Imprimir

Las conversaciones privadas del fiscal Martínez con Funes, Rais, Herbert Saca y Nayib Bukele

Gabriela Cáceres, Nelson Rauda, Jimmy Alvarado | Gráficos: Daniel Reyes

El Faro tuvo acceso a mensajes privados que narran una amistad entre Luis Martínez y el expresidente Funes y aportan indicios que sugieren una confabulación para procesar al expresidente Francisco Flores. Enrique Rais sostuvo reuniones secretas con FMLN, Arena, Gana y PCN para asegurar la reelección de Martínez. Los mensajes sugieren un chantaje político y es Rais quien da una directriz: “Tendremos que tirar a los leones a Nayib!!! Da la orden”. Bukele se molestó por el caso “troll center” y, para intentar calmarlo, el exfiscal buscó a Herbert Saca.

ElFaro.net / Publicado el 20 de Octubre de 2018

Conversaciones por mensajes de texto del exfiscal general Luis Martínez (2012-2015) revelan cómo dirigentes políticos acudían a él para intentar manipular la Fiscalía General de la República (FGR) a su favor, o para que actuara en contra de adversarios. Martínez aparece dibujado como un fiscal cómplice que brindaba información de las investigaciones contra funcionarios o exfuncionarios, pero también como un personaje capaz de utilizar a la institución para chantajear a los partidos a cambio de una reelección que estuvo a punto de lograr en diciembre de 2015.

En primera línea de esas conversaciones aparece el expresidente Mauricio Funes, quien nueves meses después de haber salido del cargo llamaba “amigo” al exfiscal, lo invitaba a “echarse los tragos” en reuniones con el expresidente Saca y a hacer prácticas de tiro. Los mensajes plantean una relación de amistad que se forjó desde cuando Funes dirigía el Ejecutivo, lo cual sugiere una relación que se alejaba de la independencia que la Constitución ordena a la Fiscalía.

En una de las conversaciones, fechada el 2 de febrero de 2015, Funes dice a Martínez que en una entrevista televisiva habló del “ROS” (Reporte de Operaciones Sospechosas) que dio pie a la investigación contra el expresidente Francisco Flores por el desvío de 10 millones de dólares donados por Taiwán a El Salvador.

“Me referí al tema del ROS y la investigación contra Flores. Mi actitud fue de total respeto al profesionalismo e independencia de la Fiscalía”, escribió a Martínez. Aunque Flores confesó en la Asamblea Legislativa que ese dinero lo entregó a “los destinatarios”, El Faro reveló que los fondos se usaron para la campaña presidencial de Arena en 2004. Flores falleció en 2016, en la víspera de un juicio por corrupción. Funes fue el primero de hablar públicamente del ROS, a finales de 2013, en su programa de radio Conversando con el presidente. Para muchos funcionarios, aquello se trató de una filtración de información de un proceso abierto, y en el debate público una de las exigencias al fiscal era que investigara cómo aquello llegó a manos del expresidente. Sin embargo, los mensajes privados entre Funes y Martínez revelan que ambos hablaban con total naturalidad de la divulgación pública de aquel documento.

[chat_text slug="lm-mf"]

Negociaciones secretas y chantajes

El Faro tuvo acceso a las transcripciones de 455 mensajes de texto presentados por la Fiscalía en el juzgado Octavo de Instrucción de San Salvador. En agosto de 2016, cuando Martínez fue detenido como parte de una trama de venta de justicia en la que está involucrado Rais, agentes policiales le incautaron un teléfono Samsung Galaxy S5. La División Élite contra el Crimen Organizado (DECO) de la Policía Nacional Civil (PNC) analizó ese aparato y encontró 9,836 contactos, 11,611 mensajes de texto y 148 conversaciones en redes sociales: Blackberry Messenger, Twitter y Whatsapp. “Se encontraron varias conversaciones relacionadas a política, negociaciones y otras que pudieran ser relevantes en la investigación de otros casos”, escribió la Policía en su informe.

Este periódico confirmó que cuatro de los números telefónicos que aparecen en el informe son los números de contacto de tres de los interlocutores vinculados a Martínez por la FGR y la PNC. Además, seis fuentes validaron la veracidad de los mensajes: tres emisores de los mensajes de texto confirmaron su autenticidad, entre ellos el expresidente Funes. Otras tres fuentes mencionadas en los intercambios confirman que ocurrieron los eventos consignados en los chats.

Extracto del informe presentado por la Fiscalía al juzgado Octavo de Instrucción de San Salvador. 
 
Extracto del informe presentado por la Fiscalía al juzgado Octavo de Instrucción de San Salvador. 

En las conversaciones se detallan negociaciones secretas del empresario Enrique Rais, actualmente prófugo de la justicia. La Policía y la Fiscalía lo identifican en los documentos como “Duke”. Rais se reunía con dirigentes de los partidos FMLN, Arena, Gana y PCN para buscar la reelección de Martínez. Por las fechas en que sitúa las reuniones, y las acciones que luego emprendieron diputados y dirigentes de esos partidos, los mensajes abonan para entender los entresijos que llevaron a la Asamblea Legislativa a plantearse la continuidad de Martínez en el cargo. En diciembre de 2015, El Faro ya había revelado que tanto en Arena como el FMLN existía una fuerte presión para lograr esa votación que dividió a las dos bancadas.

Destaca en los mensajes, además, la planificación de un chantaje. El 9 de diciembre de 2015, cuando Rais y Martínez descubrieron que el FMLN se estaba echando para atrás, Rais sugirió que tendrían que “tirar a los leones a Nayib!!!”.

No queda claro en las conversaciones a qué se refieren con esa cita pero, un mes antes, el exacalde y el exfiscal habían tenido un intercambio de mensajes por el caso “troll center”. Bukele había apelado a la amistad con Martínez para preguntarle por esa investigación, para desvincularse del caso y para sugerirle que detrás había una motivación política. La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy vinculaban al entonces alcalde con una empresa de programadores digitales. Según la acusación, esta empresa creó páginas falsas (con logos de LPG y EDH) para afectar la credibilidad de ambos medios. Las capturas contra los implicados y contra la agencia Búnker se habían realizado la tarde del 11 de noviembre. Bukele escribió horas más tarde, a las 00:26 minutos de la madrugada del 12 de noviembre.

“Me impresionó el despliegue de fuerza contra el supuesto ‘troll center’ con el que me quieren vincular algunos medios. Entiendo que somos amigos y esperaría que no fuera algo que viniera de arriba tratando de buscar algo contra este servidor. Parecería extraño tanto despliegue de recursos de la fiscalía para atrapar un supuesto delito de ‘uso de distintivos comerciales’”, escribió Bukele.

Martínez fingió que desconocía sobre lo que pasaba: “Hola. ¿Qué pasó?”. Bukele, sin embargo, insistió en que le hablaba sobre el tema del registro de la agencia de publicidad. Martínez contestó: “LPG denunció y cayó un bicho (ese día fue capturado el programador Andrés Ortíz Lara)”. Bukele contestó: “Al bicho (Ortíz Lara) no lo conozco y pues que siga su proceso como debe de ser. Lo que no es justo es que nos vinculen nosotros por ser clientes de quien los contrató a ellos en algo totalmente diferente (así como varias otras empresas)”.

En el expediente, la Policía y la Fiscalía consignan que el interlocutor detrás del número 76082793 era Nayib Bukele. Y, además, relacionan ese número con el caso por el que se quejaba el entonces alcalde: “Caso Troll Center 76082793 Nayib Bukele”. En la investigación de ese otro caso, la Fiscalía encontró ese mismo número entre los contactos de uno de los acusados: José Carlos Navarro, un tuitero conocido en redes sociales como “Payaso sin gracia”. Según la Fiscalía, Navarro ordenó la “clonación” del sitio web de La Prensa Gráfica y seguía instrucciones de un contacto en su celular identificado como “Nayib Bukele”. El Tribunal de Sentencia de Santa Tecla concluyó que la Fiscalía identificó un “Contacto N” que tenía responsabilidad en el caso, pero que nunca fue procesado. Ese número, según declaró Gabriel Trillos, gerente de redacción de LPG, fue uno de los números que Bukele le había dado como contacto.

Según la Fiscalía, el número estaba registrado en la compañía Claro a nombre de Alfredo Castro Aldana y fue activado el 1 de octubre de 2013. A mediados de 2015, concejales de Arena en la alcaldía capitalina exigieron al alcalde que explicara por qué dos de los acusados -el programador Ortiz Lara y el tuitero Navarro- habían participado de las reuniones del concejo capitalino antes de que saliera a la luz el caso. En esas fechas, Bukele confirmó que su comuna había contratado a la agencia Blue Marketing para que crearan una app para la comuna. “Blue Marketing” era el antiguo nombre de Búnker, la empresa allanada por la FGR.

Un mes más tarde, la Fiscalía tenía en el “troll center” uno de sus casos estrella en medio de las negociaciones por la reelección. A finales de diciembre, de una conversación del exfiscal con Herbert Saca Vides, operador político y primo del expresidente Antonio Saca, se desprende que el exalcalde Bukele se molestó y movió fichas en su contra. De hecho, el 21 de diciembre, Bukele dio una conferencia en la que advirtió que podía renunciar al FMLN si su partido votaba por la reelección de Martínez, a quien acusó, sin dar detalles, de haberlo amenazado.

A las 3:14 del 24 de diciembre, Martínez escribió a Saca Vides para pedirle que sirviera de enlace con Bukele, José Luis Merino y Erick Vega, un ahijado político del dirigente efelemenista y, según fuentes del partido, amigo de Bukele: “Dígale a Erick, a Ramiro y Nayib que dejen paranoia”, escribió Martínez. Aquella no sería la única vez que el fiscal buscaría a Saca Vides para hacer llegar un mensaje a Bukele.

Rais, el gran negociador

Luis Martínez se convirtió en fiscal general el 4 de diciembre de 2012 con mensajes que apuntaban a favor de la lucha contra la corrupción, el crimen organizado y el narcotráfico. Tres años más tarde, su gestión fue cuestionada por el abuso de poder, sus vínculos con el empresario Rais y la utilización de escuchas telefónicas para presionar a figuras públicas . Pese a ese prontuario, diputados del FMLN, Arena y Gana lo respaldaron en público y apoyaron su reelección. Quien se encargaba de conseguir todos esos respaldos era Rais, un personaje que se perfila como un empresario con poder de influencia en todos los partidos. Martínez también hacía lobby, pero su fuerte era promover causas penales para ganar notoriedad o para presionar.

En medio del cabildeo por la reelección, Rais, Martínez y Ramiro demostraron una preocupación en torno a la designación de un fiscal adjunto. En la elección del fiscal suele ocurrir con frecuencia que ante la falta de consenso entre los partidos, la Fiscalía pasa a ser administrada por un fiscal adjunto con cargo de fiscal general interino. En un mensaje enviado por Rais el jueves 24 de septiembre, el empresario cita a Martínez a una reunión urgente. “Ramiro pider urgente reunion los 3 tu el y yo”, escribió a las 3:17 p.m. “Hay que llegar planificado quiere tocar maqana (sic) tema adjunto !!!” no caer en trampa !!! partida de Ajedrez complicado”. Un mes más tarde, Martínez colocaría en ese puesto a su asistente y amigo, Edgar Márquez. Gracias a un mensaje que enviaría Martínez el 24 de diciembre a Herbert Saca, se infiere que ni el exfiscal ni Rais querían perder el control de la FGR mientras se definía una posible reelección, y por ello el nombramiento de Márquez era clave.

Para el 2 de octubre de 2015, Luis Martínez estaba en campaña y buscó a Roberto Lorenzana, que para esas fechas era secretario técnico de la Presidencia, y a Manuel Melgar, secretario privado de Sánchez Cerén. Ambos son miembros del colectivo, el grupo de seis excomandantes que dirigen al FMLN . A las 10:06 de la mañana, Rais preguntó a Martínez “como te fue? en Capres?”. Capres es Casa Presidencial. La respuesta de Martínez no deja lugar a dudas: “me fue bien anoche con Manuel y Lorenzana”. Rais estaba complacido: “que buena noticia”, le dijo. Martínez replicó: “hay que seguir con esfuerzo no confiarnos”.

Lorenzana dijo a El Faro que sí recuerda “unas reuniones (con Luis Martínez), pero eran por el caso Cel-Enel. Recuerde que el fiscal general es el responsable de representar al Estado ante instancias internacionales". Sin embargo, Lorenzana negó que trataran el tema de la reelección. “No, yo no puedo andar prometiendo votos, ni era diputado en ese entonces”, dijo.

Manuel Melgar respondió que se reúne “con funcionarios de todos los partidos y de todas las instancias. ¿Cómo voy a recordar qué se trató en esa reunión exactamente?”. A la pregunta de si hablaron de la reelección del fiscal, Melgar contestó que “cuando un funcionario quiere reelección busca a todo mundo. Se reúne con diputados, con todo mundo. No recuerdo qué hablamos en ese momento, pero le puedo asegurar que todos se reúnen con distintas fracciones políticas y buscan los respaldos correspondientes”.

[chat_text slug="lm-er"]

El 6 de octubre de 2015, cuando faltaban 13 días para la primera sesión de entrevistas con los candidatos a fiscal, Rais movía más fichas. “Hoy me ratifico Ramiro 100 % el Frente contigo”, escribió en un mensaje a las 7:49 de la noche. Rais es amigo de José Luis Merino , otro miembro del colectivo, conocido en el partido por su seudónimo de guerra “Ramiro Vásquez”. En esa misma conversación, Rais añadió los apoyos de otros dos partidos políticos: “PCN 100% con tigo” y “Gana 500% super comprometido”. Según Rais, el plan también era apoyado por una “Norma G” del Frente y un “GG” de Gana.

Aunque el informe policial no lo dice, otros elementos en los mensajes, como las menciones de Gana y el FMLN sugieren que “Norma G” es Norma Guevara, para entonces jefa de fracción del FMLN. Su discurso en público también abona a esta posibilidad. Dos meses después del inicio de las discusiones en la Asamblea, el 2 de diciembre, la diputada Guevara dijo en una entrevista de Canal 12 que creía que Martínez había hecho un buen papel en la Fiscalía.

En Gana, las iniciales “GG” se corresponden con el nombre de Guillermo Gallegos, diputado y líder fundador del partido. Gallegos también respaldó en público a Martínez. “Coincidimos con un partido que el actual fiscal @luism_abogado debe encabezar la lista Candidatos a Fiscal General de la República”, escribió el 2 de diciembre. El Faro consultó a Gallegos, a través de uno de sus asesores, sobre el contenido de los mensajes en los que se le menciona. El diputado se limitó a responder que lo que se afirma en los mensajes “no es verdad”.

Pese a los apoyos públicos de Gallegos y Guevara, la reelección de Martínez comenzó a tambalear debido a las divisiones en las bancadas del FMLN y Arena. En el caso del FMLN, las diferencias se mantuvieron en privado, pero la información llegaba hasta oídos de Rais. En Arena, en cambio, la pelea se hizo frente al público.

El fiscal que “enfrenta políticos”

Mientras Rais y Martínez hacían lobby en los partidos, el exfiscal también se cuidaba la imagen. De los mensajes se desprende que tenía asesores que le ayudaban a posicionar su imagen –o protegerla- en la opinión pública. Entre Martínez y Rais existía el convencimiento de que la lucha por la reelección se hacía con cabildeos y con presencia mediática. El 21 de noviembre de 2015, Rais sugirió este mensaje para un campo pagado: “Por primera vez en la historia existe un fiscal independiente, no político, que enfrenta el delito y a los políticos (…)”.

La protección de la imagen de Martínez ya ocurría desde agosto de 2015. Porfirio Chica, un exasesor del ministro de Seguridad del gobierno de Antonio Saca, le escribió a las 9:38 a.m. del 2 de agosto: “lo alerto que q si dan la entrevista con Héctor Silva, además de los temas de coyuntura, le van a preguntar por un viaje de ud hizo a la boda de una hija de Enrique Rais”. Chica se refiere al periodista y fundador de la revista Factum, acusado por Rais por difamación en un caso aún abierto, pero en el que ya hubo un primer fallo favorable para el periodista. Según Chica, él intentó mediar el encuentro “solo que no recuerdo si era para la revista o para La Prensa Gráfica. Eso no sucedió porque no se concretizó. Uno de los dos canceló, si no me equivoco fue el exfiscal”, dijo a El Faro. Él explica que su trabajo fue una cortesía. “Las empresas de relaciones públicas por proceso hacen eso. Preparan al cliente, anticipan escenarios, prevén. Era una mera cortesía. Yo ya conocía al fiscal. Fuimos compañeros de trabajo en el ministerio del Interior. Es un proceso normal cuando estás intentando aplicar para que te contraten en las oficinas de relaciones públicas”, dijo.

Silva, sin embargo, aseguró a El Faro que no contactó a Porfirio Chica para entrevistar a Luis Martínez. “Nunca busqué a Porfirio para tramitar una entrevista con el exfiscal. Todas mis solicitudes fueron de manera directa a Martínez o a través de Roberto Avilés”, aseveró.

El 20 de noviembre, en otra alerta hecha por Martínez, el exfiscal y el empresario se quejan de Factum, que ese día había publicado un artículo que vinculaba a Rais con “Ramiro”, José Luis Merino, quien le servía como interlocutor con el gobierno de Mauricio Funes . En el artículo se relata cómo Martínez buscó al sobrino de Rais para lograr su elección en 2012. “Apareció Factum”, escribe Martínez a las 4:10 de la tarde. “y ahora con que sale ese hijito de P”, respondió Rais 20 minutos más tarde. “Contra los dos”, respondió Martínez. “si ya lo lei completo es un tema que tenemos que analizar con el austriaco a ver que hacemos”, escribió Rais a las 5:12. “Toparlo en USA”, sugiere Martínez minutos después. A las 6:10, Rais cierra la conversación: “demosle con todo en USA y Salvador”. Nueves meses más tarde, Rais demandó al periodista por difamación.

“Eso solo confirma el poder que tenía ese empresario para ocupar la Fiscalía como su despacho personal. Al punto que utilizaban ese poder para apartar periodistas o amenazar a periodistas que le eran incómodos. Eso que me cuentan lo considero como una amenaza que, efectivamente, se consumó cuando me demanda por los artículos que escribí acerca de él”, dijo Silva.

Exfiscal general, Luis Martínez.
 
Exfiscal general, Luis Martínez.

Tropieza la reelección

De regreso a la negociación política, el 2 de diciembre de 2015, el mismo día en que Guevara y Gallegos dieron su apoyo a Martínez, Arena comenzó a debatir sobre la elección del fiscal . Un día más tarde, el exdiputado Johnny Wright envió una advertencia en una sesión plenaria: “Estoy plenamente convencido de que quien vota por un corrupto es corrupto, y yo sí quiero verle la cara a cualquier colega mío que esté dispuesto a votar por Luis Martínez , porque implicaría que es cómplice de la corrupción en nuestro país”, dijo el jueves 3 de diciembre de 2015.

Cuatro días después, a la 1:09 pm, Rais envió un mensaje a Martínez para comentarle que en el PCN el apoyo seguía firme. "Kury y Memo se han movido, muy bien". Por el contexto de la conversación se entiende que ‘Memo’ es Manuel Rodríguez, el secretario general del PCN, y Ramón Orlando Kury es el secretario departamental de San Salvador, asesinado el 26 de abril de 2018. "Q buena noticia. Gracias por ese fuerte apoyo. Vamos pa delante. Esperemos que nos informen que decisión final toma Arena si es positiva hay que pedir voto para miércoles", contestó Martínez.

El nombre de Ramón Kury, antes de su asesinato, cobró relevancia cuando apareció vinculado en una votación de la Asamblea que, según la Fiscalía, buscaba beneficiar al empresario prófugo Enrique Rais. El 5 de enero de 2018, la Asamblea aprobó una reforma que establecía que grabaciones y transcripciones en poder de la Fiscalía debían destruirse si pasados seis meses después de obtenidas, no eran incorporadas en una acusación. Un voto clave de la elección fue el de la entonces diputada del PCN Cristina López. Cuando fue consultada por su voto, López dijo que solo seguía las instrucciones del director departamental del PCN, Ramón Kury, quien era amigo de Rais. El 1 de febrero de 2018, la Sala de lo Constitucional detuvo la aplicación de este decreto.

El sábado 20 de octubre de 2018, el secretario del PCN dijo a El Faro que desconocía “por qué motivo pudo haber aparecido nombres del PCN en esa conversación". Rodríguez confirmó que en las negociaciones por la reelección del fiscal Martínez “El Frente, estaba Gana, el PDC y había una fracción incluso de Arena que estaba hablando en bien del caso de Luis Martínez”, que siempre estuvo en una lista de “cinco elegibles”. Sobre las relaciones de Rais con el partido (dos empresas de Rais donaron entre 2014 y 2015, $236 mil al PCN: Pro-Nobis donó $120 mil y Mides $116 mil 97), Rodríguez evito hacer comentarios. Sobre el voto de Cristina López, el dirigente alude a una conducta individual de la exdiputada y descarta que haya sido una iniciativa del PCN. “No se aprobó exclusivamente con los votos del PCN. Todos los partidos políticos participaron”, dijo.

De regreso a 2015, al cabildeo por la reelección del fiscal, Rais y Martínez se quejaban de la división en Arena y apuntaban contra posibles culpables. A las 9:11 pm del 9 de diciembre, el exfiscal escribió: "Kriete Wright y Poma tienen como único propósito joderme a como de lugar en todo. Verán un rinoceronte esos hdp", escribió Martínez a Rais, quien respondió dos minutos después: "ya no somos su finca ni su hacienda los vamos a vencer! (...) Se creen dioses del Olimpo semejantes maricones aprovechados y verdaderos corruptos".

Esas familias y sus grupos empresariales (ingenios, aviación, hostelería, centros comerciales y bienes raíces) han sido de los principales financistas del partido Arena en los últimos años. En contraposición, otras dos familias, los Dueñas y Calleja (con sus empresas detrás: azúcar, comercio) estaban a favor de la reelección. Rais aseguró a Martínez, el 9 de diciembre, que el problema con Arena ya estaba resuelto. “El Coena definió que Luis Martínez sea el fiscal general”, escribió al exfiscal el 9 de diciembre de 2015.

A las 4:16 envió otro mensaje a Martínez: “me acaba de llamar GG y Ramiro están reunidos con Norma G ya paso la reunión Frente Arena y saliste super bien”. 40 minutos después, Rais le informó a Martínez que el tablero había cambiado: “acaban de terminar con Frente han decidido esperar que se enfrien las cosas (.) eso no es bueno (.) necesitaremos publicidad de la bestia”. El exfiscal contestó: “Q jodida ese juego es complicado”.

El 10 de diciembre, un día después de la reunión que Rais describió en sus mensajes, la postura de Norma Guevara había cambiado. “En nuestra preferencia no figura el nombre del exfiscal Luis Martínez”, dijo Guevara en la entrevista televisiva Frente a Frente .

Enrique Rais, tercero de derecha a izquierda, junto a José Luis Merino, uno de los tres principales dirigentes del FMLN y el expresidente de Honduras, Porfirio Lobo. Foto tomada en 2011, cuando Lobo todavía era presidente de Honduras. 
 
Enrique Rais, tercero de derecha a izquierda, junto a José Luis Merino, uno de los tres principales dirigentes del FMLN y el expresidente de Honduras, Porfirio Lobo. Foto tomada en 2011, cuando Lobo todavía era presidente de Honduras. 

Presión al Frente

Rais y Martínez tparecían tener claro cómo jugar la baraja en la mesa del Frente. A las 5:11 del 9 de diciembre de 2015, Rais escribió cuatro mensajes:

—tendre reunión con Ramiro mas tarde
—este muy pendiente porfavor
—hay que precionar duro durísimo
—yo se como

Martínez se dio por enterado con un simple “ok”. Rais ya se ha ufanado por el hecho de que en sus aviones ha viajado José Luis Merino y hasta el presidente Sánchez Cerén. En los mensajes, Rais menciona otras tres reuniones con Merino: el 25 de septiembre, el 1 y el 8 de octubre. Pero quería reforzar su posición de poder. A las 5:14 de la tarde envió este otro mensaje al fiscal: “bueno dejame a mí ser el malo predonare (sic) por el lado que a los del Frente les duele”.

Media hora más tarde, Rais informó a Martínez de una reunión: “Ya estoy con Ramiro”. El fiscal le contestó “saludeme al amigo. Big brother”. A las 6:26 de la tarde, Rais respondió al exfiscal: “te lo voy a comunicar”. Ese fue el último mensaje de ese día.

No queda claro cuál es el “lado que a los del Frente les duele” al que se refiere Rais, pero a las 11:13 del 10 de diciembre, el día siguiente, Rais envió estos mensajes a Martínez: “Tendremos que tirar a los leones a Nayib!!! Da la orden”. A ello, Martínez solo respondió: “tamos tranquilos”, antes de cambiar de tema.

Tras semanas de investigación fiscal y presión mediática en su contra por el caso troll center, Bukele convocó a una conferencia de prensa el 21 de diciembre. Ese día denunció, sin dar detalles, amenazas del fiscal Martínez. Tres días después, en lo que parecieran haber sido los últimos intentos por salvar la reelección, el exfiscal pidió ayuda a Herbert Saca para que hiciera llegar un mensaje a Bukele y a Ramiro: “Dígale a Erick, a Ramiro y Nayib que dejen paranoia”, escribió.

[chat_text slug="lm-nb"]

En Arena, la diatriba también llegó hasta finales de diciembre. El Faro ya había confirmado a mediados de ese mes que detrás de la presión a favor de Martínez estaban el empresario azucarero Tomás Regalado y Francisco Calleja, dueño de la cadena de supermercados Súper Selectos y padre del candidato a la presidencia, Carlos Calleja.

El 13 de diciembre, Regalado reclamó al entonces presidente de Arena, Jorge Velado, por unas declaraciones que este había dado en una entrevista televisiva. Velado había dicho que Martínez lo había intentado sobornar. En aquellas fechas, El Faro recibió una copia de un correo electrónico que, según de dos dirigentes de Arena que hablaron con la condición del anonimato, había sido enviado por Regalado Dueñas. “Después de leer tus graves declaraciones (...) respecto a Luis Martinez, me convenzo mas que tu estas bueno para ir a vender garnachas y chatarra a las hueseras, en lugar de estar dirigiendo un partido político como Arena, lanzando acusaciones sin fundamento que dañan a personas honestas y al mismo partido”, decía el mensaje.

Un diputado de Arena, un diputado del FMLN y un técnico de la Asamblea Legislativa relataron a El Faro que entre el 21 y 22 de diciembre hubo la intención de convocar a una sesión plenaria para reelegir a Martínez. "Me dijeron y por eso yo estuve pendiente, pero cuando vi la conferencia de Nayib entendí que no había acuerdo", comentó el diputado del FMLN el 27 de diciembre de ese año.

Los amigos de Luis Martínez

El 2 de febrero de 2015, el expresidente Funes invitó al entonces fiscal Luis Martínez a departir en una vivienda en Cumbres de Cuscatlán. Según un mensaje enviado a las 11:11 a.m., ellos no estarían solos. “Un amigo en común, el presidente Saca, quisiera también echarse los trago y compartir con nosotros”, escribió. Para esa fecha, Funes llevaba nueve meses fuera de la presidencia. El expresidente Antonio Saca, que había apostado –sin éxito- a una reelección en las elecciones de 2014, se dedicaba a sus radios y a la divulgación de “Reflexiones con Tony Saca”, unos monólogos distribuidos a través de sus estaciones y en redes sociales.

En las conversaciones entre el expresidente Funes y el fiscal, ambos denotan cercanía, amistad, camaradería. Una relación que aparentemente había sido forjada tiempo atrás. Funes le preguntó si había visto una entrevista que brindó al canal TVX dos días antes, el 30 de enero de 2015. Funes habló en ese programa sobre el “ROS”, el documento confidencial que nunca se supo cómo salió de la Fiscalía y terminó en manos de Funes. Cuando todavía era presidente, ese documento le permitió presionar a la Fiscalía de Martínez para que iniciara la investigación contra el expresidente Flores.

Ellias Antonio Saca y Mauricio Funes en una reunión por el traspaso de mando. 31 de marzo de 2009. AFP PHOTO/Jose Cabezas
 
Ellias Antonio Saca y Mauricio Funes en una reunión por el traspaso de mando. 31 de marzo de 2009. AFP PHOTO/Jose Cabezas

La relación entre Funes y Martínez se mantenía vigente cuando Funes escribió el 2 de febrero de 2015: “Buenos dias amigo Fiscal. Espero que haya visto la entrevista en TVX que le comente el viernes pasado. Es porque me referí al tema del ROS y la investigación contra Flores. Mi actitud fue de total respeto al profesionalismo e independencia de la Fiscalía”. El exmandatario hizo referencia al origen de la relación entre ambos: "Yo una vez establezco una relación de amistad no acostumbro a traicionar”.

Dos años después del destape del ROS, el Funes que se dirige a Martínez dista mucho del expresidente que lo cuestionaba en público. “El reporte de operación sospechosa entró el 23 de septiembre (de 2013), aun cuando las investigaciones se referían a octubre de 2003 y abril de 2004 (…) Esto lo debería de venir a explicar el Fiscal General y no estarle haciendo yo el trabajo”, decía Funes en 2013. En febrero de 2015, el mensaje privado de Funes a Martínez tenía otro tono: “A ud lo considero mi amigo y por tanto no encontrara en esta relación ni dolo y mucho menos mala fe”.

En la conversación en la que recordaron el ROS de Flores, Funes se despidió del fiscal recordándole la invitación a la que sumaría el expresidente Saca. "Que pase feliz día y recuerde que estamos para las 6 en Cumbres". A las 9:40 am, Martínez contestó. "Confirmado Presidente. A la Carga!!". La frase “a la carga” es característica de Martínez, la usaba también frecuentemente en su cuenta personal de Twitter , y su origen está en un libro de autoayuda que el exfiscal estima como su guía personal: El Rinoceronte .

Un día después de la cita con Saca en “cumbres”, uno de los inmuebles que presuntamente Funes adquirió con parte del dinero desviado durante su administración , quedaron con Martínez para una práctica de tiro. Esa cercanía permitía a Funes pedirle ayuda con los casos en poder de la Fiscalía y que tenían que ver con su administración.

“Quisiera quizas mañana en el polígono que conversáramos un rato sobre el tema del Chaparral. Me preocupa que ese caso pueda afectar la imagen de mi gobierno. Gracias”, escribió Funes a las 8:49 a.m. del 3 de febrero de 2015. Al día siguiente, a las 3:08 pm, Funes confirmó la cita. "Voy camino al Polígono fiscal. Nos vemos ahí. Todo listo para la tirada". Martínez le respondió a las 3:19 pm: "voy en camino".

Funes heredó de la gestión de Antonio Saca la construcción de una presa hidroeléctrica en San Miguel, llamada El Chaparral. La Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) adjudicó un contrato de $219 millones a la empresa constructora italiana, Astaldi. Tras las lluvias de julio de 2010 (ya en el primer año del gobierno Funes), la empresa paralizó la obra. Reclamó que una montaña se movió, que la CEL no había brindado la mejor información para erigir la obra y amenazó con una demanda al Estado por daños. El gobierno Funes decidió negociar y terminó aceptando las condiciones de Astaldi: le entregó $108 millones ($84.5 millones por la obra realizada y $23.5 millones como una compensación extra). Es decir, durante su administración el Estado pagó millones por una presa que nunca se terminó. Según los mensajes, a Funes le preocupaba que ese caso “pueda afectar la imagen de mi gobierno”. En la gestión de Martínez, ese caso del que quería hablar “un rato” con el fiscal no prosperó. De hecho, el anuncio de reapertura en esa investigación fue dado tres años después, el 16 de octubre recién pasado. El actual fiscal, Douglas Meléndez, anunció que investigaban a Funes por comprar inmunidad en la gestión de Martínez en el caso de la presa y de la tregua. “Funes pagaba dádivas para que no se hiciera nada”, dijo Meléndez.

En la mañana del domingo 21 de octubre de 2018, a través de mensajes privados de la red social Twitter, Funes dijo a El Faro que siendo presidente no tuvo "ninguna relación de amistad" y "menos una relación basada en el soborno y en la entrega de dádivas" como asegura la Fiscalía. "Soy amigo del Exfiscal desde que dejé la presidencia y en tanto ex funcionario pude construir una relación de respeto mutuo una vez superado el capítulo de la publicación del ROS que incriminaba al expdte Flores y que nos había enfrentado". 

En la versión  del expresidente, la cita para platicar sobre el caso El Chaparral fue para "explicarle" a Martínez sus opiniones del caso, y sobre lo actuado por la junta directiva de la CEL en la finalización del contrato con Astaldi, porque  "El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica claramente estaban tergiversando todo el proceso con la intención de dañar la imagen de mi gobierno y de mi presidencia". 

"Le dije que no era cierto que CEl bajo mi gobierno canceló 108 millones, sino que solo el monto de la indemnización que rondaba los 28 millones por rompimiento unilateral del contrato que nos evitaría un arbitraje internacional. (...). Segundo, le comenté que el expresidente Saca estaba interesado en conversar con él, ya que el proyecto se había iniciado en su gestión", añadió.

Según Funes, esa cita y esa plática no le parecen "una conducta inapropiada porque yo no estaba siendo investigado". El expresidente descargó responsabilidad en la autoridades de la CEL. "Las responsabilidades sobre el caso El Chaparral terminan en la presidencia de la CEL y su junta directiva", dijo. 

Herbert Saca: enlace con Bukele

En las conversaciones con el exfiscal Martínez, queda claro que en la mente del exfiscal Martínez, Herbert Ernesto Saca Vides, un operador político de los expresidentes Antonio Saca y Mauricio Funes, tenía cercanía con Nayib Bukele, el actual candidato a la presidencia del partido Gana.

Es difícil definir en una sola palabra a qué se dedica Saca Vides. Su mayor referente es que fue asesor político de su primo, el expresidente Saca, quien en su momento lo calificó como “un excelente colaborador”. Miguel Ahues, uno de los diputados disidentes de Arena que fundó Gana, aseguró que él apadrinó el nacimiento de ese partido . Pero su currículum no solo se centra en la política, sino que también en negocios. Es un vendedor de autos de lujo que ha tenido clientes de la talla del expresidente Funes o del exdirector del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, Leonel Flores.

En las conversaciones privadas de Martínez se dibuja una relación entre Martínez y Saca Vides que databa, según un texto que un amigo le envió al exfiscal, desde febrero de 2015. El 4 de febrero, Ramón Iván García, un magistrado de cámara al que Martínez había convertido en fiscal especial para el caso CEL-ENEL, escribió: “Hermano: no se olvide tener presente mi solicitud de gestión para comprar un carro bueno, bonito y barato… sea donde HS o una agencia, siempre con amigos suyos”.

Saca Vides es propietario de la agencia de vehículos de lujo HS Imports, ubicada en el bulevar Constitución de la capital. En 2005, una camioneta a su nombre fue vinculada por la Policía y la Fiscalía a una red de narcotraficantes.

El 24 de diciembre de 2015, Martínez escribió a Saca Vides unos mensajes que aluden al centro de intervención telefónica donado a la FGR por Estados Unidos. Aunque ya no era fiscal, Martínez da a entender que mantenía el control de la FGR, para entonces dirigida por Edgar Márquez, su amigo, un exasistente que fue nombrado fiscal adjunto en el apogeo del cabildeo por la reelección. 

“Eso del centro de escuchas es una pendejada. Jamás hombre”, escribió Martínez. Saca Vides respondió: “Chivo, primo”. Al exfiscal general no le bastó esa respuesta. Continúo: “Allí está todo controlado. No se puede vulnerar. Además están los gringos. Que dejen de inventar y dañar por gusto. Yo soy lo que soy y no me parezco a nadie”. Saca Vides le contestó con: “Sí primo. Ya me deja tranquilo”.

[chat_text slug="lm-hs"]

En el marco de esa conversación fue cuando el exfiscal aprovechó para pedir a Saca Vides que le sirviera de enlace con Bukele y José Luis Merino en lo que pareció ser uno de los últimos intentos para salvar los apoyos del FMLN para la reelección: “Dígale a Erick, Ramiro y Nayib que dejen de paranoia”.

El 8 de febrero de 2016, un mes después de que la reelección se había venido a pique, ( Douglas Meléndez fue elegido fiscal principios de enero de 2016 ), Martínez volvió a contactar a Saca para que intercediera por él ante Bukele. Del mensaje se desprende que el exalcalde seguía molesto por el caso troll center. “Calme a Nayib y a Alex Muyshodt sobre eso del troll center.Yo jamás quise ni nada contra nayib. Todo lo contrario siempre he respetado”.

“Alex” Muyshondt es Alejandro Muyshondt, un tuitero y experto en manejo de redes sociales cercano al exalcalde Bukele. Muyshondt dijo a El Faro que, en efecto, recibió ese mensaje que Martínez le envió a través de Saca. “Con el señor Saca y el fiscal Martínez tenemos unos amigos en común, entonces, a través de los amigos me hicieron llegar el mensaje”, dijo. “Martínez me pidió una reunión en 2016, antes de que lo arrestaran, para decirme que no tenía nada en contra mío y que lo del troll center no había sido él”, agregó.

*con reportes de Sergio Arauz

Nota de la Redacción: El Faro intentó obtener reacciones de la defensa de Martínez y Rais. El primero guarda prisión en el centro penal La Esperanza y el segundo es prófugo. Ambas partes respondieron que no emitirían comentarios porque dijeron desconocer la información de las conversaciones debido a lo voluminoso de los casos contra sus defendidos.

También se pidieron reacciones al expresidente Funes, al exalcalde Bukele y Herbert Saca. Funes respondió el domingo 21 de octubre. Sus declaraciones fueron agregadas al texto a las 6:00 de la tarde del mismo día. En un mensaje enviado también el domingo 21, el exalcalde Bukele no comentó sobre los mensajes ni respondió las preguntas que le envió este periódico. Bukele solo se quejó por cómo se le contactó y por el titular. Al cierre de esta nota no hubo respuesta de Herbert Saca. 

El Faro buscó además a los políticos que aparecen mencionados por Rais y Martínez. No se logró obtener una respuesta del líder de las empresas Alba, José Luis Merino (que en los mensajes es señalado como “Ramiro” del FMLN) ni de la diputada Norma Guevara. La asistente de Merino dijo en la tarde del 19 de octubre que le informaría de la solicitud cuando este saliera de una reunión delicada, pero ya no hubo respuesta. La diputada Norma Guevara no contestó las llamadas y mensajes de El Faro y la oficina de prensa del partido quedó de tramitar la solicitud.

El Faro también buscó a Erick Vega, ahijado de José Luis Merino, para tratar de entender por qué el fiscal Martínez buscó a Herbert Saca para hacerles llegar un mensaje a él, a Bukele y a Ramiro. Vega dijo que “habían muchos Ericks” en el país y que a Luis Martínez y a Herbert Saca solo los conocía como figuras públicas. Ramón Iván García, el amigo del fiscal que participó de la comisión especial que investigó el caso CEL-ENEL no atendió la llamada telefónica ni respondió los mensajes enviados por WhatsApp.

En las conversaciones a los que tuvo acceso El Faro no hay alusiones a reuniones con figuras de Arena, aunque Martínez llega a escribir que “los verdaderos areneros” están con ellos y Rais le informa que “el Coena” también.