Publicidad

Calleja e Interiano se saltan Comisión Política para elegir jefe de fracción

El presidente de Arena y el recién electo candidato presidencial se han unido a un grupo de diputados para saltarse las órdenes de la Comisión Política del partido e imponer la elección de la jefatura de fracción 2018-2021. Mientras la Comisión Política exige "indiscutible compromiso con la transparencia" y habilidades políticas, el Coena pide "disciplina partidaria". 

 
 

Dos días después de la elección del empresario Carlos Calleja como candidato presidencial, cuando Arena todavía no había salido de la resaca tras convertirse en el primer partido con un candidato oficial para 2019, una nueva disputa por la definición de la jefatura de fracción para el periodo 2018-2021 saca a flote, otra vez, las divisiones en el principal partido de oposición.

Esta vez, el propio Carlos Calleja y dirigentes del Consejo Ejecutivo Nacionalista (Coena) se han aliado a buena parte de la fracción, decantada en los últimos tres años a favor del presidente del partido, Mauricio Interiano, para rechazar el mecanismo ordenado por la Comisión Política (Copol). Este grupo definirá, fuera de reglamento, a los líderes que guiarán a la bancada arenera en el periodo legislativo en el que dominarán la aritmética parlamentaria con 37 diputados.

En una reunión celebrada el martes 24 de abril, en el Best Western Plus Terraza, la mayoría de los diputados se reunió con Calleja e Interiano para modificar el método de votación con el cual se definirá a la jefatura de fracción. Mientras la Copol estableció que la fracción electa se sometiera a la votación de sus mejores candidatos, y enviara al Coena seis propuestas para que de ahí se escogiera al jefe y subjefe de fracción, el grupo coordinado por Interiano y Calleja decidieron revertir esta indicación. En la reunión del martes 24, acordaron dejar las cosas tal cual y como habían funcionado las últimas tres legislaturas. Es decir que el Coena planea elegir a los candidatos de una lista previa de postulantes elaborada por la dirigencia, y después los someterá a elección directa y secreta de los diputados. Esta es la receta con la que Alberto Romero y Milena de Escalón ganaron la jefatura y subjefatura de la fracción en 2015. El primero fue reelecto para la legislatura 2018-2021 y es miembro del Coena. La segunda deja la Asamblea para asumir como alcaldesa de Santa Ana.

Esta maniobra encuentra sintonía con los llamados que hiciera Interiano desde el triunfo electoral de marzo pasado. Una vez conocidos los resultados, Interiano siempre sostuvo de manera pública que la definición de cargos en la fracción y puestos en la junta directiva de la Asamblea Legislativa se evaluarían una vez fuera elegido el candidato presidencial.

Desacato a la Comisión Política

El cambio sugerido forma parte de un reglamento de funcionamiento que la Comisión Política aprobó luego de revisar la propuesta original que le fue enviada por la actual fracción legislativa para su evaluación. En el documento, fechado el 19 de marzo de 2018, la Comisión también propuso que los aspirantes elegidos por la fracción fueran sometidos a la evaluación de un comité integrado por tres miembros del Coena -incluido su presidente-, el jefe actual de fracción y un integrante de la Copol. Luego, el comité haría su recomendación al Coena y este decidiría finalmente la jefatura de bancada. En la fórmula actual no hay participación de la Copol, en la del reglamento sí.

Después de la presidencia de Antonio Elías Saca (2004-2009), hoy preso por hechos de corrupción, Arena decidió crear la Comisión Política como una especie de poder legislativo que le hiciera contrapeso al órgano ejecutivo, el Consejo Ejecutivo Nacional o Coena. Su primer coordinador fue el expresidente Alfredo Cristiani.

Los estatutos de Arena, específicamente los artículos 65 y 66, le dan la potestad para ser el ente rector en cuanto a estrategia política y el único órgano responsable de aprobar las estructuras de funcionamiento de los “organismos del partido” y la modificación o rechazo a cualquier reforma que se les quiera aplicar. Según lo dispuesto en el nuevo reglamento, el principal organismo del partido es la fracción legislativa por considerarse el vehículo para formular leyes e influir en la elaboración de políticas públicas.

Las decisiones del Coena y los diputados podrían considerarse, entonces, como un desacato a su comisión política. Detrás de este rechazo podría interpretarse, además, un capítulo más en la ruptura que ha significado la nominación de Calleja como candidato presidencial. La Copol fue un organismo que durante la campaña interna por la definición de la candidatura presidencial intentó ser un contrapeso contra los apoyos de dirigentes, miembros del Coena y estructuras partidarias a favor de Calleja.

La Copol incluso intentó equilibrar la exposición de los precandidatos presidenciales. A finales de abril, ante la embestida de Carlos Calleja por sus recurrentes reuniones con las estructuras, la Comisión envió tres comunicados prohibiendo ese tipo de encuentros, pero los mensajes fueron ignorados. El actual coordinador de la Comisión, Albino Román, también tiene un historial que lo ubica en el bando contrario al de Mauricio Interiano pues se inscribió junto a Edwin Zamora en las internas para dirigir el Coena en 2016. Román también estuvo apoyando a Simán en la contienda contra Calleja.

El “Coena parlamentario” se potencia

Sobre todo en la última legislatura, la dirigencia del partido ha funcionado como un "Coena parlamentario”, amén de los vasos comunicantes entre los miembros de la máxima dirigencia del partido y la fracción. Los vicepresidentes Rolando Alvarenga y Carolina Ramírez son asesores de la fracción, al igual que el director de asuntos electorales, Selim Alabí. Otros cinco directores del Coena también son diputados: Romero (jefe de bancada), René Portillo Cuadra (excandidato a la vicepresidencia de la República), Martha Evelyn Batres (exdirectora de la juventud arenera), Ernesto Muyshondt (alcalde electo de San Salvador) y Carlos Reyes. Mientras que la Comisión Política está integrada por fundadores del partido, los coordinadores actuales de fracción, otros personajes de trayectoria partidaria, expresidentes del Coena y el presidente vigente. El reciente reglamento aprobado fue firmado por once de los 12 miembros, menos por Mauricio Interiano. Una fuente señaló a este periódico que él estaba de acuerdo con la normativa, pero después no firmó. Otra dijo que simplemente no estaba presente el día de la aprobación.

La discusión dentro de la fracción por el nuevo reglamento, especialmente por las modificaciones en el método de votación para la jefatura, se mantuvo a lo interno desde mediados de abril. La reunión del martes 24 fue a petición del grupo de diputados y algunos de ellos, incluso, enviaron una carta a la dirigencia del partido solicitando el encuentro, confirmaron dos fuentes. Fue hasta ese día en la mañana que algunas publicaciones en redes sociales daban cuenta, públicamente, de lo que ocurría dentro del partido.

El diputado Alberto Romero, actual jefe de fracción, dio una rueda de prensa temprano desde su despacho en el que informó que el Coena se reuniría en la tarde para establecer el procedimiento a seguir para la elección de la jefatura. En Twitter, el diputado saliente Juan Valiente le respondió: “La Comisión Política aprobó el reglamento de funcionamiento de la fracción y fue publicado en el sitio oficial de Arena. Habrá voto de diputados, pero también participación de otros organismos”. Los desencuentros se hicieron más evidentes cuando diferentes actores que participaron en la reunión publicaron una serie de fotografías después del encuentro. La diputada Karla Hernández, por ejemplo, acudió a la reunión pero no se quedó para la foto final. El domingo, Hernández cuestionó en su Twitter la elección de Calleja como el candidato presidencial de Arena. 

Se busca un jefe con "disciplina partidaria"

El encuentro del martes 24 también sirvió para acordar el día de la elección de jefatura, programada para el próximo sábado 28 de abril, y definir nuevos requisitos de postulación para los aspirantes. Esto, una vez más, incumple lo establecido por la Comisión Política. De acuerdo con el artículo 6 del reglamento, además de ser diputados propietarios y tener al menos una legislatura, los candidatos deben contar con honradez e instrucción notoria; indiscutible compromiso con la transparencia, la equidad y respeto hacia la persona humana en general y a los miembros y personal de la fracción en especial; y que no haya sido sancionado por el Coena, el Tribunal de Primera Instancia o el Tribunal de Ética, en los tres años anteriores a la fecha de toma de posesión de su cargo como diputado. En cambio, los dirigentes presentes omitieron esas exigencias y sólo aprobaron requerir: tener liderazgo en temas nacionales; trayectoria comprobada de disciplina partidaria; capacidad de diálogo, concertación y debate; y buena relación con los diferentes grupos parlamentarios.

Una de las diapositivas que se presentó durante la reunión del 24 de abril y que contiene los requisitos para los aspirantes a la jefatura de fracción.
 
Una de las diapositivas que se presentó durante la reunión del 24 de abril y que contiene los requisitos para los aspirantes a la jefatura de fracción.

Con las normas establecidas por la Comisión, por ejemplo, la reelección del actual jefe de fracción, Alberto Romero, sería rechazada. A mediados de enero, durante una reunión de la bancada, en el quinto piso del edificio del Palacio Legislativo, Romero pronunció duras palabras contra la diputada Margarita Escobar. Según testigos, Romero ofendió a Escobar y esta lo confrontó. Lo que ahí ocurrió es guardado con mucho secretismo por los diputados que estaban presentes, pero Escobar confirmó que interpuso una demanda ante el tribunal de primera instancia del partido contra el jefe de la bancada. "He dicho que sobre los asuntos internos del partido no daré declaraciones", dijo a El Faro. Una de las personas que hizo público el encontronazo fue la diputada Karla Hernández, en una entrevista de radio YSKL. Hernández fue incómoda al Coena durante la legislatura 2015-2018 y un par de ocasiones desobedeció la línea del partido en las votaciones en el pleno. Semanas después de la denuncia de Escobar, Hernández y la diputada Ana Vilma de Escobar también interpusieron denuncias internas contra Romero por supuestos maltratos en su contra.

Sin embargo, para la fracción, en palabras de uno de los diputados que estuvo de acuerdo con las modificaciones y que pidió el anonimato, mantener la forma de votación actual es "más democrático" que lo reglamentado por la Copol. Este legislador considera que ellos, como una instancia del partido y no como un organismo, están exentos de cumplir con el reglamento de funcionamiento acordado por la Comisión.

"Si ellos lo que han dicho ahora es que no son un organismo del partido y por lo tanto no se someten a lo que dice el reglamento, la pregunta es: ¿entonces por qué enviaron el reglamento a la Comisión Política?", dice a El Faro uno de los once miembro de la Copol que firmaron a favor del reglamento. La fuente también pidió no revelar su nombre. "Incluso, la semana pasada el presidente (Mauricio Interiano) pidió que, como no se podía cumplir el punto que establecía que 10 días antes de la toma de posesión se debía elegir la jefatura, no aplicáramos esta vez lo acordado y esperáramos hasta después del 22 de abril (día de las internas)", acotó. Quien habla hace referencia al artículo 5 del reglamento que establece que el jefe y subjefe de fracción deberán nombrarse a más tardar 10 días antes que los parlamentarios asuman su cargo.

Contrario a la versión de la fuente, públicamente y en declaraciones a este periódico, diputados del partido aseguraron que la elección de la jefatura se haría después de las internas porque el candidato influiría en la decisión. Dos días después de la elección, la bancada y el Coena se reunieron con Carlos Calleja para contradecir a la Copol y definir un nuevo mecanismo.

Uno de los diputados que estuvo presente en esa reunión asegura que la bancada solo estaba en desacuerdo con la Copol con los artículos referentes al método de votación. Destacan en las nuevas disposiciones del reglamento que la fracción podrá autorizar por mayoría simple el voto disidente. De no ser aprobado el gesto de disidencia, este aún podría cumplirse cuando la conciencia del diputado le dicte votar en contra de la fracción. Esta apertura sería una novedad en el partido. En la gestión 2015-2018, Interiano no pudo controlar a un grupo de diputados que cuestionaron votaciones o intentos de votaciones claves como la reelección del fiscal general, Luis Martínez (que guarda prisión acusado de maniobrar una red de venta de justicia y por utilizar de manera ilegal escuchas telefónicas), aprobación de bonos y el presupuesto general de la nación. A algunos de estos diputados, el partido incluso los llamó a consultas y amenazó con bloquearles la inscripción al proceso de reelección si no se sometían. 

El nuevo reglamento también responsabiliza a la jefatura de fracción para que administre los recursos de la Asamblea asignados a la fracción y rinda cuenta de ellos ante el Coena. Anualmente, la Asamblea Legislativa entrega a cada fracción una bolsa de miles de dólares para gastos de funcionamiento. De estos fondos, los diputados areneros reciben 5000 dólares de las arcas del Estado para contratar personal a discreción, según han confirmado tres fuentes de la fracción a este periódico. La asignación de recursos en la bancada es coordinada por la jefatura de fracción, y hasta ahora nunca ha rendido cuentas al partido sobre el uso de esos fondos. 

 

 

Con reportes de Gabriel Labrador. 

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad