Imprimir

‘Yo cambio’ se abre paso en las cárceles de pandilleros

Roberto Valencia

El programa gubernamental ‘Yo cambio’, piedra angular de la rehabilitación de reos contemplada en el Plan El Salvador Seguro, está cada vez más presente en los centros penales asignados a las pandillas. En la fotografía, un grupo de emeeses escucha la canción que interpreta un privado de libertad en el patio del Sector 2 del Centro Penal de Chalatenango, uno de los dos en los que el Estado salvadoreño tiene confinados exclusivamente a miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13). El ‘Yo cambio’ tiene como máximas combatir el ocio carcelario, fomentar la disciplina de los internos, y capacitarlos en artes y oficios, para cuando recuperen la libertad. Así, en el penal de Chalate hay talleres de panadería, zapatería, origami, artesanías, carpintería, hamacas… con el inconveniente de que el hacinamiento extremo limita a un pequeño porcentaje de los internos los que participan en esos talleres, mientras la inmensa mayoría tiene que asistir a clases teóricas impartidas por sus compañeros en pizarras, y tomar notas. La cárcel de Chalatenango está diseñada para 300 personas, y en la actualidad acoge a más de 1 700.

Según la Dirección General de Centros Penales, Chalatenango fue el segundo penal de pandilleros en el que todos los internos participan en el programa ‘Yo cambio’. El primero fue el de San Francisco Gotera, en Morazán, en el que el gobierno incluso ha instalado cabinas telefónicas para que los reos puedan hablar con sus familiares, y se han reiniciado las visitas. El ‘Yo cambio’ también ha echado a andar en la cárcel de Ciudad Barrios, en la de Quezaltepeque y en el sector de internas ligadas a la MS-13 del Centro Penal de Mujeres de Ilopango.

ElFaro.net / Publicado el 22 de Enero de 2019