Imprimir

La detención de una estudiante universitaria redimensiona la persecución política en Nicaragua

Confidencial / AFP

Amaya Coppens es una de las principales dirigentes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, surgido en León a raíz de las protestas que estallaron el 18 de abril contra el gobierno de Daniel Ortega. Fue detenida junto a otro líder estudiantil, Sergio Midence Delgadillo, en un contexto en el que aumenta la persecución contra universitarios nicaragüenses y líderes comunales.

 

ElFaro.net / Publicado el 11 de Septiembre de 2018

Una estudiante de nacionalidad nicaragüense y belga, líder de un movimiento de protesta en la ciudad occidental de León, fue detenida por policías y paramilitares, y trasladada a la cárcel de máxima seguridad El Chipote, denunció este martes 11 el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

"Amaya Coppens, estudiante de quinto año de medicina, fue sacada a la fuerza la tarde del lunes de su casa en la ciudad de León por policías y paramilitares", confirmó a la AFP la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez.

La abogada del Cenidh que lleva el caso, Wendy Flores, dijo que la policía les informó este mediodía que Coppens está detenida en la cárcel El Chipote en Managua, conocido como un centro de torturas.

Coppens es una de las principales dirigentes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, surgido a raíz de las protestas que estallaron el 18 de abril contra el gobierno de Daniel Ortega. Las manifestaciones han sido reprimidas con violencia y dejado más de 320 muertos, según grupos humanitarios.

La madre de la universitaria, Tamara Zamora, había dicho que desconocía el paradero de su hija hasta que los oficiales de El Chipote le confirmaron su reclusión en ese centro.

Amaya Coppens. Imagen tomada de su cuenta oficial en Facebook. 
 
Amaya Coppens. Imagen tomada de su cuenta oficial en Facebook. 

Persecución a estudiantes

Junto con Coppens fue capturado otro joven, en el marco de las redadas que la policía realiza contra participantes en las protestas antigubernamentales. Confidencial ha reportado que Coppens fue detenida junto a Sergio Midence Delgadillo y otras 11 personas poco antes de las siete de la noche, cerca de la Iglesia La Recolección, cuando se dirigían a una casa de seguridad.

Yerri Estrada, miembro del Movimiento 19 de abril de León, dijo a ese periódico que grupos combinados de policías y paramilitares, perseguían a ambos jóvenes en todo momento. Después de lograr la captura de Nahiroby Olivas, Byron Estrada, Luis Quiroz, Yaritza Mairena, Levis Rugama y Victoria Obando, el pasado 25 de agosto (fueron acusados de terrorismo), Coppens y Midence Delgadillo se convirtieron en prioridad para las fuerzas armadas del régimen Ortega Murillo (los jóvenes eran compañeros en el Movimiento 19 de abril). Su captura redimensiona la persecución política en Nicaragua y perfila a los estudiantes organizados como un blanco del régimen. 

“Tenían pocos días de haberse cambiado de casa de seguridad. Estábamos tomando medidas para no exponernos en las calles, pero con la Policía y los paramilitares de nada sirve”, dijo Estrada, citado por Confidencial.

La versión de testigos sobre la captura recogida por Confidencial describe que la Policía llegó el domingo a la casa de los padres de Midence Delgadillo a buscar a los estudiantes, sin embargo, no encontraron a ninguno de los dos. El lunes las fuerzas policiales realizaron una ronda de allanamiento de casas en el barrio San Juan desde tempranas horas de la mañana. Se metían principalmente en casas alquiladas por universitarios, dijo un ciudadano de ese barrio.

Verónica Delgadillo, madre de Sergio, dijo a Confidencial que desconocía el paradero de su hijo. “Lo que sé es que se lo llevaron detenido. Fui a la Policía y dijeron que no estaba ahí, que se lo habían llevado a ‘El Chipote’. Luego fui a la departamental del Frente Sandinista, pero me dijeron que no estaba. Realmente no sé dónde está  mi hijo”.

Estrada manifestó que algunos ciudadanos dijeron que Midence Delgadillo y Coppens, fueron vistos en una camioneta, siendo trasladados por Policías y paramilitares, rumbo a Managua. “Hacia El Chipote de una sola vez”, refirió.

Los profesores y estudiantes de la UNAN-León condenaron la captura ilegal de Coppens y de Midence Delgadillo. Denunciaron “esta otra flagrante violación a la libertad de personas cuyo único delito es luchar por construir una patria mejor”.

“En respuesta a este hecho bochornoso llamamos a un paro estudiantil inmediato y demandamos a las autoridades de la universidad su condena total a este repudiable hecho”, dice el comunicado.

En la lucha desde el 18 de abril

Coppens, de 23 años, es hija de un belga y una nicaragüense, dijo Núñez, quien informó que el padre de la universitaria realiza gestiones diplomáticas para conocer la situación de su hija. Es parte de la Coordinadora Universitaria Democracia y la Justicia, la Alianza Cívica y la Articulación de Movimientos Sociales. Coppens y Delgadillo, se unen a la lista de estudiantes universitarios apresados por el régimen de Ortega, tras la oleada de represión y asedio en esta etapa de la crisis en Nicaragua.

Además, Coppens es estudiante de la UNAN-León y participó desde el 18 de abril en las protestas, primero contra la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), y luego exigiendo justicia por los caídos en esa ciudad y la salida del Gobierno del presidente Ortega.

“Desde hace años nos vienen utilizando a todos los internos para ir a marchas del Gobierno, con la misma presión de que si no van se las van a retirar las becas y todos los beneficios que como estudiantes tienen. Al ver todo eso se decidió como universidad participar de estas protestas contra el Gobierno”, explicó Coppens, de 23 años, en una entrevista en el mes de mayo.

Amaya logró escapar de una redada en la que fueron capturados siete estudiantes universitarios de León y Managua. “No es posible que se lleven a muchachos inocentes de esa manera”, lamentó en esa ocasión.

Hasta el momento, no se ha precisado si Coppens y Midence Delgadillo permanecían en León o si fueron trasladados a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Más de 300 opositores están presos sin orden judicial tras ser detenidos en estos operativos, muchos de los cuales enfrentan causas criminales por "terrorismo" y otros delitos.

Según el Cenidh, al menos 25 personas han sido detenidas en los últimos tres días en Nicaragua.

*Este texto fue construido con reportes de Confidencial y AFP.