“En la guerra es cuando más se vendían pinturas”

César Menéndez, uno de los grandes expositores de las artes plásticas en El Salvador, hace en esta entrevista una retrospectiva de sus inicios como pintor, las oportunidades para la formación artística que existían entre 1970 y 1980, y la amplia demanda por obras de arte que existía, durante la guerra. “Nunca tuve aspiraciones de vivir de la pintura. Se han dado cosas extraordinarias por su peso”, dijo a El Faro Radio el jueves 6 de diciembre. 

El curador Jorge Palomo lo describe como “el pintor salvadoreño vivo mejor conocido en el extranjero”, título que se ha construido en cuarenta años de trabajo artístico. Es el único artista salvadoreño que ha colocado sus piezas en ciudades como Miami, Nueva York y Panamá, estableciendo relaciones de exclusividad con galerías de arte en por varios años. El pasado 29 de noviembre, el Museo de Arte de El Salvador decidió dedicarle una exposición retrospectiva para exhibir sus distintas etapas de producción pintórica.

Su talento, creatividad y dedicación le ha significado, además de importantes reconocimientos en el extranjero, un nombre de peso en el mundillo cultural salvadoreño. Es por ello que en 2014 no dudó en sumar sus conocimientos para la creación del Instituto Superior de las Artes, una promesa insigne de los gobiernos de izquierda.

El FMLN pidió a la comunidad artística un voto de confianza y prometió a cambio, además del instituto, la seguridad social para artistas, la creación de una Ley de Cultura y del Ministerio de Cultura.  Hasta ahora, todo ha sido una declaración de buenas intenciones.

“Empecé a trabajar donde estaba armándose todo el programa de gobierno, pero nadie hablaba de cultura. Metí el tema de la cultura y solo se me dijo que nada, que me esperara”, recuerda Menéndez. En ese primer momento, 2014, dice que desistió, porque no tenía apoyo político. En 2015, asegura que Lorena Peña, secretaria de cultura del FMLN, le ofreció apoyo para echar a andar el Instituto Superior de las Artes. “Junto al equipo empezamos a buscar casa para el instituto, pero siempre estaban las trabas con el ministerio de Hacienda para aprobarlo y se fue recortando el presupuesto, de repente no tenían plata para las consultorías”.

 
Publicidad
Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad