durante esa visita de una semana, que tendrá lugar a finales de agosto o principios de septiembre, Yuri Cortez y sus acompañantes tendrán la ocasión de descubrir la capital de Croacia, Zagreb, pero también otros lugares de un país en el que el turismo supone el 20 % del Producto Interior Bruto (PIB).

“Después de Zagreb vamos a mostrar a Yuri todo lo que bueno que hay en Croacia, en nuestra costa, nuestras islas y en la Croacia continental”, indicó Kristjan Stanicic.

En el incidente durante la semifinal, el fotógrafo salvadoreño no dejó de hacer fotos pese a verse atrapado bajo la montaña de jugadores. “Esto ha cambiado mi rutina”, admitió Cortez este jueves. “Pienso que va a haber una oportunidad en que los pueda volver a ver de cerca. No encima mío, pero de cerca”, bromeó.

Yuri Cortez, de 53 años y graduado en el Universidad de El Salvador, comenzó su carrera en la década de los ochenta cubriendo la guerra civil que desgarraba su país, y en su carrera ha cubierto conflictos, catástrofes naturales, golpes de Estado o crisis humanitarias.

© Agence France-Presse

]]>
El Salvador Fri, 20 Jul 2018 11:21:41 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22291/Yuri-Cortez-“Muy-pronto-estaré-en-Croacia-conociendo-su-país”.htm
Putin 3 - Resto del Mundo 0 http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029645.jpg http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22288/Putin-3---Resto-del-Mundo-0.htm La FIFA se controla más para hacer negocios económicos oscuros con su Copa del Mundo, pero no tiene limitaciones para actuar de relacionista público de los políticos más jodidos del planeta. El Gran Líder Ruso se consagró en su tierra por encima de Francia y Croacia y, unos días después, Donald Trump, que sabe de fútbol tanto como de casi nada, le entregó la medalla de MVP defendiendo su discurso como propio y criticando a quienes investigan en Estados Unidos las injerencias rusas. Ahora viene Catar, otra oferta de FIFA para que una monarquía absoluta se presente como un gobierno de corderitos de ensueño. Hace cuarenta años, en 1978, cuando el mundo todavía se dividía con un muro invisible llamado Guerra Fría, la FIFA sirvió una Copa del Mundo con oropeles a la dictadura argentina. Antes y durante el Mundial, los militares, que llevaban dos años y se quedarían en el poder otros cinco, lanzaron una campaña internacional con el lema ‘Los argentinos somos derechos y humanos’. La premisa era de un cinismo espeluznante pues, detrás del motto, en los sótanos de escuelas, hospitales y bases militares, miles de personas eran torturadas, asesinadas o desaparecidas. João Havelange, el brasileño que dirigiría los negocios de la FIFA por 24 años, hasta 1998, dejaba pasar todo. Dos años antes de la Copa, con los militares al mando de Argentina de facto durante meses, diría que la FIFA respetaba “a todos los gobiernos constituidos y reconocidos”. La muerte no importaba al negocio del balón.

Este año 2018, FIFA volvió a darnos un baño de cinismo. Kylian Mbappé salió de Rusia 2018 como el símbolo del futuro del fútbol pero la síntesis política de la Copa estuvo en la entrega de medallas: bajo una lluvia ingobernable, un guardaespaldas sostiene un paraguas –uno solo– que sólo cubre las espaldas de Vladimir Putin, el poderoso dueño político de Rusia. El francés Emmanuel Macron y la croata Kolinda Grabar-Kitarović, los líderes políticos de los finalistas de la Copa y los invitados de honor de FIFA, quedaron con sus ropas convertidas en trapos macilentos que les colgaban del cuerpo. El Gran Líder Ruso, seco y elegante, no les dirigió ni una mirada de conmiseración humana.

Vladimir Putin, Emmanuel Macron y Kolinda Grabar-Kitarovic, presidentes de Rusia, Francia y Croacia, durante la ceremonia de premiación. Foto Franck Fife (AFP).
 
Vladimir Putin, Emmanuel Macron y Kolinda Grabar-Kitarovic, presidentes de Rusia, Francia y Croacia, durante la ceremonia de premiación. Foto Franck Fife (AFP).

La escena de las medallas está repleta de símbolos. Cualquier gobernante del mundo, incluso los reticentes líderes chinos, habrían dibujado con sus miradas un gesto mínimo, cuasi imperceptible, y una docena de asistentes habría volado con paraguas para cubrir a todas las personalidades del palco. No Putin. La ausencia de todo gesto –ese desprecio ínclito– fue un gesto en sí, un pronunciamiento más decidor que mil ofensas escritas. El gesto de la ausencia de gesto quedó escrito en piedra: para Putin, los jefes de Estado de Francia y Croacia no están a su altura. La ausencia de paraguas los ubica al mismo nivel que las modelos que sostenían las medallas: decorado. Igualar a líderes políticos al –así se ve– decorado de fondo sitúa al propio Putin donde y como él quiere: único, imperial, supremo. Todo lo demás ha de quedar a sus pies1.

Macron y Grabar-Kitarović pudieron tragarse el descaro de Putin porque tenían un motivo mayor, que excedía al Gran Líder Ruso y, a la vez y sobre todo, lo excluía: Francia era campeón, no Rusia. Macron sabía qué mensaje debía enviar a su país y al mundo. Felicidad, despreocupación por un asunto de protocolo que puede minimizarse: somos campeones del mundo, los mejores, nada más importa. Para Grabar-Kitarović el premio tenía un trasfondo similar: la primera final de la historia para Croacia, una nación pequeña, una especie de Uruguay europeo; no era el campeonato, pero se le parecía bastante. Con las hormonas sueltas en ambas naciones, nadie se ocuparía de la arrogancia de Putin. Cualquier reacción destemplada de Macron y Grabar-Kitarović contra la displicencia del Gran Líder Ruso, por el contrario, les jugaría en contra. Eran los ganadores; la Rusia de Putin, un equipo mediocre, bastante tosco y de tan poco gusto como chupar un clavo, no había llegado siquiera a la final. Cualquiera podría entender la “anti-diplomacia de los paraguas” como un gesto de capricho y revanchismo. Correspondía sonreír, abrazar a los jugadores, sacarse el agua profusa de la cara y hacer como si nada. Ya pasaría como la lluvia–, Francia se quedaría con la Copa, Croacia con el honor hinchado y Putin con el traje seco.

Hay otro personaje sugestivo en la escena de Putin y los premieres. Aparentemente despreocupado por el aguacero y definitivamente entregado al show, Gianni Infantino, el jefe de la FIFA que reemplazó a Sep Blatter, saludaba a los atletas con un entusiasmo similar al de Macron y Grabar-Kitarović. Besaba y entregaba medallas mientras el traje se le pegaba al cuerpo y la lluvia le recorría el rostro como a un amante desconsolado que mira desde la esquina a su examor en la ventana mientras la tormenta se lleva su honra a los desagües. Y de verdad parecía no importarle. Incluso se mostraba jocoso con Putin, a su derecha, una interacción que reforzaba el sentido de la escena: de un lado, Infantino hecho un guiñapo; del otro, el Gran Líder Ruso, impecable.

Y tenía sentido que fuera así: todo jefe de FIFA puede ser como Infantino bajo la lluvia ante el Gran Líder Ruso o como Havelange con la represión ante la dictadura argentina: un cortesano jugando en las salas del poder. Hará lo necesario para que su lugar en la corte se mantenga. Hundirá a quien precise, untará a quien lo pida, callará lo que deba. FIFA es una organización miserable, artera y tramposa. Si no fuera porque su único dios es el dinero, sería un Vaticano futbolístico –pero la Iglesia católica dice creer en algo llamado dios y aborrecer del dinero, que administra tanto mejor que FIFA.

El lema dice que, en los negocios, quien se enoja pierde. Y durante demasiado tiempo FIFA ha sido la epítome de la idea de que, como corporación global del fútbol, no es responsable –ni ha de preocuparse– por la calidad moral de quien está sentado al otro lado de la mesa. Esa hipotética asepsia supone que los negocios son inherentemente asépticos, una relación humana desideologizada, una simple suma matemática, una transacción a-moral: alguien tiene algo que otro quiere y entre ambos acuerdan un precio. Y todos contentos.

Y no. En parte por imposiciones legales 2 y en parte porque no hay sociedades sanas donde prosperan los negocios sucios y tramposos, numerosas grandes y medianas empresas globales han comprendido que, como toda actividad humana, los negocios se sostienen en alguna cosmovisión de las relaciones entre personas. Y no hay una visión del mundo sin una concepción moral. De modo que la manera en que hacemos negocios –y con quién los hacemos– define qué elegimos ser.

No me pondré pesado con el asunto: FIFA entiende eso a medias. En 2015, la Fiscalía de Estados Unidos dio a conocer una investigación de más de catorce años sobre actividades ilícitas en la cúpula de La Organización. Como resultado, más de una docena de altos cargos fueron procesados por fraude y lavado de dinero, y casi veinte otros ejecutivos y empresarios amigos fueron acusados o imputados por participar en lo que los fiscales estadounidenses calificaron como operaciones del crimen organizado.

Fue un asunto grave. La cúpula del fútbol centroamericano y del Caribe quedó desahuciada. Hasta Havelange y su yerno, Ricardo Teixeira, jefe del fútbol brasileño, fueron acusados de corrupción. Numerosas investigaciones se abrieron en al menos una decena de países por casos de pago y cobro de sobornos, y Sep Blatter debió renunciar poco tiempo después de que se conocieran todas las acusaciones. Pero FIFA recién expulsó de su seno a algunos imputados una vez que el escándalo tuvo alguna sanción judicial.

Por supuesto, FIFA desde entonces ha sido más cuidadosa para hacer negocios. En aquel mismo 2015, suspendió la elección del país sede de la Copa del Mundo 20263, pues sobrevolaban las sospechas de que había habido amaños para elegir Rusia 2018 y Catar 20224, y todo el proceso podía quedar manchado. Pero ese cuidado más aparente en los negocios se parece más al comportamiento de un animal salvaje domesticado a los palos: si no fuera porque tiene miedo al castigo, mordería lo que fuere sin miramientos. Es difícil ver que FIFA se renueve y cambie su cultura transaccional capaz de negociar con el diablo mismo si el Infierno garantiza canchas en buen estado –el departamento de marketing ya lo tiene.

Wilfred Ndidi, de Nigeria, disputa el balón a Ever Banega, de Argentina. Foto Wu Zhuang (Xinhua).
 
Wilfred Ndidi, de Nigeria, disputa el balón a Ever Banega, de Argentina. Foto Wu Zhuang (Xinhua).

FIFA aprende a los golpes. Las causas judiciales le han enseñado –hasta que el control se relaje o hasta que cambie su concepción del negocio del fútbol, lo que ocurra primero– que no puede hacer cualquier cosa para mantener rodando la industria de las Copas del Mundo. Cada ejecutivo tiene presión para generar negocios, que en buena medida todavía dependen de ampliar mercados existentes, haciendo eficientes las operaciones en las naciones maduras –en general, las que tienen una selección campeona del mundo–, fortaleciendo los mercados inmaduros y ganando territorios donde antes no sucedía nada, como Asia y África y, con Catar en mente, los países árabes. Pero ya no puede hacerlo, literalmente, a cualquier precio. Mientras la presión judicial exista, FIFA se cuidará las espaldas. Por interés, no por principios.

Pero mientras eso sucede, todavía hay ganancia, pues FIFA no paga ningún costo por sus negocios políticos con los gobiernos de peor prensa. Apenas la sanción moral le cae encima, pero ese veto no entraña consecuencias concretas. La crítica ética está al alcance de los consumidores de fútbol o de la prensa y entraña un tipo de castigo necesario pero inefectivo.

La crítica moral no produce nada en la piel del animal salvaje que dirige el negocio del fútbol. La sanción moral no quita negocios porque es inefectiva, dado que es una herramienta que precisa de prescriptores legales para tener efecto. Nadie va preso por mala reputación mientras no viole la ley, y ninguna ley prohíbe a FIFA hacer negocios con personajes intragables. Mientras la sociedad civil sea la única que se indigne y los políticos y legisladores miren hacia el lado aplicados a otras urgencias, FIFA hará negocios mundialistas con quien quiera.

Allí está la Rusia 2018 de Putin como lo estuvo la Argentina 1978 de los dictadores militares. Como Catar 2022. Y, quién sabe, tal vez Corea del Norte 2034.

*

La FIFA le sirvió a Putin un Mundial extraño. Muchos nos hemos rascado la cabeza para entender el despelote futbolístico. Los campeones del mundo y los eternos candidatos se fueron a casa temprano, jugando poco, mal o peor. Alemania sucumbió como si tuviera una crisis existencial escrita por Goethe, sometida a encontrar nuevamente su alma perdida entre su histórico fútbol industrioso y el descubrimiento del toque romántico. Brasil, que buscaba la revancha de su vida, se volvió enredado en los regates –y las divertidas exageraciones– de Neymar, dejando un sabor dulce de jogo bonito recuperado, pero el mismo regusto amargo de ver a sus estrellas hacer siempre una de más. Argentina puede ser el cielo y el infierno, y esta vez cayó del lado de las llamas: un equipo contrariado, bronco, dependiente del milagro del Messías y tan necesitado de psicoanalistas como de dirigentes serios. España tuvo su final de época: el equipo liviano, suave, de toque majestuoso de 2010 fue ahora una selección morosa, apenas mejor que la ya escorada Roja de 2014, abandonada a la posesión insustancial sin picor ni peso.

Con 33 años de edad, Cristiano Ronaldo disputó con Portugal el que seguramente sea su último mundial. Foto Fabrice Coffrini (AFP).
 
Con 33 años de edad, Cristiano Ronaldo disputó con Portugal el que seguramente sea su último mundial. Foto Fabrice Coffrini (AFP).

En este Mundial murieron varias hegemonías futbolísticas. La de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, más solos que nunca, estrellas en proceso de conversión en supernovas. Con ambos nos esperan años entre algodones, midiendo sus guiños y sus dolores físicos para ver si en Catar 2022 tienen la última de las revanchas, con el cuerpo ya lento pero la cabeza todavía fresca, quizás como guías más que como estrellas. El futuro es de Mbappé, el hijo no reconocido de Ronaldinho y Ronaldo: inteligente, hábil, seductor. Valdano decía que cuando atacaba el viejo Ronaldo atacaba una manada. Con Mbappé lo que sucede es una estampida de velociraptors, imparables y letales. Da gusto ver tanto músculo envuelto por inteligencia, picardía y talento. Que dure.

La caída de España marcó el fin de la hegemonía del fútbol que amasa el balón. Aquella Roja de 2010 –precisa y veloz a un toque– era todavía precisa pero mucho más lenta en 2018, y se sabía dueña de una escuela que funcionó: en Rusia no hubo selección –¿excluidas el cuadro del Gran Líder Ruso, por incapaz, y la Argentina de Messi, por conflictuada?– que no exhibiera un toque preciso, económico, cuidadoso con el balón. Hasta Irán, Marruecos e Islandia parecían hacer rondos y automatismos de memoria.

Sin embargo, quienes llegaron más lejos no fueron las Españas del pasado –las que atacaban con posesión monopólica todo el partido y efectividad suficiente en el área– sino las que usaron ese toque fino y veloz mayoritariamente al contragolpe y las que emplearon el juego de estrategia en las pelotas paradas. La mayoría de las selecciones que hizo el gasto de buscar el partido –en particular, la campeonas del mundo– se fueron temprano a casa. La Francia de Didier Deschamps esperó y se lanzó –veloz, precisa y potente– al cuello de los deprevenidos con su velociraptor Mbappé al frente.

Diré: el nuevo fútbol es tiqui-taca más músculo. La España liviana se lució con el juego de los volantes, tal como Croacia, pero quienes definieron fueron los oportunistas de buen toque y velocidad, como la Francia mbappeana. Ese pragmatismo no está exento de ideología, por supuesto. Como la España parida en el buen toque del Barcelona de Pep Guardiola, hay quien verá la victoria como consecuencia del juego de posesión y el trato del balón con guante. Hay quienes, como la Brasil de Dunga en 2014, elegirán ir a la guerra del modo menos preparado: enviando bailarines de samba a que peleen como soldados de infantería con la aplanadora eficiente de Alemania. Los catenaccieri defenderán como perros y atacarán como hienas, aprovechándose de una sola oportunidad si la tienen. Los simeónicos, un catenaccio moderno, morderán el mediocampo y azotarán a los rivales y golpearán con martillo y velocidad. Y habrá quienes –por no ampliar más el espectro– aprenderán de cada experiencia, macerarán sus enseñanzas y actuarán con oportunismo sin aferrarse a escuela alguna. Esa es la Francia eficiente, creativa, muscular, mutante de Didier Deschamps en 2018. Políticamente integrada, socialmente inclusiva, futbolísticamente atea –diré.

La capitulación de las potencias también dejó lugar para un prolijo, llamativo y esperanzador desempeño de los personajes secundarios 5 . Uruguay despidió a una tremenda generación de futbolistas con una regularidad de mérito, dando cada gota de sudor y todas sus ideas en cada partido. Croacia demostró que este Mundial tenía reservado un lugar para los jefes operativos del fútbol: estrellas como Messi y CR7 viven de la savia de los buenos equipos donde jugadores como los magistrales Ivan Rakitić y Luka Modrić, dos jefes de máquinas silenciosos, comprometidos y profesionales, pueden mover una selección usando un cerebro amueblado con calidad. Podría hablar de Inglaterra como revelación, finalmente decidida a hacer por el fútbol algo más que inventarlo –y quiero decir que, por primera vez en décadas, jugó a la pelota–, pero ese vestido queda mejor en el cuerpo de Bélgica. Hija de un hijo del tiqui-taca, el catalán Roberto Martínez, y dirigida en el campo por Eden Hazard, Bélgica jugó un fútbol agresivo, fantasista y solidario.

El jugador Benjamin Mendy, de Francia, festeja al término del partido final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018. Foto Wu Zhuang (Xinhua).
 
El jugador Benjamin Mendy, de Francia, festeja al término del partido final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018. Foto Wu Zhuang (Xinhua).

Hay una cuestión final que encaja bien con el fútbol político de este final de época. Francia, Bélgica, incluso Inglaterra, son selecciones conformadas con multitud de migrantes. No hay una necesaria traducción de esa composición a la política cotidiana 6, pero sí un mensaje que opera en el nivel de la construcción de cultura ciudadana: las naciones que se abren a los procesos migratorios –o más en general: las naciones inclusivas– tienen mejores desempeños sociales, son más innovadoras, culturalmente diversas que las propulsoras de los nacionalismos económicos o étnicos. Esto no es discurso de verano: es una verdad contrastada en las Ligas y será más firmemente visible con la migración creciente, un fenómeno global irreversible. El fútbol del futuro será sincrético, migrante, amarronado, mulato: un delicioso guiso social 7.

*

Son años convulsos desde que Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos y, por lo tanto, en Imbécil-en-Jefe de la –todavía– nación más poderosa del planeta. Al influjo de la victoria de Trump numerosas naciones han visto emerger con determinación a los movimientos nacionalistas. Muchos de ellos xenófobos y racistas, todos exclusionistas y aislacionistas, irracionales y más cercanos a una fe que a una organización política laica, los nuevos nativismos han puesto al mundo en entredicho. ¿Tantos eran los que habíamos barrido bajo la alfombra confiados en nuestra creencia de que, finalmente, la humanidad –la humanidad: los países desarrollados– había encontrado el camino hacia la igualdad de derechos, a democracias más inclusivas y un mayor respeto de las minorías? ¿O esa bag of deplorables es tan vociferante que su ruido nos distrae, acojona y hace retroceder?

No abundaré en lo conocido: Trump admira a Putin. Y él fue quien le dio la presea final a la reivindicación que FIFA concedió al Gran Líder Ruso siguiendo al detalle su concepción –falaz– de que los negocios –esto es, en su caso, el fútbol– es apolítico 8. En su conferencia de prensa conjunta en Helsinki, Trump entregó cualquier honra a un Putin calmo y sonriente, que no debió decir ni hacer mucho para salir de allí con otra victoria política exactamente un día después del final de Rusia 2018.

Trump dijo, sobre todo, que Putin le había asegurado, de una manera tan firme que a él no parecía dejarle dudas –vaya muñeco–, que Rusia no intervino en las elecciones de Estados Unidos que lo favorecieron con la presidencia. Tras eso, como si hablase a una ronda de amigos y no tuviera a su lado a quien tenía a su lado, se dedicó a desmerecer a los espías del FBI –que lo investigaron– y a Robert Mueller, el consejero especial que también investiga si la campaña de Trump coludió con los rusos. En blanco y negro, Trump dio a Putin la razón en todo y criticó a quienes, se supone, defienden a Estados Unidos de adversarios como, claro, Putin. Todo el arco político estadounidense, incluidos los chupamedias de Trump, criticó al presidente. Putin siguió el vitriolo con una sonrisa levísima, de pícaro, esa clase de gesto casi imperceptible que nadie le vio cuando la lluvia de Moscú

Donald Trump y Vladimir Putin durante la cumbre en Helsinki celebrada después del Mundial. Foto Yuri Kadobnov (AFP).
 
Donald Trump y Vladimir Putin durante la cumbre en Helsinki celebrada después del Mundial. Foto Yuri Kadobnov (AFP).

El Gran Líder Ruso cerró aquella conferencia de prensa con un acto simbólicamente nada menor: le regaló a Trump un Tesltar 18, la pelota oficial de Adidas para el Mundial. Trump, que no tiene un apego por el deporte más allá del golf, dijo que sería para su hijo y la lanzó, con ninguna elegancia, hacia su mujer, para que la agarre. Uno podría decir que la bola quedó en su campo, y tal vez no erraría, pues unos días después se conoció que Trump pidió a sus funcionarios que inviten a Putin a Estados Unidos durante el otoño boreal, y el propio Putin le devolvió los favores cuestionando a quienes se oponen al presidente de Estados Unidos y procuran, dijo, separar las dos naciones. Trump ha dicho que su país se ha equivocado con Rusia y que debe iniciar relaciones amistosas. Putin repitió casi lo mismo, como si –y me cuesta decir que hay sarcasmo– una misma mano escribirá ambos guiones. Si la FIFA dio a Putin una oportunidad de PR, Trump legitimó su autocracia como un gobierno aceptable.

¿Dormir con el enemigo ya no es mal visto? ¿Todo está dado vuelta? En realidad, todo es bastante claro y directo. Trump rinde pleitesía a quien admira y supone con mayor poder, por lo general hombres bien machos sin ningún apego por cursilerías como el respeto de los disensos, los opositores o cualquier idea que no sea suya. Es un fascista expuesto por sus propios actos. FIFA, en tanto, hace negocios futbolísticos con alguna de esa gente a quien Trump admira. Quien ponga dinero, sin importarle su color político, sean dictadores latinos, un proto-zar ruso o una monarquía absoluta que tienen por ley suprema la sharía. Tiene ahora limitaciones legales para actuar con corruptos, pero no posee ningún prurito moral para negociar con cualquier gobierno oscuro mientras no se lo impida –y ninguno lo ha hecho– ningún tribunal. Tanto Trump como FIFA coinciden en otro punto: sólo aceptan imposiciones cuando no tienen otra –porque la ley los sanciona–, pero su desapego por todo decoro, mientras no les implique un paso por tribunales, es similar al de Putin bajo la lluvia. Hacen lo que quieren, sin ocuparse demasiado del cuestionamiento ajeno.

El fútbol es una herramienta del juego geopolítico, y ese juego esconde contradicciones, conflictos y cinismos más o menos encubiertos. Rara vez un gobernante facilita una demostración tan abierta de desprecio por sus adversarios políticos como la de Putin a los premieres de Francia y Croacia –a Occidente– y a la justicia de Estados Unidos –con Trump a su lado–, excepto que desee provocar una confrontación mayor, o ya esté dentro de ella. Y Putin están en ella, y en apariencia con la mano ganadora. Estados Unidos, su antiguo enemigo, tiene a Trump, un Manchurian candidate , lanzándole flores mientras golpea la mesa de sus antiguos aliados europeos con el puño.

FIFA nos da el circo de la Copa mientras Trump ofrece su peligroso traje de clown en Twitter. Y yo participo del baño de cinismo de ambos. (No me animo a decir “todos participamos” porque equivaldría a esconderme, excusándome en una mayoría que también lo hace.) Trump me hace reír en ocasiones, por torpe, patético o estúpido, pero me saca de quicio las más de las veces con su ignorancia y sus arranques de reyezuelo caprichoso. Con el fútbol soy todavía más primitivo. Durante un mes cada cuatro años suspendo mi juicio y me dedico a ver rodar la pelota con fascinación apolítica, y me he vuelto demasiadas veces otro más de la masa, incompresiblemente fervoroso y medio cavernícola.

Como con Trump, sólo salgo del atontamiento de manera reactiva cuando alguna manifestación de la decencia me golpea la frente. En Rusia 2018 ese tirón de orejas lo protagonizaron las chicas de Pussy Riot 9 quebrando el clima de la final: cuando entraron al campo vestidas de Heavenly Police, volví a la realidad de golpe, con un nudo en el estómago, como si ellas me hubieran puesto en evidencia por cobarde o pusilánime. Pero me curé pronto. Volví a prestar nervio a mi deseo de que Croacia mantuviera el ritmo y Rakitić y Modrić le dieran su primera Copa del Mundo. Francia tenía una y tiene a Mbappé, que es joven y será lo que debe ser, un sucesor cuasi-brasileño de Messi. Croacia parecía manchada de la grasa de los operarios de máquinas de un submarino viejo, de esos héroes impensados que de cuando en cuando no ganan una guerra pero te regalan una gran puta batalla.

Festejé sus goles casi como si fueran míos y perdieron los que quería, como suele suceder. Y el campeonato lo ganó Francia, que también está bien. Pero el triunfo final de Rusia 2018 fue para el señor del paraguas único, el emperador vestido con decoro bajo una lluvia que rompió los cielos y bañó democráticamente a todos los demás. A ese hombre FIFA le regaló una Copa, a ese mismo hombre Donald Trump le entregó el poco decoro que alguna vez pudo tener como presidente de Estados Unidos.

Vladimir Putin acaricia el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA. Detrás, Gianni Infantino le ríe la gracia. Foto Alexander Nemenov (AFP).
 
Vladimir Putin acaricia el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA. Detrás, Gianni Infantino le ríe la gracia. Foto Alexander Nemenov (AFP).

La justicia, decía Platón, no es una ventaja exclusiva de ningún grupo, sino una preocupación del bienestar colectivo de toda una comunidad política. Provee a las ciudades, decía el griego, que pensaba localmente sin saber que actuaba globalmente, un sentido de unidad, que es una condición básica de la salud cívica. “La injusticia causa guerras civiles, odio y batallas, mientras que la justicia trae camaradería y un sentido de propósito común”.

Es difícil suponer que el fútbol, el más global, vulgar y bello de los deportes, esa gran herramienta política que detiene a medio mundo mundial cada cuatro años y a cientos de millones cada dos o tres días en cientos de ligas, pueda ser vehículo de justicia alguna. Pero sí está claro que es una herramienta eficiente para ayudar con las injusticias.

FIFA lo sabe y regala su juego a dictaduras, satrapías, zares y jeques. Así fue en Argentina 1978, lo hizo otra vez en Rusia 2018 y ya tiene lista su alfombra roja para la monarquía de Catar 2022.

Tal vez entonces Gianni Infantino no acabe empapado y acepte sofocarse bajo el sol criminal del desierto, pero lo hará sonriente y galante, como demanda estar al servicio del negocio de La Organización. Tal vez, más avispados, los jeques cataríes pongan sombrillas por anticipado para todos. O techen y refrigeren con determinación caribeña los estadios. Da igual: la FIFA tendrá el negocio que necesite, y Catar una presentación de oro en la geopolítica global, un trato turístico, suave, de país normalito. Y participaré (¿participaremos?) del juego y de ese juego.

Jugamos como vivimos, dice el dicho. Vivimos como decidimos jugar nuestras cartas, diría yo.

Sale Rusia, entra Catar. Arbitra FIFA. A partido empatado, pierde el sentido común, cierta ética, la política en serio.

----------

1 Para ser más claro, nada más en una sociedad algo más moderna e igualitaria alguien habría enviado paraguas para las attachés. Pero nadie lo haría en Moscú si el Gran Líder Ruso no da la orden de manera explícita: sin ella, se sobreentiende que nadie debe mover un pelo. Si los invitados VIP no tienen trato de VIP las chicas, largamente más abajo en la escala del ethos político, no tienen por qué ser consideradas más que estólidas estatuas vivientes. Pero también habría de conceder algo más que Putin dejó pasar una oportunidad para sumar una humillación adicional a sus compañeros de palco. Esto es, si enviaba paraguas a las attachés pero no al presidente de Francia y la premier de Croacia. Con ello habría dejado claro que Occidente le merece menos respeto que un aparcacoches de restaurante o un soldado de guardia, porque a los primeros al memos sus patrones les dan un porche donde guarecerse y a los segundos sus sargentos les proveen impermeables de fajina.

2 No me extenderé demasiado, pero algunas normas como la FCPA, la norma que desde 1977, bajo el gobierno de Jimmy Carter, prohíbe la práctica de negocios corruptos de empresas de Estados Unidos en el extranjero, o las convenciones europeas anticorrupción, fortalecidas en 2003 con la creación del GRECO, el grupo de países contra la corrupción, han significado avances en las prácticas internacionales. (Por supuesto, queda mucho por hacer en materia de corrupción facilitada por los estados –como los paraísos fiscales– y a nivel local, sobre todo con una vigilancia más determinada sobre el cabildeo.)

3 Finalmente, esa Copa del Mundo se hará en Estados Unidos, Canadá y México, según anunciara FIFA durante Rusia 2018.

4 Por supuesto, el FBI también investigó si hubo corrupción alrededor de Brasil 2014, una elección futbolísticamente más razonable que Catar, pero sospechosa dado el peso de la familia Havelange-Teixeira en el fútbol internacional.

5 La visión fácil supondrá que, sin los equipos de más renombre, uno se conforma con lo que hay. Es parcialmente cierto, pues hubo buen fútbol más allá de las grandes selecciones.

6 Gran Bretaña votó por autoexcluirse de la Unión Europea, en parte como rechazo a la migración extranjera. En 1998, Francia salió campeón con su primer camada de futbolistas migrantes de sus antiguas colonias y veinte años después, en Rusia, lo hizo con su segunda camada. Pero, en medio, el discurso xenófobo creció en el país, al extremo que Marine Le Pen, hija del histórico líder de la ultraderecha francesa, llegó a disputar la presidencia, que perdió con Macron en 2017, mientras Francia disputaba las eliminatorias a Rusia.

7 Lo cual no significa que haya algo incómodo en el canto glorificador de la diversidad cuando las cosas salen bien. Recuerdo ahora las palabras de Romelu Lukaku, el tremendo 9 de Bélgica, que decía antes del Mundial que cuando él la clavaba era “Lukaku el belga” pero cuando fallaba y todo salía para el soberano culo pasaba a ser “Lukaku el belga de origen africano”. Lo mismo vale para los jugadores franceses: varios de ellos han sido vistos por la ultraderecha lepeniana como otros clásicos africanos cuyas familias vivieron del Estado de bienestar francés. Ahora que esos chicos son exitosos, esa derecha se callará la boca un buen rato –excluido los muy imbéciles– para no tropezar, pero bastará que uno de ellos, campeón y todo, cometa un error sensible a la blancura francesa –conducir borracho, pelear en un bar, insultar: armen la lista– para que alguien les recuerde que son franceses pero no franceses puros. Esa Francia que celebramos es hoy diversa –no olvidemos– porque una buena porción de esos chicos llegaron de la mano de sus padres migrantes o refugiados a Europa desde alguna de las colonias francesas donde aprendieron el francés. Hoy son una historia de éxito, pero hija de un pasado de mierda donde el francés puro mandaba y el negrito obedecía.

8 Ningún deporte, por supuesto, lo es. Trump lo vivió con la versión americana del futbol: Collin Kaepernick, el quaterback de los San Francisco 49ers, inició la protesta contra el maltrato a los negros en Estados Unidos arrodillándose durante el himno Star Spangled Banner antes del inicio de cada partido. Trump la tomó personalmente en Twitter contra él y sus seguidores, acusándolos de antipatriotas. Diré lo obvio, que no escapa a esta historia: Kaepernick es mulato; Trump, racista.

9 Dejaré acá por escrito que, comparado con otros eventos, muy pocos medios hicieron un reporteo agresivo y profundo sobre la desgraciada Rusia bajo Putin durante la Copa del Mundo.

Foto Barbara Sax (AFP).
 
Foto Barbara Sax (AFP).

]]>
Internacionales Fri, 20 Jul 2018 09:52:18 +0100 http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22288/Putin-3---Resto-del-Mundo-0.htm
“Las ZEE son una medida del FMLN que profundiza la neoliberalización” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029639.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22285/“Las-ZEE-son-una-medida-del-FMLN-que-profundiza-la-neoliberalización”.htm 19/07/2018 | Hablamos con Melissa Salgado, investigadora del departamento de economía de la UCA, y Luis González de la Alianza contra la privatización del agua, sobre la propuesta del gobierno de la Zona Económica Especial (ZEE), en el oriente del país. Mientras el Ministerio de Economía rehuye a responder si el proyecto responde a una política de atracción de inversiones de corte neoliberal, impulsada desde un gobierno de izquierdas, Salgado dice que la apuesta profundiza los impactos de las políticas neoliberales, y que se trata de "ideas viejas en nuevos caminos". González dijo que no se pueden pasar por alto los impactos ambientales de una medida de este tipo por la justificación de generar empleos. Salgado y González coincidieron en señalar que a la propuesta del Gobierno le falta incluir representación de las poblaciones y sectores económicos de las zonas. "No se trata de zonas donde no haya nada y se manejan como zonas desérticas, pero ahí hay cooperativas salineras, camaroneras y pesqueras", dijo Salgado. Para la economista, la premisa de que los incentivos fiscales atraen la inversión es una idea ya superada por amplios estudios, ya que los inversores priorizan la búsqueda de otras condiciones, como la infraestructura y la rentabilidad. EF Radio Thu, 19 Jul 2018 17:14:44 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22285/“Las-ZEE-son-una-medida-del-FMLN-que-profundiza-la-neoliberalización”.htm Nicaragua: tres meses de muerte y represión Fred Ramos y Victor Peña http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029637.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_foto/22267/Nicaragua-tres-meses-de-muerte-y-represión.htm Nicaragua lleva tres meses sumida en el abismo. Este 19 de julio es el 39 aniversario de la Revolución Sandinista, cuando los rebeldes entraron triunfantes a la capital, Managua, recibidos por masas que celebraban su llegada. Este año, la fecha histórica llega en medio de una rebelión contra el líder de aquella gesta, y ahora presidente, Daniel Ortega. Lejos de recular, el Gobierno nicaragüense ha decidido aumentar la represión, reventar los tranques, atacar con más fuerza, desalojar los bastiones de la actual rebelión. Nicaragua conmemora su revolución con los roles cambiados: quien peleó en aquellos años contra un gobierno represor es ahora mismo el gobierno represor. Desde los primeros días de las protestas, El Faro ha ido y vuelto de Nicaragua. La situación se agravó con rapidez y ahora mismo parece estancada. Esta es una recopilación de imágenes tomadas desde el día uno de la cobertura. El 16 de abril de 2018, el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) aprobó la reforma al sistema de seguridad social, que fue ratificada al día siguiente por el presidente Ortega. Iniciaron las protestas. Las principales universidades públicas fueron tomadas por los estudiantes. El gobierno respondió con represión y, en cuatro días, murieron alrededor de 70 personas. A pesar de que el 23 de abril Ortega derogó la reforma del INSS, los nicaragüenses no dejaron de protestar y el descontento ya no era solo por la reforma del INSS, era en contra del régimen de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Los nicaragüenses salieron a las calles en marchas multitudinarias para exigir sus renuncias. A mediados de mayo se instaló una mesa de dialogo con el Gobierno, moderada por la Iglesia Católica, y en la que participa la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, formada por estudiantes, campesinos, miembros de la sociedad civil, empresarios. En la mesa se planteó la salida del Gobierno de Ortega a través de unas elecciones adelantadas. El presidente ha dicho públicamente que no va aceptar. “Aquí las reglas las pone la Constitución de la República a través del pueblo, las reglas no pueden a venir a cambiarlas de la noche a la mañana simplemente porque se le ocurrió a un grupo de golpistas” dijo Ortega el sábado 7 de julio, y continuó con su apuesta de terminar con esto por la fuerza. Lo que al principio era una rebelión de los estudiantes en Managua, se expandió a todo el país, los tranques se convirtieron en parte del paisaje urbano y rural de Nicaragua. El municipio de La Trinidad se levantó en contra del régimen, sus habitantes se tomaron el pueblo y se declaró territorio liberado. Incluso la Policía abandono el pueblo. Masaya y Monimbó, bastiones de la revolución sandinista, se volcaron también en contra de Ortega. Muchos de los que se oponen al Gobierno actualmente se consideran sandinistas, pero no orteguistas. En tres meses de protestas se contabilizan alrededor de 350 muertos. EF Foto Thu, 19 Jul 2018 16:43:41 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_foto/22267/Nicaragua-tres-meses-de-muerte-y-represión.htm Festejo en el asteroide B612 http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_367_1185_1156/images%7Ccms-image-000029638.jpg http://elfaro.net/es/201807/el_farolero/22284/Festejo-en-el-asteroide-B612.htm En esta ocasión, la mirada de Otto sobre el triunfo de la joven selección francesa en la Copa Mundial de la FIFA tiene reminiscencias literarias, inspiradas en el sobrenombre del jugador Antoine Griezmann, uno de los pilares de este combinado. El Farolero Thu, 19 Jul 2018 15:51:48 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_farolero/22284/Festejo-en-el-asteroide-B612.htm Un bautizo pecenista para la gracia de Arena http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029622.jpg http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22280/Un-bautizo-pecenista-para-la-gracia-de-Arena.htm La opción de Carlos Calleja para la candidatura a la vicepresidencia ya es militante del PCN. La economista que ha cuestionado la forma de hacer política de los partidos tradicionales y que se ha pronunciado en contra de la idolatría a militares acusados de violación de derechos humanos, se ha afiliado al partido que respaldó las dictaduras militares de los setenta y que ha sido cuestionado por irregularidades en el manejo de fondos públicos y vinculaciones con el narcotráfico. Ella promete un cambio en la política desde el interior del PCN.
La economista Carmen Aída Lazo se inscribió en el PCN para participar en las elecciones presidenciales del 2019 como candidata a vicepresidente en la coalición ARENA, PCN, DS y PDC. Foto Fred Ramos.
 
La economista Carmen Aída Lazo se inscribió en el PCN para participar en las elecciones presidenciales del 2019 como candidata a vicepresidente en la coalición ARENA, PCN, DS y PDC. Foto Fred Ramos.

Acto I

Cuando Carmen Aída Lazo llegó a bautizarse en las aguas del PCN, fue recibida por Luis Lagos, líder del comité electoral, miembro del consejo ejecutivo y estratega del partido. Lagos fue fundador del grupo paramilitar ORDEN durante la guerra y secretario de organización del buque pecenista durante los ochenta. En 2009, Lagos tuvo un punto de quiebre como el que ahora tiene Carmen Aída Lazo: el político dejó de lado su trayectoria de derechas y se metió de lleno al movimiento Amigos de Mauricio, el grupo que impulsó la candidatura del que fuera el primer presidente de izquierdas, Mauricio Funes. Más temprano que tarde, Lagos abandonó ese barco y regresó a su antigua morada.

Este miércoles 18, Carmen Aída Lazo dejó de lado su trayectoria académica para aventurarse en la política bajo la bandera del PCN, un partido cuestionado por su propia historia y su pasado salpicado de irregularidades.

Cuando el viejo y la joven política se encontraron, el pecenista le dio la bienvenida y le deseó buena suerte. Ella, nerviosa y con una sonrisa tímida, colocó sus huellas en la planilla de inscripción y le dio un apretón de mano. Luego se sentó en primera fila entre el público. Con cierta frecuencia pasaba sus dedos sobre sus piernas. Vestía de gris, con una blusa y una falda que le llegaba debajo de la rodilla.

En junio de este año, Lagos y otro estratega político del PCN, Hugo Carrillo, otrora secretario general del partido azul antes de la llegada de Ciro Cruz Zepeda en los noventa, aceptaron una entrevista a El Faro para hablar sobre la revitalización del PCN después de las elecciones legislativas del 4 de marzo, donde lograron aumentar a nueve su número de diputados en la Asamblea. En esa conversación, ambos matizaron las historias de corrupción dentro de su partido, que data desde los sesenta. Con cierta frialdad, soltaron algunas afirmaciones que podrían causar indignación: “Hay dueños de partidos, y los dueños deciden”, dijeron. “No se puede evitar que ningún diputado sufra presiones y acceda a peticiones deshonestas”, dijeron. “El negocio de las alianzas es una operación matemática”, dijeron.

Lazo ahora milita en un partido que piensa así.

Acto II

Antes de convertirse en pecenista, Carmen Aída Lazo posó para una foto de Naciones Unidas: se trata del tercer intento para que los partidos políticos salvadoreños se entiendan a través del diálogo. Ella forma parte del grupo consultor que Benito Andión dejó a mitad de 2017 ante la suspensión de las conversaciones para unos segundos acuerdos de paz. Antes de dejar ese evento, Carmen Aída Lazo cruzó una mirada cómplice con el presidente del partido Arena, Mauricio Interiano.

Aunque ella ahora sea militante pecenista, lo cierto es que fue propuesta por el propio candidato arenero a la presidencia, el empresario Carlos Calleja, después que las postulaciones de Marisol Argueta de Barillas (su primera carta y excanciller de Antonio Elías Saca y actual representante del Foro Económico Mundial para Latinoamérica) y de Mario Salaverría (opción del PCN, exministro de agricultura de Saca y actual presidente de la Asociación Azucarera de El Salvador) se cayeran.

Este miércoles 18 Arena no acompañó a Lazo en la inscripción en el PCN. Sin embargo, fue el propio Calleja quien pidió a los partidos PCN y PDC sumarse a una coalición para apoyar su candidatura y les ofreció el privilegio de llevar ellos el aspirante a vicepresidente. Luego el trato cambió, pero pese a las resistencias de algunos dirigentes que presionaron porque el candidato para completar la fórmula presidencial fuera azul, los partidos terminaron cediendo. A cambio, el PCN pidió un punto de honor: que el o la compañera de fórmula se inscribiera en ese partido. Ganó Calleja, ganó Arena, ganó el PCN, aceptó Carmen Aída Lazo.

El empresario la llevó para que la conocieran y después de unos días de conversaciones, la presentó ante su bancada -la arenera, no la pecenista- el pasado miércoles 11. Fue en una vivienda de la colonia Escalón donde la fracción de Arena la conoció. Este domingo 22, de ser elegida la candidata a vicepresidenta, será oficialmente la compañera de fórmula de Calleja.

Antes de su declaración de fidelidad al PCN, Carmen Aída Lazo cruzó miradas con Interiano, pero ni él ni Calleja ni ningún otro representante de Arena la acompañaron a su bautizo, en el que sí estuvieron otros padrinos: representantes de esa coalición de partidos de derechas que domina… Arena. De hecho, como para separar un poco las cosas (es decir, a Arena y a Calleja del PCN y del PDC y de esa coalición), en el acto de inscripción de Carmen Aída Lazo tampoco ondeó la bandera del instituto tricolor. Sólo los estandartes del PCN, el PDC y Democracia Salvadoreña (DS).

La participación de este último partido resultó una sorpresa. Hasta la semana pasada su nombre no había sido mencionado entre los participantes de la coalición, sólo como posible integrante de una alianza con Arena.

Pero la economista no llegó sola. Uno 25 estudiantes de la Esen la recibieron en uno de los parqueos del hotel. En el público estaba su padre, su madre y otros allegados; también estaban los miembros del Consejo Ejecutivo del PCN y algunos de sus diputados: Eileen Romero, Raúl Beltrán Bonilla, Roberto Angulo y José Antonio Almendáriz. Estos dos últimos formaron parte de la comisión delegada por su partido para negociar con Arena, la democracia cristiana (PDC) y DS el pacto de coalición que incluye la candidatura de Lazo y un protocolo de entendimiento para gobernar en los próximos cinco años.

Un grupo de mujeres militantes del PCN posa para la foto junto a la economista. Foto Fred Ramos.
 
Un grupo de mujeres militantes del PCN posa para la foto junto a la economista. Foto Fred Ramos.

Acto III

Antes de que hablaran los dirigentes de la coalición de derechas, el diputado Almendáriz bendijo el acto con una oración. "Señor Jesús, en este momento te pedimos que nos des capacidad y discernimiento, inteligencia para comprender, sabiduría para hablar...".

Los secretarios generales del PCN y el PDC, Manuel Rodríguez y Rodolfo Parker, y el representante legal de Democracia Salvadoreña, Eduardo Arias Rank, hablaron de la irrupción de Lazo. Rodríguez dijo que ella es la prueba de una apertura en el PCN: “Abrimos el espacio a mujeres, jóvenes, y de esa fecha para acá hemos seguido viento resultados y la aceptación que ha tenido nuestra apertura". Una "apertura" que en las pasadas elecciones les dejó cinco diputados reelectos -algunos con más de 18 años en el parlamento-, otro legislador de vieja data, un excondutor de radio, un prestamista y una sola mujer.

Rodolfo Parker dio un corto mensaje. Sólo atinó a decir que no se trataba de "una coalición de los partidos concurrentes" sino de "una alianza ciudadana". El también diputado incluso tuvo un quebranto en la voz y sus ojos tomaron un tono rojo mientras hablaba. "Vamos a construir no sólo una nueva visión de país sino que la vamos a refrendar con hechos. Bienvenida, Carmen Aída. Que Dios la bendiga".

Eduardo Arias Rank, quien acudió en representación del partido propiedad del empresario Adolfo "Fito" Salume, no habló en primera persona ni en plural. Se refirió a sus acompañantes como terceros. "Creo que los representantes en el podio han expresado muy bien lo que se quiere hacer. Creo que tienen una gran responsabilidad para el país. Es momento de hacer la diferencia, es momento de trabajar por nuestros hijos, por el futuro de todos", dijo.

Con los tres dirigentes en la tarima, Lazo subió al podio. "En primer lugar quiero agradecer al partido de Concertación Nacional, al Partido Demócrata Cristiano y al partido Democracia Salvadoreña por aceptar este día mi candidatura a la vicepresidencia como parte de una gran alianza ciudadana que buscamos hoy con la coalición de estos partidos (...) De corazón yo les digo que felicito a estos partidos por demostrar que puede ser vehículos de este cambio en representación de la sociedad civil". Así inició su discurso.

La precandidata recordó que ella nunca había participado en política partidaria y que siempre estuvo involucrada desde la sociedad civil. Lazo llegó con un discurso hecho. Uno que desde su presentación ha sido repetido de manera constante desde su cuenta oficial en Twitter. Prometió a los salvadoreños "quienes usualmente señalamos a los partidos políticos de tener discusiones cerradas" que "en esta coalición de partidos la ciudadanía se convertirá en ese quinto participante que busca recuperar la esperanza por el futuro de nuestro El Salvador".

En su discurso, Lazo se comprometió a "revalorizar" la política, "porque en la política los principios cuentan". Dijo que su compromiso era con la transparencia, contra la corrupción y con aquellas familias más vulnerables. "Mi compromiso es con el diálogo con tolerancia y mente abierta porque los problemas requieren el involucramiento de todos. Es el momento que los ciudadanos promovamos cambios desde las instituciones y no contra las instituciones, con respeto a nuestras leyes sin olvidar nuestra historia pero con la visión siempre puesta en el futuro". Al próximo gobierno, del que ella quiere formar parte, lo llamó "integrador". La economista nunca mencionó a Arena ni a Calleja. Sólo se presentó como la candidata de los tres pequeños partidos de derecha, aunque ella es una carta del instituto tricolor.

"Y de verdad yo les digo a todas las personas que como yo, hasta hace unos pocos días, hemos sido escépticos de la política tradicional, de verdad yo los invito a dejar la comodidad y pasemos de expresar nuestras frustraciones a través de las redes sociales para participar activamente en la política", dijo casi al final de un discurso que no duró más de seis minutos y en el que estuvo acompañada de seis miembros de la sociedad civil entre los que se encontraban los empresarios Alfredo Atanacio Cader y Claudia Cáceres.

Acto IV

Hasta ahora, Carmen Aída Lazo era una de las representantes de la sociedad civil y académicas más reconocidas en materia económica en el país. Es decana de la Esen desde 2012 -un instituto creado por la familia Poma (financista de Arena)- y a lo largo de la última década ha colaborado con diferentes proyectos como Fomilenio II y otros vinculados a organizaciones multilaterales. En noviembre de 2017, fue una de las más críticas a la reforma de pensiones porque consideraba carecía de un planteamiento integral y que no tomaba en cuenta aquellas pensiones desproporcionadas -de alta contribución- que algunos salvadoreños reciben por decreto desde el gobierno del arenero Francisco Flores. En febrero de este año también cuestionó las plataformas legislativas de Arena y el FMLN al señalar que omitían soluciones a profundidad para solventar la crisis fiscal. En noviembre de 2016, ella fue una de las que apoyó las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para restablecer el cauce de las finanzas nacionales.

En su cuenta de Twitter, Lazo ha plasmado un poco de sus posiciones o por lo menos de con qué temas podría sintonizar o dejar abierta la posibilidad de discutir diferentes puntos de vista. En varias oportunidades, ha retuiteado mensajes que tienen relación con reformas al código penal para la aprobación del aborto en dos causales. Recientemente, cuando un grupo de diputados de Arena acompañó la introducción de una pieza de correspondencia sobre una ley de educación integral, Lazo replicó un mensaje de Alexandra de Sola, vicepresidenta de la organización Voces Vitales: "Debemos invertir YA en una educación integral para nuestros niños y niñas y poder prevenir embarazos no deseados, violencia familiar y abusos sexuales. Educación es poder. #NoALaViolencia #SiALaEducaciónSexual ", publicado el 3 de julio. Esta propuesta fue presentada por un grupo de mujeres detrás del movimiento Nuestro Tiempo que el exdiputado de Arena Johnny Wright busca convertir en su partido político. A los días siguientes, la iniciativa fue enviada a archivo por la comisión de educación y cultura donde los partidos Arena, PCN y PDC dominan.

En la red social, la economista también ha sido capaz de cuestionar directamente las expresiones de una diputada de Arena que ingresó por primera vez en la Asamblea Legislativa en la legislatura 2018-2021, que inició el pasado mes de mayo. "Vergonzoso tuit que nos recuerda que no toda cara nueva es sinónimo de renovación", respondió Lazo a un mensaje en Twitter de la diputada Milena Mayorga en el que vanagloriaba a uno de los militares acusado de violación de derechos humanos durante el conflicto armado. "#DíaDelSoldadoSalvadoreño recordando a un héroe que dio su vida por la Patria Cnel. Domingo Monterrosa siempre al frente de la batalla", escribió Mayorga. "Es vergonzoso cualquiera que defiende el uso de la violencia por su ideología...¿justifica un tuit en el que se ensalza la figura de un asesino?", respondió luego la economista a otro usuario que participaba de la misma conversación.

Monterrosa fue el primer comandante del Batallón de Reacción Inmediata Atlacatl, un comando élite del ejército entrenado por Estados Unidos al inicio de la guerra civil salvadoreña. En diciembre de 1981, el Atlacatl, con Monterrosa al mando, lideró las masacres de El Mozote y sitios aledaños. El operativo militar devino en el asesinato de 978 campesinos, más de la mitad menores de edad. El último comandante del Atlacatl fue el hoy diputado pecenista Antonio Almendáriz.

Esa Carmen Aída Lazo es la que se inscribió este miércoles 18 de julio como militante de un partido que durante los setenta respaldó a las dictaduras militares en El Salvador. El PCN fue el partido que el expresidente de Arena Alfredo Cristiani y un grupo de funcionarios de las fuerzas armadas usaron para impulsar la ley de amnistía de 1993; el mismo que mantuvo el control de la Corte de Cuentas durante 28 años bajo la dirección de Hernán Contreras, institución que Arena cedió a cambio de que la apoyara en la promulgación de varias leyes. La economista se afilió a un partido que tiene dos exdiputados suplentes perseguidos por narcotráfico (Roberto Silva Pereira y Wilber Rivera Monge) y que llevó al poder en el municipio de Metapán a Juan Umaña Samayoa, el exalcalde prófugo vinculado al Cártel de Texis. Un partido que en 2001 apoyó la dolarización de El Salvador promulgada por Arena a cambio de que no aprobaran un antejuicio de mérito en contra del diputado y exvicepresidente Francisco Merino por atentar contra la vida de una oficial policía. Merino tiene más de 18 años en el parlamento y fue uno de los que también acompañó las conversaciones con Arena, el PDC y DS para la coalición que llevará la fórmula Calleja-Lazo en 2019. Hoy fue uno de los que no estuvo presente en la inscripción al partido azul.

Aparte de cargar consigo todas las cruces de este partido, ¿qué principios deberá respetar Carmen Aída Lazo como miembro del PCN? "Todas las personas que se inscriben llenan una solicitud donde aceptan la posición del partido en estos temas (...) Nosotros respetamos los principios cristianos, el sí a la vida, el oponerse al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo, el tema de la educación sexual que es un derecho que sólo tienen los padres y que nadie puede educarlos de una manera diferente. Todo eso está dentro de un documento que ella ha firmado este día", respondió este miércoles a El Faro el secretario general del PCN, Manuel Rodríguez, cuando se le preguntó sobre el distanciamiento que podría haber entre los mensajes de Lazo y su partido.

Carmen Aída Lazo. Foto Fred Ramos.
 
Carmen Aída Lazo. Foto Fred Ramos.

Acto V

Habían pasado unos 20 minutos desde su unción pecenista, y unos tres desde que finalizó su primer discurso como militante de ese partido, cuando Carmen Aída Lazo se enfrentó a la prensa. Dijo que no daría espacio a preguntas, pero insistimos. Como hace la vieja guardia de la política salvadoreña, ella ya comienza a mostrarse esquiva ante las preguntas de la prensa.

—Carmen Aída, ¿por qué se inscribió en el PCN? ¿Era un requisito para la candidatura?
—Es un requisito legal, la Constitución exige que tienes que inscribirte en un partido político para poder participar en elecciones.
—¿No crees que tu perfil desentona con este partido?
—…

Carmen Aída Lazo se dio la vuelta y se marchó sin dar respuesta.

]]>
El Salvador Thu, 19 Jul 2018 07:34:29 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22280/Un-bautizo-pecenista-para-la-gracia-de-Arena.htm
Partidos se toman otra foto y prometen rescatar acuerdos de nación http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_94_0_1905_1208/images%7Ccms-image-000029632.JPG http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22279/Partidos-se-toman-otra-foto-y-prometen-rescatar-acuerdos-de-nación.htm ¿Qué nos garantiza que esto no sea una foto para limpiar la cara de los partidos políticos? “No tenemos ninguna garantía”, respondió Mario Vega, líder de la iglesia Elim y que forma parte del equipo del Diálogo Político. El primer intento por lograr estos acuerdos lo coordinó Benito Andión y fracasó —en buena medida— por la negativa de Arena, según revelaron fuentes internas del partido en 2017. Los jefes de todos los partidos políticos se tomaron una foto con la que se comprometen, de nuevo, a buscar una especie de segundos Acuerdos de Paz. El primer intento que se había hecho para lograrlo fracasó en los primeros seis meses de 2017, cuando la ONU nombró un embajador especial para mediar, principalmente, entre el FMLN y Arena.

—Muy pegados nos han puesto, dice Mauricio Interiano, presidente de Arena.

—No nos vayan a confundir, bromea Medardo González, secretario general del FMLN que se aleja de Interiano unos centímetros.   

El protocolo obligó a los jefes de los dos partidos mayoritarios, Arena y FMLN, a sentarse juntos  en unas sillas que ya tenían asignados los nombres de cada jefe de partido. Así aparecieron, en una foto poco común, el jefe de Arena, Interiano; González, del FMLN; Manuel Rodríguez, del PCN; Rodolfo Parker, del PDC y Juan José Martel, del CD. Faltó a la actividad Andrés Rovira, presidente de Gana, que alegó enfermedad, aunque ya había firmado el compromiso.

En la segunda fila, sentaron a las personas que promovieron el diálogo entre los políticos bajo el auspicio de las Naciones Unidas: Sandra de Barraza, coordinadora de la extinta Comisión Nacional de Desarrollo; Héctor Dada, economista y exministro de economía; Carmen Aída Lazo, académica y precandidata a la vicepresidencia que luego corrió a inscribirse al PCN; Mario Vega, pastor de la Iglesia Evangélica Elim; Fidel Chávez Mena, excanciller de la república y que ha fungido como directivo de Avianca El Salvador; entre otras personalidades.

El boletín de prensa de Naciones Unidas lo ponderó de la siguiente manera: “Los líderes políticos asumen compromiso conjunto para la construcción de Acuerdos de Nación”.

El secretario general del PCN, Manuel Rodríguez, saluda al secretario general del PDC, Rodolfo Parker. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
El secretario general del PCN, Manuel Rodríguez, saluda al secretario general del PDC, Rodolfo Parker. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

En la práctica, fue la presentación en sociedad de un pacto que se firmó el 11 de julio pasado y que tiene como fin crear mesas técnicas sobre seguridad pública, crecimiento económico, fortalecimiento del sistema democrático, educación para la productividad y salud. Trabajarán sin cámaras, ni luces de medios de comunicación y cada acuerdo se irá anunciando en la medida que vaya ocurriendo. Es decir, no tienen fecha límite o designada para entregar los resultados.

No hay nada concreto, pero de haberlo, pueden surgir pactos de distinto tipo: un acuerdo de magistrados de Sala de lo Constitucional; acuerdo de votación por endeudamiento de $3 mil 607 millones para salvar al próximo presidente de otro impago, y así.

¿Cuándo? Según el secretario general del FMLN “El objetivo ahorita es que las cinco mesas temáticas produzcan algo lo más pronto posible”. No  hay fechas, secunda Mario Vega, pero afirma que desde que está en el grupo ha habido reuniones cada semana. “Es intenso”, agrega.

¿Qué nos garantiza que esto no sea una foto para limpiar la cara de los partidos políticos? “No tenemos ninguna garantía”, afirma Vega. Este líder religioso ha participado desde el inicio en el grupo de apoyo que promueve el diálogo entre los partidos.

Un integrante del grupo que promueve el diálogo y que habló solo bajo el anonimato, para evitar el ruido que sus declaraciones pueden crear en las mesas de trabajo, dice que los mismos partidos propusieron hacer público lo firmado en un documento el pasado 11 de julio. “No sabría decirte qué partido fue, pues es algo que surge de ellos, en las comunicaciones que ellos tienen. El grupo de apoyo (en el que yo estoy) solo está llevando y trayendo, por ejemplo, sistematizando las ideas que se discuten con ellos", explicó.

La iniciativa es promovida por un grupo de 32 embajadores junto a un grupo de personalidades que representan a organizaciones no partidarias.  

En retrospectiva, es la ejecución de un Plan B, tras el boicot de Arena al primer intento de negociación que fue anunciado en el marco del 25 aniversario de los Acuerdos de Paz, en enero de 2017. En aquel momento,  Naciones Unidas designó como mediador a Benito Andión, quien estuvo en El Salvador durante seis meses y se fue sin poder entregar una propuesta para resolver los principales problemas del país.

Andión, embajador de carrera y personalidad de confianza de los firmantes de la paz de ambos bandos, procuró que los dos principales partidos acordaran una agenda de trabajo, pero Arena boicoteó el proceso por temor a que rindiera frutos electorales al FMLN. Antes de retirarse, el exembajador de origen mexicano lanzó un plan alternativo.

El primer mediadior designó a Fernando Aramayo, de origen boliviano y que también había trabajado en actividades similares con la ONU. La primera misión de Aramayo fue coordinar a un equipo de 11 salvadoreños que, por ser personajes destacados en la opinión pública o por sus profundos conocimientos técnicos, pudieran acercar las posturas que Andión no logró juntar ni siquiera en una mesa bilateral. Este equipo de 11 miembros es ahora el "Grupo de apoyo al diálogo político" y es el que aparece representado en la segunda fila de la foto de la presentación de este día.

Actividad de firma de partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa para acuerdos de nación. Una iniciativa de la Organización de Naciones Unidas. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
Actividad de firma de partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa para acuerdos de nación. Una iniciativa de la Organización de Naciones Unidas. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

Cada partido tiene sus propios designados para cada mesa. Por parte del FMLN destacan: Benito Lara, exministro de Seguridad y exdiputado;  Misael Mejía, diputado de la Comisión de Seguridad; César Villalona, asesor de asuntos económicos del partido; Alfonso Goytia, experto en economía y derecho del partido en el gobierno y exfuncionario;  Jackeline Rivera, exdiputada y excandidata a la alcaldía de San Salvador.

Arena ha designado a sus diputados y diputadas: Margarita Escobar, exvicecanciller y ahora presidenta de la Comisión de Economía; Rodrigo Ávila, excandidato presidencial de Arena y diputado de comisión de Seguridad y René Portillo Cuadra, excandidato a vicepresidencia y diputado de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales.

El PCN eligió a Manuel Vicente Sánchez, hijo del expresidente Fidel Sánchez Hernández y al que el secretario general del PCN, Manuel Rodríguez, calificó como un técnico de su confianza, que no está necesariamente asociado al partido.

Nombrar a los delegados de confianza para las mesas técnicas ya es un avance en comparación con el primer intento de lograr los acuerdos. El año pasado, fuentes que atestiguaron los esfuerzos del mexicano Andión para lograr avances indicaron a El Faro que Arena no eligió a sus personajes destacados. Eso provocó un notable retraso. Uno de los motivos que Arena esgrimió para negarse a materializar las intenciones de diálogo fue que el Gobierno del FMLN no cumplía sus compromisos en materia fiscal. 

Antonio Armendáriz, del PCN, conversa con el presidente de Arena, Mauricio Interiano. Cerca de ellos, Benito Lara, exfuncionario del FMLN. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
Antonio Armendáriz, del PCN, conversa con el presidente de Arena, Mauricio Interiano. Cerca de ellos, Benito Lara, exfuncionario del FMLN. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

 

]]>
El Salvador Wed, 18 Jul 2018 20:20:29 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22279/Partidos-se-toman-otra-foto-y-prometen-rescatar-acuerdos-de-nación.htm
Los ‘bleus’ son todos franceses http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029630.jpeg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22275/Los-‘bleus’-son-todos-franceses.htm París bien vale esta fiesta. Francia entera. Viejos y jóvenes de todas las clases sociales y orígenes invadieron avenidas y calles, parques y plazas, cantando y bailando y ondeando banderas que tiñeron de una euforia tricolor toda Francia. “Somos campeones”. Hacía ya varios años que los franceses, conocidos por su joie de vivre –ese tan celebrado y envidiado disfrute de la vida–, no habían salido unidos a las calles para celebrar y bailar y festejar. Desde la oleada de atentados en su suelo, que empezó con el ataque contra el diario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero del 2015, los franceses se habían volcado a las calles con rabia y tristeza, con desesperanza, desconsuelo y amargura, para llorar y homenajear a las víctimas de ataques cometidos en nombre del islam. París bien vale esta fiesta. Francia entera.

Viejos y jóvenes de todas las clases sociales y orígenes invadieron avenidas y calles, parques y plazas, cantando y bailando y ondeando banderas que tiñeron de una euforia tricolor toda Francia. “Somos campeones”.

Hacía ya varios años que los franceses, conocidos por su joie de vivre –ese tan celebrado y envidiado disfrute de la vida–, no habían salido unidos a las calles para celebrar y bailar y festejar. Desde la oleada de atentados en su suelo, que empezó con el ataque contra el diario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero del 2015, los franceses se habían volcado a las calles con rabia y tristeza, con desesperanza, desconsuelo y amargura, para llorar y homenajear a las víctimas de ataques cometidos en nombre del islam.

La última vez que una marea humana se congregó en la céntrica plaza de la República –que el domingo por la noche, tras la victoria contra Croacia, fue escenario de una alegría desbordada y desbordante, de abrazos entre desconocidos, de gritos de victoria y cantos de esperanza– fue en homenaje a los cientos de víctimas de la masacre perpetrada por Daesh, el Estado Islámico, el 13 de noviembre del 2015 en Le Bataclán, una sala de espectáculos cercana, y en varios restaurantes y cafés de ese barrio popular.

Las lágrimas y sangre volvieron a correr hace casi exactamente dos años, el 14 de julio de 2016, en Niza, donde un atentado con un camión dejó a Francia, el país de Europa más golpeado por el fanatismo religioso, aún más traumatizada.

Como suele suceder, esos atentados fueron terreno fértil para nacionalismos y racismos, contribuyendo a que, en las pasadas elecciones presidenciales, uno de cada cinco franceses votara por el partido de extrema derecha xenófobo liderado por Marine Le Pen.

Es en ese contexto, y en el de la creciente ola antinmigración que se vive en Europa y en Estados Unidos, donde la crueldad de la política migratoria del gobierno de Donald Trump ha provocado reacciones de rechazo incluso en las filas republicanas, en el que la conquista por los bleus de una segunda Copa del Mundo reviste una dimensión que va más allá del fútbol y adquiere características de construcción de nación.

“Siento que he amanecido en un nuevo país”, me escribió una amiga parisina el lunes, un día después de la victoria contra Croacia. ¡Un partido de fútbol! Sólo eso: dos equipos de once hombres corriendo detrás de un balón.

¿Pero por qué entonces tantos sentimos que el triunfo de Francia es bastante más que una conquista deportiva y que tiene una dimensión vital, existencial, histórica? Ha levantado los ánimos, ha reavivado sueños y ha creado la ilusión, probablemente efímera, de una nación unida que asume su identidad multicultural y diversa, producto de los procesos de colonización y descolonización y de la inmigración provocada por guerras, la miseria y la desigualdad que predomina en varios continentes.

El equipo que ha llenado de orgullo a los franceses y suscitado un clima de euforia que no se sentía desde hacía mucho tiempo está compuesto, en su gran mayoría, por jugadores que emigraron con sus familias a Francia muy pequeños, o que son hijos o nietos de inmigrantes. Y que son y se sienten totalmente franceses.

Todos y cada uno de ellos entona la combativa Marsellesa, el himno francés, con orgullo manifiesto, como se comprobó en cada uno de los partidos que jugaron en Rusia. Lo que no es el caso en Estados Unidos, donde muchos jugadores afroamericanos se arrodillan cuando se entona el ‘Star Spangled Banner’ en protesta por la discriminación que prevalece en ese país.

Esa diversidad étnica –que no es más que un reflejo de la Francia del siglo XXI– fue celebrada el martes, dos días después del triunfo, por el expresidente norteamericano Barack Obama en ocasión de la conmemoración en Johannesburgo del centenario del nacimiento del exmandatario sudafricano Nelson Mandela.

Los bleus “no parecen todos ser gaulois”, dijo Obama con una sonrisa, refiriéndose a la designación de los pueblos que habitaron la región que los romanos llamaban la Galia, la antigua Francia. “Pero son franceses, son franceses”, insistió el exjefe de la Casa Blanca, cuyas declaraciones contrastan con las del presidente venezolano, Nicolás Maduro, para quien fue “África quien ganó la Copa del Mundo”.

De los 23 jugadores que conforman el equipo que ganó el Mundial, 14 tienen origen o herencia africanos. Uno de ellos, el defensa Benjamin Mendy, tuvo una respuesta tajante a comentarios como el de Maduro. En un mensaje de Twitter que se volvió rápidamente viral, Mendy reafirmó el martes algo indiscutible: los campeones del mundo son franceses. Punto.

El mensaje fue escrito en respuesta a Sporf, una empresa de comunicación digital que publicó un gráfico en el que, junto a cada seleccionado francés, colocó la bandera de su país de origen o herencia. Mendy retomó la lista y al lado suyo y de cada uno de sus compañeros puso la misma bandera: la tricolor de Francia.

Es esa idea, ese ideal de una Francia multicultural y diversa, donde sus ciudadanos de orígenes distintos se sienten ante todo franceses, que la victoria de Francia en el Mundial parece haber vuelto un poco menos utópica. “Esta es la República que nos gusta, unida y diversa, patriótica y abierta, nacional y no nacionalista”, escribió el diario Libération al día siguiente del triunfo de los bleus.

Y es esa Francia abierta y diversa –reflejada en el mítico grito de black blanc beur (negro blanco árabe), que por primera vez se escuchó en la avenida de los Campos Elíseos en 1998, cuando Francia conquistó su primer título de campeón del Mundo, y que el domingo volvió a resonar en las calles del país galo– la que ha sido honrada, celebrada, destacada y homenajeada en todas las fiestas espontáneas y oficiales que han acompañado el triunfo mundialista.

Por supuesto que queda muchísimo por hacer, que los procesos de inmigración son difíciles y complejos, y que el camino hacia la concreción de esa nueva Francia, unida en su diversidad, es muy largo. Analistas, historiadores y observadores destacan que la diversidad del equipo francés no se ve reflejada en las estructuras del poder político ni económico, que siguen en manos de una élite, y que los suburbios de París y las grandes ciudades son aún foco de desigualdades sociales y económicas, terreno propicio para delincuencia y violencia.

El despertar fue duro en 2002, cuando el ambiente de unidad nacional creado por la primera estrella conquistada en el Mundial de 1998 quedó hecha trizas con la llegada a la segunda vuelta presidencial de Jean Marie Le Pen, líder de la extrema derecha racista y xenófoba. Pero lo bailado nadie nos lo quita, y el triunfo el domingo en una cancha de fútbol en Rusia ha dado alas al sueño, seguramente quimérico, de esa nueva identidad francesa unida en sus diferencias.

El profesor universitario Yvan Gastault, que anima el sitio digital wearfootball.org, va incluso más lejos, al considerar que la victoria del equipo de Francia vuelve hoy obsoleto el tema de la integración, al quedar remplazado por otro: el de la fraternidad. “Ese valor republicano, que ha resultado algo golpeado en el último tiempo, sobre todo en lo que concierne la acogida a los refugiados, ha hallado un nuevo aliento gracias a los 23 futbolistas que, como un solo hombre, despliegan valores republicanos que se resumen en un ideal de fraternidad encarnando una Francia unida más allá de todas las diferencias”, escribió.

Y aunque la magia quizá no durará mucho, y las controversias de todo tipo volverán a dominar la agenda social y política, los franceses han vuelto este pasado fin de semana a saborear el optimismo y a disfrutar de un sentimiento de orgullo nacional, basado esta vez en la inclusión y el elogio de la diversidad. Más allá del fútbol, esta copa podría por eso haber marcado un giro histórico. Un gol mundial.

Jugadores de Francia festejan en la ceremonia de premiación al término del partido de la final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018. Foto Li Ga (Xinhua).
 
Jugadores de Francia festejan en la ceremonia de premiación al término del partido de la final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018. Foto Li Ga (Xinhua).

]]>
Columnas Wed, 18 Jul 2018 18:46:55 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22275/Los-‘bleus’-son-todos-franceses.htm
El guiño de Carmen Aída http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_10_7_2000_1333/images%7Ccms-image-000029629.JPG http://elfaro.net/es/201807/ef_foto/22281/El-guiño-de-Carmen-Aída.htm Carmen Aída Lazo participó el miércoles 18 en una actividad auspiciada por Naciones Unidas como parte de un grupo de ciudadanos que median acuerdos de nación entre los partidos políticos. En la imagen, la académica y decana de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), intercambia miradas con el presidente de Arena, Mauricio Interiano. Al finalizar la actividad, ella corrió hacia otro evento: su afiliación al Partido Concertación Nacional. Lazo es carta de Arena para acompañar al candidato Carlos Calleja, pero se inscribe en el PCN para honrar un acuerdo entre estos partidos de cara a las presidenciales de 2019. EF Foto Wed, 18 Jul 2018 18:38:19 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_foto/22281/El-guiño-de-Carmen-Aída.htm La reunión secreta entre Belarmino Jaime y Sigfrido Reyes http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029628.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22273/La-reunión-secreta-entre-Belarmino-Jaime-y-Sigfrido-Reyes.htm Los magistrados de la Sala de lo Constitucional (2009-2018) se reunieron en secreto, en diversos momentos, con representantes de los partidos políticos. Algunas reuniones fueron subidas de tono, sobre todo al inicio del mandato. "En un momento a mí me quedó claro que lo que querían decir era que básicamente 'nosotros sabemos cómo llevamos al país, ustedes recién van entrando'", dice Belarmino Jaime. Algunas reuniones fueron en hoteles, otras en el Arzobispado de San Salvador, con monseñor José Luis Escobar Alas como mediador.

]]>
EF TV Wed, 18 Jul 2018 18:16:36 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22273/La-reunión-secreta-entre-Belarmino-Jaime-y-Sigfrido-Reyes.htm
Todas las miserias afloran en el juicio de una matanza cometida por policías http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_0_2000_1333/images%7Ccms-image-000029582.JPG http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22262/Todas-las-miserias-afloran-en-el-juicio-de-una-matanza-cometida-por-policías.htm Tras más de 35 horas de juicio por la matanza de Zaragoza, los tres jueces deliberan. Frente a ellos desfilaron víctimas, policías y forenses para hablar o callar sobre una tarde de 2016 en que ocho policías dejaron atrás los cadáveres de tres pandilleros y un obrero. Los cuerpos tenían más de diez perforaciones de bala, pero solo se hallaron cuatro casquillos policiales. Algunos cuerpos estaban quemados por la cercanía de la carne y el cañón. Policías con amnesia, un fiscal al borde del colapso y ocho defensores agresivos componen este relato al que solo le falta la sentencia. Día uno. 2 de julio de 2018. La cámara Gesell.

Lo primero que se debate en la sala diez del Tribunal Segundo de Sentencia de Santa Tecla, compuesto por tres jueces, es si el testigo clave, Abraham, debe o no declarar en cámara Gesell. Abraham es testigo directo de lo que ocurrió en aquella casa de Zaragoza minutos antes de la matanza.

Abraham tiene régimen de protección, por lo que en el juicio nadie le llama por su nombre. Es menor de edad, tiene solo 13 años, dicen en el debate. Todos en este juicio público, al que cualquiera puede entrar, sabemos quién es Abraham. Es un puro acto de formalismo no decirlo. Cuando los abogados defensores cuchichean afuera de la sala diez del Centro Judicial de Santa Tecla durante una pausa, se refieren a Abraham como "la niña".

En aquella casa de Zaragoza donde quedaron cuatro cadáveres el 8 de febrero de 2016, solo había una persona de 13 años, una niña que vio cómo tres pandilleros heridos descendieron del techo y se refugiaron en un altillo. Tras ellos, cayeron tres policías con uniforme gris camuflado, y los rostros tapados con pasamontañas. Eran miembros de una unidad que fue disuelta por el director de la Policía a principios de este 2018, dos años después de lo que pasó aquella tarde, por considerar que se había convertido en un grupo sin control, donde sus miembros se encubrían entre sí, hicieran lo que hicieran: Grupo de Reacción Policial (GRP). Célebre por, entre otras, participar en la masacre de San Blas.

Los tres agentes del GRP cayeron a la casa de Villas de Zaragoza dos años antes de que esa unidad fuera disuelta, y muchos de sus miembros incorporados a otros grupos también señalados por atropellos de todo tipo. Esta matanza es un circulito de la violencia en medio de círculos más grandes.

La niña estaba en la casa. Estaba también Dayana y Aarón, su bebé de tres años en brazos. Dormido, en el cuarto del altillo, estaba Armando, pareja de Dayana, padre de Aarón. Armando tenía 23 años aquel día, y la noche anterior había trabajado jornada completa en una fábrica de plásticos, según quedó registrado en el reloj marcador de los obreros. Volvió a casa, comió algo, se puso una calzoneta anaranjada y se echó a descansar pocas horas antes de que pandilleros y gerrepés cayeran del techo.

Lo pandilleros huían por los techos. Los testigos no escucharon disparos en ese momento. Los pandilleros sangraban cuando cayeron, recordó la niña cuando le pregunté el día mismo de los hechos. Sangraban, recordó Dayana cuando le pregunté en una morgue de bajo costo dos días después de la matanza. Dos gerrepés bajaron. Pateaban en el suelo a los pandilleros mientras otro sacaba a Armando del cuarto del altillo y lo tiraba junto a los demás, contaron las testigos. En ese momento, para efectos de lo que ocurrió, Armando paso a ser un pandillero a los ojos de los gerrepés. Y lo trataron como suelen tratar a un pandillero rendido tras una persecución. Aún no sonaban disparos.

Cinco policías más aporreaban la puerta de enfrente. Ordenaban a gritos que quitaran el candado. La niña lo intentó. Llevó una llave, pero los nervios no la dejaron abrir. Un policía saltó la cerca, entró a la casa y rompió el candado. Cinco uniformados de azul, también con la cara tapada, entraron a la vivienda.

Dayana gritaba. La niña gritaba. Dayana rogaba a los uniformados que vieran una credencial que decía que Armando era obrero. Los policías lanzaron la credencial al suelo y, a punta de fusil, echaron bajo amenazas de muerte a Dayana y a la niña. Luego, ambas escucharon disparos. Varios disparos.

La primera vez que escuché el relato no me lo contaban a mí. La niña, desesperada, se lo contaba a la madre de Armando, a la par de la cinta amarilla con que la Policía cerró varias cuadras a la redonda. La madre, una empleada doméstica, acababa de llegar porque su familia le había contado que Armando quedó tirado en el suelo de su casa junto a unos pandilleros, y encañonado por policías. Le habían contado que cuando ellas dejaron la casa, sonaron disparos.

"Los mataron a sangre fría", repetía la niña aquel día, cuando aún no tenían el cadáver de Armando y pensaba que ningún periodista la escuchaba.

La discusión este primer día de juicio es si la niña debe o no declarar en cámara Gesell cuando le toque hacerlo. Esa cámara fue inventada por un sicólogo y pediatra estadounidense que tenía ese apellido. Es un cuarto acondicionado para que alguien hable sin ver a quienes lo observan, con equipos de audio y video para grabar lo que diga. Se ocupa, entre otras cosas, para generar un ambiente menos aterrador cuando una persona vulnerable va a declarar. Para que una víctima no se sienta cerca de su victimario. Para que una persona sienta un ambiente más íntimo. Para que una niña de 13 años no tenga que estar en una sala de juzgado a solo metros de quienes aquel día la echaron de su casa con amenazas.

Pero no, los jueces desechan la petición de la Fiscalía. Abraham declarará en esta sala cuando le toque. Los jueces consideraron que la sala presta las condiciones necesarias con su caseta y su distorsionador de voz. Muchos podrían sostener que para una niña que presenció lo que presenció, nada es suficiente en aras de no perturbarla más.

Los policías, a preguntas de la jueza Laura Chacón, van diciendo sus nombres, edades, cargos y familiares. Los tres del GRP: bachiller de 45 años, dos hijos de 19 y 9, con salario de más o menos $600; bachiller de 36 años, cuatro hijos de 14, 11, 9 y 4, con salario de $564; bachiller de 29 años, sin hijos, con salario de $513. Los cinco policías: bachiller de 32 años, de la Delegación de Santa Tecla, un hijo de cinco, con salario de $475; bachiller de 34 años, de la Delegación de Santa Tecla, una hija de nueve, con salario de $501; bachiller de 33 años, de la Delegación Centro Sur de La Libertad, un hijo de siete, con salario de $501; bachiller de 37 años, de la Delegación de Santa Tecla, dos hijos de diez años y uno de 17 meses, con salario de $501; bachiller de 30 años, de la Delegación Sur de La Libertad, tres hijos de cinco, tres y 12 meses, con salario de $424. Y el jefe de algunos de ellos, el subinspector, el único que está por encubrimiento: ingeniero industrial de 45 años, un hijo de 16, Subdelegación de Zaragoza, con salario de $1,400.

El círculo de la violencia también tuerce la vida de quienes la perpetran. De ellos y de los suyos. En unos días, puede que estos hombres sean condenados a entre 30 y 50 años por cada muerto, si se condena por homicidio agravado. En unos días, puede que 14 menores de edad y un adolescente sean condenados a crecer sin padre en casa y sin el salario -miserable- de ese padre policía. Muchos de ellos viven en zonas controladas por pandilleros como esos a los que sus padres mataron en Zaragoza.

Algunos de los policías acusados conversan con un defensor en el Centro Judicial de Santa Tecla, el 16 de julio de 2018. Foto de El Faro, por Víctor Peña.
 
Algunos de los policías acusados conversan con un defensor en el Centro Judicial de Santa Tecla, el 16 de julio de 2018. Foto de El Faro, por Víctor Peña.

Día 2. Tres de julio de 2018. Objeción.

Ha declarado el ex sargento de la Policía que realizó las actas de las entrevistas a los testigos y a los policías que participaron en aquella matanza. El interrogatorio poco puede aportar. La palabra que más se escuchó fue: "objeción", y la dijo alguno de los ocho abogados defensores. Quien tenga en mente un juicio hollywoodesco, donde los fiscales se extienden desarrollando técnicas discursivas que acorralan al testigo, está perdido. El interrogatorio es una etapa abrumadora, donde solo se puede preguntar por aquello que el interrogado haya mencionado.

"¿Qué pasó aquel día, testigo?".

"Aquel día...".

"Objeción, su señoría, el testigo no ha hablado de ningún día ni de que nada pasó, la pregunta es sugestiva".

"A lugar, reformule, Fiscalía".

Así unas 30 veces por testimonio. Los defensores ametrallan a la Fiscalía con objeciones. En diez minutos de interrogatorio a una persona conté 18 objeciones. Algunos testigos se notan perdidos a medio testimonio. Ya no saben si contestar o no, si decir solo monosílabos o explicar algo. Ven a los jueces en busca de ayuda. Lo que puede obtenerse de estos interrogatorios son relatos tartamudos. 

La Fiscalía llama a Jessica Galdámez, una agente de 26 años de la Subdelegación de Zaragoza, que en los días anteriores a la matanza del 8 de febrero estaba a cargo de los libros de novedades, donde se registra qué policía sale y entra, y qué armas largas son asignadas a cada uno. Lo que busca el fiscal Juan Reyes, de la Unidad Especializada Antipandillas y Homicidios, es que Galdámez diga lo que escribió en su libro de novedades: que algunos de los agentes acusados habían retirado de la base armas largas desde unos días antes de las muertes, justamente el 4 de febrero. Sin embargo, Galdámez responderá lo mismo a todas las preguntas clave. ¿Cómo se dio cuenta de los hechos? ¿Quiénes participaron? ¿Quiénes estaban de turno? ¿Qué pasó el 4 de febrero? ¿Quiénes sacaron armas largas? "No sé, no recuerdo". Podría elaborarse sobre la evidente negativa de esta agente de recordar cualquier cosa útil para la Fiscalía, pero tras cubrir algunos juicios donde hay miembros de la PNC involucrados, puedo intuir que esto es solo una pequeña muestra de lo que ocurrirá.

Es claro, la Fiscalía tendrá que lidiar en este caso con lo que ya lidió este mismo fiscal en el caso San Blas: las objeciones de la defensa y el "alzheimer" de los testigos policiales.

Por cierto, el caso San Blas, donde otros ocho agentes del GRP eran acusados, lo perdió en juicio este mismo fiscal, aunque la Cámara revocó la decisión y la masacre volverá a tribunales pronto.

Paréntesis numérico: dos juicios, dos masacres, 12 cadáveres, 17 policías acusados, 12 de ellos del GRP.

Quizá la defensa misma se ha aturdido tras tanta objeción, el caso es que no logran interrumpir a tiempo a uno de los testigos. Élmer Mineros, policía de Asuntos Internos desde 2007, consigue contestar una pregunta del fiscal Reyes. "Los ocho policías que intervinieron andaban dos armas cada uno. Solo se recuperaron (de la escena) dos casquillos de un fusil", dice Mineros. En la escena, solo se recogieron dos casquillos policiales calibre 5.56, ambos en el techo, y del fusil de uno de los agentes policiales, así como un casquillo de pistola 9 milímetros, también policial, que estaba en el suelo, casi oculto por láminas. De la cadera de Armando, el obrero, se recuperó un proyectil de 9 milímetros del arma del mismo agente (que antes de hacer las pruebas finales se pensó que era un .38, por su diámetro). Se recogieron otros siete casquillos de una pistola nueve milímetros que apareció cerca del cadáver de uno de los pandilleros, y dos casquillos de una escopeta 12, que estaba bajo el cuerpo de Armando. Sin embargo, cuando los forenses hicieron frotado de manos al cuerpo de Armando, se concluyó que él no había disparado ningún arma de fuego. Según la Policía, fue un enfrentamiento dentro de la casa. De ser así, el inverosímil enfrentamiento consistió en esto: un policía disparó dos veces con su fusil y una vez con su pistola, un pandillero respondió siete balazos de su nueve milímetros, y un policía le metió un tiro a Armando, que nunca disparó, y que cayó sobre una escopeta que alguien, quién sabe quién, disparó dos veces. Del lado policial, solo cuatro evidencias, insuficientes para si quiera haber perforado uno de los cadáveres, sin contar los impactos en la pared. Había más hoyos de bala en los cuerpos que casquillos en la escena. Más de diez agujeros (hay heridas que los forenses no pudieron determinar) y solo cuatro casquillos (incluído el de la cadera de Armando). 

Agentes de la PNC inspeccionan las viviendas cercanas a la zona donde murieron tres pandilleros y un joven que dormía en su casa, en la colonia Villas de Zaragoza, en el municipio de Zaragoza, de La Libertad, el lunes 8 de febrero./ Foto El Faro: Víctor Peña
 
Agentes de la PNC inspeccionan las viviendas cercanas a la zona donde murieron tres pandilleros y un joven que dormía en su casa, en la colonia Villas de Zaragoza, en el municipio de Zaragoza, de La Libertad, el lunes 8 de febrero./ Foto El Faro: Víctor Peña

Día 3. Cuatro de julio de 2018. Carne quemada.

"¿A qué distancia le dispararon a la pierna de cerdo?", pregunta el fiscal. "Un metro, bien cercano", contesta la doctora Edda Altagracia, con sus 24 años de experiencia como forense. "Y el tirador, ¿en qué posición?". "Ellos (los tiradores) parados, y la pierna en el suelo". "¿Su conclusión?". "Las lesiones fueron producidas a muy corta distancia".

La forense se refiere a la reconstrucción balística que hicieron el 11 de julio de 2017 en un polígono de tiro de Ilopango. La pierna de cerdo simulaba un cadáver. Los tiradores balearon la carne desde diferentes puntos, para tratar de entender el efecto de rebote de algunas balas sobre el cemento, luego de atravesar los cuerpos. La bala atraviesa la carne y destruye el cemento de atrás, haciendo que algunos fragmentos de conreto laceren el cuerpo. La única conclusión fue esa: se disparó de cerca, muy cerca, menos de un metro. La versión del enfrentamiento implica que los disparos se realizaron a distancia de metros. Los únicos casquillos de arma policial encontrados pertenecían a las armas de un agente que entró por la puerta principal, no a un gerrepé que cayó del techo. La puerta principal está a unos diez metros del altillo donde quedaron los cuatro muertos repletos de agujeros.

Los ocho defensores han dejado de objetar. La forense Altagracia habla fuerte, claro, con seguridad. Se nota habituada a estos juicios. Sabe cómo responder y toma la iniciativa. Para objetar y objetar y objetar es más cómodo tener a una niña insegura en esta sala que a una forense curtida en tribunales. A preguntas insistentes del fiscal sobre la distancia y posición entre tiradores y cadáveres, ella pide a los jueces: "¿Puedo pararme?". Le dan permiso. Se acerca al estrado. "Fueron así", dice. Levanta su mano derecha como si fuera un serrucho a punto de hincarse en un madero. Luego, perpendicular, la deja caer con vigor. De arriba hacia abajo. Así, dice, fueron los disparos sobre los cuerpos de los muertos y del cerdo.

Tras fracasar la estrategia de objetar cada dos por tres, los defensores se lanzan sobre una petición de la Fiscalía. La forense aseguró que le sería más fácil explicarlo todo si pudiera mostrar imágenes de los cadáveres con un proyector. Los defensores dicen que sería un atropello contra el proceso, los jueces deciden que permitirán las imágenes. Una de las paredes de la sala es cubierta por un rostro desfigurado. Una cicatriz roja, fresca, serpea por el rostro, desde la sien hasta la barbilla, entre dos puntos renegridos. Uno, el de arriba, es el agujero de entrada, dice la forense. El otro, el de abajo, el de salida. "Eso es cercano. Todo eso (la cicatriz) es quemadura. El proyectil penetró, pero primero quemó". Junto al disparo, de la boca de un arma, explicó la forense, sale un escupitajo de fuego. Ese escupitajo produjo la cicatriz en ese rostro. Para eso es necesario que el cañón esté a centímetros de la piel. Ese fuego es el hálito de un arma.

Es el turno de Abraham, la niña. La jueza que lidera el tribunal pide a la Fiscalía evitar agresividad. Les recuerda que es menor de edad. Asegura que ya dijeron a la niña en el cuarto de testigos que no verá los ojos de los acusados, todos sentados en la sala, y que su voz será distorsionada. Al fiscal Reyes, la jueza le pide ser concreto. Reyes titubea en cada turno, habla con lentitud y suavidad y tarda para pensar cada pregunta, al grado de que incluso los jueces se han quejado del ritmo de sus interrogatorios. Volviendo a aquella figura de un juicio hollywoodesco, digamos que él no pasaría del primer casting para personificar a un audaz fiscal. Habiendo negado la cámara Gesell, los jueces pretenden que la niña esté el menor tiempo en este salón, dentro de una caseta polarizada.

La jueza pregunta aquello de si dirá la verdad.

"Sí, lo juro", responde la niña con voz de ultratumba.

Tras decir que los "bichos" cayeron del techo, y evadiendo las múltiples objeciones con que la defensa pretende estropear la contundencia del testimonio, Abraham alcanza a decir estas frases:

"Los policías los mataron".

"(los pandilleros) estaban arriba, tirados en el suelo".

"La policía los tenía con el pie en la cabeza".

"Dayana se salió para decir al policía que él (Armando) no era nada, que era trabajador. Un policía aventó al niño (Aarón, de 3, hijo de Dayana), lo rempujó. El niño cayó sentado. Bajé a ver al niño y me salí con el niño. Me fui para donde la abuela".

"Escuché unos disparos en la casa donde se quedó el muchacho (Armando). Sonaron varios. Fueron rápido, pero bastantes".

Una hora declaró la niña. Una hora, en medio de un intrincado debate, se vio obligada a recordar la tarde que seguramente le marcará la vida.

Llaman al testigo Eben Ezer, también con régimen de protección. Todos sabemos quién es. Durante un receso, pregunto a un defensor si ubican a los testigos Abraham y Eben Ezer: "la hermanita y la mamá", respondió. Las medidas de protección no protegen a nadie en este país.

Es una sorpresa, pero la Fiscalía ha presentado a Eben Ezer como testigo de referencia. La quieren para saber qué supo Dayana, la esposa de Armando. Es decir, la quieren más por lo que escuchó de boca que Dayana que por lo que vio con sus propios ojos. ¿Por qué no está Dayana en esta sala?

Contesta Eben Ezer algunas preguntas:

"Dayana me dijo que la habían sacado a punta de pistola, la policía".

"Ella dijo que les enseñó la cartera de Armando. Él le dijo: 'enseñales'. 'Después', dijeron los agentes, y se la tiraron al suelo".

"Lavamos en la noche y en la mañana (luego de que la Policía procesara la escena), porque no salía, había mucha sangre. Había muelas, dientes... (el suelo del altillo) estaba reventado, como si hubieran dado con un martillo".

Turno de la defensa. El abogado que lleva la palabra empieza, casi a gritos, a preguntar a Eben Ezer. Uno de los jueces le pide que baje el tono de voz, y con menos volumen, el abogado se lanza a una serie de preguntas sin sentido, que solo buscan exponer a la testigo más de lo que ya está expuesta.

"¿Cómo se llama la madre (de Armando)?", pregunta el abogado.

"¿Puedo decirlo?", pregunta Eben Ezer.

La Fiscalía, al fin, objeta, argumentando que "algunos parientes" pueden ser testigos con protección, y no es conveniente mencionar nombres. Los jueces dan la razón a la Fiscalía.

"¿Tiene interés en este proceso usted?", continúa el abogado.

"Sí", responde Eben Ezer siempre con voz de ultratumba.

"¿Qué interés?"

"Que se haga justicia"

"¿Verdad que usted va a decir cualquier cosa para que se haga justicia, testigo?".

"Objeción", protesta el fiscal. La pregunta se retira. La defensa descansa. Su intención parece que solo era sacar de sus casillas a Eben Ezer.

La pregunta clave sigue en el aire: ¿Por qué no declaró Dayana? La pregunta la responde alguien vinculado al caso que pidió anonimato. Dayana y su hijo Aarón se largaron del país en mayo de 2016, como consta en el expediente fiscal. Después de la matanza no volvió a sentirse segura. Creía que vendrían por ella. Apenas tres meses después de la masacre, la testigo y el niño que fue empujado huyeron. La muerte trajo huida. Aquel día que los policías dispararon contra Armando, esa familia no solo perdió a un miembro, perdió a tres. Dos más se largarían en busca de paz a los días. La madre de Armando no solo perdió a un hijo; perdió a una nuera, a un nieto. La matanza no terminó de perforar con las balas. Siguió rompiendo.

Estudiantes y vecinos de la zona esperaron para poder entrar a sus casas en la colonia Villas de Zaragoza. En la tarde del crimen, la Policía acordonó toda una manzana para procesar la escena./ Foto: Víctor Peña
 
Estudiantes y vecinos de la zona esperaron para poder entrar a sus casas en la colonia Villas de Zaragoza. En la tarde del crimen, la Policía acordonó toda una manzana para procesar la escena./ Foto: Víctor Peña

Día 5. Seis de julio de 2018. Testigo hostil.

Entre ayer, cuarto día de juicio, y hoy, han seguido sentándose en el banquillo peritos e investigadores policiales. No le queda de otra a la Fiscalía que citar a quienes indagaron la matanza para el Estado. Ayer, fue otro día de amnesia policial. Es la Fiscalía contra sus testigos. Fiscalía versus policías. Los testigos dijeron poco, guardaron mucho. Sin embargo, de entre estos testigos policiales, el testimonio clave para la Fiscalía está programado para hoy. Se trata del investigador que abrió el caso y entrevistó a los involucrados. Las actas de entrevistas están anexadas al expediente como prueba documental, pero para los jueces es fundamental escuchar la voz de los protagonistas de estas pesquisas. El análisis de la prueba testimonial junto a la prueba documental compondrán el veredicto.

El fiscal Reyes se queja ante los jueces porque la defensa no lo deja hacer casi ninguna pregunta sin exclamar: "objeción". Ahora le han interrumpido cuando preguntó a un agente: "¿Qué pasó después?". En muchas ocasiones, alguno de los ocho defensores ha dicho objeción antes de que Reyes terminara su pregunta.

El agente Abel de Jesús, de la Sección Táctica Operativa de la PNC, no dirá, para variar, nada útil para la Fiscalía. Dice que estaba allá para cuidar las rutas de escape de los pandilleros, mientras sus compañeros entraban a la casa de Armando. Dice que estaba al costado oriente de la casa, a unos 400 metros, y que no pudo ver nada a detalle. Sin embargo, luego dice que sus compañeros gritaron a los pandilleros que se rindieran antes de disparar dentro de la casa. Dice que no vio nada más, porque estaba lejos, pero sí "era claro que (los pandilleros andaban) con pistola". No entró nunca a la casa donde mataron a Armando, pero estuvo dispuesto a decir esto ante los jueces: " (Fue) La respuesta de nuestros compañeros ante una agresión ilegítima. A mis compañeros no les quedó de otra". Nunca vio a Armando suplicar ni a Dayana ni a la niña. No vio a Aarón llorar. No vio a Armando ser despertado abruptamente. Él mismo lo dijo: "estaba al costado oriente a 400, 500 metros" de la escena. 400 metros es lo que miden esas pistas ovaladas de los juegos olimpicos. Es cuatro veces el largo de una cancha de fútbol. Y sin embargo, dijo lo que dijo.

No dice ni un nombre. Aquel día, asegura el miembro del STO, no pudo ver a nadie, porque el "100%  andábamos pasamontaña".

Hace dos días, cuando a la niña le preguntaron cómo sabía que los que entraron a su casa por la puerta eran policías, ella dio una respuesta perturbadora: "Porque andaban pistolas, tapados de la cara y uniforme azul".

En este país, cada vez más nos habituamos a eso. Quizá ya del todo. Los policías andan la cara tapada. No dan la cara. Argumentan que es porque corren riesgo si las pandillas los identifican. Y, en muchos casos, es cierto, pues viven en zonas de pandillas. Muchos ocultan su trabajo de autoridad pública para sobrevivir en sus casas. Sin embargo, no deja de ser una lástima que en este país una niña no conozca a la Policía porque gritaron "Policía, no se mueva" ni porque capturaron, esposaron y entregaron a los "malos" a la justicia; no, nada de eso, la niña los reconoce porque ellos "andan la cara tapada".

El testimonio del policía termina de forma absurda. El fiscal Reyes, desesperado por la falta de cooperación del interrogado, intenta al menos sacar de él algo tan sencillo como el tiempo, el momento del día en que ocurrieron las cosas.

Fiscal Reyes: Testigo, ¿cómo estaba el ambiente?

Abogado defensor: ¡Qué pregunte en español, señoría!

Jueza: Abogado, la pregunta está en español. Prosiga, Fiscalía.

Fiscal Reyes: ¿Cómo estaba el ambiente?

Testigo: No entiendo... ¿El ambiente?

Fiscal Reyes: ¿Cómo estaba el ambiente?

Abogado defensor: ¡Objeción!

Fiscal Reyes: ¿Dónde estaba el sol?

Abogado defensor: ¡Objeción!

Fiscal Reyes: ¿Qué parte del día era?

Testigo: La tarde.

Fiscal Reyes: ¿Qué entendemos por tarde?

Abogado defensor: ¡Objeción!

Jueza: Reformule, Fiscalía.

Fiscal Reyes: ¿Qué entiende por tarde?

Testigo: Lo que está después del mediodía.

Tras más de una hora de interrogatorio, el testigo policial aportó algo que no vio y una definición de "tarde".

Llega el siguiente testigo, el testigo clave de este día, Carlos David Orellana, abogado independiente, y antes miembro de la Policía por 23 años, hasta el 25 de agosto de 2017, un año y medio después de ocurrida la matanza. Fue de los fundadores de la unidad a la que pertenecía cuando se retiró, la Unidad de Asuntos Internos, policías que investigan policías. Fue, en esa instancia, jefe de la Unidad de Investigación Disciplinaria. En teoría, es un policía al que los agentes corruptos deberían temer. Un tipo con años de recorrido en la unidad creada para limpiar la institución de "manzanas podridas", utilizando un término habitual de los jefes policiales en discursos públicos.

El hombre cincuentón se sienta encorvado. Nunca ve a los acusados, que están a menos de cinco metros de él, viéndolo. Empieza el interrogatorio del fiscal Reyes. Nada de nada. Orellana dice que no recuerda el año en que ocurrieron los hechos. No recuerda qué hizo para investigar ni quién le dio la orden para que lo hiciera ni cuánto tiempo lo trabajó ni cuántas actas realizó. Tras más de 20 años en la institución, el investigador recibió el caso de una matanza perpetrada por policías, que había sido publicada en medios de comunicación, y de la cual la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos había abierto expediente de investigación, y no recuerda nada. Nada de nada. Ni un detallito.

Fiscal Reyes: ¿A quiénes citó en este caso?

Testigo: No recuerdo.

Fiscal Reyes: No le pido nombres, ¿a quiénes citó?

Testigo: No recuerdo.

Fiscal Reyes: ¿En qué consistía el caso?

Testigo: No recuerdo. Ha pasado bastante tiempo.

Han pasado, exactamente, 11 meses desde que reasignaron el caso porque él se retiró de la institución poco después. Esa fecha sí la recuerda con exactitud: "17 de agosto de 2017", dice cuando se le pregunta cuándo dejó el caso. Es lo único que recuerda, cuándo se alejó de ese caso. De hecho, dice no recordar ni si quiera de qué se trata el caso. Solo el día que lo dejó. O sea, asegura que solo sabe cuándo se alejó de algo, pero no ese algo.

El fiscal Reyes, abrumado de nuevo ante uno de sus testigos, pide a los jueces que declaren testigo hostil a Orellana. La defensa objeta que el fiscal Reyes siga hablando con el testigo en la sala, porque lo pude sugestionar. Sacan a Orellana de la sala. El fiscal Reyes argumenta con su voz pausada, incluso en momentos de agobio: "Callar lo que sabe, decir lo que no es, falso testimonio. Una fecha sí la recordó, le conviene. Todo lo demás lo ha olvidado. No puede venir acá una persona a hacer lo que se le ocurra, y sabemos cuál es la intención".

El fiscal Reyes está harto. Durante una pausa dijo a los medios de televisión que esperaban fuera que costaba "levantar un caso sin ayuda de otras partes involucradas en la investigación". El fiscal Reyes ha sido prudente. Orellana solo es el último que olvidó. Todos olvidaron. Los demás policías contestaron alguna cosa, pero olvidaron todo lo importante para inculpar a sus colegas. Una agente no pudo recordar lo que ella misma escribió en un libro. Otro agente no podía ver nada desde 400 metros de distancia, solo la inocencia de sus compañeros. Orellana, al menos, ha sido más constante. Él simplemente no recuerda nada. Lo único otro que hubiera podido olvidar en esta sala era su nombre.

El fiscal y la defensa se enroscan en un debate ante el tribunal sobre si debe o no declararse hostil a Orellana. Si eso ocurre, el fiscal Reyes podría hacer preguntas sugestivas. O sea, preguntas normales, del tipo: Según este documento y este otro que usted firmó, usted llevó el caso durante año y medio, ¿cómo es posible que no recuerde nada de nada? ¿Cómo pudo ser policía de investigación durante toda una vida y ser incapaz de recordar cualquier cosa? ¿Cómo se le puede olvidar un caso con cuatro cadáveres, el último caso de su carrera, el más reciente?

Los defensores aseguran que estas son solo "técnicas dilatorias" de un fiscal que no está preparado. "Ni siquiera las escribe (las preguntas)", dice uno de los abogados. Los abogados que llevan la voz cantante son rápidos, verbalizan como metralletas,  son dramáticos para entonar y en extremo lisonjeros con los jueces: "honorable tribunal", "los dignos juzgadores", "respetables jueces". El abogado que defiende a los tres miembros del GRP, José Manuel Cruz Azucena, por ejemplo, es uno de los penalistas más cotizados en el país. Cuesta creer que su salario salga de los salarios que ganan los acusados. Es segunda vez que defiende a miembros del GRP enjuiciados por masacrar. Lo hizo en el caso San Blas. También defendió al exfiscal general Luis Martínez y al exdiputado del PCN acusado de lavado de dinero, Roberto Silva Pereira. El fiscal Reyes, a la par de abogados como Azucena, tiene la elocuencia de un contador.

El tribunal no acepta la petición del fiscal Reyes. Vuelve el testigo. Sigue sin recordar nada. El fiscal pide que le muestren al testigo los folios que él mismo llenó con las entrevistas a los imputados en 2016. La defensa se siente agraviada e interpone una revocatoria a la petición. El tribunal acepta la revocatoria. El fiscal Reyes interpone una revocatoria a la revocatoria. El tribunal le hace ver al fiscal Reyes que no puede interponer una revocatoria sobre otra y pregunta al fiscal Reyes si va a continuar con el testigo o no.

Fiscal Reyes: Ya no hay objeto.

Jueza: Muchas gracias al testigo, puede retirarse.

Se acaba el turno de la Fiscalía. Por más que parezca sorprendente, todo lo que ha ocurrido era el turno de la Fiscalía, su estrategia. Ahora, le toca a la defensa, que solo cita a dos policías, a la agente Wendy Zepeda, de 30 años, de la Subdelegación de Zaragoza, y al agente José Fuentes, de 51, de la misma oficina. Ambos llegan a contar algo que no está siendo juzgado por este tribunal.

La mañana de la matanza, la Policía acudió a una denuncia por asalto de camiones repartidores en la colonia La Fuente de Zaragoza, a unos kilómetros de Villas de Zaragoza, donde mataron a Armando y los tres pandilleros. La Policía, tras la matanza, dijo que habían intervenido a unos pandilleros asaltando un camión de refrescos, y que los pandilleros habían disparado al verlos. Otras versiones policiales dijeron que era un camión de chucherías embolsadas y otra versión relata que fue una emboscada pandilleril. Un pandillero murió ahí. Otros tres huyeron y terminaron cayendo por el techo de la casa de Armando horas después. En la escena del asalto, un cabo policial salió herido de bala en un hombro. Se trata del testigo de la defensa. La agente mujer es quien lo asistió tras el balazo. Nadie está juzgando ese asalto ni ese balazo contra el policía. En parte, porque todos los pandilleros murieron por balas policiales, y no dejaron a nadie a quien acusar. Sin embargo, es curioso ver cómo los policías ahora sí recuerdan todo lo relacionado con el hecho del que fueron víctimas. De su relato puede deducirse que los tres muertos en casa de Armando eran pandilleros. Aunque esa deducción es inútil. Los tres estaban tatuados con los símbolos de su pandilla, basta ver las imágenes forenses. Pero en este juicio no se juzga a nadie por agrupaciones ilícitas. Se juzga a nueve policías por haber asesinado a cuatro detenidos rendidos y por haber encubierto ese hecho.

Y sin embargo, la defensa insiste en demostrar que los pandilleros eran pandilleros, como ocurrió en San Blas. Entienden quizá que recalcar eso pone cuesta arriba la decisión de condenar de unos jueces. Pareciera que para la justicia salvadoreña no es lo mismo pandillero asesinado que persona asesinada. ¿Va un juez a condenar a un grupo de policías por haber matado a unos pandilleros que antes habían disparado contra ellos y herido a un agente? ¿Va a hacer eso un juez, aunque haya pruebas científicas de que los pandilleros murieron por fuego a cortísima distancia y hubo alteración de escena? No ocurrió en el caso San Blas. Hasta el momento, ningún juez lo ha hecho en este país, a pesar de que diversos organismos internacionales han asegurado que hay un patrón de cometer ejecuciones extrajudiciales entre los policías.

Durante una pausa, llamo a un policía que es mi fuente desde hace años, y que estuvo ese día en la escena de la matanza de Zaragoza. Le describo la situación del juicio. Le explico que los testigos policiales están declarando con el rostro descubierto, que los nueve acusados los pueden ver, y que en la sala rotan como custodios unos 15 agentes del STO. Esto me responde por teléfono cuando le cuento que los testigos policiales no quieren responder nada:

"Nadie va a ser tan pendejo de hacerle el juego a la Fiscalía. ¡Puta! Enfrente de nueve acusados y los que cuidan la sala, y con la cara pelada. ¡Puta! Tendrías que renunciar (a la Policía) después y quizá irte del país".

Llamo a un fiscal que ha trabajado en varios casos complejos. Me dice: "No se trata de un caso particular. Ocurre todo el tiempo. Es algo que viene de arriba. No solo es casi imposible que declaren, sino que hacen cosas para jodernos los casos contra policías. Dilatan información o se muestran muy colaboradores cuando preparamos las entrevistas y luego llegan a enmudecer a juicio. Ya se ha denunciado esto al máximo nivel y nada pasa".

Suele presentarse como un éxito que un caso se judicialice. Parece un paso adelante. Sin embargo, en el caso de los policías, uno se pregunta cuánto daño causa también este tipo de procesos. ¿Cuántos policías bastan para que algo se difunda entre los suyos? En este juicio, nueve acusados, al menos 15 custodios policiales que rotaron en la sala y cinco testigos de la institución que llegaron sin memoria han presenciado cómo los policías se protegen entre sí. 29 policías han atestiguado la norma: no declararás contra los tuyos. Encubrirás al que porta uniforme. No se trata de hacer justicia, sino de nosotros contra ellos. Punto. Policías contra pandilleros, donde todo el que denuncie a la Policía está del lado de los pandilleros. 

Las normas se crean con el hábito. A la luz de los dos casos judiciales emblemáticos de los últimos años contra ejecuciones extrajudiciales masivas de parte de la Policía, podemos decir que el hábito es el de la corrupción. Pasó con San Blas, donde muchos testigos llegaron sin recuerdos o evidentemente a encubrir. Pasa con Zaragoza. 17 policías protegidos por la ley del silencio corporacional en dos casos similares que dejaron 12 cadáveres. El último testigo de la Fiscalía que acaba de declarar es una especie de emblema de ese hábito ya instalado. Orellana fue fundador de la unidad que controla a los uniformados. Si él, que ya ni siquiera está en la corporación, no se animó, ¿por qué lo haría la agente que todos los días tendrá que ver a los acusados si llegan a ser liberados? ¿O el investigador que trabaja en la misma región? ¿O el próximo policía al que le toque sentarse en el banquillo?

Un caso judicial puede servir para echar luz sobre los hechos o para crear mecanismos oscuros que los empañen.

Tampoco a esta sala asistió ningún alto cargo de la Policía ni ningún investigador de Asuntos Internos. Todos al interior de la institución, por más amañado que sea un proceso, parecen satisfechos con que llegue a juicio. No harán nada internamente para depurar a los suyos por "olvidar" todo tras haber jurado decir la verdad. En el caso San Blas, el juez absolvió a los policías, aunque dijo que uno de ellos había disparado contra uno de los que murió desarmado e hincado. Dijo ese juez que entre esos policías estaba el asesino de ese muchacho que no era pandillero, pero que la Fiscalía no logró individualizar al culpable. Meses después, el director de la Policía, Howard Cotto, aseguró que todos los acusados del caso San Blas habían vuelto a sus funciones. El asesino incluido.

Apenas horas después de la matanza de Zaragoza, el subdirector de la PNC, César Baldemar Flores Murillo, llegó a la escena a decir a los medios que fue un enfrentamiento, que los suyos solo respondieron a los pandilleros. Al juicio donde se aportan pruebas contra esa versión no ha asistido ningún jefe policial.

La prueba testimonial se agotó. Es el turno de integrar la prueba pericial. Se trata de la parte más tediosa del juicio. El secretario del juzgado leerá cada uno de los títulos de los cientos de pruebas documentales. Las partes irán verificando en sus listas si todo es correcto. Son casi las 9 de la noche de este viernes. Ya solo quedan los vigilantes en el centro judicial.

El fiscal Reyes parece desmoronarse. Está desparramado en su silla, y es la fiscal Patricia Alonso, que apenas ha hablado en este juicio, quien toma las riendas. El fiscal Reyes se ha sacado los lentes. Se soba los ojos. Un abogado defensor le hace ver al tribunal que el fiscal Reyes está por desvanecerse. El fiscal Reyes se acerca al estrado. Los jueces, tras hacer gestos de sorpresa, suspenden la audiencia, y la fiscal junto a otros abogados bajan al fiscal Reyes al parqueo para llevarlo a un hospital. En el escensor, el fiscal Reyes me muestra uno de sus ojos. Una especie de nube blanquecina desciende sobre media retina. "Hay que salirse de esto, hay que salirse de esto, mucha presión", repite el fiscal Reyes aturdido.

Dice que todo lo ve nublado. 

Tras la matanza en la colonia Villas de Zaragoza, el 8 de febrero de 2016, decenas de policías llegaron a custoriar la escena. Fue hasta las 9 de la noche, ocho horas después de los hechos, que dejaron pasar a los vecinos. / Foto: Víctor Peña
 
Tras la matanza en la colonia Villas de Zaragoza, el 8 de febrero de 2016, decenas de policías llegaron a custoriar la escena. Fue hasta las 9 de la noche, ocho horas después de los hechos, que dejaron pasar a los vecinos. / Foto: Víctor Peña

Día 7. Diecisiete de julio de 2018. El círculo.

Entre ayer y hoy, durante diez largas horas, han dado sus alegatos finales el fiscal Reyes y los abogados principales de cada defensa, cuatro de ellos.

El fiscal Reyes se alargó repitiendo con lentitud algunos detalles que caminaban hacia un punto: que los jueces pongan atención a la prueba documental y pericial, a los testimonios rendidos fuera de esta sala y a las quemaduras, tatuajes de pólvora en los cuerpos, así como a las evidencias de alteración de escena. Lo que ocurrió en esta sala fue una tunda a la Fiscalía, a quien sus propios testigos dejaron en soledad. La esperanza de una condena está en los documentos. Los defensores, siempre elocuentes y amables con el tribunal, mencionaron diferentes puntos, aunque caminaban en esencia hacia dos argumentos. El primero, recordar a los jueces, que apenas iniciaron funciones en mayo con este tribunal de sentencia, que los pandilleros eran pandilleros. "Y estas personas no se dedican a hacer piñatas ni a regalar dulces a los policías", apuntó uno de ellos. Parece haber de fondo una pregunta escondida al tribunal, dentro de la que resuena una palabra: ¿van a condenar a estos policías por la muerte de esos PANDILLEROS? El segundo argumento es que la Fiscalía no fue capaz de individualizar, de explicar qué rol exacto jugó cada policía en la matanza, dónde estaban, y cuándo y cómo se pusieron de acuerdo para ejecutar las muertes. No hubo testigos de las ejecuciones. De esa casa, cuando todo terminó, solo salieron los policías y quedaron los cadáveres. Los defensores conocen muy bien el caso San Blas, de hecho uno de ellos participó en él. Ese fue el argumento de los defensores en aquel caso: no se puede decir quién fue ni si todos estaban de acuerdo. Sin embargo, la masacre de Zaragoza tiene dos diferencias: si la de San Blas ocurrió en una finca, esta ocurrió dentro de una precaria casa, en un espacio similar al cajón de un tráiler. Es difícil que unos no vieran lo que otros hacían. Además, en Zaragoza sí hubo testigos que vieron rendidos ante los policías a los que luego murieron. En San Blas quedaron cientos de casquillos. Aunque había muchos indicios de alteración de escena, no eran tan obvios como en este caso. Insuficientes casquillos para tanta carne agujereada fueron encontrados en Zaragoza.

Los policías, excepto uno, hacen uso del derecho a la última intervención. Todos dicen la palabra inocente. Muchos recuerdan que sus familias los esperan en casa. Uno llora. Un miembro del disuelto GRP dice: "Me considero que soy un héroe. Fui condecorado tres veces. Siempre he respetado los Derechos Humanos. He pertenecido a la unidad más disciplinada". 

Fin.

Terminó el juicio por la muerte de tres pandilleros y un trabajador. Los dos fiscales intentaron demostrar que fue homicidio agravado por parte de ocho policías y encubrimiento de su jefe en la colonia Villas de Zaragoza. Los ocho abogados defensores buscaron dejar sentado que fue un enfrentamiento lo que aquel 8 de febrero de 2016 dejó cadáveres a tres pandilleros del Barrio 18 Sureños de 13, 16 y 18 años, y a un obrero de 23 que nada tenía que ver con las pandillas. Los jueces deliberarán y, este viernes 20 de julio, darán su veredicto. Culpables o inocentes, dirán. Y sin embargo, este juicio parecen haberlo perdido todos.

El círculo de la violencia, dicen muchos para definir algo que empieza y termina de la misma forma, con violencia. Una línea de hechos que, a fuerza de corrupción, balazos y muertos, de viudas y dolientes, se va torciendo, se deforma, y no llega a ningún lugar distinto que aquel del que partió: sufrimiento, dolor, injusticia. Eso pasará en este caso. Eso ya pasó, incluso antes de que llegue el veredicto.

]]>
El Salvador Wed, 18 Jul 2018 17:48:41 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_salvador/22262/Todas-las-miserias-afloran-en-el-juicio-de-una-matanza-cometida-por-policías.htm
Pese a la condena internacional, FMLN defiende al régimen de Ortega Sergio Arauz y Roxana Lazo | AFP http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029627.jpg http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22278/Pese-a-la-condena-internacional-FMLN-defiende-al-régimen-de-Ortega.htm "Defiendo que el gobierno de Nicaragua es un gobierno electo y está respetando los derechos", dijo el secretario general del FMLN, el mismo día que 21 países de América se preparan para una condena conjunta. Las protestas de los estudiantes y la sociedad civil cumplieron tres meses y se estima que hay al menos 280 muertos, como resultado de los enfrentamientos. El gobierno de El Salvador guarda un ambiguo silencio. En Nicaragua se cumplen exactamente tres meses de un movimiento de protesta antigubernamental reprimido con violencia, que ha dejado entre 280 y 350 muertos. El gobierno salvadoreño del FMLN, lejos de unirse a la veintena de países que han condenado la opresión que ejerce el régimen de Daniel Ortega, decidió cerrar filas alrededor del mandatario y asegurar que se respetan los derechos.

“Yo sí defiendo que el gobierno de Nicaragua es un gobierno electo y que está respetando los derechos en Nicaragua”, expresó Medardo González, secretario del FMLN, durante un evento con el resto de los partidos para anunciar la creación de unos supuestos acuerdos nacionales.

El lunes, durante el XXIV Foro de Sao Paulo, el Gobierno de El Salvador también dio el apoyo explícito. “Nos solidarizamos también con el gobierno y el pueblo de la hermana Nicaragua antes los intentos desestabilizadores para alterar el orden constitucional, derrocar por la fuerza al gobierno legítimamente electo”, expresó Salvador Sánchez Cerén, presidente salvadoreño, durante el XXIV Foro de Sao Paulo que se celebró en La Habana, Cuba.

El secretario general del FMLN, Medardo González, en febrero de 2016. Foto: Fred Ramos.
 
El secretario general del FMLN, Medardo González, en febrero de 2016. Foto: Fred Ramos.

Ese mismo día, Ortega recibió llamados a terminar con la violencia contra la población de parte de 13 países latinoamericanos, el gobierno de Estados Unidos y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. El martes se sumó la Unión Europea.

González fue más explícito que el presidente Sánchez: “Creemos que lo que está pasando es un intento político por destruir al gobierno. Por eso es que nosotros le hemos dado el apoyo político”, aseguró este miércoles, en el evento con los partidos.

Los estudiantes nicaragüenses han sido los más activos en las manifestaciones, además de ser los más afectados por las acciones bélicas de la Policía Nacional y los paramilitares afines al gobierno. Pero para el secretario del FMLN son bandas terroristas, una aseveración que hace eco de las palabras de Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Yo he escuchado al gobierno sostener y decir que las violaciones de derechos humanos son de bandas terroristas las que están atacando”, reiteró el dirigente del FMLN. “Las noticias internacionales, los medios, no han tirado información en la que los cuerpos de seguridad estén matando a civiles indefensos”, llegó a asegurar el secretario González, a pesar de que incluso el periodista salvadoreño Marvin Recinos (corresponsal de AFP) fue agredido por los agentes que reprimen las protestas.

La tarde del miércoles, 21 países del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobaron una resolución que condena la represión y la violencia del régimen contra “el pueblo de Nicaragua”.

El Consejo Permanente de la OEA realizó una sesión especial para abordar la crisis en ese país y el proyecto de resolución fue promovido por las delegaciones de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y Estados Unidos. El embajador salvadoreño, según consignó Confidencial, se abstuvo de votar bajo el argumento que no tuvo “suficiente tiempo” para analizar la propuesta. Esta negativa para votar, no obstante, está en línea con la posición que describió el secretario general del FMLN.

Tres meses de protestas y enfrentamientos

El 18 de abril, por recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno nicaragüense presentó una reforma previsional que incrementaba las contribuciones y disminuía las pensiones en 5 %, desencadenando manifestaciones lideradas por estudiantes, severamente reprimidas.

El 22 de ese mes, Ortega da marcha atrás con la reforma, tras una ola de protestas marcadas por enfrentamientos y saqueos, que dejó 25 muertos en cinco días.

Pero la marcha atrás en la reforma no apaciguó el descontento. El 23 de abril, decenas de miles de personas, entre empleados, estudiantes, campesinos y empresarios, se manifestaron en Managua para denunciar la represión.

La Conferencia Episcopal entró con sus obispos a mediar entre el gobierno de Ortega y la Alianza Cívica. Las negociaciones llevaron a una serie de acuerdos, por ejemplo, permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos visiten Nicaragua para verificar en el sitio de los hechos qué está ocurriendo.

Pero la tensión fue aumentando incluso contra los obispos. Los grupos de paramilitares y los policías, en las recientes semanas, atacaron la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y dos templos católicos, con el objetivo de someter a los que participan en las protestas.

Operación limpieza

El martes a las seis la mañana, policías y paramilitares irrumpieron en Masaya para iniciar un asalto que mantuvieron durante horas y que dejó un saldo de al menos dos muertos, según Vilma Nuñez, dirigente de una organización de derechos humanos.

Masaya era la última de las ciudades que resistía a las fuerzas gubernamentales desde el inicio de las protestas en abril. Los choques del martes estuvieron centrados en el barrio indígena Monimbó, donde los opositores resistían detrás de barricadas de hasta dos metros de altura y respondían disparando morteros de fabricación casera, según testigos.

En el ataque, más de 1,000 hombres fuertemente armados con ametralladoras entraron disparando a mansalva, indicaron pobladores.

Por la noche, el gobierno dijo que Masaya estaba "liberada".

Paramilitares en Monimbó (Masaya), durante un ataque el 16 de julio / AFP PHOTO / MARVIN RECINOS
 
Paramilitares en Monimbó (Masaya), durante un ataque el 16 de julio / AFP PHOTO / MARVIN RECINOS

Luego, el periódico oficialista El 19 Digital, citó al mandatario nicaragüense: le tocó a Monimbó, Masaya, que desde ya luce calles liberadas de tranques (bloqueos) donde la gente puede circular libremente".

El ataque del martes fue el "más fuerte" que lanzaron contra Masaya, relató a la AFP Cristian Fajardo, dirigente estudiantil.

Luego desataron "una cacería indiscriminada" contra la población, en la que fueron capturadas al menos 40 personas, denunció Núñez.

Lo testigos indicaron que los paramilitares tomaron el hospital local para impedir la atención de los heridos.

En medio de los enfrentamientos, el nuncio apostólico de Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, llamó al gobierno y a los opositores a pactar una tregua y dialogar, pero las autoridades no respondieron.

En Estados Unidos, el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri, pidió "enérgicamente" a Ortega que detuviera el ataque a Masaya.

"La continua violencia y derramamiento de sangre promovidos por el gobierno en Nicaragua deben cesar inmediatamente. El mundo está observando", escribió Palmieri el martes en Twitter.

La acción de las fuerzas gubernamentales forma parte de la llamada "operación limpieza" que policías y paramilitares iniciaron semanas atrás para desalojar de las calles a los manifestantes que exigen la salida del poder de Ortega, un exguerrillero izquierdista de 72 años que gobierna desde 2007.

* Esta nota incluye reportes publicados por Confidencial.

]]>
Internacionales Wed, 18 Jul 2018 17:44:57 +0100 http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22278/Pese-a-la-condena-internacional-FMLN-defiende-al-régimen-de-Ortega.htm
Carlos Pineda Melara no debe ser magistrado http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop_0_108_1333_996/images%7Ccms-image-000028498.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22276/Carlos-Pineda-Melara-no-debe-ser-magistrado.htm El cuatro de diciembre de 2012, Sigfrido Reyes, quien entonces fungía como presidente de la Asamblea Legislativa, convocó a una sesión plenaria extraordinaria que tenía como punto único la elección del Fiscal General de la República para el periodo 2012-2015. Esa tarde, con el respaldo de los 84 diputados, fue electo para el cargo Luis Antonio Martínez González. Luego de ser juramentado, Martínez dio inicio a lo que sería una relación especial entre él y la prensa salvadoreña. Según este periódico, en esa primera conferencia, Martínez prometió una gestión valiente: “vamos hacer la diferencia, lo vamos a demostrar con el trabajo día a día y eso lo podrán percibir en el transcurso de nuestro trabajo”. Todos sabemos que la historia no terminó así: la gestión de Martínez no fue ni valiente ni eficiente y mucho menos honesta. Sin embargo, sí se destacó por una variedad de elementos: sus frases célebres exigiendo respeto al cargo, sus fotos en la playa a donde solía “recargarse”; pero, sobre todo, la gestión de Luis Martínez se vio marcada por los conflictos de interés en su relación con el empresario, ahora prófugo de la justicia, Enrique Rais.

Martínez utilizó su cargo para favorecer a Rais en una variedad de ocasiones. El empresario, a cambio, permitía que Martínez utilizara sus aviones privados para viajes oficiales y personales, entre otras dádivas. En un caso en el que Martínez es acusado de venta de justicia, Rais aparece como el instigador de una red de abogados, forenses de Medicina Legal, fiscales y jueces que favorecieron una causa judicial contra terceros. Por ese caso Martínez guarda prisión en el sector nueve de Mariona desde hace casi dos años, a la espera de un juicio; mientras que Rais se encuentra prófugo en la ciudad de Morges, al suroeste de Suiza. En la escala mediática salvadoreña, esta historia es vieja. Perdónenme la extensa introducción, pero aunque este texto no se trata sobre el compadrazgo entre Rais y el exfiscal, los conflictos de interés del otrora funcionario, que propiciaron una Fiscalía cooptada por intereses ajenos a los objetivos fundamentales de la institución, deberían habernos dejado lecciones y aprendizajes de nuestros errores.

La semana pasada, mientras los principales partidos políticos entablaban negociaciones para elegir a cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional y a un magistrado de la Sala de lo Civil, surgió con fuerza, en varios listados, el nombre de Carlos Pineda Melara, quien es el director de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, encargada de investigar a funcionarios públicos actuales o retirados con incrementos patrimoniales sospechosos. Probidad fue inoperante por décadas, y no fue sino hasta después de 2009, con una Corte impulsada por los cuatro magistrados que terminaron su periodo el pasado viernes, que volvió a la vida. Pineda Melara empezó su trabajo en Probidad como colaborador jurídico en 1997. 16 años después, en 2013, se le encargó la dirección de la sección.

En su gestión como director, Pineda Melara ha dirigido auditorías a los patrimonios de funcionarios con todo tipo de asociaciones políticas, entre ellos: los ex presidentes Saca y Funes, el ex director del Seguro Social, Leonel Flores e, irónicamente, el ex fiscal Luis Martínez. Flores y Funes fueron condenados civilmente por enriquecimiento ilícito, mientras que Saca y Martínez guardan prisión en el sector nueve de Mariona, acusados de varios delitos. Parecía que, donde Pineda Melara investigara, siempre encontraba algo. Parecía que Pineda Melara tenía la capacidad de dirigir a un equipo de investigadores de alto calibre capaces de hacer justicia y castigar a aquellos que habían utilizado su cargo para enriquecerse de manera ilícita. Esa es la impresión que causó por un par de años, por lo menos hasta 2017, cuando prácticamente dejó de investigar.

En febrero de este año, varios magistrados lo cuestionaron por estancar investigaciones en contra del diputado Guillermo Gallegos, Carlos Reyes y Silvia Ostorga, entre otros diputados de la actual legislatura. El estancamiento de sus investigaciones y el reclamo al que fue sometido coincidió, en tiempos, con su candidatura a magistrado. Es un claro conflicto de interés el que esta situación representa para todos los involucrados. No sabemos si la evidencia recabada por Pineda Melara y su equipo hubiera resultado en un juicio civil por enriquecimiento ilícito para los investigados, pero de no ser así, ¿por qué no presentó los casos? ¿Por qué no siguió el debido proceso? ¿Por qué estancó las investigaciones?

Esas preguntas son pertinentes, pero la más importante, a mi criterio, es la siguiente: ¿Por qué es que el hombre encargado de investigar a los diputados estancó esas investigaciones meses antes de necesitar los votos de esos mismos diputados para alcanzar sus aspiraciones personales? Queda a discreción del lector tomar en cuenta los hechos y formular su propia respuesta.

Es un hecho que la postulación del señor Pineda Melara representa un claro conflicto de interés y los salvadoreños ya cometimos ese error varias veces, en varias instituciones y seguimos pagando las consecuencias. No podemos permitir que los partidos políticos, una vez más, pongan los intereses de su cúpula por encima de los nuestros. No es posible que los intereses de Carlos Reyes, Silvia Ostorga y Guillermo Gallegos vayan por encima de los nuestros. ¿A cuenta de qué?

Es importante preguntarnos, también ¿Qué rol jugaría un posible magistrado Pineda Melara? ¿Estaría al servicio de quienes lo eligieron o de la Constitución que debe proteger? ¿Sería su interés primordial el cumplimiento de las leyes, o como Luis Martínez, permitiría que su voluntad fuera determinada por factores externos? A mi parecer, son preguntas demasiado preocupantes cuando se trata del más alto cargo de la rama judicial de nuestro país. Yo preferiría a alguien que no me diera motivos suficientes para tener que hacerlas.

Por su claro conflicto de interés, Carlos Pineda Melara no debe ser electo magistrado.

*Héctor Silva Hernández es graduado de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachusetts. 
 
*Héctor Silva Hernández es graduado de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachusetts. 

]]>
Columnas Wed, 18 Jul 2018 16:25:09 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22276/Carlos-Pineda-Melara-no-debe-ser-magistrado.htm
Por un día la pelota rodó en mi barbería - Por Alfonso Simán http://elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://elfaro.net/es/201807/360grados/22274/Por-un-día-la-pelota-rodó-en-mi-barbería---Por-Alfonso-Simán.htm 360 grados Wed, 18 Jul 2018 15:50:15 +0100 http://elfaro.net/es/201807/360grados/22274/Por-un-día-la-pelota-rodó-en-mi-barbería---Por-Alfonso-Simán.htm Gustavo Flores: “Fue un Mundial de esquemas defensivos y pelotas paradas” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029616.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22270/Gustavo-Flores-“Fue-un-Mundial-de-esquemas-defensivos-y-pelotas-paradas”.htm 17/07/2018 | Hablamos con Gustavo Flores, editor de deportes de El Diario de Hoy, para repasar las lecciones que dejó el Mundial de Rusia 2018. "Selecciones inferiores en calidad técnica y en nombre acortaron las distancias con esquemas ordenados; eso marcó este Mundial", dijo Flores. El periodista argentino también destacó la importancia de las jugadas a balón detenido, como tiros de esquina y tiros libres, en la definición de muchos partidos. Del campeón, Francia, destaca su estilo práctico para afrontar los partidos. EF Radio Wed, 18 Jul 2018 15:04:51 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22270/Gustavo-Flores-“Fue-un-Mundial-de-esquemas-defensivos-y-pelotas-paradas”.htm “No ha sido tan fácil que Hacienda nos dé su verificación para las ZEE” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029618.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22272/“No-ha-sido-tan-fácil-que-Hacienda-nos-dé-su-verificación-para-las-ZEE”.htm 17/07/2018 | Hablamos con Luz Estrella Rodríguez, ministra de Economía, sobre el proyecto de Zonas Económicas Especiales (ZEE) que impulsa el gobierno del FMLN. La ministra aceptó que les ha costado convencer al Ministerio de Hacienda sobre una ley que promueve exoneraciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y tributos municipales a empresas que se asienten en la zona suroriental de El Salvador. Las exoneraciones se extenderían por 25 años, mínimo, aunque los operadores económicos nunca pagarían impuesto sobre la renta. Otros incentivos incluyen exoneración de impuestos de importación, de transferencia de bienes e ISR sobre dividendos, además de facilidades migratorias. “Esta es una política económica para atraer inversiones, no me corresponde trabajar en política tributaria ni fiscal", justificó la ministra. Consultada sobre si la ZEE es un proyecto neoliberal, la ministra de Economía del FMLN dijo que había que "hacer la diferencia entre neoliberalismo y capitalismo". Rodríguez dijo que el Estado, al eximir de impuestos a nuevas inversiones, no está cediendo competencias, solo "cediendo poder de control". Rodríguez no contestó si este era un proyecto capitalista del segundo gobierno del Frente: "en la transición democrática, un Estado tiene que evaluar sus capacidades y la potencialidad", dijo. EF Radio Wed, 18 Jul 2018 11:30:45 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_radio/22272/“No-ha-sido-tan-fácil-que-Hacienda-nos-dé-su-verificación-para-las-ZEE”.htm Por un día la pelota rodó en mi barbería http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000028992.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22265/Por-un-día-la-pelota-rodó-en-mi-barbería.htm Me despediré de Rusia 2018 con un texto que es más de Josué que mío. Josué es mi barbero. Cada dos semanas me veo obligado a ir a la barbería a recortar mi barba. Cada dos semanas me miro en el espejo, agarro la máquina y pienso que no quiero ser imberbe por la ineptitud de mis dos manos izquierdas. Entonces, me voy a mi refugio, al negocio de Josué. Me despediré de Rusia 2018 con un texto que es más de Josué que mío. Josué es mi barbero.

Cada dos semanas me veo obligado a ir a la barbería a recortar mi barba. Cada dos semanas me miro en el espejo, agarro la máquina y pienso que no quiero ser imberbe por la ineptitud de mis dos manos izquierdas. Entonces, me voy a mi refugio, al negocio de Josué.

Al llegar a su barbería el otro día, me saludaron con amabilidad, como siempre, y me invitaron a tomar asiento. En las distintas pantallas estaban pasando la final del Mundial de Brasil 2014 entre Argentina y Alemania. El guion del partido costaba leerlo, a pesar de haberlo visto hace cuatro años. De aquella final recordaba haber apoyado a Argentina y haber soñado que aquel equipo que tan mal estaba jugando me daría felicidad, pero Higuaín primero y Gotze después se encargaron de terminar con mis esperanzas de ver a Messi levantar la copa. Recordar, dicen, es volver a vivir. Y también esta vez, en diferido, terminé asqueado por la mala suerte que tuvo la Albiceleste.

Mientras la máquina pasaba de un lado al otro, Josué me veía clavado en la pantalla, los ojos bien abiertos y la boca bien cerrada. Al notar mi extraño silencio de sábado por la mañana, Josué decidió tratar de sacarme algo de conversación, porque normalmente soy yo quien pregunta. Cuando llevas un año yendo al mismo barbero hay una cierta confianza, pero los temas son siempre los mismos: familia, amor, amigos, higiene. Sin embargo, ese sábado en la mañana dijo algo que desencadenó la charla más interesante que jamás he tenido en una barbería.

—El Salvador tendría que haber jugado ese Mundial, pero se vendieron –me dijo Josué.

Para Sudáfrica 2010, después de vencer a Panamá y de superar la fase de grupos, la Selecta disputó la hexagonal final. Nos quedamos a punto de clasificar, pero el joven equipo demostró tener una idea de juego clara y parecía que iba por el buen camino, pero después perdieron a 14 jugadores por los amaños y, lo más importante, perdieron su esencia y su alma. De los Cobos se fue y abandonó la selección. ¿Sabía él de todo el circo que estaban armando mientras él dirigía? No lo sé y puede que nunca sepamos la verdad.

La Selecta operaba en beneficio de redes internacionales de apuestas, pero ¿fueron sólo los jugadores los culpables?

Según la teoría conspirativa de mi barbero, los jugadores fueron manipulados para vender estos partidos. Los dirigentes nunca fueron implicados en los testimonios que se dieron a la FIFA. Los jugadores nunca hablaron y, cuando uno de ellos habló, lo silenciaron mientras departía en una gasolinera.

El asesinato de Alfredo Pacheco es la pieza fundamental de todas las conspiraciones de Josué. Fue el hecho que acalló el tema. Los amaños han quedado en el olvido, y sólo se nombran cada vez que Fito Zelaya luce la 22 de la selección. Ahora, con el regreso de De los Cobos, parece que la gente quiere volver a creer.

Josué me recostó en la silla, me enseñó la nueva navaja y sus manos no le temblaron mientras nuestra conversación avanzaba, a pesar de que se notaba su enojo y frustración por la situación del fútbol salvadoreño.

—¡Y nosotros hubiésemos ido a Rusia y no Panamá! –concluyó.

Luego, Josué comenzó a enumerar los jugadores que nos dieron tantas glorias en 2009 y 2010. Ramón Sánchez, Osael Romero y Christian Castillo eran para él los pilares de aquella selección que al Mundial no fue pero a México le ganó. Josué habló de la injusticia con esos jugadores que ahora se encuentran en Estados Unidos ganándose la vida como pueden y de vez en cuando juegan fútbol por aquí y por allá. Le pregunté entonces si pensaba que no debían haber sido castigados. Josué me respondió con una pregunta: “¿Y por qué los mismos directivos siguen metidos en todo esto?”.

Josué comenzó a pasarme la navaja por mi cuello, por lo que decidí cambiar la conversación a algo más amigable. Le pregunté por las posibilidades de que El Salvador esté en Qatar 2022.

—Si mantienen a De los Cobos, llegamos.

Extrañado por su optimismo, le pregunté si cree que el DT mexicano estuvo implicado en la venta de partidos. Josué dijo que es una posibilidad real, pero que al menos con el mexicano jugábamos a algo y daba gusto ver los partidos.

—Si México le ganó a Alemania, se vale soñar –me dijo.

La esperanza es lo último que se pierde, dicen, y ver tu selección en un mundial siempre es un placer, a pesar de que pierda todos los partidos en la fase de grupos. Espero volver a hablarles de fútbol en 2022, pero esta vez sobre la Selecta en su tercer mundial. En el oscuro mundo de las conspiraciones futbolísticas siempre vale la pena quedar con algo de esperanza, la suficiente para seguir soñando. Yo de la barbería de Josué salí con mi barba recortada y limpia, y con dos ideas reforzadas: una, que siempre necesitaré un barbero; y dos, que nunca entenderé por qué los salvadoreños tenemos una esperanza irracional en nuestra Selecta.

Detalle del trofeo de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA. Foto Yasuyoshi Chiba (AFP).
 
Detalle del trofeo de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA. Foto Yasuyoshi Chiba (AFP).

]]>
Columnas Wed, 18 Jul 2018 10:02:56 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22265/Por-un-día-la-pelota-rodó-en-mi-barbería.htm
¿Debate por el agua o pantomima de diputados? http://elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://elfaro.net/es/201807/360grados/22269/¿Debate-por-el-agua-o-pantomima-de-diputados.htm 360 grados Wed, 18 Jul 2018 09:32:43 +0100 http://elfaro.net/es/201807/360grados/22269/¿Debate-por-el-agua-o-pantomima-de-diputados.htm Exmagistrados: jefe de Probidad estancó investigaciones por enriquecimiento ilícito http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029615.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22268/Exmagistrados-jefe-de-Probidad-estancó-investigaciones-por-enriquecimiento-ilícito.htm Tres exmagistrados de la Sala Constitucional coinciden en que Probidad está estancada y frenó las investigaciones de enriquecimiento ilícito. Sidney Blanco asegura que el trabajo de Carlos Pineda no fue óptimo; Belarmino Jaime cree que Probidad no cuenta con investigadores idóneos y Rodolfo González afirma que la conducta de Pineda cambió cuando empezó a ser candidato a magistrado de la Corte Suprema.

]]>
EF TV Tue, 17 Jul 2018 18:50:21 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22268/Exmagistrados-jefe-de-Probidad-estancó-investigaciones-por-enriquecimiento-ilícito.htm
¿Debate por el agua o pantomima de diputados? Fátima Peña http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029182.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22266/¿Debate-por-el-agua-o-pantomima-de-diputados.htm Al final, los diputados salieron airosos y vanagloriándose de su buena disposición para escuchar a las organizaciones. Jugaron sucio, pues construyeron la idea de que tuvieron la apertura suficiente para invitar a las organizaciones. El martes 10 de julio, la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático concedió audiencia a algunas organizaciones sociales, entre ellas la UCA y a la UES, el Foro del Agua, el Arzobispado de San Salvador y la Mesa Nacional contra la Minería Metálica. Estas instituciones no estaban ahí en vano, ya que desde hace varios años han estado involucradas con fuerza en el tema del agua.

Como ya mencioné, la sesión de la Comisión del día 10 de julio era una audiencia en donde las organizaciones invitadas iban a exponer sus opiniones y argumentos en torno a la problemática de la ley de aguas. Con esas expectativas es que muchos decidimos ver cómo se desarrollaba esta audiencia. Reconozco que en un primer momento pensé que esta sesión iba a desarrollarse en buenos términos y que los diputados de la Comisión de Medio Ambiente iban a estar en buena disposición de escuchar los argumentos y propuestas de las organizaciones que ellos mismos decidieron invitar o, al menos, eso es lo que comunicó en sus redes sociales la Asamblea Legislativa de una manera muy pretenciosa: “Diputados escuchan a la Iglesia, universidades y organizaciones por proyecto de Ley de Aguas”

En cambio, lo que vimos y escuchamos fue un enorme derroche de resentimiento y de ansias de medir fuerzas e imponerse frente a las organizaciones invitadas. Vimos a unos diputados ansiosos por reclamar a las organizaciones por haberlos criticado. No hubo una actitud real de diálogo, y, con algunas excepciones, ni siquiera hubo la más mínima disposición de escuchar.

El diputado Francis Zablah, por ejemplo, ocupó gran parte de su intervención para reclamarle a Andrés Mckinley, especialista en agua y minería de la UCA, sobre algunos comentarios que este hizo en programa de El Faro Radio el 28 de junio pasado. “El señor Mckinley me dijo que era ridículo por tratar de sacar los artículos por consenso. Yo sí siento que hay parcialización al lado de la izquierda y lo tengo que decir(...) para mí es bien difícil cuando el señor Mckinley dice que hay que sacar los artículos por consenso cuando él me ha llamado ridículo en la radio por querer sacar los artículos por consenso”, dijo Zablah.

Pero Zablah tenía mucho que reclamar. Siguió con su intervención y afirmó que las organizaciones “están metiendo odio en el corazón de los salvadoreños y es bien grave eso... Cuando aquí, en esta mesa, no hay ni la más mínima intención de privatizar el agua”, dijo a regañadientes el diputado de GANA, recordándonos aquellos “argumentos” de las ultraderechas salvadoreñas que acusaban a los curas de sembrar odio y resentimiento en la sociedad.

Una actitud similar demostró la diputada arenera, Mayteé Iraheta, quien rogó por que a los representantes de la UCA y a monseñor Escobar Alas les quedara claro que nadie de ellos quiere privatizar el agua, como si fuera tan fácil para todos fiarnos de la palabra de funcionarios cuya modalidad de trabajo nos ha demostrado que solo caminan con muchas negociaciones bajo la mesa y unos cuantos madrugones.

Beltrán Bonilla se quejó de una columna de José María Tojeira, director del IDHUCA. Emilio Coreas le reclamó al rector de la UES por haberlo llamado “hijo espurio”. Algunas diputadas del FMLN se enfrascaron en discusiones estériles con otros diputados de Arena. Con ese bajísimo nivel de discusión sobre un tema tan importante como el agua, hay dos aspectos que quiero destacar:

La primera es que la lucha por la aprobación de una ley de aguas es también una batalla en el campo discursivo y de la opinión pública. La derecha legislativa ha sido inteligente para matizar su discurso: “Nadie ha hablado de privatización”, dicen, pero no se atreven a negar que no ven ningún conflicto de intereses en la participación de la empresa privada dentro de la junta directiva del ente rector del agua.

Por eso, el martes 10 de julio, los diputados se empeñaron en limpiar su imagen y en librarse de cualquier responsabilidad en el tema; tanto así, que optaron por culpar a las organizaciones invitadas a la audiencia del “caos social” y de hacer interpretaciones malintencionadas de lo que se ha discutido en la Comisión. Al final, los diputados salieron airosos y vanagloriándose de su buena disposición para escuchar a las organizaciones. Jugaron sucio, pues construyeron la idea de que tuvieron la apertura suficiente para invitar a las organizaciones, pero también aprovecharon para regañar a sus representantes.

La segunda es que ese nivel tan absurdo de discusión como el que atestiguamos el martes 10 de julio en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático no es exclusivo de la problemática del agua. Para no irnos tan atrás, ese mismo martes, la Comisión de Cultura y Educación decidió enviar al archivo un anteproyecto de ley de educación en afectividad y sexualidad con argumentos como el siguiente: “...tras un análisis más profundo voy a dar mi apoyo para que pase a archivo y lograr la conservación de nuestros valores cristianos en nuestra sociedad”.

En esta ocasión, lastimosamente, los diputados perdieron la oportunidad de entender las propuestas de las organizaciones sobre la ley de aguas y las razones por las que muchos ciudadanos se han involucrado con preocupación en este tema. Incluso se perdió la oportunidad de ver en qué puntos de los anteproyectos de ley de aguas se podía llegar a acuerdos. Una verdadera lástima, con un espectáculo lamentable.}

Fatima Peña es licenciada en Comunicación Social y actualmente es asistente para la coordinación de asuntos internos de la Vicerrectoría de Proyección Social de la UCA. También fue periodista de El Faro de 2013 a 2016.

Fatima Peña es licenciada en Comunicación Social y actualmente es asistente para la coordinación de asuntos internos de la Vicerrectoría de Proyección Social de la UCA. También fue periodista de El Faro de 2013 a 2016.
 
Fatima Peña es licenciada en Comunicación Social y actualmente es asistente para la coordinación de asuntos internos de la Vicerrectoría de Proyección Social de la UCA. También fue periodista de El Faro de 2013 a 2016.

]]>
Columnas Tue, 17 Jul 2018 16:43:24 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22266/¿Debate-por-el-agua-o-pantomima-de-diputados.htm
Terminado el Mundial, los estadios rusos buscan viabilidad Dmitry Zaks (AFP) / El Faro http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029587.jpg http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22264/Terminado-el-Mundial-los-estadios-rusos-buscan-viabilidad.htm ¿Un estadio mundialista convertido en un mercado de pulgas? Vladimir Putin lo dijo claramente: “No categórico”. Y para los gobernadores de las regiones anfitrionas de la Copa Mundial de la FIFA recién concluida, el problema de qué hacer para rentabilizar las inversiones hechas en los estadios de fútbol apenas comienza. Moscú, RUSIA. Una semana antes del arranque de Rusia 2018, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a las autoridades locales que usaran “con inteligencia” los nuevos estadios construidos a un gran costo para el evento. “Quiero advertir a mis colegas de inmediato: no debemos permitir que estos lugares se conviertan en mercados al aire libre, como vimos en el estadio deportivo de Moscú a mediados de la década de 1990”, dijo Putin en su sesión anual televisada de preguntas y respuestas.

Al otro lado de la pantalla, los gobernadores de las once ciudades del Mundial se tensaron, incluido el de Saransk, Vladimir Volkov, quien ya había propuesto convertir el estadio de su ciudad en un mercado.

Para los fanáticos que compraron su boleto para la final entre Francia y Croacia en el estadio moscovita en Luzhnikí, es difícil imaginar que el local deportivo de 80 000 asientos se convierta en un mercado de pulgas.

Vista del Estadio Luzhnikí desde la Universidad de Moscú. El reto para las autoridades es que la infraestructura sea rentable. Foto Dmitry Serebryakov (AFP).
 
Vista del Estadio Luzhnikí desde la Universidad de Moscú. El reto para las autoridades es que la infraestructura sea rentable. Foto Dmitry Serebryakov (AFP).

Construido en 1956, este estadio, el más famoso del país, fue renovado en 2017 con un costo estimado de 387 millones de dólares. Fue sede de siete partidos de la Copa del Mundo 2018, incluyendo la apertura y la final.

Pero el coloso tuvo días más oscuros, especialmente en la década de los noventa, cuando el país se sumió en una profunda crisis económica. Para el estadio al borde de la bancarrota, la única solución para rescatar las cajas era alquilar parcelas a los vendedores ambulantes, que montaban sus puestos en la cancha.

Hasta 2011, cuando las autoridades clausuraron el mercado, el Estadio Luzhnikí fue para muchos rusos un amargo símbolo de la depresión económica del país tras la caída de la URSS.

Sin fanáticos

Para Vladimir Putin, encontrar un futuro para los estadios es un tema importante: si son abandonados, los rusos pueden cuestionar los méritos de la decisión de gastar 4 000 millones de dólares para construir o renovar los estadios del Mundial 2018. Pero si se convierten en un pulmón económico para cada ciudad, el presidente ruso disfrutará de una mayor popularidad.

Si el moscovita Luzhnikí puede tener la esperanza de no volver a vivir ese momento, otros once estadios se encuentran lejos de los centros neurálgicos del país; como el Mordovia Saransk Arena, ubicado en una zona conocida por sus centros penitenciarios.

Solo seis de los estadios construidos tienen equipos de fútbol jugando en la Premier League rusa. Esta categoría atrae sólo a 13 000 espectadores por juego, mientras que los estadios más pequeños construidos para la Copa del Mundo tienen una capacidad de 44 000 asientos. Los otros tienen equipos que juegan en divisiones inferiores, donde el número promedio de espectadores por juego es de 2 000.

En un intento de suscitar más interés por parte de los seguidores, el FC Mordovia Saransk pasó de la tercera a la segunda división. Y al estadio de Sochi, que no tenía ningún equipo asignado, se le asignó uno en junio.

Reconversión

Los costos de mantenimiento de los estadios se estiman en 100 millones de dólares por año, según dijeron las autoridades regionales al diario ruso Kommersant.

El gobierno ruso contribuirá con al menos 200 millones de dólares, pero esta suma debe compartirse y se pagará en cuotas durante cinco años.

“Cuando diseñamos el estadio, planeamos incluir muchas opciones para hacerlo económicamente viable”, dijo el ministro de Deportes de Samara, Dmitry Chliakhtin, “pero ahora no entendemos realmente cómo se puede lograr esto”.

La compañía estadounidense AECOM sigue siendo mixta: si el Estadio Spartak en Moscú puede ser rentable, el futuro de Saransk con sus 45 000 asientos es menos predecible. “Es muy difícil pensar cómo las capacidades de este estadio pueden ser económicamente viables sin un cambio fundamental en la demografía de los fanáticos”, dice AECOM en una nota.

Para enfrentar estos desafíos, los estadios están considerando soluciones integrales: la de Nizhny Novgorod pasaría por formar parte de una clínica médica.

El gobernador de Kaliningrado quiere crear un área de libre comercio alrededor del estadio, mientras que en Ekaterimburgo, las gradas temporales serán desmanteladas, reduciendo la capacidad del estadio a 12 000 asientos, para que sea más barato mantenerlo.

Rusia espera que estas iniciativas eviten seguir el ejemplo de estadios abandonados en Brasil después de la Copa Mundial 2014.

© Agence France-Presse

]]>
Internacionales Tue, 17 Jul 2018 10:44:48 +0100 http://elfaro.net/es/201807/internacionales/22264/Terminado-el-Mundial-los-estadios-rusos-buscan-viabilidad.htm
¿Qué hace falta para condenar a Ortega? http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000024753.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22263/¿Qué-hace-falta-para-condenar-a-Ortega.htm Las últimas operaciones violentas en Nicaragua, perpetradas por paramilitares encapuchados y coordinados por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, han acelerado la descomposición de la crisis política en ese país. Medio centenar de muertos solo en los últimos días sirven de macabra prueba de la apuesta por la represión desde el régimen.

El Salvador es de los pocos países que aún no han expresado su condena a Nicaragua y, por el contrario, líderes políticos del FMLN continúan expresando su adhesión incondicional a un régimen al que describen como asediado por una conspiración golpista.

El FMLN, que debería presumir su talante democrático probado durante dos periodos presidenciales, es mucho más permisivo con el orteguismo de lo que ha sido con su propio partido. El excomandante sandinista no solo ha destruido la institucionalidad del Estado nicaragüense sino que, tras el rompimiento con el sector empresarial, que durante una década fue su socio en la corrupción, ha optado por un baño de sangre para mantenerse en el poder. El pacto con los empresarios corruptos está siendo sustituido por el terror.

Son comprensibles los temores del FMLN de que la revuelta contra el gobierno sandinista esté siendo impulsada por Estados Unidos y por la oligarquía nicaragüense. Porque esa es la historia de Nicaragua y de Centroamérica entera. Porque ciertamente tanto Estados Unidos como el principal gremio empresarial nicaragüense están involucrados hoy en las acciones contra Ortega. Pero se equivoca el FMLN cuando ve en ellos la causa y la explicación de la actual crisis.

Es la gente la que se ha levantado, en los pueblos y en las universidades, contra un gobierno corrupto controlado por una familia que se ha hecho multimillonaria a costa de fondos públicos en uno de los países más pobres del continente. Contra un régimen autoritario, corrupto, manipulador y criminal, que ha dado luz verde a grupos de encapuchados con experiencia militar para dar cacería a cualquiera que exprese su repudio al gobierno o que participe en las protestas.

Todos los organismos de defensa de derechos humanos dan cuenta de lo mismo: un patrón represivo, asesino, despachado desde la Policía nicaragüense cuyo comandante es Daniel Ortega. Lo mismo registran la CIDH, Amnistía Internacional, Americas Watch, la Iglesia católica y todas las organizaciones nicaragüenses defensoras de los derechos humanos. Todas.

El diálogo, que pudo haber servido para acordar las condiciones de la nueva vida política en Nicaragua, se estancó por la negativa de ambas partes a hacer las mínimas concesiones a la contraparte. Ante esta vía cerrada, los nicaragüenses están clamando a gritos la intervención internacional para detener el baño de sangre.

Si el gobierno salvadoreño del FMLN y los partidos de izquierda reunidos en el Foro de Sao Paulo no se unen a las condenas contra Ortega, sí dejarán entonces el proceso en manos de los de siempre: de Estados Unidos y la oligarquía. Eso hará del FMLN cómplice no solo del actual terror de Estado, sino también del futuro de los nicaragüenses. Porque habrá futuro, y será un futuro sin Ortega y sus secuaces.   

]]>
Columnas Mon, 16 Jul 2018 19:50:20 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22263/¿Qué-hace-falta-para-condenar-a-Ortega.htm
Museo Nacional da un oscuro ocaso a mural de José Mejía Vides María Luz Nóchez http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029551.jpg http://elfaro.net/es/201807/el_agora/22241/Museo-Nacional-da-un-oscuro-ocaso-a-mural-de-José-Mejía-Vides.htm José Mejía Vides ha sido reconocido por El Salvador como uno de los grandes de la plástica nacional. La gloria de su nombre, sin embargo, no parece hacerle honor a uno de los cuatro murales que el artista pintó en el país. Una de estas obras pasó de engalanar al antiguo Cine Libertad al patio de la zona de carga del Museo Nacional de Antropología (Muna), en el interior del inmueble, acumulando polvo y humedad. En el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (Muna) se anuncia un mural fantasma. En el costado izquierdo del pasillo que dirige del vestíbulo al patio escultórico del museo hay una placa brillante que anuncia La abolición de la esclavitud, una pieza sin fecha del artista salvadoreño José Mejía Vides, discípulo y amigo de grandes figuras del muralismo mexicano. Es más: Mejía Vides marcó la pauta para toda una generación de artistas que atestiguaron uno de los capítulos más dolorosos de la historia salvadoreña. En el Muna, según la inscripción en la placa, esta obra debería de estar montada desde noviembre 2015, pero la pared está vacía. 

La abolición de la esclavitud  es considerado por historiadores de arte como una pieza única que retrata un momento inédito de la historia salvadoreña.
 
La abolición de la esclavitud  es considerado por historiadores de arte como una pieza única que retrata un momento inédito de la historia salvadoreña.

Se trata, en realidad, de una mentira blanca. El mural sí está en el museo, pero en lugar de exhibirse en la pared en la que se anuncia, está acumulando polvo, basura y humedad en la zona de carga desde hace, al menos, tres años. 

Y aunque para historiadores de arte la escena recreada es “uno de los episodios más relevantes de nuestro devenir”, no está recibiendo los cuidados que debería. El plan nunca fue que se quedara ahí; incluso, se compraron los materiales para su instalación. Pero, en palabras de Heriberto Erquicia, director del Muna, “se nos pasó el tiempo”.

Esta pieza es parte de la tríada de murales que Mejía Vides realizó en el interior del otrora Cine Libertad a solicitud del Estado. Los tres fueron extraídos del lugar en 2012, luego de que se decidiera que el inmueble sería demolido, eventualmente, para construir un memorial a monseñor Óscar Arnulfo Romero, beato salvadoreño. De este inmueble, lo único que valía la pena rescatar eran los murales, aseguraron en 2011 los técnicos de la dirección de Patrimonio Cultural de la entonces Secretaría de Cultura. 

Previo a que se marcaran cuadrículas en las paredes y se cortaran con sierra los bloques, se elaboró una ficha de inventario de las tres obras, con descripción iconográfica y valúo, para que se incluyeran en la lista de bienes de naturaleza artística del ahora Ministerio de Cultura. Esta misión estuvo a cargo de la historiadora Astrid Bahamond.

Dos de los murales ya están exhibidos en el Muna: La batalla de Acaxual y La explotación campesina. El tercero, La abolición de la esclavitud, presenta una alegoría independentista que retrata al prócer José Simeón Cañas, defensor de los oprimidos en Zacatecoluca, delante de una pareja de esclavos. Este, advierte Bahamond, es “un capítulo relevante que no ha sido documentado visualmente en nuestra historia del arte. Por lo tanto, nuestra historiografía regional está respaldada por un monumento bidimensional nunca aprehendido a un paramento arquitectónico como lo constituye esta obra artística mural”.

A mediados de 1967, Roberto Párker, gerente del Circuito de Teatros Nacionales, mandó a llamar a Mejía Vides a su despacho para encomendarle una tarea: se había aprobado un proyecto para elaborar murales al interior del remodelado Teatro Libertad. La fecha de entrega era inamovible: en tres meses tenían que estar terminados. La fecha clave era el 3 de noviembre, día en que se tenía previsto abrir las puertas del nuevo teatro para celebrar el primer Festival Internacional de Música.

En este recorte de El Diario de Hoy del 3 de noviembre de 1968 se observa a Mejía Vides dando los toques finales al mural
 
En este recorte de El Diario de Hoy del 3 de noviembre de 1968 se observa a Mejía Vides dando los toques finales al mural "La batalla de Acaxual". El artista tuvo apenas tres meses para completar su obra.

Así lo narra su discípulo Armando Solís en Luz y oscuridad, la biografía que escribió sobre su maestro. Una obra épica como este mural de Mejía Vides sobre el prócer y los esclavos no está pasando precisamente su época más dorada. La obra pasó de ser testigo de conciertos de figuras internacionales, como el virtuoso violonchelista español Pablo Casals y la Orquesta del Teatro Colón de Buenos Aires, a mirar el fondo de una lona blanca bajo el resguardo de un toldo agujereado.

Una vez que los murales fueron extraídos del recinto, en 2012, estuvieron por algún tiempo resguardados en la ex Casa Presidencial del Barrio San Jacinto, donde inicialmente se pensó instalarlos. La idea no cuajó. Ramón Rivas, el primer secretario de cultura de este quinquenio, fue quien decidió hacer del Muna la casa definitiva de los murales. En 2015, mientras avanzaba el proceso de montaje de los primeros dos, declaró que la razón principal para trasladarlos era que “son obras de uno de los grandes precursores de las artes plásticas del país y consideramos que es una forma de dignificar su trabajo”.

José Mejía Vides es considerado uno de los ejemplos más sobresalientes de la plástica salvadoreña. Fue pintor, escultor, grabador y uno de los máximos representantes del paisajismo, el costumbrismo y el retrato autóctono. Su estadía en México como becario entre 1922 y 1927 fue su introducción al muralismo, de la mano del japonés Tamiji Kitagawa y amistades como los mexicanos Diego Rivera y Frida Khalo.

Murales de su autoría, sin embargo, solo existen cuatro. Los tres que están en poder del Muna y uno más que acompaña desde 1963 a la presa hidroeléctrica Guajoyo, ubicada en el municipio de Metapán. Los cuatro han sido subsidiados por el gobierno. Cuatro años más tarde, en 1967, el Circuito de Cines y Teatros Nacionales le encargó los tres murales que revestirían hasta 2012 el interior del Cine Libertad.

Vista lateral de los murales en el otrora Cine Libertad. Las piezas de Mejía Vides fueron lo único que los expertos en patrimonio consideraron valioso del edificio.
 
Vista lateral de los murales en el otrora Cine Libertad. Las piezas de Mejía Vides fueron lo único que los expertos en patrimonio consideraron valioso del edificio.

La historia de los cuatro murales demuestra que el Estado salvadoreño siempre tuvo clara la importancia de Mejía Vides para la plástica nacional. Tanto fue así que, cuando el Gobierno creó el Premio Nacional de Cultura en 1976 𑁋el máximo galardón que reconoce la trayectoria artística𑁋, él fue el primero en recibirlo.

Ahora, sin embargo, el peso de un artista como Mejía Vides no ha servido de argumento para agilizar el montaje de esta pieza. Según Erquicia, la razón principal por la que el tercer mural no ha podido concretarse es porque no ha habido presupuesto para contratar al personal idóneo para hacerlo. La placa que identifica tanto al mural fantasma como a los otros dos que están en exhibición, no obstante, anuncia a trabajadores del Muna y de la dirección de patrimonio como el equipo encargado de la restauración y montaje.

El Faro cuestionó a Erquicia por qué para los dos primeros murales no había sido necesario contratar a terceros y ahora sí: “Después de que el encargado del proyecto se fue, los demás no quisieron seguir”, respondió. El funcionario a cargo era el arquitecto Eduardo Góchez, exadministrador del museo, que fue removido de su cargo a mediados de 2016. Los técnicos restauradores se rehusaron a hacerlo sin él y sin el plan que Góchez había trazado.

Para julio 2016, los materiales necesarios para el ensamblaje del tercer mural estaban listos, pero a la fecha, el director del museo dice que hay que completarlos porque “algunos de esos materiales se utilizaron para dar mantenimiento a otras salas”, explicó.

Solís, discípulo y biógrafo de Mejía Vides, recuerda que el mural que ahora está de cara al suelo, aunque es el de menores dimensiones, fue el de mayor importancia en el encargo que se le hizo a su maestro. “Trabajamos día y noche para tratar de terminar a tiempo los murales”, detalla. Solís también explicó que incluso a pesar de haber sido un encargo gubernamental, en la elaboración tuvieron que enfrentar algunas vicisitudes, como tener que “pelear” con los trabajadores que hacían la remodelación del inmueble para hacer uso de la escalera, que montaran las butacas sobre la pared donde estaban pintando o que, a una semana de la fecha de entrega, el mismo gerente del Circuito de Teatros Nacionales decidiera que ya estaban terminados. El mural de José Simeón Cañas, asegura Solís, nunca se terminó formalmente: “don José (Mejía) siempre se sintió inconforme con el resultado”, asegura.

Que los ladrillos del mural estén en el abandono no le extraña al artista. Atribuye la situación a que el presupuesto del Ministerio de Cultura nunca ha sido suficiente, pero sí le preocupa lo que el abandono del mural por parte de las autoridades podría suponer. El ladrillo de barro sobre el que está pintado, por ejemplo, podría comenzar a podrirse: “yo insisto en que lo restauren cuanto antes. Mientras más tiempo pase, (es más) peligroso (que) se debilite el barro. Seguro que eso ya ha de tener hasta hongos y la pintura se va a desprender”.

]]>
El Ágora Mon, 16 Jul 2018 19:25:53 +0100 http://elfaro.net/es/201807/el_agora/22241/Museo-Nacional-da-un-oscuro-ocaso-a-mural-de-José-Mejía-Vides.htm
Bello Suazo: “La Selecta que clasificó a México 1970 fue tratada casi como héroe de guerra” http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029581.jpg http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22261/Bello-Suazo-“La-Selecta-que-clasificó-a-México-1970-fue-tratada-casi-como-héroe-de-guerra”.htm Cientos de miles de salvadoreños han disfrutado y sufrido la Copa Mundial de la FIFA de Rusia 2018. Es, inequívocamente, el deporte con mayor arraigo en el país, y todo comenzó a inicios del siglo XX, cuando el primer balón de fútbol rodó gracias a migrantes británicos, cuya peculiar forma de divertirse tuvo eco sobre todo en las fincas cafetaleras del occidente y de la zona central. Para el historiador y antropólogo Gregorio Bello Suazo, la historia del fútbol en El Salvador está estrechamente ligada a la coyuntura política, permeada por guerras y proyectos políticos de los funcionarios de turno. La clasificación al Mundial de México 1970, la primera de las dos logradas por el país, fue un hito del que poco se habla, en comparación con el logro de 1982.

]]>
EF TV Mon, 16 Jul 2018 18:46:56 +0100 http://elfaro.net/es/201807/ef_tv/22261/Bello-Suazo-“La-Selecta-que-clasificó-a-México-1970-fue-tratada-casi-como-héroe-de-guerra”.htm
Las Pussy Riot y las futbolistas del hambre - Por Vanessa Londoño http://elfaro.net/themes/publication_1/theme_1/img/logo_rsi.jpg http://elfaro.net/es/201807/360grados/22260/Las-Pussy-Riot-y-las-futbolistas-del-hambre---Por-Vanessa-Londoño.htm 360 grados Mon, 16 Jul 2018 16:42:58 +0100 http://elfaro.net/es/201807/360grados/22260/Las-Pussy-Riot-y-las-futbolistas-del-hambre---Por-Vanessa-Londoño.htm Las Pussy Riot y las futbolistas del hambre http://elfaro.net/images/cache/555x370/crop/images%7Ccms-image-000029358.jpg http://elfaro.net/es/201807/columnas/22259/Las-Pussy-Riot-y-las-futbolistas-del-hambre.htm Hasta el minuto 51 de la final pasaba lo previsible: Croacia se asumía como sobreviviente de los países eliminados en el fútbol por la economía imperial de las potencias, y adoptaba el esplendor de un juego que se iba quedando atrapado, sin embargo, en la incertidumbre de enfrentar a esa imposible maquinaria francesa. Pero al 52, y en medio de la derrota de los croatas, la cartografía de la cancha cambió abruptamente con el ingreso de un tercer equipo aún más minoritario: el de las Pussy Riot. Uno.

El último partido del Mundial de Fútbol empezaba en Moscú con dos equipos europeos. Ningún país latinoamericano había pasado el filtro de los cuartos de final, cumpliendo ese presagio negro que el escritor colombiano Álvaro Cepeda Samudio anticipó en 1968, cuando interpretó prematuramente la debacle de la selección brasileña después de un reportaje que hizo a Garrincha en Barranquilla. La extinción de esa forma lírica del fútbol suramericano, “mezcla del sistema rioplatense y de la velocidad en el manejo de la pelota sin fortaleza”, dijo, está destinado a perder sistemáticamente contra el fútbol de los atletas; que es el fútbol europeo.

Hasta el minuto 51 de la final pasaba lo previsible: Croacia se asumía como sobreviviente de los países eliminados en el fútbol por la economía imperial de las potencias, y adoptaba el esplendor de un juego que se iba quedando atrapado, sin embargo, en la incertidumbre de enfrentar a esa imposible maquinaria francesa. Pero al 52, y en medio de la derrota de los croatas, la cartografía de la cancha cambió abruptamente con el ingreso de un tercer equipo aún más minoritario: el de las Pussy Riot.

El grupo de punk, el colectivo de activismo político, el proyecto feminista que ha crecido dentro de una dictadura sexual entró a la cancha irrumpiendo el juego con ese hambre que genera en las mujeres la exclusión sistemática y estructural de la FIFA, del régimen de Putin, del mundo. Entró con esa propiedad que tiene el hambre para devorarse y alimentarse a sí misma, para reaccionar contra esa narrativa nacionalista rusa basada en la masculinidad del Kremlin, y la criminalización del derecho a disentir. Entrar desde los márgenes políticos de la cancha para romper la defensiva de un evento que celebra la masculinidad en toda su gloria fue una forma de destrozar el mito sobre el que se ha edificado el machismo en occidente: el que dice que el origen de lo femenino está localizado en la costilla izquierda de Adán.

Una integrante del grupo Pussy Riot es sacada de la cancha del estadio en el que se celebró la final del Mundial de Rusia 2018, tras una acción de protesta en los primeros minutos de la segunda mitad. Foto Mladen Antonov (AFP).
 
Una integrante del grupo Pussy Riot es sacada de la cancha del estadio en el que se celebró la final del Mundial de Rusia 2018, tras una acción de protesta en los primeros minutos de la segunda mitad. Foto Mladen Antonov (AFP).

Dos.

En 2016, la Revista Latinoamericana de Cirugía Ortopédica publicó un artículo en el que constató que, entre las lesiones sufridas en cuatro campeonatos sudamericanos de fútbol femenino y masculino, las mujeres padecen cuatro veces más lesiones en las costillas y el esternón que los hombres. Quizás porque las costillas son la parte más vulnerable del cuerpo, la que expone los huesos bajo la piel cuando hay hambre y cuando hay desnutrición.

El panorama del fútbol femenino en Latinoamérica es tan precario que roza el hambre. En abril de este año se descubrió que la selección femenina de fútbol de Argentina participaba en la fase final de la Copa América sin premios y durmiendo en los buses que cubrían los trayectos entre las distintas ciudades chilenas que hospedaron el campeonato. La mayoría de las jugadoras no son futbolistas profesionales porque sólo un par tiene el privilegio de entrenar todos los días: las demás tienen otros trabajos que apenas les dejan tiempo para practicar. En protesta a su notoria invisibilidad, esa selección femenina olvidada posó en la foto oficial del torneo con una mano en la oreja, exigiéndole a la Asociación del Fútbol Argentino que las escuche.

El caso de las jugadoras venezolanas es quizás el más dramático y el que mejor explica el alcance continuado de la tragedia. Venezuela es una potencia en el fútbol femenino latinoamericano, y sus selecciones sub-17 y sub-20 han conseguido clasificar a cuatro mundiales en la última década, alcanzando dos veces las semifinales. En noviembre de 2017, además, obtuvieron el bronce en los Juegos Bolivarianos, a pesar de que los exámenes médicos realizados al finalizar la competencia determinaron que varias futbolistas tenían cuadros severos de desnutrición. Cuando el técnico del equipo, Kenneth Zseremeta, denunció la situación médica de las futbolistas, la Federación Venezolana lo destituyó inmediatamente de su cargo. Litigar por una causa femenina genera una discriminación equiparable a la que implica ser mujer, y ese sabotaje, orquestado por la federación para callarlo, se parece a cuando Shakespeare, en sus tragedias, cortó sus lenguas a Philomela y a Lavinia, para evitar que denunciaran su violación.

Tres.

El panorama político de las mujeres en Latinoamérica es tan precario como el que enfrentan sus equipos femeninos de fútbol. De 1999 a 2018 hubo al menos una mujer presidenta en Latinoamérica; y desde Mireya Moscoso –en Panamá– hasta Michell Bachelet –en Chile– hubo al menos cuatro al mismo tiempo. En 1990, Violeta Barrios de Chamorro inauguró para Nicaragua la primera jefatura de Estado encabezada por una mujer y, a pesar de que durante los años siguientes, se le sumaron Cristina Fernández de Kirchner, Dilma Rousseff y Laura Chinchilla, hoy no queda ninguna.

A Colombia ha llegado por primera vez con este gobierno una vicepresidenta, y eso se ha celebrado como un síntoma de cambio en un país que, distinto a sus contrapartes, nunca ha estado gobernado por una jefe de Estado. Pero Marta Lucía Ramírez no representa ningún avance para las mujeres en posición distinta a la que ella tiene en calidad de su privilegio de clase, su catolicismo y su heterosexualidad. Su feminismo bancario y monetizado para dar réditos políticos es sólo un abuso consumista del género, una bandera que explotó en la campaña presidencial.

Durante el debate electoral, en efecto, nunca protestó contra los comentarios que hizo Iván Duque sobre el embarazo adolescente, que perpetuaban el mito machista de que las mujeres nos embarazamos solas y por mérito de la ociosidad de nuestro cuerpo. Tampoco protestó hace unos días cuando la bancada del Centro Democrático arrancó al Acuerdo de Paz las garantía de protección a las mujeres víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado. Lo único por lo que Ramírez ha demostrado preocupación reciente es por enviar saludos al expresidente Álvaro Uribe, que se cayó de un caballo y se rompió una costilla. Pareciera que en ese mensaje en el que expresa su consternación por la costilla del ahora senador se encuentra resumido todo el alcance de su feminismo.

]]>
Columnas Mon, 16 Jul 2018 16:07:32 +0100 http://elfaro.net/es/201807/columnas/22259/Las-Pussy-Riot-y-las-futbolistas-del-hambre.htm