Imprimir

La expulsión de Nayib no es un ‘déjà vu’ de Héctor Silva

Malcolm Cartagena

ElFaro.net / Publicado el 11 de Octubre de 2017

En 2002, cuando ocurrió la ruptura del FMLN con Héctor Silva, luego que este decidiera por su propia cuenta mediar entre el conflicto del sector de salud y el gobierno de Francisco Flores por la privatización de los servicios médicos, el partido buscó rápidamente un sustituto para no "dejarle en bandeja" la alcaldía a Arena, partido que llevaba a Evelyn Jacir de Lovo como candidata.

El seleccionado fue Carlos Rivas Zamora, quien era el síndico de la municipalidad y además bastante desconocido en la política salvadoreña, pero que a la postre acabaría imponiéndose sobre su contrincante por casi 10 mil votos. Esto, a pesar de que encuestas como la de CID Gallup, elaborada en febrero de 2003, mostraban a Jacir de Lovo arriba de Rivas Zamora por dos puntos porcentuales y con altos niveles de popularidad que contrastaban con los de su novato contrincante.

El resultado electoral de 2003 puede verse de dos maneras: aisladamente, o en su contexto con las elecciones anteriores y posteriores a este momento de quiebre.

Si se compara aisladamente y solo con respecto a los votos obtenidos por las dos fuerzas contendientes en ese momento, la elección de San Salvador significó un triunfo, incluso holgado para el FMLN, y le dio la razón al argumento de que la salida de Silva no le restó votos.

Por el contrario, si la votación en San Salvdor se analiza a la luz de la elección previa, la de 2000, el FMLN decayó en 9 mil votos su caudal electoral, es decir que sí hubo una reducción de votos. Lo mismo ocurre al compararlo con la elección siguiente, la de 2006, donde el FMLN a pesar de aumentar sus votos hasta los 64 mil 888 (solo 4 mil menos que los obtenidos en 2000), retuvo la alcaldía por apenas 44 votos de diferencia, sin duda, producto de una mala gestión, que además tenía a la base la premura con que se cambió la candidatura.

Resultado de elecciones en el municipio de San Salvador desde el año 1994 hasta 2012. Elaboración de Malcolm Cartagena, con datos de los resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral
 
Resultado de elecciones en el municipio de San Salvador desde el año 1994 hasta 2012. Elaboración de Malcolm Cartagena, con datos de los resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral

A partir de lo anterior, los efectos de la salida de Nayib del FMLN para el resultado electoral de 2018 no son fáciles de predecir. Existen ahora una cantidad de factores que no estaban en los primeros años de este siglo. Por ejemplo, las redes sociales, que algunos continúan despreciando de la misma forma bizantina en que los actores de teatro despreciaban en sus inicios al cine mudo, tienen una influencia que solo podrá medirse certeramente, para bien o para mal, en marzo.

Lo que sí es seguro es que el FMLN debe ahora tratar de pasar la página lo más rápido posible. En tal sentido, la expulsión de Nayib Bukele a cinco meses de la elección, le da el tiempo suficiente al partido para realizar los cambios necesarios en la planilla de concejos municipales. Esto, a pesar de que se tendrán que sortear algunos escollos legales producto de haber elegido una planilla exacta, por lo que ahora deberá elegir a una persona adicional para el cargo de alcalde, o para el cargo de concejal, en caso de que decidan subir a toda la planilla de posición y que la actual candidata a síndico, Jaqueline Rivera, se convierta en la candidata a alcaldesa

Este punto deberá resolverse siguiendo el orden dictaminado primero por la Ley de Partidos Políticos, luego el Código Electoral y las leyes comunes, para finalmente buscar la solución en lo que digan los estatutos o el Reglamento de elecciones internas del partido.

Por otra parte, todo el procedimiento descrito anteriormente pasa porque Nayib Bukele se quede de brazos cruzados. Pero, ¿qué pasa si Nayib decide presentarse ante el Tribunal de Apelaciones, un organismo nuevo emanado de la Ley de Partidos Políticos, y cuya función es revisar los fallos del Tribunal de Ética de los partidos? ¿Y qué pasa si luego de esta instancia Bukele decide acudir al Tribunal Supremo Electoral? ¿Y qué pasa si luego eleva su queja a la Sala de lo Constitucional? Mientras todo esto ocurre, el fallo anunciado este 10 de octubre probablemente no estará en firme y Nayib seguirá siendo el candidato del FMLN. 

Por tanto, esta situación podría extenderse peligrosamente más allá del día 18 de diciembre, última fecha para presentar candidaturas a concejos municipales, con lo que el FMLN se quedaría sin la posibilidad de inscribir planilla para el municipio de San Salvador por estos tecnicismos.

Sin duda el FMLN sobrevivirá a esta problemática, aunque probablemente resienta una disminución sustancial de votos, llevándolo incluso a perder la alcaldía de San Salvador. Por ello, el partido deberá pensar ya no en 2018, en términos de la alcaldía de San Salvador, sino en 2019 y en la carta que deberá presentar a más tardar el día siguiente de la elección del próximo 4 de marzo.

Para entonces, y si Nayib sigue con su idea de ser presidente, seguramente ya no habrá uno, sino dos contrincantes serios contra los que el partido tendrá que enfrentarse. No sé qué decisión tomará el FMLN en ese momento, pero sí sé que lograr un tercer período presidencial pasa por tener una gran dosis de pragmatismo, ese mismo que le permitió ganar en 2009. Y ese sí será un déjà vu.

Malcolm Cartagena, columnista del periódico El Faro.
 
Malcolm Cartagena, columnista del periódico El Faro.

*Malcolm Cartagena cuenta con 12 años de trayectoria en materia electoral. Ha participado como observador electoral certificado por la OEA y por el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA) en varios países del mundo. Actualmente dirige capacitaciones y elabora materiales de divulgación electoral. Estudia Comunicaciones y es afiliado del partido FMLN.