Imprimir

Eternos indocumentados

Fred Ramos

Ana Rafael, de 32 años; Luis Martínez, de 29; Fernando Martínez, de uno; y Gabriela Martínez, de 10, son una familia salvadoreña que pide aventón en la carretera México 190, para llegar a Juchitán de Zaragoza, en el estado de Oaxaca, México. Ellos son parte de la caravana de migrantes que tiene como objetivo llegar a los Estados Unidos, pero como hacen muchos de aquellos a los que se les dificulta más avanzar a pie, piden que alguien se compadezca y los lleve. Luis era vendedor ambulante en el occidente del país. Asegura que en dos ocasiones los pandilleros le quitaron su mercadería. Debido a eso, decidió migrar junto a su familia en la caravana que inició en Honduras el 12 de octubre. El 29 de octubre, el gobierno de Estados Unidos anunció que desplegará un batallón de más de 5,000 militares en la frontera con México para evitar que grandes grupos de migrantes crucen la frontera de manera indocumentada. La caravana inició en Honduras, en la violenta ciudad de San Pedro Sula, y apenas va por el sur mexicano, a más de 3,000 kilómetros de la frontera norte, pero durante su avance decenas de salvadoreños se fueron incorporando. De hecho, el día de 31 de octubre, al menos dos caravanas con más de 200 personas cada una salieron de la capital salvadoreña para intentar igualar la gesta de los que van a la vanguardia. Cientos de salvadoreños vieron la oportunidad de huir acompañados y se convirtieron en migrantes de un día para otro.  

ElFaro.net / Publicado el 31 de Octubre de 2018