Publicidad

Miembros de la Policía Nacional de Honduras descansan frente a la sede de fuerza especial de agentes 'Cobra'. Los  policías se niegan a tomar medidas enérgicas contra los manifestantes que protestan contra la reelección del presidente Juan Orlando Hernández. Nueve días después de los comicios, el Tribunal Supremo Electoral todavía no ha declarado a un ganador, aunque las últimas proyecciones perfilaban a Hernández a la cabeza.  La policía también se niega a tomar medidas contra los partidarios del candidato opositor, Salvador Nasralla, que se niegan a reconocer los resultados anunciados por las autoridades electorales y denuncian un fraude electoral.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad