Publicidad

La Fiscalía estadounidense anuncia un “gran golpe” contra la MS-13 en Nueva York

Jeff Sessions, fiscal general de Estados Unidos, anunció este 19 de julio un “gran golpe” contra la pandilla Mara Salvatrucha, al acusar a 17 de sus integrantes y asociados en Long Island de 59 cargos, incluido el asesinato a machetazos de cuatro adolescentes hondureños y ecuatorianos, ocurrido en abril de este año.

AFP / El Faro

 
 

Jeff Sessions, fiscal general de Estados Unidos, en la visita que hizo el 28 de abril de 2017 a Central Islip, en Long Island, Nueva York, para recibir insumos de la comunidad sobre cómo opera la MS-13. Foto Spencer Platt (AFP).
 
Jeff Sessions, fiscal general de Estados Unidos, en la visita que hizo el 28 de abril de 2017 a Central Islip, en Long Island, Nueva York, para recibir insumos de la comunidad sobre cómo opera la MS-13. Foto Spencer Platt (AFP).

Nueva York, ESTADOS UNIDOS. Los 17 acusados por la Fiscalía estadounidense (que ya fueron arrestados, tienen entre 18 y 30 años y en su mayoría son salvadoreños) están detenidos por participar en un total de 12 asesinatos. El Departamento de Justicia confirmó que también son acusados de asociación para delinquir, intento de homicidio, agresiones, obstrucción de la justicia, incendio provocado, conspiración para distribuir marihuana y otros cargos ligados al porte de armas de fuego en relación a su actividad pandillera en Long Island, en el Estado de Nueva York, una zona ubicada a apenas 70 kilómetros de Manhattan.

Hace una década que la Mara Salvatrucha (MS-13) tiene presencia en Brentwood y Central Islip, dos pueblos de Long Island; sin embargo, ha sido en los últimos dos años cuando las clicas se han revitalizado e incluso han surgido algunas nuevas. Las autoridades también han constatado que están utilizando medios más violentos que los usados por clicas de la propia MS-13 radicadas en otros estados de Estados Unidos, sobre todo en California.

La Mara Salvatrucha surgió a finales de los setenta entre migrantes salvadoreños radicados en el área de Los Ángeles. El fenómeno fue exportado a Centroamérica cuando a inicios de los noventa el gobierno estadounidense apostó por las deportaciones masivas. Durante más de un cuarto de siglo, las maras han evolucionado en función de las características propias de las sociedades centroamericanas; en especial, la salvadoreña.

Funcionarios estadounidenses y distintos expertos consideran que la reactivación de la MS-13 en Long Island, con formas de actuar similares a las de las clicas que operan en El Salvador, tiene relación con el ingreso masivo de menores indocumentados ocurrido en 2014 y 2015.

En menos de dos años, según el Departamento de Justicia, la pandilla ha cometido 17 asesinatos en el condado de Suffolk (del que forman parte Brentwood y Central Islip), donde se estima que la pandilla tiene a unos 400 miembros.

La acusación fiscal señala que en la noche del asesinato de los cuatro jóvenes en Central Islip, Long Island, el 11 de abril, dos muchachas que eran miembros de la MS-13 los engañaron y atrajeron a un parque público arbolado donde tres pandilleros de 19 a 22 años los atacaron a machetazos, puñaladas y palazos. Un quinto adolescente logró escapar.

Tres de los pandilleros acusados este miércoles también son señalados como los autores de los asesinatos a machetazos de las adolescentes Kayla Cuevas y Nisa Mickens en septiembre de 2016, atrás de una escuela primaria de Brentwood.

El presidente estadounidense, Donald Trump, asegura que la MS-13 es una amenaza para la seguridad del país, y está utilizándola para justificar más deportaciones y la construcción de un muro en la frontera con México. Paradójicamente, miles de los migrantes salvadoreños que viajan indocumentados a Estados Unidos lo hacen precisamente para huir del control que las maras ejercen en sus comunidades de origen.

Comunicado del fiscal general

“La MS-13 es una de las pandillas criminales más despiadadas en este país hoy”, dijo el miércoles el fiscal general, Jeff Sessions, en un comunicado. “Esta acusación es el próximo paso en nuestra misión de hallar, procesar y erradicar la amenaza de la MS-13”, que tiene como ambición “matar, violar y controlar”, añadió Sessions, en alusión a uno de los lemas con los que se ha identificado la versión salvadoreña de la Mara Salvatrucha: “Para, mata, viola y controla”.

El jefe de policía del condado de Suffolk, Timothy Sini, consideró la acusación como “otro gran golpe contra el MS-13 en Nueva York”.

Expertos, no obstante, señalan la dificultad de erradicar la MS-13 cuando sigue presentándose como una familia alternativa ante el rechazo social que sufren en la sociedad estadounidense los adolescentes y niños salvadoreños recién llegados, cuando son más vulnerables.

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad