Publicidad

Funes anuncia que se multiplicará por 10 equipo de fiscales anticrimen organizado

El anuncio de incrementar de 15 a 150 la cantidad de fiscales anticrimen organizado se produjo en la conferencia de prensa conjunta con el presidente Obama. El aumento del mil por ciento será posible con la cooperación de los Estados Unidos.

 
 

El mandatario salvadoreño, Mauricio Funes, anunció este martes que El Salvador planea incrementar en mil por ciento el equipo de fiscales contra crimen organizado, un proyecto que cuenta con apoyo del gobierno de Estados Unidos. La iniciativa la hizo pública mientras daba la conferencia de prensa junto al presidente estadounidense Barack Obama, quien realiza una visita de dos días a El Salvador.

Los gobernantes se habían reunido la tarde de este martes durante una hora en Casa Presidencial y cuando salieron ante la prensa hicieron cada uno una declaración y luego respondieron, entre ambos, cuatro preguntas de los periodistas. En ese espacio fue cuando Funes habló del plan contra el crimen organizado en un país que ya piensa en crear una comisión internacional que ayude a combatir las mafias del narcotráfico.

El anuncio de 150 fiscales antimafia supone un cambio significativo en las herramientas del Estado para enfrentar el fenómeno del narcotráfico y el lavado de dinero. La Fiscalía tiene 923 fiscales contratados, pero de ellos, apenas 15 están asignados al combate del crimen organizado. En su discurso, el mandatario salvadoreño dijo que su gobierno está interesado también en combatir el lavado de dinero, delito que investiga la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Fiscalía, que solo tiene asignados dos fiscales.

Su interés, dijo Funes, es “perfeccionar y modernizar a nuestros ministerios públicos, particularmente en desarrollar una mayor capacidad de investigación del delito, y delitos muy específicos sobre todo delitos de índole financiera, estamos proyectando un programa de capacitación, con la ayuda de los Estados Unidos de 150 fiscales que se especialicen en crimen organizado, en la investigación de delitos complejos como son los que van aparejados al crimen organizado".

En la discusión del presupuesto 2011, la Fiscalía había solicitado a la Asamblea Legislativa un aumento de 5 millones de dólares, pero los diputados solo aprobaron un aumento de un millón de dólares. Entre otros argumentos, los legisladores alegaron que el fiscal general, Romeo Barahona, fue incapaz de presentar un plan detallado que justificara la asignación de más recursos.

El fiscal había planteado contratar 100 fiscales, pero con el refuerzo logrado solo se contrató a 25 y la otra mitad se asignó a la compra de vehículos. Barahona insiste en que necesita más recursos para combatir el crimen organizado e implementar efectivamente las disposiciones del nuevo Código Procesal Penal, en vigor desde enero, y su plan es la contratación de 318 fiscales adicionales a los que ya hay.

Sin embargo, el Ejecutivo le apuesta a la creación de una Comisión Internacional, algo que supondría una especie de competencia para el fiscal general. En una entrevista que concedió a El Faro el fin de semana el canciller Hugo Martínez, este dijo que entregar más fondos a la Fiscalía no es la solución para el combate al crimen organizado. Lo que sí funcionaría es algo que ya dio resultados en otros países, dijo, como la creación de una comisión internacional que tome como punto de partida la que ha tenido Guatemala en los últimos tres años.

 “El crimen organizado es un problema que solo lo podemos enfrentar regionalmente. La capacidad para permear las instituciones es tal, que si no nos unimos los estados nacionales, y no hacemos acopio de las experiencias exitosas que hasta ahora han tenido países como México y Colombia, difícilmente vamos a enfrentar este problema. Uno de los pilares de la integración debe ser la política de seguridad regional”, dijo Funes, mientras Obama lo escuchaba, a su lado.

El aumento de fiscales anticrimen fue anunciado dentro de una respuesta que servía para contextualizar una parte los proyectos que están incluidos en la Iniciativa de Seguridad Regional para Centroamérica (CARSI, por sus siglas en inglés). En la conferencia de prensa, Obama reiteró que el interés de los Estados Unidos es ayudar a fortalecer las instituciones.

Aunque el proyecto no es nuevo, pues desde junio del año pasado ha circulado información sobre la iniciativa, el presidente Obama anunció durante su visita a El Salvador que los fondos para Centroamérica destinados al combate al narcotráfico y crimen organizado alcanzan los 200 millones de dólares. "Vamos ayudar a fortalecer los tribunales, la sociedad civil y las instituciones que apoyan el Estado de derecho", dijo Obama.

El presidente estadounidense aclaró que cada mandatario de cada país de Centroamérica decidirá cómo administrar su parte de los 200 millones. Estados Unidos contribuye con fondos en la lucha contra el narcotráfico en México (plan Mérida) y Colombia (plan Colombia).

Y aunque reconoció que el dinero es importante, subrayó que hay otras tareas que los Estados pueden hacer para mejorar las posibilidades de éxito en su lucha contra el crimen y que son aun más relevantes que el componente financiero. "Los dólares son importantes, pero son más importantes las reformas institucionales", dijo Obama.

En la entrevista con El Faro, el canciller Hugo Martínez había objetado la insistencia del fiscal Barahona en que en lugar de crear una comisión internacional antimafias de El Salvador a la Fiscalía se le refuerce el presupuesto. "Lo importante no es el color del gato, sino que cace los ratones", dijo Martínez.

En la conferencia de prensa, los mandatarios también anunciaron el asocio para el desarrollo, pero aún no tienen proyectos ni montos específicos. Funes dijo que los equipos técnicos se reunirán en abril y que, a más tardar en junio, ya se tendrá proyectos específicos en el área de transporte público, la ampliación del Aeropuerto Internacional El Salvador y proyectos de energía. "El progreso se logra a través de pragmatismo y consenso", dijo Obama.

El presidente estadounidense y su homólogo salvadoreño coincidieron en que es necesario impulsar el desarrollo del país para evitar que los jóvenes emigren a la nación norteamericana. Actualmente viven unos 2.5 millones de salvadoreños en el exterior, la gran mayoría de ellos en Estados Unidos y varias decenas de miles indocumentados o amparados en programas de protección temporal. Obama no anunció una prórroga de ese beneficio, pero dijo que su gobierno está comprometido con una reforma migratoria integral, aunque reconoció que es una negociación política difícil.

Publicidad
Publicidad

 
 

Patricia Carías, Gabriel Labrador Aragón y Mauro Arias

 

 CERRAR
Publicidad