Las víctimas de la melaza

 
Publicidad
Después de la melaza vino la tragedia para cientos de familias que se abastecían de peces y agua en los ríos afectados por el derrame del Ingenio La Magdalena, ocurrido el 5 de mayo. Solo en el municipio de San Lorenzo, la alcaldía registra 107 familias afectadas. Pozos de agua clausurados debido a la alta concentración de melaza, 100% de la fauna en los primeros 12 kilómetros contaminados... Hasta el turismo se ha visto afectado tras el derrame, como lo cuentan 14 familias del cantón El Portillo, en San Lorenzo, que vivían de la pesca para abastecer los festivales gastronómicos que se celebraban cada fin de semana a la orilla del río. Hace dos semanas, en medio del debate en el que se montaron algunos políticos para minimizar el desastre ambiental, la diputada Karla Hernández del partido de derechas, Arena, apareció en un programa del canal 33 de la televisión diciendo que la melaza no es dañina para el ser humano. Para probar su punto, ella sacó una cuchara y degustó melaza en vivo. Las comunidades afectadas, sin embargo, nunca han dependido del consumo de melaza para sobrevivir, y ahora tienen una incertidumbre cuando caen en cuenta que ya no está aquello de lo que tanto han dependido: la fauna del río, los peces...

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad