Publicidad

El Ágora

Un lago extraterrestre

La NASA dio a conocer nuevas imágenes de una luna de Saturno, en las que se aprecia la existencia de grandes masas líquidas en su superficie. La agencia espacial comienza a preparar el envío de un "barco" parta explorar estos lagos.

Jorge Colorado

 
 

Desde el año 2004 la sonda espacial Cassini ha orbitado a Saturno. En la página de internet de NASA se pueden observar a detalle las impresionantes imágenes que todos estos años la sonda ha enviado desde el planeta de los anillos.

A pesar de que Cassini investiga principalmente a Saturno, uno de sus objetivos ha sido Titán, una de las 61 lunas de Saturno y uno de los satélites más grandes del Sistema Solar, es la única que posee una atmósfera lo suficientemente densa para detener la radiación solar y oscurecer su superficie.

En el año 2005 Cassini soltó sobre Titán una sonda robot llamada Huygens, dicha sonda descendió en la superficie de la extraña luna enviando imágenes y midiendo temperatura y presión atmosférica. Los científicos se emocionaron cuando Huygens descubrió lagos de metano líquido ubicados cerca del polo norte, las imágenes y los datos enviados prácticamente revolucionaron toda la astronomía del Sistema Solar.

A mediados de diciembre de 2009, NASA hizo pública una imagen que Cassini obtuvo en su paso por las cercanías de Titán a mediados del 2009, en ella se puede apreciar el reflejo del sol en la superficie líquida de esta luna, demostrando la presencia de grandes masas líquidas en la superficie de Titán.

Por ello, NASA está considerando enviar una sonda robot que navegue en los lagos de Titán; es decir, tratarán de enviar un barco robot que estudie dichos lagos, será el primer barco que navegue en un lago extraterrestre.

Posiblemente el envío de este robot ocurra en los años veinte de este siglo.

Saturno se encuentra a ocho veces y media la distancia que separa la Tierra del Sol; es decir, unos mil 300 millones de kilómetros de nosotros, por ello los viajes espaciales hacia este lejano mundo toman alrededor de siete años terrestres.


Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad