Publicidad

Assange sale a balcón en embajada ecuatoriana y pide a EUA terminar persecución contra WikiLeaks

Julian Assange salió este domingo a un balcón de la embajada ecuatoriana en Londres, donde se refugia desde junio, para pedir al presidente estadounidense que cese la "caza de brujas" contra WikiLeaks. Asimismo, enumeró a 11 países latinoamericanos, entre ellos El Salvador, "que han salido en defensa del derecho de asilo". Cada vez que mencionaba una nación, sus seguidores celebraban con vítores.

AFP

 
 

Londres. Julian Assange, refugiado desde hace dos meses en la embajada ecuatoriana en Londres, pidió a Estados Unidos el fin de la persecución contra Wikileaks y dio las gracias a Ecuador por su "valentía", en su primera comparecencia pública desde marzo.

El fundador de Wikileaks, elegantemente vestido, pronunció un discurso desde el balcón de la embajada, donde se refugió el pasado 19 de junio, justo por encima de las cabezas de los policías británicos que quieren detenerlo. Si ponía un pie fuera de la legación corría el riesgo de ser detenido.

"Pido al presidente (Barack) Obama que haga lo correcto; Estados Unidos debe renunciar a su caza de brujas contra WikiLeaks", espetó el australiano, de 41 años.

Aprovechó para dar las gracias al presidente ecuatoriano Rafael Correa "por la valentía que ha demostrado por tomar en consideración y concederme asilo político". También tuvo palabras de agradecimiento para sus simpatizantes.

Minutos antes, su abogado defensor, el exjuez español Baltasar Garzón, afirmó que Assange está con ánimo "combativo" y le había pedido "que recurra a la justicia para proteger los derechos de WikiLeaks, los suyos y los de todas las personas que son objeto de una investigación".

Para poder salir de la embajada y viajar a Ecuador, Assange necesita un salvoconducto de las autoridades británicas, que ya han anunciado que no se lo darán. Este domingo, Garzón especificó que emprenderá una acción judicial sobre "diferentes puntos, en diferentes países, tanto la situación financiera de WikiLeaks, los bloqueos injustificados que se han producido, como reivindicar el otorgamiento de un salvoconducto".

Suecia reclama a Assange por un presunto caso de agresión sexual y violación, que él niega. Teme que se utilice como excusa para extraditarlo a Estados Unidos para que responda de acusaciones de espionaje debido a la difusión en 2010 por WikiLeaks de cientos de miles de cables diplomáticos estadounidenses.

El número 2 de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, aseguró este domingo en declaraciones a la AFP que si Suecia se comprometiera a no extraditarle a Estados Unidos, sería una "buena base para negociar" una salida para este australiano de 41 años. "Sería una buena base para negociar, una manera de cerrar este asunto, si las autoridades suecas declararan sin ninguna reserva que Julian (Assange) nunca será extraditado de Suecia a Estados Unidos", indicó el portavoz.

Suecia reaccionó rápidamente: "el sospechoso no tiene el privilegio de dictar sus condiciones". "Si WikiLeaks quiere dar un mensaje de este tipo, deben hacerlo con nosotros directamente, de manera convencional", dijo un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores.

Frente a la embajada ecuatoriana, situada en un edificio en el centro de Londres, había cerca de medio centenar de simpatizantes de Assange, algunos con las máscaras del movimiento Anonymous, cantando y coreando eslóganes que pedían, en particular, la dimisión del ministro de Relaciones Exteriores, William Hague.

El sábado en Guayaquil (Ecuador), los cancilleres y representantes de Estados del ALBA, integrado entre otros por Cuba, Venezuela y Nicaragua, respaldaron al gobierno de Rafael Correa que denunció que el Reino Unido le amenazó con ingresar a su embajada en Londres para detener a Assange. Una irrupción de la policía en la embajada ecuatoriana para detener a Assange tendría "graves consecuencias para el mundo entero", advirtieron los representantes del ALBA.

En su breve discurso de 10 minutos, interrumpido por los gritos de sus seguidores, Assange también se refirió a la reunión que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha programado para el viernes próximo, para discutir la tensa situación entre Ecuador y Gran Bretaña a raíz de que el gobierno británico insiste en que su deber es extraditar al fundador de WikiLeaks y tras anunciar que no le dará salvoconducto para que pueda abandonar el país.

"Quiero dar las gracias a los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Perú, Venezuela y todos los demás países de América Latina que han salido en defensa del derecho de asilo", dijo. Sus seguidores celebraban con vítores la mención de cada una de esas naciones.

Assange también pidió la liberación del soldado estadounidense Bradley Manning, a quien el gobierno estadounidense acusa de ser la fuente de los cables filtrados por WikiLeaks. Manning lleva más de dos años detenido sin una acusación formal.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad