Imprimir

Guatemaltecos piden renuncias por corrupción

Henry Morales Arana (AFP) / El Faro

Miles de manifestantes salieron este miércoles a las calles de la capital y otras ciudades de Guatemala en un paro nacional para forzar la renuncia del presidente, Jimmy Morales, señalado de corrupción electoral, y para pedir la depuración del Congreso.

ElFaro.net / Publicado el 20 de Septiembre de 2017

Ciudad de GUatemala, GUATEMALA. Con silbatos y lanzando consignas contra Morales, los manifestantes enfilaron hacia la plaza principal del centro histórico, corazón de las protestas anticorrupción desde 2015, cuando cayó el ahora encarcelado expresidente Otto Pérez por su vinculación en un fraude en aduanas.

A pesar de que cúpula empresarial no se sumó a las protestas, una cantidad considerable de comercios y restaurantes cerraron sus puertas, incluso advirtiendo a diputados y políticos "corruptos" que no los atenderán.

Las protestas apuntan al presidente de 48 años, que se hizo conocer como comediante en televisión y que ascendió al poder cabalgando una campaña contra la corrupción que caló en un electorado harto de los políticos tradicionales.

Morales "utilizó financiamiento ilícito para su campaña lo cual promueve la impunidad y su mensaje de 'Ni corrupto, ni ladrón' fue una farsa", dijo a la AFP Lenina García, de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) de la estatal Universidad de San Carlos.

Pero el paro se realizó en ausencia del mandatario, quien se encuentra en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU. 

García demandó retirarle la inmunidad a Morales para que se le investigue por indicios de corrupción en las finanzas del partido derechista FCN-Nación, agrupación que llevó al poder hace dos años.

A raíz de la crisis, cuatro de los 14 ministros --de Interior, Finanzas, Trabajo y Salud-- han renunciado a sus puestos, mientras que el canciller Carlos Raúl Morales fue destituido.

Pacto de corruptos

"No toleraremos más la corrupción", señaló por su lado el colectivo Justicia Ya, surgido en 2015 en medio de protestas multitudinarias contra el gobierno de Pérez (2012-2015). Forzado a renunciar ese año por su vinculación con una estafa en las aduanas, Pérez ahora espera que un juez decida si debe enfrentar juicio.

El paro nacional detonó tras varios días de crisis que siguieron a la orden del presidente de expulsar del país al exmagistrado colombiano Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito a la ONU. 

La fiscalía y la Cicig habían pedido quitar los fueros a Morales para investigarlo por supuestas irregularidades en los aportes de su campaña. 

Aunque la expulsión de Velásquez fue frenada por la corte constitucional, el intento provocó una ola de críticas y protestas contra Morales, debido a que el exmagistrado colombiano es una de las figuras claves en la lucha contra la corrupción en el país.

El descontento popular aumentó la semana pasada cuando el Congreso votó en contra de la petición de retiro de inmunidad, salvando a Morales de enfrentar a la justicia.

Además, los congresistas aprobaron polémicas reformas al Código Penal, que buscaban blindar a los líderes políticos de posibles acusaciones por financiamiento ilegal. Ante la presión, el Congreso dio marcha atrás con los cambios penales y prometió conocer nuevamente el proceso contra Morales este jueves. 

Durante el paro, un grupo de activistas presentó una solicitud en la Corte Suprema de Justicia para retirar los fueros a 107 congresistas que intentaron modificar el Código Penal, para que sean juzgados por delitos de obstrucción a la justicia y resoluciones que violan la Constitución.     

"Hay un pacto de corruptos que se ha fraguado en nuestra Guatemala, lamentablemente la clase política representada por el presidente Jimmy Morales y por el Congreso han traicionado al pueblo", agregó García. 

No renunciará

El vocero presidencial, Heinz Heimman, aseguró a la AFP que Morales no renunciará y se mantendrá en el cargo hasta el final de su mandato en 2020. 

"Vivimos en un país democrático, republicano, donde el sistema de elección de nuestros gobernantes es por un período, que es de cuatro años. Este período se debe de respetar dentro del marco legal, por lo que una renuncia por este momento no está dentro del pensamiento del señor presidente", apuntó Heimman.