Publicidad

Bukele se divorció del Frente, pero no del grupo Alba

Nayib Bukele y el dirigente efemelenista José Luis Merino se unieron para impulsar el Canal TVX a través de dos sociedades dirigidas por sus hombres de confianza. Creado en 2012, TVX recibió $467 mil de Inverval, una de las principales sociedades de Alba, que pasó a controlar el 60 % de acciones de la compañía. Seis años después, Bukele dice que el vínculo quedó en el pasado, pero lo cierto es que Inverval y los hombres de confianza del ahora candidato de Gana continúan al frente de TVX. 

 
 

Inmueble donde actualmente opera el canal TVX, ubicado en la Colonia Escalón. El canal pertenece a Starlight, empresa creada por dos hombres de confianza de Bukele y adquirida en un 60 % por una compañía del grupo Alba. 
 
Inmueble donde actualmente opera el canal TVX, ubicado en la Colonia Escalón. El canal pertenece a Starlight, empresa creada por dos hombres de confianza de Bukele y adquirida en un 60 % por una compañía del grupo Alba. 

El 5 de noviembre de 2012, a las 7 p. m., la programación del Canal 23 de televisión se interrumpió de repente. Un presunto movimiento social que se presentaba como “La Resistencia SLV” aseguraba haberse tomado la frecuencia del canal por señal abierta. En pantalla apareció un hombre disfrazado como el personaje principal de la novela gráfica V for Vendetta y, con una voz impostada, declaró su “independencia” de los medios tradicionales y el nacimiento de un nuevo canal con contenido “estimulante y de calidad”, que fomentaría el “espíritu crítico, no el conformismo”.

La proclama, que en realidad era una estrategia publicitaria de los nuevos gestores del canal, insistía en su independencia: “No pertenecemos a ningún partido político”, dijo el personaje enmascarado. Pero lo cierto es que detrás del que más tarde se conocería como el Canal TVX estaba Nayib Bukele, para aquellas fechas un joven empresario recién elegido alcalde de Nuevo Cuscatlán bajo la bandera del FMLN, y apenas unos meses después se le uniría en el emprendimiento José Luis Merino, excomandante guerrillero devenido en uno de los hombres más poderosos del Frente y cabeza de las empresas Alba Petróleos de El Salvador.

Seis años después, hombres de confianza de Bukele y de Merino aún siguen vinculados al canal. Inversiones Valiosas (Inverval), una de las principales sociedades del conglomerado de Alba, invirtió en 2013 cerca de medio millón de dólares en TVX y se hizo con el 60 % de las acciones de Starlight, la sociedad dueña del canal. Desde entonces, la representación legal y administración ha estado a cargo de José Mauricio Cortez Avelar, el principal abogado de los negocios Alba. Pero detrás del nacimiento de Starlight también están dos jóvenes que han sido directivos de algunas de las empresas de Bukele o que trabajaron con él en la alcaldía de San Salvador, cuando la comuna estaba bajo su mando. Uno de ellos mantiene actualmente el 40 % de las acciones de la compañía, según el Registro de Comercio. Bukele fue el aval de un contrato de arrendamiento cuando la frecuencia en que operaba TVX se transmitía en televisión por señal abierta. 

Consultado por esta relación comercial, el exalcalde y ahora candidato presidencial por Gana dice que su relación con Merino y con TVX quedó sepultada hace tiempo, pero algunos de sus hombres de confianza todavía administran, junto a los hombres de confianza del dirigente efemelenista, la empresa Starlight. Además, Federico Anliker, amigo de infancia de Bukele y actual secretario general del partido Nuevas Ideas, sigue ejerciendo como vicepresidente del canal y asiste a sus oficinas a diario.

El Faro pidió en tres ocasiones una reacción de José Luis Merino, el primer dirigente del FMLN que se atrevió a decir en público que no descartaría una alianza con Bukele para una eventual segunda vuelta en las elecciones presidenciales de este año. Pero la respuesta, hasta el momento, ha sido el silencio.

Nayib Bukele saluda a un militante del FMLN al finalizar un debate electoral en la campaña de 2015. El FMLN y su alcalde estrella protagonizaron choques públicos y privados desde 2012 hasta su expulsión en 2017. / Foto de Fred Ramos.
 
Nayib Bukele saluda a un militante del FMLN al finalizar un debate electoral en la campaña de 2015. El FMLN y su alcalde estrella protagonizaron choques públicos y privados desde 2012 hasta su expulsión en 2017. / Foto de Fred Ramos.

El dueño tras la máscara

Starlight nació en 2010 como empresa de publicidad, pero tres años después agregó a su actividad principal servicios de radio y televisión. Según los registros fue creada por Héctor Manuel Velásquez, un estudiante de 22 años domiciliado en Apopa, quien aportó el 70 % de un capital inicial de dos mil dólares. El 30 % restante lo dio Mario José Ricardo Rodríguez Fuentes, empleado de 32 años con domicilio en Soyapango. Ambos han sido directivos de una de las empresas más conocidas de la familia de Nayib Bukele, la agencia de publicidad Obermet. Cuando Nayib dejó la comuna de Nuevo Cuscatlán para convertirse en alcalde de San Salvador para el periodo 2015-2018, Fuentes se convirtió en registrador de la comuna capitalina, cargo que sigue desempeñando durante la gestión del arenero Ernesto Muyshondt.

Una de las direcciones de contacto que Starlight ha inscrito en el Registro de Comercio es el 2613 de la Colonia Flor Blanca. Esa misma dirección corresponde a Manufacturas Humberto Bukele e Hijos, empresa de la familia del candidato presidencial.

En noviembre de 2012, Starlight comenzó a operar las señales de los canales 23 y 25 de televisión para cubrir el territorio nacional con TVX. Las frecuencias se las arrendó a la empresa Master Communication, de José Rigoberto Trinidad, conocido como “Don Trini”, un empresario de frecuencias que alguna vez protagonizó, en el Canal 17, una serie televisiva de detectives junto al payaso, comunicador y camarógrafo Chimbombín Eléctrico Panza de Hule.

Para avalar el contrato de arrendamiento de las frecuencias, el mismo Bukele aportó su nombre y su firma en un pagaré ante Trinidad, que ahora reclama al exalcalde medio millón de dólares en pagos atrasados e intereses acumulados desde 2014.

En el expediente 350-c-2017, donde consta una de las demandas de Trinidad, se reseña el alquiler de las frecuencias, que incluía el uso de casetas, operadores y tres torres de transmisión ubicadas en los cerros El Faro, El Cachío y El Pacayal, así como el acceso a dos inmuebles domiciliados en San Miguel y otro en Santa Ana. El contrato de arrendamiento se firmó el 23 de abril de 2013, cinco meses después de que TVX iniciara sus transmisiones por la señal del 23 (la frecuencia del 25 empezó a operar después de firmado el contrato) y lleva la firma del administrador único propietario y representante legal de Starlight, Héctor Velásquez; del dueño y representante legal de Master Communication, “Don Trini”; y de Nayib Bukele.

En el contrato se fija un precio de arrendamiento mensual de 2,600 dólares (que se pagaría trimestralmente por 7,800 dólares) y con posibilidad de prórroga. Bukele firmó como fiador y codeudor solidario, lo que le obligaba a cumplir con esas obligaciones en caso que la empresa no respondiera con el pago.

De acuerdo con la versión ofrecida por el propietario de las frecuencias, a través de un encuentro celebrado entre El Faro y su apoderado judicial Carlos Avelar, la negociación se realizó “desde siempre” entre Rigoberto Trinidad y Nayib Bukele. Fue el alcalde, asegura Trinidad, quien pidió usar la empresa Starlight para formalizar el acuerdo. “Allí se utilizó un prestanombre, digámoslo de esa manera”, afirma Avelar en referencia a la función de Héctor Velásquez.

El abogado asegura que Velásquez era un empleado de una “empresa Yamaha” propiedad del alcalde y que éste lo colocó al frente de Starlight aunque Bukele era realmente el dueño. Esas mismas afirmaciones fueron consignadas por Avelar en un acto de conciliación en un tribunal de San Salvador en el que también estuvieron presentes el juez a cargo del acto y el apoderado judicial de Bukele.

“Bukele es el representante de varias empresas pero las mismas no están a nombre de él”; “Starlight es de él (Bukele) pero no está a nombre de él”; “El acuerdo se hizo con Nayib Bukele ya que era un prestanombre la otra persona (Velásquez)”; “Starlight está a nombre de un empleado de Nayib que trabaja en la Yamaha”; son frases que quedaron plasmadas en la transcripción consignada en el expediente.

La única vinculación que este periódico halló entre Velásquez y una “empresa Yamaha” está en el Registro de Comercio: Velásquez presentó el balance financiero de 2012 de Starlight y solicitó enviar notificaciones a José Miguel Vega González, colocando como correo de contacto [email protected] Según documentos también del registro, Vega ha fungido como contador de Starlight.

“El pobre hombre, no menospreciando, pero con sueldo de $300, $350, creo que menos le pagaba el Sr. Nayib, ¿cómo va a tener la capacidad para hacerle frente a un arrendamiento de casi 10 mil dólares mensuales? Es obvio que quien pagaba era el Sr. Nayib”, reiteró el abogado de Rigoberto Trinidad en la entrevista con El Faro.

Para los empleados del canal no era un secreto que Nayib Bukele era el dueño de TVX. Varios de ellos, entrevistados por El Faro, lo confirman bajo condición de anonimato. Públicamente, en sus redes sociales, el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán tampoco ocultaba su simpatía con el medio, y promocionaba en sus cuentas de Twitter y Facebook el lanzamiento y la programación del nuevo canal. En la dirección de contenidos del proyecto, en noviembre de 2012, Bukele colocó a Mario Piche, uno de los responsable actuales de la producción audiovisual de la campaña electoral del candidato de GANA.

El exalcalde sostiene que su relación comercial con Trinidad y el canal TVX era limitada: “Ese caso (de la demanda) fue por una firma de fiador que di en un tiempo para apoyar la creación de un canal de televisión (TVX)”, respondió el ahora candidato a través de la mensajería privada de la red social Twitter, tras no aceptar una entrevista en persona.

Desde 2014, según el abogado de Trinidad, Starlight adeuda medio millón de dólares por el impago del arrendamiento de las frecuencias, espacios y casetas. Las partes buscaron conciliar, pero en una audiencia celebrada en noviembre de 2017 no llegaron a ningún acuerdo. No conforme, desde enero de 2018 Trinidad ha tramitado recursos ante el juzgado Segundo de lo Civil y Mercantil para embargar bienes de Bukele y recuperar lo adeudado, que con los intereses asciende a 542 mil dólares, según el empresario. El 4 de enero de 2019, el abogado Carlos Avelar aseguró a El Faro que ese proceso continúa y que a la fecha habían logrado el embargo de una propiedad del candidato presidencial en el municipio de Zacatecoluca. Según Avelar, ampliarán la demanda porque la propiedad no cubre la deuda reclamada.

También a través de Twitter, el exalcalde niega mantener actualmente vínculos con TVX y sus sociedades accionistas: “Me salí del proyecto y me dieron un finiquito total por el cual ya no quedé debiendo nada, ni continuó mi relación con la empresa a la que haces mención”, escribió.

Fachada del edificio principal de Alba Petróleos de El Salvador, ubicado en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán.  Foto de archivo: El Faro
 
Fachada del edificio principal de Alba Petróleos de El Salvador, ubicado en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán.  Foto de archivo: El Faro

Alba desembarca en TVX (y en Nuevo Cuscatlán)

José Luis Merino ha sido el asesor principal y el responsable de la estrategia de implantación de Alba Petróleos en El Salvador, encabezando los proyectos de inversión y alianza que le han permitido al conglomerado crear una gran red de empresas nacionales y extranjeras dirigidas, en su mayoría, por hombres cercanos al efemelenista. La compañía fue creada en 2006 por alcaldías gobernadas por el FMLN (que se afiliaron en la Asociación Intermunicipal Energía para El Salvador, Enepasa) y la petrolera estatal venezolana PDVSA.

En esencia, Alba compra combustible subsidiado al gobierno venezolano y gracias a su venta bombea millones de dólares a su extensa de red de empresas. Es difícil rastrear al completo los negocios y los movimientos financieros del Grupo Alba. Una investigación de El Faro reveló hace dos años que hasta 2014 Alba había sacado al menos 290.8 millones de dólares a Panamá a través de ocho sociedades offshore. A nivel local, la compañía ha invertido en producción de alimentos, proyectos urbanísticos o generación de energía. Y en el canal de televisión TVX.

El balance financiero de Starlight correspondiente a 2012 indica que el 31 de diciembre de ese año su junta de accionistas acordó emitir 18,333 nuevas acciones para levantarse del quiebre técnico en el que se encontraba. Para esa fecha, el nombre comercial de Starlight era TVX. Solo dos meses después, en febrero de 2013, la empresa recibió una inyección de capital de cerca de medio millón de dólares ($467 mil) fruto de esa ampliación de capital accionario. El dinero venía de Inverval, una empresa recién creada, del grupo Alba.

La documentación del Registro de Comercio anota que para el 1 de julio de 2013 Inverval ya poseía el 60 % de las acciones de Starlight. El otro 40 % quedó en manos de uno de los hombres de confianza del alcalde: Héctor Manuel Velásquez. Ese mismo día, el representante legal de Interval asumió la representación legal y administración única de Starlight. Se trataba del abogado Mauricio Cortez Avelar, omnipresente en el entramado de empresas del Grupo Alba y dirigente de sus offshore en Panamá, que ha sido señalado por el Departamento de Estado de Estados Unidos como uno de los testaferros del dirigente efemelenista.

Después de esa fecha, Cortez Avelar y otras personas cercanas a Merino comenzaron a pasearse por TVX. Una de ellas era Sigfredo Merino, hermano del efemelenista que también ha sido señalado por el Departamento de Estado como otro de sus prestanombres. Trabajadores de TVX aseguran que Sigfredo visitó el canal para evaluar las remodelaciones de las oficinas de TVX tras el traslado de las mismas a la Colonia Escalón a finales de 2013, aunque no tenía contacto directo con los empleados.

Una fuente que tuvo acceso directo a las negociaciones entre el exalcalde de San Salvador y los hermanos Merino, y que pidió la reserva de su nombre, asegura que en realidad la compra de acciones de Starlight por parte de Alba se selló a finales de 2012 y quedó registrada en un memorándum de entendimiento firmado entre ambas partes. Otra fuente que estuvo presente en reuniones del canal entre los delegados de Bukele y los de Merino, también asegura haber escuchado sobre ese documento y afirma que la negociación ya estaba cerrada para diciembre de 2012.

Inverval es una compañía inscrita ante el Registro de Comercio en octubre de 2012, un mes antes que TVX saliera al aire, como una firma para la compra y venta de títulos valores y para diversas actividades en el sector inmobiliario. Luego, en diciembre, con tan sólo dos meses de inscrita, recibió de Alba 16 millones de dólares para la construcción de viviendas en cuatro terrenos de Nuevo Cuscatlán, el municipio del que era alcalde Bukele. Este ha sido uno de los préstamos más cuantiosos que el conglomerado Alba ha otorgado a una empresa local. En una investigación de 2014, El Faro reveló que el día del acuerdo, Inverval recibió 4 millones de dólares para comprar lotes en dos terrenos de Nuevo Cuscatlán y para iniciar los trabajos de terracería. El resto del dinero se desembolsaría según el avance de la construcción de viviendas. El Faro preguntó al abogado Cortez Avelar si Inverval desarrolló los proyectos que se trazó como objetivo luego de recibir los 16 millones de Alba. Al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Según una investigación publicada por La Prensa Gráfica en 2017, Inverval adquirió el 99 % de las acciones de la compañía Las Vistas. El 1 % restante lo asumió el abogado Cortez Avelar. Inverval inyectó 11 millones a Las Vistas, que construyó 38 casas en la residencial Garden Hills de Nuevo Cuscatlán entre 2013 y 2015. Hasta agosto de 2017, según el medio, se habían vendido 19 propiedades valoradas entre 300 y 350 mil dólares. “10 de estas llegaron a manos de personas y empresas relacionadas con el político salvadoreño José Luis Merino. Entre estas está una de sus hermanas, Yanira Elizabeth Merino Cabrera”, publicó LPG.

Captura de pantalla de la cuenta oficial de TVX en Facebook. En esta imagen, fechada el 25 de febrero de 2015, se señala a Federico Anliker, amigo de infancia de Bukele y secretario general del partido Nuevas Ideas, como vicepresidente del canal. 
 
Captura de pantalla de la cuenta oficial de TVX en Facebook. En esta imagen, fechada el 25 de febrero de 2015, se señala a Federico Anliker, amigo de infancia de Bukele y secretario general del partido Nuevas Ideas, como vicepresidente del canal. 

En todo caso, el desembarco de Alba en TVX no hizo desaparecer el sello de Bukele en el canal. Al frente de TVX siguió -y todavía sigue- en el cargo de vicepresidente Federico Anliker, aunque él lo niega. “¿Puede decirnos desde cuándo (ya no está en el cargo)?”, le preguntó El Faro a Anliker el 28 de abril de 2018 en la plaza Salvador del Mundo. El secretario general de Nuevas Ideas no quiso responder la pregunta. Dos meses después, el 6 de junio, El Faro habló al Canal TVX para solicitar una entrevista. “¿Me puede comunicar con el vicepresidente de TVX, Federico Anliker?”, preguntó un periodista. “En un momento”, respondieron en el conmutador. Cinco minutos después, la recepcionista respondió que hacía dos semanas que había comenzado a trabajar en el canal y que le habían dicho que Anliker ya no ocupaba ese cargo. Contrario a esas negaciones, a finales de agosto, un periodista de El Faro visitó las instalaciones de TVX para participar en una entrevista de televisión: cuando el periodista preguntó a un empleado de seguridad por Anliker, el empleado comentó que este solía llegar todos los días a media tarde. Para agosto, Bukele y Nuevas Ideas ya estaban aliados con Gana para competir por la silla presidencial.

El 7 de enero de 2019, El Faro pidió a Julio Villagrán, ex jefe de mercadeo de Alba Petróleos y ahora director de TVX un contacto telefónico o correo para hablar “con el vicepresidente del canal, Federico Anliker”. Villagrán se comprometió a enviar el contacto, pero al cierre de esta nota ya no hubo respuesta.

Bukele insiste en que ese vínculo quedó en el pasado: “En cuanto a la relación con José Luis Merino, pues en mi caso esa relación quedó sepultada hace mucho tiempo ya, y en su momento entiendo que la única relación fue un préstamo que Alba hizo a la empresa Inverval, que fue la que invirtió en el canal”, respondió a El Faro.

A mediados de 2018, luego de que el FMLN proclamara a Hugo Martínez como su candidato presidencial, este periódico consultó a José Luis Merino por la relación comercial entre el Grupo Alba y el canal de Bukele. “No tengo tiempo”, contestó, y cerró tras de sí la puerta de una oficina del local 1316 del FMLN. El Faro envió una carta al dirigente, a través de su encargada de prensa, pidiendo su versión sobre la participación de Alba Petróleos en TVX. También se le pidió que aclarara la relación de su hermano Sigfredo con el canal junto a gente cercana a Bukele. Desde una ventana de la oficina, periodistas de El Faro observaron que Merino leyó la carta, pero no volvió a salir de su oficina para responder.

A finales de noviembre, en un mitin del candidato a la presidencia por el FMLN, Hugo Martínez, celebrado en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones, El Faro nuevamente se acercó a Merino:

—Necesito preguntarle por el medio millón de dólares que Inverval inyectó a Starlight, la sociedad que administra el canal TVX —se le dijo.

—Busque a los dueños.

—El dueño es una empresa del grupo Alba Petróleos, Inverval. Usted es la cara visible de Alba.

—Yo acá vine a celebrar a Hugo Martínez. Si me va a preguntar de Hugo, perfecto. Si me va a preguntar de otra cosa, no tengo permiso de hablar.

—También quiero preguntarle por José Rigoberto Trinidad, representante de Master Communications.

—No sé quién es Trinidad. No sé…

José Luis Merino durante la celebración de los dos años de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén en junio de 2016. Merino ha sido de los pocos dirigentes que se han atrevido a decir que el rompimiento entre el Frente y Bukele puede remendarse de cara a una segunda vuelta en las presidenciales. 
 
José Luis Merino durante la celebración de los dos años de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén en junio de 2016. Merino ha sido de los pocos dirigentes que se han atrevido a decir que el rompimiento entre el Frente y Bukele puede remendarse de cara a una segunda vuelta en las presidenciales. 

Personas de confianza

Al menos tres dirigentes del FMLN aseguran que la relación personal entre José Luis Merino y Nayib Bukele es anterior a la entrada de este último en política, y señalan la amistad del efemelenista con Armando Bukele, padre del ahora candidato, como factor para que Merino respaldara la entrada del hijo en el partido. La cercanía era recíproca. Bukele se confesó en público un admirador de Alba Petróleos a escasos meses de creado el canal TVX. En febrero de 2013, cuando cumplía nueve meses como alcalde de Nuevo Cuscatlán, apareció en el programa 8 en punto de Canal 33 criticando a la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP). Bukele cuestionó a los empresarios salvadoreños por oponerse a la expansión del conglomerado, que para aquellas fechas financiaba sociedades dedicadas a la venta de combustibles.

Lo que Bukele no dijo es que Alba estaba invirtiendo en su canal, desde el cual, también se iba a promover su perfil político. Tres empleados y exempleados de TVX confirman a El Faro que, con la compra del canal por parte de Alba y la llegada de personas vinculadas a los Merino, ellos debían tener a completa disposición a una persona del equipo para cubrir todas las actividades y mítines del entonces joven promesa del FMLN. Los tres aceptaron hablar a cambio de anonimato.

Ocho días después de aquella intervención televisiva, el 13 febrero de 2013, Bukele llevó a TVX a José Luis Merino para hacer lo mismo. Primero se reunieron en la casa de Santa Teresa donde tenía TVX sus oficinas para coordinar los detalles de la entrevista y luego, llegada la tarde, se trasladaron al edificio SISA, en Santa Tecla, donde tenía entonces un estudio, para grabar. Cuenta un empleado presente en la grabación que, mientras se desarrollaba la entrevista, Bukele escuchaba atento desde la cabina del master. La mención del edificio SISA no es menor puesto que en el Registro de Comercio una de las cuatro direcciones que Starlight ha tenido es la siguiente: “Carretera a Santa Tecla KM 10 1/2 local 1, Condominio Financiero SISA Edificio 4”. Este es uno de los domicilios que también aparece de la empresa SODICO, financiada por Alba y dueña de al menos una de las gasolineras del conglomerado en San Salvador.

En la entrevista, el conductor presentó a Merino como asesor de la junta directiva de Alba Petróleos y responsable de la estrategia de implantación de la compañía en El Salvador. Merino aseguró que las acusaciones contra el conglomerado eran parte de un plan orquestado por el partido Arena para destruir a Alba. “Es una diferencia de decencia (entre Alba y las empresas tradicionales en el país). Alba Petróleos es una empresa con finalidad social. ¿Qué significa esto? Que sus utilidades están destinadas a transformarse en inversión social (...) Que le permite llevar bienestar a otros personas, a otros agricultores, a otros empresarios. La otra empresa es generar ingresos, generar riqueza, pero va a parar total y absolutamente a los bolsillos del propietario de la empresa”, dijo Merino.

Los trabajadores de TVX no recibieron un anuncio oficial de la compra del canal por parte de Inverval, pero los rápidos cambios les hicieron pensar que la administración estaba ahora en manos de otras personas. De la casa en Santa Teresa, las oficinas y estudios del canal se trasladaron a una vivienda en la San Francisco y posteriormente a un edificio remodelado en la Colonia Escalón. Además de Anliker y Piche como personas de confianza de Bukele que continuamente estaban en el canal, los Merino delegaron a Marlon Alberto García como el gerente general. Según ha confirmado El Faro, García abandonó ese cargo en enero de 2018.

Jorge Miguel Kattan, tío de Bukele y quien también fue funcionario de la alcaldía de San Salvador durante la gestión de su sobrino, asumió como director general durante el primer semestre de 2013. A su salida, fue sustituido por Carolina Recinos, quien asumió además funciones de coordinadora editorial del equipo de prensa. Recinos, que había sido gerente de la alcaldía de San Salvador en la administración de Carlos Rivas Zamora, de 2003 a 2006, se reunía con el equipo y daba instrucciones de cobertura. El 2 de marzo de 2015, Recinos fue una de las invitadas especiales que acompañó la proclamación de Bukele como nuevo alcalde de San Salvador. También fue señalada como asesora de Bukele cuando este dirigió la comuna capitalina.

En este edificio ubicado en la colonia Escalón funcionó el canal TVX antes tras el desembarco de Grupo Alba. A finales de 2013, Sigfredo Merino, hermano de José Luis Merino, visitó el local para cerciorarse de unas remodelaciones. 
 
En este edificio ubicado en la colonia Escalón funcionó el canal TVX antes tras el desembarco de Grupo Alba. A finales de 2013, Sigfredo Merino, hermano de José Luis Merino, visitó el local para cerciorarse de unas remodelaciones. 

Unidos por una deuda

Entre 2012 y 2014, los activos de Starlight crecieron de 210 mil a 583 mil dólares. Es decir, la inversión se duplicó. Después de esa fecha, el Registro de Comercio no contiene información financiera sobre la compañía. Ahí comenzaron, además, los problemas con el pago del arrendamiento de las frecuencias de TVX.

Cuando los atrasos iniciaron en 2014, el propietario de Master Communication intentó hablar con los nuevos accionistas, pero ante su falta de respuesta se decidió a pedir cuentas a Nayib Bukele. En una carta fechada el 14 de agosto de 2015, anexada a su demanda ante el juzgado de paz, “Don Trini” solicitó a Bukele llegar a una “solución salomónica” y le señaló que desde septiembre de 2014 se les habían dejado de pagar un total de 154 mil 670 dólares. “Se lo arrendamos más barato tratándose de su persona”, dice la carta, que agrega que se habían llenado de “tolerancia y paciencia” por el “respeto y admiración” que le tenían al ya entonces alcalde de la capital.

“Nos reunimos con Federico (Anliker), Marlon (García), Lic. Baltazar (Tomasino), Carolina (Recinos) y hasta con el Sr. Fred (Sigfredo) Merino, por separado y en conjunto una, dos, tres, o más ocasiones y hasta ahora sólo hemos recibido excusas, promesas, mentiras y aún más últimamente no contestan teléfonos ni mensajes. No importándoles la seriedad de estos contratos, obviamente porque saben que los afectados directamente son usted y nosotros (...) Algunos de ellos han demostrado la falta de lealtad y profesionalismo e interés para solucionar este asunto”, se dice en la carta, que en la parte inferior derecha tiene un sello de recibido por la alcaldía de San Salvador el 17 de agosto de 2015. Baltazar Tomasino era el contador de TVX.

En diciembre de 2015, José Mauricio Cortez Avelar, como representante legal de Starlight, firmó un convenio de pago con Master Communication en el que Rigoberto Trinidad le perdonaba a la compañía el 40% de la deuda acumulada hasta esa fecha ($ 206,790.00), y convenía una nueva forma de pago: “En garantía del cumplimiento de la obligación”, dice ese documento, “quedan letras de cambio sin protesto firmadas por el codeudor solidario en los contratos relacionados, señor Nayib Armando Bukele Cortez, las cuales permanecerán en poder del señor Trinidad y cuando sea cancelada la deuda en su totalidad, dichas letras de cambio serán entregadas al señor José Mauricio Cortez Avelar”.

En el acto de conciliación en el juzgado de paz, el abogado de Bukele, José Leoisick Castro, aceptó que el alcalde participó en el contrato de arrendamiento, pero negó que el exfuncionario fuese dueño de Starlight y otras sociedades, como había señalado el apoderado de Rigoberto Trinidad. “El deudor principal es Starlight y no Nayib Bukele quien es codeudor”. Según el apoderado, Bukele no participó en el convenio de pago ni firmó ninguna letra de cambio.

En un encuentro con El Faro, el abogado de Trinidad, Carlos Avelar, mostró a este medio varias letras de cambio firmadas por Bukele como parte del acuerdo convenido en diciembre de 2015. Una de ellas, por ejemplo, señala que es la número 33 de 60 más supuestamente existentes. Tiene fecha 01 de enero de 2016 y un monto por 13,560 dólares. Aparece suscrita por "Nayib Armando Bukele Ortez" a favor de Master Communication, propietaria de las frecuencias. El Faro comparó la firma de este documento con otros en los que aparece la rúbrica de Bukele, pero solo se puede señalar que se asemejan.

En el acto conciliatorio de noviembre de 2017, la defensa de Trinidad no las presentó. “Existe una mala fe profesional siendo que, si existen otras letras de cambio, las mismas debieron ser presentadas”, respondió el abogado de Bukele después de que Avelar asegurara que esas letras de cambio existían. Este periódico consultó en una segunda ocasión al abogado de Trinidad para conocer por qué no habían consignado esos documentos, pero no se recibió respuesta.

A finales de ese año, las frecuencias originales de TVX ya habían regresado a manos de Master Communication y el canal comenzó a operar sólo por cable.

Una de las letras de cambio que Carlos Avelar, abogado de Rigoberto Trinidad -dueño de Master Communicattion-, presentó a El Faro como prueba de uno de los pagarés que el alcalde Nayib Bukele firmó después del convenio de pago suscrito en diciembre de 2015, en el cual Trinidad perdonó a Starlight el 40% de la deuda acumulada por el impago en el alquiler de las frecuencias. 
 
Una de las letras de cambio que Carlos Avelar, abogado de Rigoberto Trinidad -dueño de Master Communicattion-, presentó a El Faro como prueba de uno de los pagarés que el alcalde Nayib Bukele firmó después del convenio de pago suscrito en diciembre de 2015, en el cual Trinidad perdonó a Starlight el 40% de la deuda acumulada por el impago en el alquiler de las frecuencias. 

Bukele se divorció del Frente, pero no de Alba

La relación comercial de Bukele y su entorno con los representantes de Merino y el Grupo Alba ha sobrevivido a las constantes tensiones públicas de los últimos años entre el exalcalde y su antiguo partido, e incluso a su expulsión del FMLN en 2017.

Ya en febrero de 2013, al tiempo que Bukele acudía a televisoras a defender el ingreso de Alba en El Salvador y José Luis Merino hacía lo mismo en TVX, el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán criticaba a la fracción legislativa del FMLN por promover reformas restrictivas a la Ley de Acceso a la Información Pública. Luego, en octubre de ese año, en plena mudanza de las oficinas de TVX, Bukele acusó al entonces presidente de ANDA Marcos Fortín de malversación de fondos en proyectos de agua potable en su municipio.

En diciembre de 2014, las diferencias públicas entre Bukele y su partido alcanzaron a la dirigencia del frente. Ese mes, el propio secretario general del FMLN, Medardo González, reprimió al alcalde en público. El dirigente dijo que estaba “mal ubicado”, luego que pidiera explicaciones al entonces presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, por una supuesta compra irregular de unos terrenos en Nuevo Cuscatlán.

Nada alteró la ecuación empresarial en TVX. En la actualidad, el canal sigue siendo propiedad de la empresa creada inicialmente por los representantes de Bukele que luego pasó a manos de la compañía de Alba. Según el Registro de Comercio, Inverval sigue teniendo el 60% de las acciones de la compañía y el otro 40% pertenece a Héctor Manuel Velásquez, hombre de confianza de Bukele.

El domingo 6 de enero, el abogado Cortez Avelar dijo a El Faro que su vinculación con Starlight había finalizado. Presentó una renuncia escrita al cargo de administrador único propietario (notariada pero sin sello de la oficina del registro y con fecha 19 de diciembre de 2018) y una boleta de presentación ante el Registro de Comercio del viernes 4 de enero. Ese día, El Faro revisó los archivos públicos disponibles de la compañía, pero esa información no estaba consignada en el Registro de Comercio. Según los archivos públicos, Mauricio Cortez Avelar sigue ejerciendo la representación legal de Starlight como su administrador único propietario y Velásquez sigue ocupando el mismo cargo como su suplente.

En todo caso, Inverval sigue controlando el 60 % de acciones de Starlight. Mayra Elizabeth Liévano de Calderón ejerce la administración propietaria desde diciembre de 2016 y su suplente es Edwin Antonio Merino, otro hombre de confianza de José Luis Merino y actual apoderado judicial de SODICO, la empresa que alguna vez compartió dirección con el estudio de grabación de TVX y de la que Cortez Avelar también ha sido representante legal.

En la parte operativa, Federico Anliker, amigo de Bukele y secretario general de Nuevas Ideas, sigue llegando a la sede de TVX y se le conoce como vicepresidente del canal.

En estos días de campaña, Bukele llama a su antiguo partido “Arena 2.0” y encabeza las encuestas para convertirse en presidente de la República el próximo febrero o el próximo marzo con el partido Gana, aliado legislativo de los gobiernos del FMLN de los últimos diez años. José Luis Merino, que intentó convertirse en diputado por el Frente pero no obtuvo suficientes votos en las legislativas de marzo de 2018, defiende a su partido tras aquella derrota. Y es de los pocos dirigentes efemelenistas que se anima a defender en público que la relación entre el exalcalde y el Frente puede remendarse de cara a una eventual segunda vuelta electoral.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad