Publicidad

Banco de Desarrollo alemán frena préstamos a CEL por temor a que no pueda pagarle

El banco alemán KFW, uno de los financistas del proyecto de ampliación de la presa 5 de noviembre, le ha congelado a la CEL desembolsos que rondan los $33 millones porque ve señales negativas en la velocidad con que se endeuda la autónoma, en las ganancias que reporta y en la viabilidad financiera a futuro. El KFW teme que la CEL no pueda pagarle los créditos y alerta que la autónoma adeuda cerca de $7 millones a los proveedors de la presa 5 de noviembre. 

 
 

El 2 de septiembre de 2015, la ampliación de la presa hidroeléctrica 5 de noviembre tenía un 62 % del avance. La obra se encuentra en el sitio
 
El 2 de septiembre de 2015, la ampliación de la presa hidroeléctrica 5 de noviembre tenía un 62 % del avance. La obra se encuentra en el sitio "La chorrera del Guayabo", entre los departamentos de Cabañas y Chalatenango. Su inauguración está prevista para agosto de 2016 y la obra duplicará la producción de energía de la presa. Foto: El Faro/ Nelson Rauda.

El KFW Bankengruppe, el Banco de Desarrollo de Alemania, le ha congelado a la Comisión Ejecutiva del Río Lempa (CEL) el desembolso de fondos para dos préstamos que ascienden a $33 millones de dólares. Una tercera parte de esos fondos pone en peligro la culminación del proyecto de expansión de la presa 5 de noviembre, que actualmente se construye entre los municipios de Chalatenango y Cabañas.

En una carta fechada el 27 de abril de 2016 y dirigida al Secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana -con copia al ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, el presidente de la CEL, David López Villafuerte y el viceministro de Cooperación para el Desarrollo, Jaime Miranda- se perfila a la autónoma como una institución incapaz de cumplir con sus pagos y sus acuerdos crediticios ante organismos de financiamiento internacional. ¿La razón? El KFW suena las alarmas por el uso de la política gubernamental de subsidios de la CEL y por el nivel de endeudamiento que ha alcanzado la autónoma en los últimos años, en el que se incluyen $7 millones a los proveedores del proyecto de ampliación de la presa 5 de Noviembre.

Desde el 29 de octubre de 2012, el KFW acordó cinco préstamos con El Salvador. Uno de ellos para un proyecto insignia de los dos gobiernos del FMLN, en términos de generación de energía. Es la presa 5 de Noviembre, inaugurada el 21 de junio de 1954, con una capacidad instalada para generar 81.4 megavatios, de acuerdo con CEL. Para garantizar el buen desempeño del crédito, la autónoma se comprometió con el KFW a mantenerse dentro de ciertos parámetros financieros.  En la carta queda constancia que ni la CEL ni el gobierno de El Salvador pudieron cumplir con las exigencias suscritas en el contrato. Al salirse del margen, el banco pidió acciones concretas a la CEL. Pero ante la falta de propuestas, el banco decidió cerrar el grifo cuando el proyecto de la 5 de Noviembre se encuentra en la recta final, a más de un 90% de ejecución.

Una fuente enterada del impasse entre el banco, la autónoma y el gobierno del FMLN dijo a El Faro que aproximadamente faltan por desembolsar $11.5 millones del monto total financiado por el KFW para la presa 5 de noviembre. El otro préstamo congelado por el banco alemán es de 22 millones de dólares y corresponde a la construcción de la planta solar -productora de energía fotovoltaica- 15 de Septiembre, una obra que actualmente no se está ejecutando.

La carta del KFW está firmada por el gerente de proyectos del KFW, Oliver Polleti, y por el jefe de División, Michael Evers. En la misiva, el KFW informa que desde el 7 de abril se han congelado los fondos de los préstamos. “Una violación de los indicadores financieros tiene como consecuencia la suspensión de los desembolsos para los proyectos y se pone en peligro el desarrollo de los mismos”, le dice el banco al gobierno salvadoreño en la correspondencia.

El KFW le reclama a la CEL el incumplimiento de dos indicadores económicos. El primero es el monto máximo para aportes al Fondo de Inversión en Electricidad y Telefonía (FINET), que se refiere a la cantidad que aporta CEL para pagar los subsidios de energía eléctrica. En otras palabras, el banco alemán cuestiona la cantidad que CEL está orientando al fondo de subsidios.

El FINET fue creado en 1998 y uno de sus propósitos es “subsidiar el consumo de energía eléctrica y los servicios de telefonía en áreas rurales y de bajos ingresos (...) y el consumo de energía eléctrica residencial”. Además, el FINET también se usa para subsidiar la energía eléctrica que utilizan ANDA -la autónoma encargada del agua en El Salvador- para proyectos de bombeo y rebombeo de agua en zonas rurales. Lorenzana -hoy secretario técnico- fue uno de los diputados que firmó la iniciativa de ley para crear ese fondo.

Casi la mitad de los gastos de CEL en 2014 se destinó a los subsidios, de acuerdo con un estado de resultados de enero a agosto de 2014. La cantidad era de $117. 4 millones, el 48 % de lo que gastó la autónoma en ese periodo. Según el estado de rendimiento económico, ese año CEL destinó $177.74 millones a transferencias otorgadas, el rubro en que se ubican los subsidios según un exdirectivo de CEL que accedió a hablar con El Faro con la condición de no publicar su nombre. El año pasado, esa cantidad experimentó una reducción de $50 millones, pero aún representó el 43.5 % de los gastos de CEL.

El KFW está claro en que ese ritmo de aportes a subsidios no es sostenible. “Reiteramos nuestra solicitud para que la política nacional de subsidio al consumo de energía eléctrica no afecte las obligaciones financieras y los compromisos contractuales de CEL dado que a la fecha están generando grandes dificultades para el desarrollo de los proyectos y podría tener como consecuencia la rescisión de los contratos del préstamo”, dice una sección de la correspondencia. Es decir, que los alemanes demandan cambios de parte de El Salvador porque advierten peligro de que, con el lastre económico de los subsidios, CEL no pueda pagar los préstamos.

La advertencia sobre lo imposible que es para El Salvador mantener su política de subsidios tal como está viene de tiempo atrás. En febrero de 2012, una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) "alentó a las autoridades a reforzar el control del gasto corriente y racionalizar los subsidios para alcanzar sus metas fiscales", según un reporte de la agencia Reuters.

Los alemanes también han repetido su alarma. De hecho, esta es la tercera vez que CEL incumple esta condición del préstamo. En una carta del 20 de marzo de 2015, a la que El Faro también tuvo acceso, el KFW menciona que el indicador FINET ya se había incumplido para el 30 de junio de 2013. Ese incumplimiento volvió a suceder el 30 de septiembre de 2014. Dos meses después, el 20 de noviembre de 2014, CEL pidió a sus acreedores germanos un permiso temporal para incumplir ese indicador. El permiso se llama, en jerga financiera, 'waiver', y el KFW lo concedió durante un año. CEL prometió que en ese año arreglaría el problema, porque tenía prevista una “importante recuperación en la liquidez financiera”, según se consigna en la misiva.

Evidentemente, eso no ocurrió y por ello se agotó la paciencia del banco. Ahora, con los desembolsos congelados, esperan una solución definitiva del gobierno salvadoreño. Sin embargo, el pasado 24 de mayo, a sabiendas de esta sanción, el secretario Lorenzana enumeró los subsidios a la energía entre los logros que destaca el gobierno, en esto días en que publicita el segundo aniversario del presidente Sánchez Cerén.

“El subsidio de energía eléctrica se mantuvo a más de un millón de personas y como ustedes saben ha habido una reducción significativa en el precio de la energía eléctrica que en el año fiscal llega a 49.2 %”, dijo Lorenzana.

La ampliación de la Central 5 de Noviembre es clave para este gobierno. CEL ha anunciado que la obra agregará 80 megavatios (MW) adicionales de producción, para casi duplicar los 99 MW que genera actualmente la presa. Esa mejora será suficiente para cubrir la demanda de energía de unos 110 mil hogares, según los cálculos del gobierno. Además permitirá reducir “un aproximado de 93 mil toneladas de dióxido de carbono al año por uso de combustibles fósiles, otro método para obtener energía eléctrica”, de acuerdo con Cancillería.

Este periódico preguntó al Consejo Nacional de Energía (CNE), que pasaría si las obras en la 5 de Noviembre no se pueden terminar por los problemas económicos de CEL. La unidad de comunicaciones del CNE -una institución que también integra Lorenzana junto a otros funcionarios como el ministro de Economía- respondió que "Actualmente, el Sistema Eléctrico Nacional tiene suficiente respaldo de generación para suministrar la energía demandada a nivel nacional, sin embargo, se esperaría que CEL pueda terminar su ampliación, para tener más energía renovable en nuestra matriz eléctrica".

El 24 de mayo, el gobierno promocionó sus logros económicos al segundo año del gobierno de Salvador Sánchez Cerén en una conferencia de prensa. En el evento, el secretario Lorenzana incluyó la construcción de la planta fotovoltaica 15 de Septiembre entre sus cuentas para prometer que "la capacidad instalada de generación que posiblemente duplique la que teníamos en el quinquenio anterior". Este proyecto, con financiamiento de 22 millones del KFW, también ha sido congelado por el banco germano, por el temor que provoca que la CEL no pueda honrar sus créditos debido a sus indicadores incumplidos. Eso, en la carta se dice así: "en las proyecciones actualizadas por CEL el riesgo de incumplimientos de hasta tres indicadores financieros durante 2016, 2017 y 2018 es sustancial".

Mucha deuda, pocas ganancias e insuficiente control

El otro indicador del contrato que CEL ha incumplido según el KFW es la relación entre su deuda total y EBITDA. Por sus siglas en inglés, el EBITDA significa las utilidades netas antes de restarle los intereses, impuestos, depreciación y amortización. El resultado es una cantidad de dinero, la cantidad con la que cuenta una empresa para pagar sus obligaciones financieras y fiscales. Entre enero y agosto de 2014, CEL tenía un resultado de operación (EBITDA) de $31. 4 millones.  La relación deuda total/ EBITDA mide la capacidad de pago a futuro de una empresa. Al señalar un incumplimiento de este indicador, los alemanes avisan de su preocupación sobre la capacidad que CEL tendrá en el futuro para pagar su financiamiento, debido a la creciente desproporción entre la deuda total y el EBITDA. O sea, que CEL ha acumulado bastante deuda, no ha frenado suficientemente sus gastos y sus proyectos no están generando suficientes ganancias para mantener su estilo de vida actual. Y el KFW está alerta.

Hasta agosto de 2014, la gran mayoría de las cuentas por cobrar de CEL correspondían a ANDA: $113.8 millones, un 88 % del total, según un estado de resultados disponible en el portal de transparencia de la autónoma. Esta deuda se arrastra desde 2008, último año de gobierno del derechista Arena, pero ha seguido aumentando durante los dos gobiernos del izquierdista FMLN. El resto de las cuentas por cobrar de CEL correspondía a las distribuidoras de energía, que para esa fecha adeudaban a $14.3 millones.

El tercer incumplimiento que el banco señala a CEL es una deuda acumulada de 6 millones 936 mil 814.58 dólares hacia el proveedor para la ampliación de la Central Hidroeléctrica 5 de Noviembre. Según se lee en la carta, CEL "ha infringido también la modalidad 'pari passu' acordada para pagar todas las facturas del proveedor entre todas las fuentes de financiamiento, incluyendo fondos propios de la CEL". La claúsula pari passu significa en el mundo financiero un tratamiento idéntico de dos o más partes de un acuerdo. Para el proyecto de la 5 de Noviembre, los financistas acordaron poner los fondos para pagar en una cuenta especial. Los alemanes reclaman porque solo CEL ha tenido atrasos. "Lo anterior nos ha obligado adicionalmente a suspender cualquier desembolso de la Cuenta del Proyecto de fondos que provienen del KFW o de la Unión Europea (fondos no reembolsables bajo administración del KFW) para dicho proyecto", se lee en la carta.

En el proyecto de la 5 de Noviembre hay cuatro partes financistas: $57.4 millones que puso el KFW, misma cantidad del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), $7.5 millones que dona la Unión Europea y $66 millones de la propia CEL. La mención de la claúsula aparejada con la deuda significa que todas las partes han desembolsado sus fondos y que CEL no tiene excusa para tener dicho retraso, según analizó el exdirectivo de CEL que habló con El Faro. En diciembre de 2015, CEL tenía 40.2 millones de dólares en sus disponibilidades finales, según su estado de flujo de fondos.

Durante septiembre de 2015, mil trabajadores laboraban en tres turnos para recuperarse de un desfase en las obras que se realizan en la presa hidroeléctrica 5 de noviembre. Completar la expansión  es clave para un gobierno que promociona los logros de su segundo año. Foto: El Faro/ Nelson Rauda.
 
Durante septiembre de 2015, mil trabajadores laboraban en tres turnos para recuperarse de un desfase en las obras que se realizan en la presa hidroeléctrica 5 de noviembre. Completar la expansión  es clave para un gobierno que promociona los logros de su segundo año. Foto: El Faro/ Nelson Rauda.

Este periódico buscó, a través de la Embajada de Alemania, un posicionamiento de los representantes del KFW en El Salvador sobre este tema. La jefatura de prensa y comunicaciones envió a El Faro un breve enunciado en el que anuncian que esperan la pronta inauguración de las obras en la 5 de Noviembre. "Cualquier asunto aún pendiente de trámite se está discutiendo entre todos los involucrados tanto las instancias salvadoreñas, alemanas y otras, en el espíritu habitual de profesionalismo y amistad", finaliza ese comunicado.

El viceministro Jaime Miranda, a quien iba dirigida una copia de la carta del banco alemán, atendió una llamada telefónica de este periódico el 30 de mayo. Miranda alegó que ya se había alcanzado una solución pero que él desconocía los detalles. 

—Debería hablar con el presidente de CEL. Yo no estuve en la negociación de eso pero yo entiendo que ya se ha superado. Por eso, si va a informar sobre eso debería tener primero la entrevista con el presidente de CEL, ¿oye? -dijo Miranda.

—Desde el 24 de mayo he estado tratando de hablar con el presidente de CEL pero no me ha podido atender. Estará muy ocupado…

—Supongo que estará ocupado pero yo tengo información de que sí ya está superada esa parte. Yo no soy el que tengo, el, cómo se llama el proyecto, yo diría que insistiera con CEL, oye.

—Viceministro, ¿usted sabía cuál era el monto? Entendemos que son 11.5 millones que había congelado el banco.

—Mire yo de tantos montos no me acuerdo. Imagínese, manejo tantas cosas. No quiero mentirle en una cosa como esa. Que vaya a salir que yo dije y, hijole… tendría que tener mis papeles y ahorita no estoy allí

—¿Entonces usted entiende que ya está superado y no es una preocupación para el gobierno salvadoreño?

—Realmente, eso es lo que yo entiendo pero lo mejor sería que usted hablara con el presidente de CEL, para ver exactamente cómo está eso.

El Faro buscó desde el pasado 24 de mayo una entrevista con los receptores de la advertencia germana. Los jefes de comunicaciones del secretario Lorenzana y de David López Villafuerte  prometieron entrevistas "hasta" la primera semana de junio. También se intentó contactar al vocero de la presidencia, Eugenio Chicas, pero no contestó mensajes enviados a su celular. El equipo de comunicaciones del ministro Cáceres recomendó obtener una reacción el 1 de junio, durante la rendición de cuentas del presidente de la República en la Asamblea Legislativa.

El Faro repreguntó a Miranda -a través de mensajería instantánea- si alguien de su institución podía brindar datos sobre la solución que él mencionó que ya había sido formulada. “Esta información no pasa por nosotros porque es la parte que es préstamo. Le quiero reiterar que ese problema ya se resolvió para que informe bien”, contestó Miranda. Este periódico le preguntó al viceministro la razón por la que el banco alemán le dirigía a él una carta para hablar del préstamo, si su argumento es que esa información no pasa por su oficina. Un día después de recibir el mensaje, Miranda ya no contestó.

El 27 de mayo, El Faro envió por correo electrónico al jefe de comunicaciones de CEL las siguientes preguntas: ¿Por qué CEL está incumpliendo estos indicadores? ¿Cuánto costó el subsidio el año pasado? ¿Están aportando a los subsidios de energía eléctrica o a los pagos de servicio de energía de ANDA una cantidad mayor a la que sus ingresos les permiten?  ¿Por qué no ha pagado CEL al proveedor de la 5 de Noviembre? ¿Tiene problemas de liquidez? Si es así, ¿es debido a pagar mucho en subsidios? ¿Cómo afecta a CEL y al desarrollo de los dos proyectos en cuestión el anuncio del congelamiento de los desembolsos? Al cierre de esta nota no ha habido respuesta. 

El proyecto 5 de Noviembre ha estado lleno de tropiezos. CEL había programado inaugurar la presa en julio de este año, pero en agosto de 2015 el consorcio constructor de Queiroz Galvão y Andritz Hydro Inepar pidió una extensión de 13 meses y un aumento presupuestario de $30 millones. CEL, sin embargo, solo concedió una prórroga de cuatro meses, según declaró López en septiembre del año pasado. El pasado 24 de mayo, Lorenzana -receptor de la misiva germana- solo prometió inaugurar la obra “este año”, sin casarse con una fecha. En cuanto al aumento de dinero, CEL se negó. Habría sido la segunda vez que la obra aumenta su precio. CEL anunció, en enero de 2011, que invertiría $136 millones en la repotenciación de la presa. Sin embargo, para 2012 esa cantidad ya había ascendido a 181.9 millones, que finalmente se convirtieron en $189.3 millones, el precio actual.

En 2013, la Fiscalía General de la República, por entonces bajo la batuta de Luis Martínez, anunció que abrió una investigación por el aumento de precio de $52.9 millones en el proyecto. Esa investigación no ha visto tribunales hasta la fecha. La firma constructora, Queiroz Galvao, está señalada en Brasil, su país de origen, de participar en un esquema de corrupción. CEL separó del proyecto a la primera empresa supervisora, Intertechne Consultores, por “múltiples retrasos e incumplimiento en la ejecución de servicios”, según dijo el presidente de la CEL a El Diario de Hoy.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad