Publicidad

¿Quién es Fernando Hierro?

La sorpresiva destitución del DT Julen Lopetegui como seleccionador español en la víspera del partido de inauguración de Rusia 2018 ha llevado a la Federación Española de Fútbol a llamar de urgencia a la leyenda del fútbol español, Fernando Hierro, quien afronta el reto de dirigir a una de las favoritas sin apenas tener experiencia como entrenador.

Gabriel Rubio Girón (AFP) / El Faro

 
 

Krasnodar, RUSIA. “Fernando Hierro asumirá el cargo de seleccionador nacional durante el Campeonato del Mundo de Rusia”, comunicó la Federación Español de Fútbol (RFEF) este miércoles 13 de junio, pocos minutos después de anunciar la destitución de Julen Lopetegui, tras aceptar este dirigir el Real Madrid la próxima temporada.

La RFEF no ha dudado en llamar a un hombre conocedor de la institución, con fama de trabajador, que no dudaba en asegurar que “vuelvo por conocimiento de la casa, corazón e ilusión” al ser nombrado director deportivo de la RFEF en noviembre pasado.

“Creo que es una magnífica oportunidad para que ayudemos todos los que hemos tenido la suerte de conocer la casa. Hay un trabajo fantástico por hacer”, aseguraba entonces Fernando Hierro.

Fernando Hierro, entrenador de la selección de España. Foto Pierre-Philippe Marcou (AFP).
 
Fernando Hierro, entrenador de la selección de España. Foto Pierre-Philippe Marcou (AFP).

El excentral español encara ahora un reto mayúsculo, tras haber tenido sólo una pequeña experiencia como técnico al frente del Oviedo de la Segunda División española (2016/2017). Es alguien que, tras colgar las botas, se ha movido más en los despachos que en el campo.

Nacido en la pequeña localidad malagueña de Vélez-Málaga, en el sur de España, en cuyo club se formó, Hierro pasó después al Real Valladolid, en cuyo filial jugó antes de debutar en Primera División en 1987 con el equipo de la capital castellano-leonesa.

Un pilar en la defensa del Madrid

En el Valladolid, este defensa alto (1.88 metros), de fuerte pegada y goleador, cuyo estilo empezó a perfilar al central moderno, comenzó a atraer la mirada de los grandes clubes. Sólo dos años tardó en recalar en el Real Madrid, en 1989, pese a que Valladolid y Atlético de Madrid habían llegado a un acuerdo entre clubes, pero el jugador prefirió el equipo blanco.

Hasta 14 temporadas militó en el Real Madrid, convirtiéndose en uno de los pilares del conjunto merengue, con el que jugó 601 partidos oficiales y marcó 127 goles.

Junto a los Butragueño, Míchel, Hugo Sánchez acabó marcando una época en el Real Madrid con el que ganó cinco Ligas, una Copa del Rey, cinco Supercopas de España, tres Ligas de Campeones, una Supercopa de Europa y dos Copas Intercontinentales.

Su buen desempeño en el Real Madrid le llevó a la selección, donde se convirtió pronto también un pilar de la Roja, con la que jugó 89 partidos, en los que marcó 29 goles.

Hierro defendió los colores de la Roja en cuatro Mundiales (1990, 1994, 1998, 2002) y dos Eurocopas 1996 y 2000, llegando a cuartos de final como mejor clasificación.

Director deportivo de la Roja

Tras colgar las botas en 2005, después de un paso por el Al-Rayyan catarí y el Bolton Wanderers inglés, Hierro fue nombrado director deportivo de la RFEF en 2007, sólo un año antes de ganar la Eurocopa de 2008.

En ese puesto, Hierro sirvió de enlace entre los jugadores y la dirección de la RFEF, y en el Mundial de Sudáfrica 2010, fue el revulsivo que llamó a la movilización y al combate tras la derrota inaugural de la Roja frente a Suiza (1-0).

España acabó ganando su primer mundial y un año después, Hierro abandonaba su puesto en la RFEF para ocupar la dirección deportiva del Málaga, donde sólo estuvo una temporada.

El hombre que al colgar las botas lo primero que hizo fue sacarse la licencia de entrenador tuvo la oportunidad de entrenar al Real Oviedo, pero tras una temporada al frente del equipo asturiano, al que dejó en la octava posición de la división de plata del fútbol español, abandonó el puesto.

“A mí me gusta ganar, soy ganador, y por eso me voy con la espina clavada de no ver un (estadio) Tartiere lleno en play off (de ascenso a Primera) y no ver la felicidad en el club”, dijo Hierro al abandonar el club asturiano, por decisión propia. Ahora, tras esa pequeña experiencia como entrenador, el exinternacional español se dispone a dar un paso que podría agrandar su leyenda o ensuciar su currículum con una mancha de esas que cuesta quitar.

© Agence France-Presse

Publicidad
Publicidad

 

Steven Griffiths (AFP) / El Faro

 

Daniel Merolla (AFP) / El Faro

 

 CERRAR
Publicidad