Imprimir

Plática con Milena Calderón de Escalón, diputada de Arena

"Antonio Saca es el papá de Gana: que se vaya a mojar los pies"

Patricia Carías y Sergio Arauz. Fotografía: Frederick Meza

Aunque el presidente de su partido haya abierto la posibilidad al regreso de Antonio Saca a Arena, ella se resiste. "Es un traidor", dice. Con más de cinco cargos diferentes en política, Milena Calderón Sol de Escalón ha pasado una tercera parte de su vida ejerciendo en el sistema político del país. Su participación ha ido desde la formación del partido Arena, Vicepresidenta de Organización del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), diputada suplente y propietaria hasta llegar a ser la única jefa de bancada de Arena en la Asamblea Legislativa hasta la fecha.
ElFaro.net / Publicado el 13 de Febrero de 2011

Milena Calderón Sol de Escalón nace en una familia involucrada en política desde la década de los años 30s. Su padre, fundador de Arena y asesor legal de Roberto d’Aubuisson, su abuelo ministro de Gobernación en el tiempo del general Martínez. Milena se crio en una familia donde la política podía ser tema de conversación en cualquier tiempo de comida.

A pesar de portar tres de los apellidos más reconocidos en este país, Milena asegura ser una persona que no nació precisamente en una cuna de oro, califica su hogar como una familia que no tuvo lujos pero acomodada que más allá de una cultura política le heredó un el interés profundo por el cultivo del café. Esta descendencia, aunada a la experiencia de su esposo en el ámbito cafetalero, la llevaron a fundar su propio negocio de cultivo y venta de café.   

Milena Calderón Sol de Escalón.
 
Milena Calderón Sol de Escalón.

Bueno para comenzar ¿Queríamos conocer de dónde viene doña Milena? ¿Dónde nace? ¿Sus papás quiénes son?
Yo nazco en San Salvador, mi padre un abogado, el doctor Armando Calderón Nuila, mi madre Carmen Sol, de Santa Tecla, y mi abuelo de Santa Ana, el padre de mi papá, él nació allá cerca de El Porvenir, allá hay mucho Calderón por esa zona. Bueno soy la segunda de seis hermanos, mi madre murió muy joven, yo ya estaba casada pero estaba joven esperaba mi segunda hija, me afectó muchísimo.

¿Todos sus hermanos están aquí?
Sí, todos estamos aquí, somos muy unidos cuando mi padre se queda viudo muy joven, joven te digo cerca de cincuenta y pico años, todos nos ponemos alrededor de él a cuidarlo y sacarlo adelante, porque fue a través de un accidente muy trágico como murió mi madre. Ella murió camino a una propiedad que teníamos allá en Morazán, que fue expropiada por la reforma agraria. Se vino un aluvión en el río y en ese momento todavía no estaban los puentes terminados, fue muy doloroso. Luego me caso y me voy a vivir… Bueno estudio primero aquí en la Universidad Nacional. Estudié laboratorio clínico, por cierto que la Dra. Rodríguez fue una de las que siempre me invitaba a que dejara mi carrera y que me pasara a medicina.

¿Y ella era una de sus compañeras o su profesora?
No, ella era la profesora de fisiología y hacía mucha investigación con el doctor Sevilla. Entonces me decía que dejara la profesión y yo le decía que ya estaba muy enamorada y que ya me iba a casar y que entonces no podía pasarme a otra carrera, que era una carrera donde había que entregarse. A mí también me encantaba mi carrera y yo cuando me casé y me fui a vivir a Santa Ana, ya graduada trabajé allá. Trabajé en el Hospital San Juan de Dios y trabajé en Dimeta, adquirí mucha experiencia en la parte hematológica porque cuando yo hice mis estudios aquí en la universidad, me fui a trabajar al Hospital Bloom y ahí trabajé como jefa del departamento de hematología, en la parte técnica con el doctor Sancho, por cierto padre de Eduardo…

¿Del comandante guerrillero?
Ajá y el doctor me ayudó muchísimo, el era un hombre que sabía mucho de hematología y me enseñó a hacer las médulas óseas. Entonces a mí me gustó mucho la hematología, me especialicé en eso y cuando me fui a vivir a Santa Ana, en el Hospital San Juan de Dios, yo era la encargada de eso. Ya estaba casada cuando ya me fui a vivir a Santa Ana.

¿En qué año se casó?
En el 70, yo tengo 40 años de casada. Fíjate, tengo tres hijos y tengo nueve nietos. Acaba de nacer mi último nieto que estoy feliz con él. Luego me nombraron jefe del laboratorio de San Juan de Dios. Ahí pasé muchos años.

¿Y no la miró mal su esposo?
No, para nada. El decía que si yo tenía una carrera y yo me sentía bien así, pues que así lo hiciera.  

¿Y su esposo a qué se dedicaba?
Mi esposo se dedicaba en aquel momento a manejar un beneficio de café, que era de la familia de él, pero que él era el encargado del beneficio y sus tíos eran socios. Él ha estado siempre, toda la vida metido en esto del café.

¿Y cómo lo conoció a su esposo?
Bueno, fíjate que nosotros somos dos hermanos con dos hermanas casadas.

¿A de verdad?
Sí, ja, ja, ja… Entonces yo lo conocí a través de mi hermana. Y la verdad es que mi papá decía pero cómo es posible que se casen dos hermanas con dos hermanos. Después, cuando ya estaba viejito, me decía, mirá hija qué feliz me voy yo pensando que ustedes son una sola familia.

A mí me llama la atención, ¿usted por qué guardó el apellido de su madre y no se lo quitó cuando se casó?   
¿El Calderón Sol? Vaya te voy a decir por qué, fíjate que el Calderón Sol se junta cuando Armando fue presidente. Cuando Armando fue presidente ya todo el mundo me decía, a no usted es hermana de Calderón Sol. Entonces cuando yo voy a sacar mi Dui, me lo  dieron, lo meto en la cartera y cuando llego a casa, lo veo y… ¡A chis, me puso Calderón Sol! No, ahí que se quede así, que me importa. Si no tenía que comenzar el proceso de cambiar todo.

¿Y cómo fue que usted comenzó a meterse en política? Porque de su familia ¿Su papá o su abuelo si estuvo metido verdad?
Sí, mi padre fue político también pero el después se dedicó a sus cosas y ya no se volvió a meter en política pero era un hombre de mucho análisis. Nosotros estábamos acostumbrados en nuestra casa a sobremesas largas, en las que hablábamos de qué pasaba en el país, qué pasaba en el mundo y entonces tú te ibas involucrando en los grandes problemas del país. También creo que marcó mi vida que en el tiempo de Osorio a mi papá lo cogió preso Osorio.

¿Osorio cogió preso a su papá? ¿Por qué?
Sí, porque acusó a un grupo de personas que estaban queriendo formar un nuevo partido político.

¿Osorio era del PCN y su papá estaba en ese?
No, nosotros nunca fuimos del PCN y en ese momento mi papá con muchos amigos estaban viendo la posibilidad de que el país necesitaba un nuevo partido. ¿Te acordás que hubo uno que se llamaba el PRUD?

Ah, el PRUD.
Entonces lo acusaron de que podía haber una conspiración o alguna cosa así.

¿Su papá estaba en el PRUD?
Por lo menos estaban en aquel momento en formación y lo cogieron preso. Impactante para mi, y todavía tengo presente la imagen de cuando lo traían de la cárcel que ya estaba libre y salió todo barbudo. Y fíjate que tuve la oportunidad allá a los años de encontrarme después en un evento político al coronel Osorio y hubo una persona que le dijo, ella es hija del Dr. Nuila, de Armando. Entonces el coronel muy educado me quiso dar la mano y yo no se la di. Me acuerdo que dijo ¡Ve que niña esta!

¿Cuántos años tenía usted?
Ah ya estaba grande, para que me acuerde es que ya estaba grande, ya estaba casada ja, ja, ja. No me acuerdo en que evento andaba, en una boda o un evento así.

¿Cuando salió su papá siguió con la formación del partido o qué?
Pues siguieron trabajando pero ya eso era menos, cuidándose un poco porque acuérdate que en ese momento era bastante difícil así que había que tener precaución, tenía seis hijos pequeños.

¿Y su abuelo en qué participó en política?
Bueno mi abuelo fue en el tiempo de Martínez Ministro de Gobernación.

¿Ministro de Gobernación?
Que en aquel momento se le llamaba de Guerra y de Gobernación, tenía como dos títulos el cargo.

¿Y lo conoció usted?
Sí, era una belleza. Lo quería mucho. Cuando empezaban las vacaciones de fin de año, nos íbamos a la finca y él acostumbraba a llevar películas para mostrar a los cortadores.

¿Cómo así?
Películas, en aquel tiempo eran aquellos grandes rollos y daban las películas, todas las películas de Pedro Infante, Jorge Negrete, de Cantinflas, las vimos todas.

Pasó el tiempo y ahora el general Martínez, siendo muy diplomático, puedo calificarlo como polémico.
Polémico, pero hizo cosas buenas por sus país. Yo digo, cada uno según lo que piensa quiere lo mejor para su país. Y en ese momento estaba defendiendo al país para que no cayera en garras comunistas.

 

 

 

Ya. ¿O sea que para usted el general Martínez, el dictador, hizo lo que tenía que hacer? Ahí no había democracia, libertad, cero derechos. ¿Me entiende? Por lo que metieron preso a su papá es que metía presa a la gente el general Martínez.
Bueno. Todos somos humanos y podemos cometer errores. Yo lo único que sé es que la defensa a la soberanía del país para que no entrara un Estado totalitario fue clara.

Pero era un Estado totalitario el del general Martínez…
Era un Estado totalitario, en aquel momento tal vez hubo que llegar a eso para poder detener ahora. Para los políticos en un momento dado, la sabiduría viene de cuando saber hasta donde llega mi papel, ahora, cuando se han dado los pasos democráticos, fue por eso que cuando sale Roberto D’aubuisson lo seguimos. En ese momento se estaba viviendo esto. Aquí lo que pintaba era que íbamos a llegar a un Estado totalitario.

Llegamos a la guerra reciente… pero sigamos en el 32…
Yo no había nacido ja, ja, ja.

No es solo el 32, es todo lo que sabemos. Yo oí de la boca de mi abuela y de otras personas de esa época: es que en ese momento dejábamos las puertas abiertas, era seguro…
No había ladrones… eso lo cuenta la gente de ese tiempo.

Yo digo, ¿por qué debe ser contradictoria la democracia con la seguridad. ¿Por qué la gente asocia la seguridad con régimen militar?
Te voy a poner el otro lado de la moneda. Aquí hay algunos comunistas que apoyan el Estado socialista totalitario de Cuba, te dicen, allá es bueno por que tienen buena educación, tienen seguridad, salud…

Claro, claro. Cierto.
Sí, pero para comer hay que ir a hacer cola y comen salteado. Entonces, ¿eso es bueno o es malo? Yo creo que no hay que irse a los extremos, pero yo sí soy una convencida de que el respeto a la democracia, es un sistema que podrá tener algunos defectos, pero es un sistema donde nos respetan las libertades como individuos.

Para entenderla a usted necesito hablar más de cómo interpreta usted la historia.  Vaya, a mí por ejemplo, me dicen General Martínez, yo pienso en algo feo, nefasto, nadie civilizado quiere dictadores, ni de izquierda ni derecha…
Ni a Fidel Castro ni a Hitler…

Así es. Por eso quiero que me comente qué piensa de la matanza del 32. ¿Fueron indígenas hambrientos o un ejército de comunistas?
Fíjate que siempre cuentan la historia de él maltratando a los campesinos, pero mucha gente de Sonsonate cuenta también de los campesinos maltratando a la población, siempre hay dos lados de la moneda, lo que debemos de ver es que es lo superior que es haber logrado detener que el comunismo viniera al país.

Recuerdo que su abuelo ocupaba un cargo público en el tiempo de Martínez, ¿cuál fue la posición de él al momento de la matanza del 32?
En ese momento él tuvo que cumplir órdenes, él era un militar disciplinado, estaba en defensa de su patria, tenía que cumplir las órdenes. Así es que él fue un hombre militar de carrera y cumplió con lo que se le ordenó en el momento que se le ordenaba.

¿Usted cree que no eran campesinos hambrientos, para usted eran comunistas armados?
No, pero había agitadores que los llevaron a ellos a cosas que tampoco que se podían hacer en ese momento. Yo a unas señoras que nos tocó conversar con ellas en Izalco, nos contaban que sus mamás y abuelas les habían contado lo que ellas habían sufrido. Entonces, cuando tú oís eso, decís: bueno se sufrió de un lado y se sufrió del otro.

A qué lados se refiere. ¿Pobres contra ricos?
Lado de la ciudadanía, verdad, estaban sufriendo también las embestidas, también las personas que estaban queriéndose tomar esa a través de las armas porque les habían dado armas a los campesinos. Por el otro lado, los militares que tenían que cumplir, es lo mismo que pasó con la guerra, la que ya vivimos nosotros, habían dos bandos. Hubo cosas horribles de un lado y del otro.

¿Usted cree que los que tienen más deben pagar más?
Sí, claro, si es la única manera de poder llevar desarrollo a la gente, cuando hablás de redistribución esa es la redistribución. El que tiene debe pagar para que pueda llegarle más obra al que no tiene. Te voy a contar algo, cuando se dio el IVA, uno de los problemas del IVA era que lo pagaban los pobres, pero después se llegó a la conclusión de que si tú lograbas subir la recaudación a base de apretar y de ir quitando elusión y evasión fiscal lograbas hacer que fuera la renta la que empezara a subir y se logró. En los gobiernos de Arena. Los del FMLN andaban diciendo que ellos tenían la lista de los evasores. ¿Y ahora dónde están los evasores? ¿Por qué no los sacan? ¿Y por qué no los van a agarrar? Yo me acuerdo de cuando estuvimos en la negociación del libre comercio, en Washington, Salvador Arias dijo, delante de todo el mundo en una conferencia de prensa, que tenía el número, las personas y los nombres de gente que evadía impuestos. Y ahora que es su partido el que está gobernando, ¿por qué no se las da?

En esa época, ya para aprobar el TLC, hubo un momento que fue un poco incómodo, cuando usted estaba hablando, tenía el micrófono en la mano y llegó Humberto Centeno y se lo arrebató…
Síííí…

¿No se acuerda cómo fue eso?
Me quitó el micrófono porque no quería que pasáramos el dictamen. Él llegó después a decirme: “Esto es así”. Pero, Donato Vaquerano se levantó y yo me puse nerviosísima y le dije, por favor, Donato. Déjame que yo voy a hablar. Porque se hubieran agarrado ahí a pelearse.

Ja, ja, ja.
Y yo, ¡ay, Dios mío! No, por favor Donato, yo te agradezco, pero yo sé cómo lo voy a manejar. Se hubiera armado, hubiéramos terminado como en Taiwán.

Sí, en Taiwán y en Japón se han agarrado a trompones.
Ay no, era una aflicción horrible. Ja, ja, ja.

Pero, ¿y usted cómo se metió en política?
¡Ya no les conté! Pues cuando veía a Roberto, y vi que decía que el país estaba en peligro y que esto y lo otro, hablé con Armando y le dije, mirá, Armando, acabo de ver a Roberto y esto, y yo creo que debemos de meternos.

¿Su hermano era amigo de Roberto?
Ya era amigo.

¿Cuántos años se llevan con el ex presidente?
Nos llevamos como seis años. Entonces, le dije, mirá, aquí va a haber que hacer un partido político. No va a quedar de otra. Si no, esto se va a ir. Y él me dijo sí, yo te voy a avisar porque nos vamos a reunir y queremos tener gente en todos los departamentos para ir formando. Así empecé. No al partido en aquel momento, sino que a organizarnos. Nos organizábamos por células. Se tiró la bola de que me quería matar la guerrilla allá y entonces empezamos a hablarnos por radio. Nos hablábamos en términos médicos.

¿Los códigos?
Los códigos eran, la cirugía tal va a ser en tal lugar o la unidad de salud, cualquier término de esos lo usábamos.

¿Y su esposo estaba de acuerdo?
Fíjate que mi esposo estaba de acuerdo, me ayudaba pero me decía a mí no me hablés de político porque yo no sirvo para eso. Ni me meto en esas carambadas. Pero a la hora de las horas, me apoyaba. Pero él me decía: pero a mí no me vas a poner a hablar, porque yo no nací para eso.

¿Cómo se llama su esposo?
Mauricio Escalón Pacas.

¡Ah, la Finca Pacas!
De los del café Pacas. Su abuelo fue el que lo hizo. Siempre ha estado metido en esto del café.

Y con el mayor y su hermano, ¿eran de la misma generación o su hermano era el que se hizo amigo de él?
Más que todo, Armando y de ahí, todos. Porque mi papá, a la hora de las horas, terminó siendo parte del equipo asesor de Roberto, en la parte legal. Roberto absorbía muchísimo, decía mi papá. “Este baboso debería de haber sido abogado”, decía, porque captaba rápidamente esas cosas. Entonces, cuando entró él a la Asamblea Legislativa, le ayudaban en la parte de conceptos legales y todo eso.

 

 

La idea que yo me hago de usted es que es mayor que su hermano…
¡Sí, yo soy mayor que Armando!

Y no sé, la relación esa de hermanos…
Es medio difícil en política.

¡Sí, eso digo! ¡Yo soy mayor que vos!
Sí, pero como yo vivía allá, me dediqué a trabajar en Santa Ana. Entonces, yo tenía más contacto político, en ese momento, con Roberto, porque él era quien dirigía a los directores departamentales. Yo era la única mujer de directora.

¿Y Gloria Salguero?
Ella era diputada.

¿Cómo se llevaba con ella?
Bien. Ella es mayor que yo, pero nosotros la convencimos para que aceptara de diputada. Ella había sido fundadora del partido y todo. Y yo me quedé en la parte puramente proselitista del departamento. Entonces, mi relación fue más con Roberto, quien manejaba la parte organizativa del partido.

¿Y llegó a la Asamblea?
Fui diputada suplente. Y cuando entra Alfredo Cristiani de presidente, lo sustituyo en la Asamblea. Entonces, paso a ser propietaria. Y luego, ya soy propietaria hasta que Armando llega de presidente porque la Constitución ordenaba que no se podía hasta el cuarto grado de consanguinidad. Entonces, me quedo trabajando en el partido, con las comunidades.

En ese período fue cuando dominaron las mujeres en la Asamblea, estaban Gloria...
Estaban Gloria Salguero Gross, Nidia Díaz y todas ellas... cuando se firman los acuerdos de paz, yo era jefa de fracción y a mí me tocó aprobar, en la Asamblea Legislativa, todas las reformas constitucionales que eran compromisos de los acuerdos de paz, que era otro momento difícil también porque había muchos diputados que se resistían.

Eso le iba a decir. ¿Cómo era el ambiente?
El ambiente era bien difícil y en ese momento no querían hacerse cargo de votar, no querían votar por las reformas constitucionales y como era un compromiso, teníamos que convencernos que lo que estábamos haciendo era por los compromisos de la reforma y que eran necesarios para el país. En ese entonces el Consejo Ejecutivo Nacional se reunía para discutir ciertas leyes porque nosotros queríamos conocer más a profundidad por qué se estaban dando. Yo fui jefa de la bancada. He sido la única mujer jefe de la bancada en los años 90s. Una de las cosas que me recuerdo que fue simpática fue que estaba furioso Schafik Hándal hablando en contra de nosotros. Entonces pedí yo la palabra y le dije: "Es que usted no ha comprendido, Schafik, y le voy a recitar una poesía, una estrofa, a ver si usted sabe de quién es y va a comprender lo que le voy a decir en esa estrofa. Entonces le recité una estrofa que dice: "Ya nos veremos tú y yo, juntos por el mismo camino, sin odios ni tú ni yo, pero sabiendo, yo y tú, a dónde vamos tú y yo". ¡Ve qué mujer!", dijo, ja, ja, ja.

Ja, ja, ja.
Así dijo. Es de Guillén, me dijo.

Nicolás Guillén.
Así me dijo. Lo que pasa es que me has recitado la última estrofa. Entonces le dije, sí, porque esta te estoy diciendo, le dije. Y se moría de la risa. Era muy simpático el señor ese.

De hecho, usted se lleva muy bien con Lorena Peña.
Sí, sí, sí.

¿Cómo surge esa amistad? Son amigas y rivales ja, ja, ja.
Amigas y rivales. Porque llega un momento en que tú te das cuenta de que estamos luchando por ciertas cosas en común. Lo que pasa es que tenemos diferentes visiones, pero en el fondo estamos luchando porque queremos un mejor país.

¿Qué hacen en esos casos en que piensan diferente? ¿No hablan del tema o qué?
Lorena y yo somos muy sinceras y muy pragmáticas y sabemos que hay momentos en que nos vamos a tener que decir ciertas cosas. Pero eso no quita que no nos respetemos y no nos tengamos aprecio. En ese sentido sí lo hemos superado. Ahora hemos formado el grupo de mujeres parlamentarias. Ella es la presidenta y yo la vicepresidenta y estamos trabajando en una agenda en común. Además de eso vamos a generar la Unidad de Género, que ahorita solo la tiene la Corte Suprema de Justicia. Entonces luchamos por eso y no nos metemos en los líos de los otros.

¿Usted cree en la discriminación positiva? Eso de que hay cuotas que deberían ser una tabla de mujeres y hombres.
Fíjate que yo siempre he creído que el poner una cuota es discriminar al resto y si en el estricto concepto constitucional llegás a la conclusión de que es inconstitucional porque si no hablás de la igualdad, estarías hablando de una cuota de cincuenta. La Lorena y todas ellas me dicen que yo estoy equivocada. Mirá, es cierto que hemos mejorado, pero mientras no haya obligatoriedad, si se pueden hacer los disimulados, los hombres se hacen y no nos ponen.

Otra cosa que tiene que ver con eso. Hace unas semanas publicamos un tema de mujeres presas acusadas de homicidio después de que al parecer abortaron espontáneamente. Al parecer aquí el aborto es sinónimo de Satanás, cuando ni siquiera hay una racionalización de que a veces las mujeres no deciden si quieren abortar o no.
Claro, pero fíjate que hay un aborto natural, que el cuerpo rechaza el embarazo y se va. Hay enfermedades como la toxoplasmosis que la dan los animales y se te viene. Pero ese no puede ser porque no es provocado, ese es natural ¿verdad? Ahora, con el aborto provocado yo no estoy de acuerdo. Yo en eso le tengo respeto a la vida.

¿Entonces sí cree que es necesario en la legislación salvadoreña se aclaren los tipos de aborto?
Es que se debería de aclarar para que la gente comprenda, pero a mí que me digan que una muchacha viene, tiene relaciones irresponsablemente y quiera después abortar, no, eso no puede ser. Diferente es que me digas, quiere evitar. Para eso nos da Dios el libre albedrío.

Pero el caso común, común en el sentido de... ¿violación, por ejemplo?
Ese es un caso durísimamente difícil de hacerlo, pero si tú tenés el concepto de lo que es el respeto a la vida, no lo podés abortar. Fíjate, no lo podés abortar. Ahora, es tu libre decisión, es tu libre decisión, te la da hasta Dios la libre decisión.

Pero es bien necesario que se aclare, como los casos que hemos mencionado...
Vaya con la toxoplasmosis que te puede dar un aborto, tú no lo pediste y nadie te puede castigar por eso.

Pero está pasando eso, hay casos.
Pero eso es ridículo.

Pero es porque se ha criminalizado el aborto por la iglesia.
Pero yo te aseguro que si tú vas a hablar con un sacerdote y tú le explicas de un aborto no provocado, te va a entender.

Eso es en el caso de hablar con un sacerdote, pero yo a un juez no le puedo decir mi aborto fue de este tipo, él me va a decir que en la ley dice esto, no dice que si es de tal tipo no te vamos a procesar.
Pues yo no sabía que los jueces fueran tan cerrados, tú, porque eso no puede ser.

Precisamente, porque se ha criminalizado todo tipo de aborto. Yo me he enterado de casos que dan cólera. Alguien que no sabe leer ni escribir, que no sabe qué está pasando con su cuerpo, que está embarazada, amanecer presa de un día para otro y ella ni siquiera sabía.
Ajá. No, eso no puede ser. Yo creo que esos son temas que se deberían de aclarar, verdad.

¿No hay un debate sobre eso?
No ha habido un debate sobre eso y no hay apertura para hacerlo porque una cosa es el provocado y otra cosa es el natural. Son dos cosas totalmente diferentes. Pero esas son las cosas, las cuestiones que deben de aclararse, yo creo.

Volviendo al tema de la Asamblea, me estaba acordando de una anécdota. No sé sí usted algún día se enteró de que hablaban de una diputada que había traído un cargamento de lencería y no habían pagado impuestos…
... Ah, y que eran medias, ¿verdad?

No sé, no sé.
Cómo no, cómo no…

¿Quién era? ¿Quién era la de eso?
Qué había traído una cantidad de medias. Yo estaba ahí en la Asamblea cuando se dio ese caso.

¿Y quién era?
Una diputada que por cierto hace poco estaba en la Asamblea.

¿Del PDC?
PCN, creo que era en ese momento.

¿Cuéntenos quién es? Del PCN solo se me ocurre María Julia Castillo.
No. La doctora no, ¿pero te acordás de Lilian Díaz Sol? ¿De qué partido era?

Del PCN, je, je, je. ¿Verdad que los diputados podían traer carros?
Es que antes podían tener franquicia, verdad, y después se quitó.

¿Gloria fue quien quitó eso?
Pero no fue la Gloria por ella, fue orden del partido, el partido Arena dijo, miren, no, esto hay que cortarlo y entonces fue que se quitó la franquicia. La Gloria subió el sueldo para que se quitara la franquicia y que todos pudieran tener para pagar una cuota y comprarse un su carrito. Ahora, fíjate que el hecho de los sueldos de los diputados, alrededor de esto se ha hecho una serie de especulaciones, pero a las horas de las horas, tú ves que los diputados tienen 2 mil y pico de sueldo.

Y 900 dólares de teléfono...
Pero te dan para teléfono y te dan para gasolina, entonces, creo que debería de ser como más transparente.

El problema no son los salarios sino que los excesos, ¿no es cierto?
Eso sí.

¿Que un diputado tenga 40 empleados?
Eso sí es ridículo.

Y que un diputado los tenga en su rancho.
Sí, no, no, eso sí… mira, yo te voy a decir, nosotros como Arena hacemos lo que nos permite el reglamento, no tenemos más que ahí y la página en blanco que yo saqué, eso es cierto.

Pero ustedes hacían lo mismo.
No, señor.

Sí ha habido casos.
Nosotros hemos estado con el número que nos da el reglamento proporcional al número de diputados.

 

 

Yo soy escéptico porque ningún diputado me parece fiable en ese sentido, como ciudadano. ¿Por qué está tan desprestigiada la Asamblea Legislativa? Porque no dicen cómo manejan el dinero público.
Te voy a decir una cosa: que la Junta Directiva toma decisión por mayoría y no lo transmite a los diputados

Arena está en la Junta Directiva y ha manejado la cosa pública.
Pero ahorita hay un contubernio entre FMLN y Gana, entonces, con los votos de ellos dos pueden tomar las decisiones que quieran.

Pero Arena está en esas discusiones.
Pero cuando toman esas decisiones no les importa que no firmen los de Arena, porque ya lo tomaron.

Pero una cosa es que no les importe y otra que no se den cuenta, que no lo hagan público, o sea, miren, aquí están estos papeles, aquí está el número de plazas.
Te cuento que Beto Romero y Roberto pidieron el presupuesto y no se los quisieron dar. Así de claro. Lo denuncié yo.

Arena debe tener acceso al número de plazas, eso se discutió en la Junta Directiva.
Claro, al número de plazas de uno sí, pero como eso lo maneja Donato Vaquerano es él quien tiene que dar los datos, yo no me voy a meter a dar datos que no sé.

Je, je, je.
Yo lo único que te puedo decir es que tengo asesores institucionales y una persona que me asiste y de ahí parame de contar, no tengo más asesores, y los institucionales de Arena que son los que me auxilian en los diferentes temas que tengo. Hemos ido buscando los que saben…

Otra cosa, a mí me parece que a las personas, el público puede conocerla por lo que les gusta. ¿Usted lee? ¿O qué le repele? ¿Tiene algún escritor que le haya gustado mucho?
Fíjate que me encanta mucho Chopper, me encanta, he leído bastante de él. Ahora estoy leyendo al padre Larrañaga fíjate.

¿Cuál?
Se llama Flor y Fuego, te lo recomiendo es como la vida íntima de él. La vida íntima de él con Dios, buenísimo.

¿Usted es católica?
Soy católica, voy todos los domingos a misa, tengo mi vida religiosa, trabajo mucho sobre mi espiritualidad. Pero también me gusta ver televisión. Te cuento que me he visto algunas novelas como Café con Aroma de Mujer. Ahora estoy viendo  Amores en Custodia que me ha gustado mucho que está… ja, ja, ja. También me gusta la música. Andre Rieu, como uno de los violinistas que me fascina y entonces tenemos con mi esposo muchos vídeos de Andre Rieu. Además de que a mi esposo le gusta mucho el jazz y me llegó a gustar tanto el jazz que ahora soy yo la que le pido que ponga jazz.

¿Y no le salió ningún hijo comunista?
Nooooo, ja, ja, ja.

Ja, ja, ja. Puede ser  porque son cosas que uno se pregunta y pasan.
Sí, pero no fíjate que ellos cada uno tiene su pensamiento. Ellos me han visto luchar por tener un país libre.

Le pregunto también porque es un término que yo ocupo como viñeta, de broma… Vaya, usted ha visto Dr. House, es una serie. Que él hace fichas de las personas.
Ja, ja, ja. Sí, es cierto.

Ja, ja, ja, entonces yo digo…
¿Qué ficha le voy a poner?

No, no, no. Yo digo Milena es una política, muy reconocida, que podríamos decir que nació en cuna de oro. Es decir, su padre es de familia pudiente…
... Tal vez no con lujos exagerados pero acomodada, vaya...

... Educada y que, es decir, tiene posibilidades y que ha defendido siempre un sistema conservador liberal. ¿Verdad? ¿Qué hubiera hecho usted si le hubiera salido una hippie que en la universidad hubiera conocido a un tipo, que le dijera que había que hacer la revolución porque era injusto que los ricos estuvieran como estaban? ¿Qué hubiera hecho?
Ja, ja, ja. Yoooo, ja, ja, ja… No se me ocurre qué me pudiera haber pasado fíjate. Me hubiera convencido al hippie de que se hiciera como yo, ja, ja, ja. Mirá es que cuando uno ya se va haciendo viejo va madurando en su pensamiento y te vas dando cuenta de que hay cosas buenas de un lado y cosas buenas del otro. Si no, no va a salir este país adelante pero que el FMLN me diga que en El Salvador va a poder implementar el sistema fracasado de Cuba no lo va a poder lograr jamás. Ellos ahora que están en el gobierno ya se dieron cuenta de que no es tan fácil recoger el dinero del fisco, que no es tan fácil ejecutar los presupuestos que se inventan, que no es tan fácil, yo a la Lorena Peña le doy consejos…       

Ja, ja, ja…
Y le digo fíjate bien, fíjate bien en tus funcionarios, que hay veces que los mismos funcionarios cometen los errores y quienes pagamos el pato, el partido político que está gobernando. ¿De qué te sirve una oposición haciéndole los mandados al partido del gobierno como Gana? De nada. Solamente de que te den prebenda, es lo único. 

Mire, y hablando de eso, me dio curiosidad la frase esta del ex presidente Cristiani de que en otro Coena el ex presidente Saca podría regresar, siento que a Saca lo están diferenciando de Gana.
Nooo. Mirá, ahora que lo vi en la plenaria (día en el que Sigfrido Reyes tomó posesión en la presidencia de la Asamblea). Ese es el papá de Gana

¿No puede regresar? ¿No lo quisiera usted ahí?
No, yo no. Ahí sí que no, mirá.

Ja, ja, ja.
Es que los traidores son traidores, que vaya a hacer su partido y que se vaya a mojar lo pies. Tiene miles de miles. ¿Cuántas hojas del periódico pagó ahora para felicitar a Ciro? Tiene plata, ¿verdad?

Ja, ja, ja.
Deberían ver de dónde viene.

¿Usted qué cree?
Yo creo que el gobierno podría investigar, porque a mí que no me digan que da tanto la radio.

Ja, ja, ja.
Que no me digan que no. Y es que no, mirá, después de que un partido político te apoyó durante cinco años haciendo barrabasadas y traicionarlo después de haber salido, no. No es así la cosa. El presidente cree que la única manera de poder manejar a la Asamblea es teniendo a estos de Gana, pues si él así lo cree, que lo haga, pero que va a tener costos el día de mañana, los va a tener.