Imprimir

Faro Electoral

"Si me quieren tener de presidente, me van a tener de presidente": Norman Quijano

Gabriel Labrador Aragón

Ocho cabeceras departamentales y nueve municipios del Gran San Salvador son una muestra de la contundente victoria de Arena en las elecciones municipales y legislativas. Norman Quijano, reelegido para gobernar la capital, está listo para comenzar la carrera por la presidencia de la República en 2014, aunque asegura que no está asaltando la candidatura de Arena.
ElFaro.net / Publicado el 12 de Marzo de 2012

Un día después de ganar el segundo período consecutivo como alcalde de San Salvador, Norman Quijano, del partido de derechas Arena, se describió a sí mismo como un político con gran experiencia, como la figura política de mayor popularidad y como el gran artífice del avance electoral arenero en el Área Metropolitana de San Salvador. Por lo tanto, no podría ser que su partido no lo considerara para definir la candidatura presidencial de 2014. "¿Cómo no voy a pensar que tengo las condiciones para aspirar a la presidencia?", concluyó Quijano, durante una entrevista en canal 33 la noche de este lunes.

El alcalde ya había venido mostrando como candidato su interés en la postulación presidencial de 2014, pero tras su holgado triunfo de este domingo, su partido le permitió incluso ser la voz cantante ante la multitud de seguidores areneros que celebraban el triunfo y que le escucharon hablar como autoridad del partido a tal punto que descalificó pretensiones de algunos políticos como el expresidente Antonio Saca, quien no ha ocultado su interés en tener el respaldo de Arena para buscar un segundo mandato dentro de dos años.

"Esos traidores que se tomaron el partido le causaron mucho sufrimiento a Arena. Esos traidores dicen que hay que unir a la derecha para derrotar al FMLN en la presidencial de 2014", dijo Quijano a las 11 de la noche del domingo, durante la celebración en el cuartel central de Arena en San Salvador.

Los traidores, en la jerga arenera, son los miembros del partido que desertaron en octubre de 2009 para formar la nueva organización Gana. Para los areneros, su propio expresidente Saca causó la fractura y ahora lo consideran un traidor.

Saca no ha ocultado su interés en buscar un segundo período presidencial en 2014, pero tras su segunda victoria consecutiva en  San Salvador, Quijano se siente fuerte y con argumentos para que su partido valore investirlo como su buque insignia para la contienda por la presidencia de la República.

"Si los salvadoreños me quieren tener de alcalde, me tienen como alcalde; si los salvadoreños me quieren tener de presidente, me van a tener de presidente", dijo el alcalde al entrevistador Narciso Castillo. Luego matizó que, no obstante, él tiene que hacer algunas consideraciones tanto hacia el partido como hacia los electores. En el caso de los electores, dijo, sería una ingratitud que él, apenas reelegido, se declare precandidato. "Yo no me estoy lanzando", aseguró. Y en el caso del partido lo que planteó es que debe valorarse si hay otras personas con pretensiones de obtener la postulación.

En Arena, Quijano ya había recibido algún nivel de respaldo público de las autoridades del partido. A inicios de 2010, el vicepresidente de Ideología de Arena, Jorge Velado, consideró a Quijano como una persona que podría ser un buen presidente de El Salvador.

Junto al triunfo de Quijano, en Arena hubo algunos candidatos a diputados que tuvieron un gran desempeño en las urnas. Una de esas personas es la exvicepresidenta Ana Vilma de Escobar, quien en el pasado ha dejado claro su interés en buscar la presidencia de la República. En 2008 intentó lograr la postulación de su partido, pero al final la candidatura fue entregada a Rodrigo Ávila.

Con el 93% de las actas de votación escrutadas, Escobar era de la planilla de candidatos a San Salvador por Arena quien más votos lograba en el estreno del sistema de voto directo por personas.

Quijano es solo el nombre más conocido de los triunfadores de Arena el domingo. En el Área Metropolitana de San Salvador el retroceso del FMLN a manos de Arena a nivel de municipalidades significó que los municipios más populosos del país -con excepción de Santa Tecla, Santa An y San Miguel- han pasado a control arenero. Soyapango vio caer a Carlos "El Diablito" Ruiz, quien gobernaba desde 2003 y el 1 de mayo tendrá que dejar el despacho a un sucesor de Arena. Igual sucedió en Mejicanos y en Apopa.

Dado el fenómeno, Arena montó la tarde de este lunes en su sede de San Salvador una presentación de sus próximos gobernantes locales. Durante el acto, un periodista pidió al presidente de Arena, Alfredo Cristiani, que los ganadores de las elecciones se fueran presentando uno a uno. "Pasen al micrófono", concedió Cristiani.

"Gracias, gracias a todos, buenas tardes, soy Jaime Lindo.. pues, ehh, candidato... obviamente electo y alcalde ¿va?, próximamente, por Soyapango, a la orden... ¡Presente por la patria!", dijo el primero de los ganadores. Sonaron los aplausos y Cristiani recuperó el micrófono para hacer un comentario, debido a que el vocero del FMLN, Roberto Lorenzana, en ese momento estaba diciendo en el cuartel general efemelenista, que el resultado de las elecciones era un "empate técnico". "Si el FMLN sigue hablando de empate técnico, más me suena a que no quieren admitir la derrota", dijo Cristiani, con una sonrisa en el rostro. 

Tenía nueve razones para hacerlo. De los 14 municipios del AMSS, solo cinco continuarán bajo la administración del FMLN y en los restantes nueve los habitantes eligieron a los candidatos del partido tricolor. En el Gran San Salvador había unos municipios que habían sido considerados como bastiones tradicionales del FMLN, pero de estos, dos ratificaron a la administración de Arena y otros siete cambiaron definitivamente de signo: Apopa, Ilopango, San Martín, Soyapango, Mejicanos, Ayutuxtepeque y Santo Tomás. 

Los 14 municipios del Gran San Salvador tenían una población de 1 millón 359 mil 577 habitantes, según el censo de 2007, y 11 municipios habían estado en manos del FMLN por al menos un período municipal. 

En términos de población, el partido tricolor pasó a administrar los destinos de 987 mil 860 salvadoreños, un aumento sustancial puesto que en 2009 Arena solo logró ser gobierno municipal en tres alcaldías: Nejapa, San Salvador y Antiguo Cuscatlán, que en conjunto tienen una población que es la tercera parte de la que ahora gobiernan, es decir, 379 mil 246. 

El FMLN se queda gobernando una población total de 371 mil 717 personas, correspondiente a los municipios de Santa Tecla, San Marcos, Cuscatancingo, Nejapa y Ciudad Delgado. 

Después de los Acuerdos de Paz, en las elecciones de 1994, más de 200 alcaldías y buena parte del Gran San Salvador habían quedado en manos de Arena pero en esta zona de 14 municipalidades 1997 la mayoría pasó bajo administración del FMLN. Ya en 1997, el FMLN gobernaba a más de la mitad de los habitantes salvadoreños, pues aunque nunca ha ganado más municipios que Arena, sí se hizo del control de los más populosos.

Arena también se ha agenciado ocho de las 14 cabeceras departamentales. En seis casos, incluyendo San Salvador, ganó la reelección mientras que en dos municipios le arrebató la alcaldía a otro partido. 

Estos últimos dos casos corresponden a San Francisco Gotera, en Morazán, donde gobernaba la Democracia Cristiana, y La Unión, en el departamento homónimo, donde gobernaba el FMLN. En Gotera influyó el hecho de que Arena reclutó al candidato natural en ese municipio, el alcalde Carlos Calixto Hernández. Sin embargo, ante la desaparición del Partido Demócrata Cristiano, el edil comenzó a buscar opciones y Arena le tendió la mano. El gane claro. 

En La Unión, el candidato Ezequiel Milla ganó después de tres intentos en elecciones anteriores siempre con Arena. En esas ocasiones había una gran cercanía en la cantidad de votos de Arena y el FMLN. En 2009, el FMLN ganó pero el edil se pasó a la Democracia Cristiana ante la negativa del Frente de llevarlo en reelección. Este paso lo aprovechó Arena para capitalizar su supremacía en el municipio. 

Desde el triunfo electoral, Norman Quijano ha salido a descalificar adversarios y a tirar líneas de partido. Aunque Arena obtuvo a nivel legislativo más escaños que el FMLN, no podría tomar decisiones sin acuerdo con los efemelenistas o los diputados de Gana. Pero Quijano se esforzó en su discurso del domingo en retratarlos mal, en recordar a las bases areneras la ruptura de octubre de 2009, y sus palabras no fueron ni sutiles ni diplomáticas. "Hoy hemos sido testigos de que independientemente de ideologías nos hemos unido la mayoría de salvadoreños que queremos vivir en paz y en progreso, y nos hemos unido alrededor de Arena y así seguiremos hasta marzo de 2014", sentenció el alcalde, trazando la línea para los próximos dos años.

Durante la noche, en la entrevista en el canal 33, no escatimó elogios a su carrera política o a su labor como alcalde. "Tengo experiencia y apoyos, soy la figura política más popular del país, y mi partido debe este repunte en el departamento de San Salvador en parte a mí", reseñó. "Mi partido tiene que valorar mi aporte para definir la candidatura presidencial en 2014".

Hubo candidatos a diputados que le acompañaron durante la celebración del domingo, que percibieron en el discurso del alcalde un tono que no parecía el de un gobernante municipal, sino más bien el de un alto líder del partido. 

Este lunes, durante la tradicional conferencia de prensa del Consejo Ejecutivo Nacional de Arena, Quijano fue colocado en el puesto de honor, al centro, junto a Cristiani, y en torno a ellos permanecieron de pie el resto de alcaldes ganadores del Gran San Salvador y algunos candidatos a diputados como Margarita Escobar, David Reyes y Edwin Zamora. 

A nivel de diputaciones, este lunes se cumplió la predicción que cerca de las 11 de la noche del domingo hizo el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Eugenio Chicas: "Ya no habrá cambio en las tendencias". Esas tendencias dieron a Arena 33 diputaciones, 11 de ellas por el departamento de San Salvador, y una más que las 32 obtenidas tres años atrás. El FMLN bajó de 35 a 31 escaños, perdiendo tres en San Salvador, una en Santa Ana y otra en Sonsonate. Subió una en La Libertad, departamento donde las plazas en disputa subieron de ocho a 10.

La tercera fuerza legislativa dejará de ser CN y ahora será Gana, que obtuvo 11 sillas, mientras CN reservaba siete puestos, y los partidos CD y Pes uno cada uno.