Imprimir

Los recibos originales de los sobresueldos del primer gobierno del FMLN

Sergio Arauz Efren Lemus Jimmy Alvarado Roxana Lazo Manuel Talavera

El Faro tuvo acceso a 18 legajos de documentos originales de la Secretaría Privada de la Presidencia de Mauricio Funes. Los papeles explican cómo esa administración gastó parte de los $351 millones de la partida secreta. Este periódico analizó 192 documentos, entre ellos, 64 hojas de recibos de sobresueldo del dinero en efectivo que el gabinete recibió en secreto y al margen de la Ley de Salarios. Algunos de los funcionarios admitieron la veracidad de los documentos. En los recibos aparece el nombre del actual presidente, Salvador Sánchez Cerén,  del candidato presidencial del FMLN, de varios ministros, viceministros y otros funcionarios.

ElFaro.net / Publicado el 29 de Enero de 2019

El expresidente Mauricio Funes lo ha negado en reiteradas ocasiones, pero es un hecho: el primer gobierno del FMLN pagó a sus funcionarios millones de dólares en sobresueldos. El Faro tuvo acceso a 192 recibos originales, de los cuales 64 están a nombre de altos funcionarios de la administración Funes, la mayoría firmados por quienes cobraron el dinero: ministros, viceministros, presidentes de autónomas, secretarios de la Presidencia, superintendentes, directores y presidentes de distintas instituciones públicas adscritas al gobierno central. Estos documentos detallan entregas mensuales de dinero público en efectivo, que van desde los $15,000 mensuales para el entonces Secretario Técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, hasta los $100 al mes que se pagaban a un ordenanza de Casa Presidencial. La mayoría de estos funcionarios no declaraban esos pagos a Hacienda.

Las hojas de recibo entregadas a El Faro están fechadas entre diciembre de 2009 y marzo de 2010, y tienen la firma de ocho ministros, 16 viceministros, cuatro secretarios de la Presidencia, tres presidentes de la banca estatal, un director de la Policía, tres superintendentes (el de Valores, el de Sistema Financiero y el de Pensiones) e incluso de quien fue asesor de comunicaciones del expresidente, el argentino Luis Verdi. Los documentos, según explicó la fuente que los entregó a este periódico y confirmaron varios de los funcionarios que los firmaron, son originales de Secretaría Privada de la Presidencia, dirigida entre 2009 y 2014 por Francisco Cáceres, actualmente prófugo y acusado de peculado y lavado de dinero por su gestión durante la administración de Mauricio Funes. La misma fuente aseguró que las 18 carpetas y sobres de documentos que fueron revisados por El Faro fueron seleccionados al azar de entre miles de papeles originales archivados fuera de Capres, que registran con detalle el uso dado a la partida secreta durante los cinco años del primer gobierno del Frente, y a los que la Fiscalía todavía no ha tenido acceso.

Los nombres del actual Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén  ‒vicepresidente y ministro de Educación de aquel gobierno‒, y del candidato a la presidencia del FMLN Hugo Martínez, excanciller de los gobiernos de Funes y Sánchez Cerén, aparecen en sendos recibos de sobresueldo por un monto de $10,000. David Munguía Payés, ministro de Defensa todavía en funciones, aparece en una hoja de recibo por $10,000.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el ministro de Defensa, David Munguía Payés, en la ceremonia de revisión de tropas para para presentar al nuevo comandante general de las Fuerzas Armadas, el 5 de junio de 2014. Según los documentos de El Faro, ambos recibían un sobresueldo de $10,000 durante el primer gobierno del FMLN. Foto de AFP: José Cabezas.
 
El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el ministro de Defensa, David Munguía Payés, en la ceremonia de revisión de tropas para para presentar al nuevo comandante general de las Fuerzas Armadas, el 5 de junio de 2014. Según los documentos de El Faro, ambos recibían un sobresueldo de $10,000 durante el primer gobierno del FMLN. Foto de AFP: José Cabezas.

El Faro intentó conocer la versión de todos los funcionarios cuyo nombre aparece en los documentos, y los contactó por diversas vías. Solo Alexander Segovia y el expresidente del Banco Central de Reserva Carlos Acevedo aceptaron ante El Faro que la firma estampada en la hoja de recibo es la suya, y confirmaron haber recibido sobresueldos mensuales durante casi la totalidad de su gestión.

La tarde del 28 de enero de 2019, El Faro envió un mensaje por Twitter al expresidente Funes y le pidió una reacción sobre el pago de sobresueldos. Funes reiteró que su administración no hizo esos pagos. “Ustedes pueden tener lo que quieran. Yo no entregué y tampoco autoricé a ningún funcionario de mi gobierno pagar sobresueldos como sí se acostumbró en las administraciones de ARENA”, escribió Funes, enfatizando que el expresidente Saca confesó ante un tribunal el pago de sobresueldos y recordando que hay recibos a nombre de funcionarios areneros que han circulado en redes sociales. “En el caso de mi gobierno no hay recibos de nada porque no se entregó nada adicional al ingreso de los funcionarios fuera del pago de viáticos para misiones oficiales cuando el trabajo que desarrollaban así lo demandaba”, mintió el exmandatario.

Funes agregó que él no era responsable de manejar el presupuesto de la Presidencia. “El manejo del gasto de CAPRES no estaba entre mis responsabilidades. Quien manejaba el presupuesto de CAPRES era el Secretario Privado y su equipo administrativo. Hasta donde tengo conocimiento tampoco la Secretaría Privada autorizó o pagó sobresueldos a los funcionarios de mi gobierno. De modo que no tengo nada que agregar. Buenas tardes”, escribió. El Faro le solicitó una entrevista telefónica para ahondar, pero el expresidente aseguró que no tenía más que decir sobre el tema.

Aparte de Segovia y Acevedo, otros funcionarios confirmaron off the record haber recibido esos pagos mensuales. Hugo Martínez lo negó. Munguía Payés se mostró confundido ante el documento que se le mostró y dijo no recordar el motivo de ese pago. Otros funcionarios no fueron claros en su respuesta o se negaron a hablar. Casa Presidencial no ha respondido a la petición de entrevista con el presidente Sánchez Cerén realizada el 18 de enero de este año.

Un exfuncionario de Casa Presidencial que tuvo acceso directo al mecanismo de entrega de sobresueldos y que habló con El Faro a cambio de que se ocultara su nombre, aseguró que el expresidente Funes también recibía un pago similar, aunque no reveló el monto.

(CARRUSEL DE TUITS)

"Entre 58 y 60 millones"

Todos los ministros mencionados en los documentos tenían asignado un salario oficial de $3,345, y todos los viceministros uno de $2,652, que les era depositado en sus cuentas bancarias cada mes. El sobresueldo es una cantidad extra a ese salario oficial y no era declarado ante Hacienda. Según el exfuncionario de Casa Presidencial, también se entregaba sobresueldo “a los (funcionarios o personas) que el presidente decía”. Entre ellos, a algunos embajadores, de los cuales no precisó el nombre.

Los recibos a los que tuvo acceso El Faro suman sobresueldos por un total de $446,303.75.  Solo los recibos de enero de 2010, en poder de este periódico suman $350,554.78. Si se hace el ejercicio de multiplicar ese monto por los 60 meses que duró la primera gestión presidencial del FMLN, la cifra resultante ronda los $21 millones, un 6% de los $351 millones en gastos reservados de la Presidencia por los que la Fiscalía acusa por peculado y lavado de dinero al expresidente Funes, actualmente asilado en la Nicaragua de Daniel Ortega. 

El exfuncionario de Casa Presidencial asegura sin embargo que en todo el periodo presidencial de Funes se pagaron “de 58 a 60 millones” de dólares en este tipo de pagos extra secretos y no declarados a Hacienda. Las entregas ocurrían según él, y según confirman algunos de quienes recibieron el pago, con dinero en efectivo, casi siempre en manos del beneficiario, y usualmente por una secretaria en Capres.  

La fuente que entregó los documentos a El Faro calcula que el gasto mensual en sobresueldos rondaba el millón de dólares. Las hojas en poder de este medio están fechadas en diciembre de 2009 y enero, febrero y marzo de 2010. La fuente que las entregó asegura que tiene archivadas y en un lugar seguro todas las hojas de sobresueldo de todos los funcionarios de la administración Funes.

(CARRUSEL DE DOCUMENTOS)

“Sí, es mi firma”

En los últimos años, varios miembros del gabinete de Funes han reconocido haber recibido sobresueldo. La exministra de Salud, María Isabel Rodríguez, lo hizo en un programa en directo. “El sueldo de ministro es un sueldo bajo, se le compensa con un sobresueldo” dijo en noviembre de 2016, en el popular programa radial Pencho y Aída. En la acusación formal de la Fiscalía General de la República contra el expresidente Funes por lavado de dinero aparece también la declaración del exdirector del Seguro Social, Leonel Flores, que confesó que aparte de su salario oficial recibió un sobresueldo que en los primeros ochos meses de su gestión era de $5,000 y luego de $7,500 en efectivo. Otros dos exfuncionarios admitieron a El Faro bajo condición de anonimato, uno en enero de este año, y el otro en enero de 2013,  haber recibido sobresueldos por los montos que aparecen en los recibos.

Estos recibos originales son sin embargo la primer prueba documental que confirma que el expresidente Funes ha mentido en repetidas ocasiones al negar que durante su gobierno se diera esa práctica: “Mi gobierno no pagó ningún sobresueldo a nadie. Un investigado por corrupción puede decir cualquier cosa con tal de salvar su pellejo”, escribió Funes en su cuenta de Twitter el 26 de noviembre de 2016, haciendo referencia al testimonio de Leonel Flores ante la Fiscalía.

Los testimonios de Alexander Segovia, Secretario Técnico de la presidencia de la gestión Funes, y Carlos Acevedo, presidente del Banco Central de Reserva en aquel gobierno, no solo le desmienten sino que dan detalles de cómo funcionan esos pagos que el expresidente ha negado una y otra vez.

El pasado 18 de enero Segovia confirmó a El Faro que fue receptor de “bonificaciones” durante la administración Funes: “Desgraciadamente, la entrega de sobresueldos también fue una práctica de la gestión Funes”, reconoció, en alusión al hecho, revelado en un reportaje de El Faro en 2013, de que esta práctica provenía de los primeros gobiernos de Arena. Segovia dijo también haber sido informado de que el origen de los fondos era la partida de Gastos Reservados de la Presidencia, o partida secreta.

Sin precisar nombres, el también exjefe del Gabinete Económico y Social reconoció que tenía instrucciones de empleados de la Secretaría Privada de la Presidencia de no reportar esos ingresos extra ante el Ministerio de Hacienda. Segovia apuntó a esa instancia como el lugar donde se realizaban las entregas mensuales de dinero en efectivo y donde se firmaban los recibos de sobresueldo en poder de este periódico.

El nombre y la firma de Segovia están en un recibo por $15,000, bajo el concepto de “bonificación correspondiente al mes de enero 2010”. El de Segovia es el recibo con el monto más alto entre las 266 hojas analizadas por El Faro.

Segovia asegura que la razón del monto que recibía le fue explicada: “me dijeron que me iban a asignar esa cantidad por tres razones: por mis antecedentes académicos, por la importancia del puesto del secretario técnico de la Presidencia; y, tercero, porque antes de llegar al Gobierno, como consultor internacional, yo recibía honorarios muy altos”. Respecto a la regularidad de las entregas de dinero, Segovia dijo: “por razones que yo no conozco, había meses que simplemente no te daban, a veces te reponían, a veces no. Era una tema que se manejaba no sé con qué criterios”.

Consultado por la legalidad de estas remuneraciones ocultas y paralelas a las establecidas en la Ley de Salarios, Segovia las reconoce como “un proceso irregular que debe ser corregido”. Para el exfuncionario, hay que transparentar estas entregas que, a su juicio, eran “una política imperante desde las administraciones gubernamentales desde los años 90, para salvar los bajos salarios (de funcionarios públicos)”. Segovia no los considera un acto de corrupción, a pesar de que eran pagos secretos y por los que no se reportaban impuestos: “no es un caso de corrupción como se está acusando a otros funcionarios. Jamás hubiese participado en una red de corrupción. (Los sobresueldos) son bonificaciones para complementar sueldos que se estiman bajos”.

Carlos Acevedo ocupó el cargo de presidente del Banco Central de Reserva entre el 1 de junio de 2009 y el 15 abril de 2013. Al ver su recibo de sobresueldo, lo reconoció. “Sí, es mi firma”, dijo. “Sí, esto es lo que recibía”, confirmó. “Sí, es un sobresueldo”, dijo casi al final de la entrevista, cuando aseguró que de esa forma lo declaró ante la sección de Probidad, la oficina que investiga el posible enriquecimiento ilícito de los funcionarios.

"Eso (los sobresueldos) se debió transparentar desde el principio", dijo Acevedo. "Estos pagos tiene un lógica. Se supone que es para competir en el mercado, y tiene lógica", comentó. En su caso, dice, antes de entrar al gobierno, él ganaba más como parte del Proyecto de Naciones Unidas para el Desarrollo y elaborando consultorías.

Diez años después de haber recibido su primer sobre manila con $5,000 en billetes de 100, Acevedo expresa la confianza con la que él y otros aceptaron esta práctica: "En aquel momento, Funes era algo así como incorruptible... Hoy decís Funes y pensás que hay algo turbio, ¿verdad?", reflexiona.

Aunque estuvo 46 meses en el cargo, asegura que los últimos seis meses no recibió el complemento. No entiende por qué había lapsos en los que el pago no llegaba. De ser así, en los 40 meses en los que recibió el pago, Acevedo cobró $200,000 en total.

Alexander Segovia, que fungió como secretario técnico de la Presidencia de Mauricio Funes, admitió que la hoja de sobresueldo que El Faro le mostró era una de las suyas, por $15,000. Segovia recibía uno de los dos mayores sobresueldos. Foto: Archivo Presidencia de El Salvador
 
Alexander Segovia, que fungió como secretario técnico de la Presidencia de Mauricio Funes, admitió que la hoja de sobresueldo que El Faro le mostró era una de las suyas, por $15,000. Segovia recibía uno de los dos mayores sobresueldos. Foto: Archivo Presidencia de El Salvador

El recibo de Sánchez Cerén

En el legajo de documentos originales de la Secretaría Privada analizados por El Faro hay tres con el nombre de Salvador Sánchez Cerén: una hoja de recibo de una bonificación de $10,000 recibida en enero de 2010; una nota de abono por $25,000 a una cuenta bancaria no institucional, a su nombre; y una solicitud al Banco Hipotecario para emitir dicho abono.

La hoja de recibo es sucinta: "Recibí de la Secretaría de la Presidencia la cantidad de diez mil dólares ($10,000) por bonificación correspondiente al mes de enero 2010. San Salvador, 18 de enero de 2010", se lee antes de una firma que no se parece a la que hoy luce en los decretos presidenciales. Abajo de esa firma irreconocible se lee: Vicepresidencia de Sánchez Cerén.

La fuente que entregó los documentos originales asegura que Sánchez Cerén recibió mensualmente un sobresueldo de $10,000 catalogado como “bonificación”. Al preguntarle por qué la firma es distinta a la que usa el actual presidente en documentos oficiales, respondió que una empleada de confianza de él llegaba por el sobre de manila con el dinero, y que esa entrega con intermediario era una concesión que se hacía solo con él. Al preguntar por la nota de abono de $25,000, la misma fuente respondió: “era gastos reservados de él, y fue una familiar de él la que exigió que en lugar de manejar efectivo se abriera una cuenta de ahorros. Era como la partidita secreta de la Vicepresidencia”. Según esta fuente, la cuenta bancaria no es institucional y por eso la Fiscalía mantiene abierta una investigación al respecto.

Por su parte, el exfuncionario de Casa Presidencial que confirma a El Faro la veracidad de los documentos y el motivo de los pagos, define esa partida a nombre de Sánchez Cerén de forma simple: “Presupuesto asignado por MF (Mauricio Funes) a la Vice para llevar la fiesta en paz con el Fte (FMLN)”.

Junto a sus responsabilidades como vicepresidente, Sánchez Cerén aceptó ad-honorem (sin goce de sueldo) el cargo de ministro de Educación desde el 1 de junio de 2009, primer día de la Presidencia de Funes. El exfuncionario de Casa Presidencial asegura que mientras estuvo en el cargo de ministro -tres años, o 36 meses-, Sánchez Cerén cobró un sobresueldo de $10,000 mensuales. De ser así, se trataría de $360,000 en todo su período como ministro, que se prolongó hasta el 27 de junio de 2012. Es decir, las fuentes de la administración Funes que hablaron con El Faro aseguran que el actual presidente de la República recibió en ese periodo tres veces más de lo que la ley de salarios designa mensualmente para el cargo de ministro de Educación, y no lo declaró a Hacienda.

La hoja de papel bond con el recibo de sobresueldo de Sánchez Cerén tiene el mismo formato que el resto de hojas en poder de este medio, y también el mismo origen: la oficina del Secretario Privado de la Presidencia, Cáceres.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y su vicepresidente, Salvador Sánchez Cerén, durante la conmemoración de su primer año en el poder, el 1 de junio de 2010. El vicepresidente fungió como ministro de Educación por 36 meses y recibió un sobresueldo mensual de $10,000, según documentos de la Secretaría Privada de la Presidencia. Foto: Archivo El Faro.
 
El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y su vicepresidente, Salvador Sánchez Cerén, durante la conmemoración de su primer año en el poder, el 1 de junio de 2010. El vicepresidente fungió como ministro de Educación por 36 meses y recibió un sobresueldo mensual de $10,000, según documentos de la Secretaría Privada de la Presidencia. Foto: Archivo El Faro.

El 29 de enero de 2010, el entonces jefe de la Unidad Financiera de la Presidencia, Francisco Rodríguez Arteaga, remitió al Banco Hipotecario una solicitud de abono para cargar a la cuenta No. 0021-023986-0 la cantidad de $25,000, para abonar a la cuenta corriente número 0021-02066-3, a nombre de Salvador Sánchez Cerén en el Banco Hipotecario

A las 14:51 del 29 de enero de 2010, la sucursal Autopista Sur del Banco Hipotecario aprobó la transferencia de $25,000, según la nota de abono con sello original. La fuente que entregó los documentos a El Faro asegura que hay muchos más documentos de este tipo, correspondientes a cada mes.

Rodríguez Arteaga fue jefe de la Unidad Financiera de la Presidencia desde 1994 hasta octubre de 2016, cuando fue detenido para enfrentar un juicio por lavado de dinero, y hoy guarda prisión tras ser condenado a cinco años junto al expresidente Saca. En el caso, la Fiscalía dibujó a Rodríguez Arteaga como el puente por el que pasaron millones de dólares de cuentas oficiales a cuentas personales de los funcionarios que fueron condenados. El abono a nombre de la cuenta de Sánchez Cerén, de enero de 2010,  tiene las mismas características que las juzgadas en el caso Saca: una cuenta institucional traslada dinero a una cuenta personal de Rodríguez Arteaga y este traslada fondos a otras cuentas personales, como la de Sánchez Cerén. La cuenta manejada por Arteaga es una de las 11 cuentas abiertas a su nombre y que actualmente son investigadas por la Fiscalía por haber sido usadas para el desvío $351 millones desde la partida de gastos reservados del expresidente Funes.

Oficialmente, Sánchez Cerén declaró a Probidad ingresos mensuales por $3,916 (entre sueldo y gastos de representación) durante los cinco años que fungió como vicepresidente y ministro de Educación ad honorem. En total, en salarios y gastos de representación, recibió, al cabo de cinco años, $234,994.80, cifra que coincide con sus declaraciones de impuestos. Sin embargo, el recibo a su nombre da cuenta de la entrega de $10,000 mensuales de sobresueldo no tomados en cuenta para esas declaraciones.

Según la fuente que proporcionó los documentos, las cajas de las que salieron los 18 folios analizados por El Faro fueron empacadas sin un orden estricto. La fuente aseguró que en el resto de cajas hay más documentos que evidencian la entrega mensual de estos pagos al entonces vicepresidente.  Al multiplicar el sobresueldo de $10,000 por los 36 meses que fungió como ministro de Educación, y sumar los abonos en concepto de partida secreta de la Vicepresidencia -recibidos por 60 meses en concepto de “partidita secreta-, el monto manejado por Sánchez Cerén alcanza los $1.8 millones. 1.5 millones llegaron a una cuenta no institucional para gastos discrecionales y $360,000 en concepto de sobresueldos, según explicaron dos fuentes distintas que conocieron este mecanismo y apuntan los documentos originales.

Sánchez Cerén es uno de los comandantes históricos del FMLN, firmante de los Acuerdos de Paz. Fue diputado durante tres períodos (2000-2009), vicepresidente de Mauricio Funes y, desde el 2014, presidente de El Salvador. Además, forma parte de la Comisión Política del FMLN, la máxima autoridad del partido.

Las hipótesis del candidato presidencial

Entre los cientos de documentos de la Secretaría Privada de la Presidencia de Funes también aparece un recibo por $10,000 como “bonificación” para el entonces canciller de la República y actual candidato presidencial por el FMLN, Hugo Martínez.

El recibo está fechado el 18 de enero de 2010. Abajo se lee “Hugo Roger Martínez Bonilla”, y sobre el nombre una firma. Sin embargo, la firma del documento no coincide con la firma que el candidato presidencial plasmó en documentos del Consejo de Ministros. Es una firma diferente, aunque el recibo es igual, en forma y contenido, al de otros funcionarios que han aceptado que esos eran comprobantes de pago de sobresueldos durante el gobierno de Funes.

El sábado 19 de enero de 2019, después de una actividad proselitista en el municipio de Dolores, Cabañas, El Faro preguntó al candidato Martínez sobre el documento elaborado por la Secretaría Privada de la Presidencia de Funes. “Yo no recibí ningún recurso en calidad de sobresueldo, tampoco de bonificación”, dijo.

Hugo Martínez, candidato a la Presidencia por el FMLN para las elecciones del próximo domingo 3 de febrero de 2019, durante su cierre de campaña en San Salvador el 27 de enero de 2019. Martínez, según los documentos, recibió $10,000 de sobresueldo en la gestión de Mauricio Funes. La firma del documento no coincide con la suya. Él niega haber recibido el pago. Fuentes de El Faro aseguran que algunos falsificaban la rúbrica cuando firmaban los recibos de la Secretaría Privada de la Presidencia. Otra fuente asegura haberlo visto retirando el sobresueldo en varias ocasiones. Foto de AFP: Óscar Rivera
 
Hugo Martínez, candidato a la Presidencia por el FMLN para las elecciones del próximo domingo 3 de febrero de 2019, durante su cierre de campaña en San Salvador el 27 de enero de 2019. Martínez, según los documentos, recibió $10,000 de sobresueldo en la gestión de Mauricio Funes. La firma del documento no coincide con la suya. Él niega haber recibido el pago. Fuentes de El Faro aseguran que algunos falsificaban la rúbrica cuando firmaban los recibos de la Secretaría Privada de la Presidencia. Otra fuente asegura haberlo visto retirando el sobresueldo en varias ocasiones. Foto de AFP: Óscar Rivera

Martínez insistió en que la firma del recibo es diferente a la de su Documento Único de Identidad (DUI). “Si un día tú tienes un recibo con esta firma me lo traes y hablamos, porque esta es mi firma de siempre”, dijo mostrando su DUI. El Faro preguntó al candidato cómo se explica que una dependencia del primer gobierno del FMLN haya emitido un documento en el que aparece consignado su nombre como receptor de $10,000. El candidato respondió que tiene dos hipótesis al respecto.

—Te enseñé mi DUI con mi firma y no tengo por qué ocultarte nada, y ya te corresponde a ti investigar y quizás yo también voy a pedir que se investigue. Hay gente queriendo ensuciar mi nombre y que se inventaron ese documento, pero mal hecho, porque no se tomaron la molestia de investigar cómo era mi firma, y me parece de mal gusto que ni siquiera hayan podido hacer bien ese trabajo. Esa es una primera hipótesis. La segunda hipótesis es que hubo gente que utilizó mi nombre para percibir recursos, ¿verdad? Pero como tú lo puedes ver, lo puedes constatar, esa no es mi firma —dijo Martínez.

—¿Quién es esa gente que pudo haber utilizado su nombre? —se preguntó a Martínez.

—¿Yo cómo voy a saberlo? —respondió.

—Usted era parte del gobierno.

—Sí, pero yo no estaba en Presidencia, yo estaba en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Entonces, ni siquiera sé quienes eran los que estaban al frente de la administración en Casa Presidencial. Bueno, no me has mostrado algún otro documento de algún otro ministro o algo que aparezca la firma de él.

—Otros funcionarios nos han confirmado que recibían sobresueldos.

—Bueno, pero ahí eso es asunto de ellos. Si ellos reconocen que esa es su firma y dicen que es su firma, pues es algo que ellos llevaban con Capres. Yo lo que te digo es que ahí te pude demostrar que esa no es mi firma. Todos tenemos solo una firma, me da risa que vos me decís: ¿cuántas firmas tiene? Je, je, je… Sí, bueno, tú ya me preguntaste, yo ya te mostré la firma y está claro que no es mi firma, ya cómo se genera ese documento yo te expreso dos hipótesis. Ustedes tendrán que hacer la investigación, alguien que de muy mala fe ha querido dañarme o alguien que ocupó mi nombre para recibir recursos del Estado.

Martínez dijo que el tema de sobresueldos es algo que escuchó antes, durante y después de formar parte del gabinete. “Yo por eso he dicho claramente que si Dios lo permite y llego a la Presidencia lo primero que se tiene que hacer es transparentar cualquier gasto que no esté transparente”, dijo.

La fuente que entregó los documentos aseguró haber visto a Martínez cobrando su sobresueldo en Capres en más de una ocasión. Otra fuente, el exfuncionario de Casa Presidencial que habló con El Faro, aseguró que todos los ministros del gabinete de Funes recibieron pago mensual, sin excepción.

El 18 de marzo de 2009, Mauricio Funes se reunió con su equipo tras las elecciones presidenciales en las que resultó electó presidente. En la mesa, de rojo, la ex ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, que admitió en un programa de radio haber recibido sobresueldo; de saco gris, el ministro de Defensa, David Munguía Payés, que según documentos analizados por El Faro cobraba $10,000 de sobresueldo; al centro de la imagen, el exministro de Seguridad, Manuel Melgar, que también recibía sobresueldo de $5,000, según los papeles. Foto de AFP: Jose Cabezas.
 
El 18 de marzo de 2009, Mauricio Funes se reunió con su equipo tras las elecciones presidenciales en las que resultó electó presidente. En la mesa, de rojo, la ex ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, que admitió en un programa de radio haber recibido sobresueldo; de saco gris, el ministro de Defensa, David Munguía Payés, que según documentos analizados por El Faro cobraba $10,000 de sobresueldo; al centro de la imagen, el exministro de Seguridad, Manuel Melgar, que también recibía sobresueldo de $5,000, según los papeles. Foto de AFP: Jose Cabezas.

Todos los ministros, todos los viceministros

Si la firma no era siempre la de los funcionarios, ¿por qué entonces la Secretaría Privada de la Presidencia Funes emitía esos recibos con sus nombres? La fuente que entregó los documentos al periódico y otro de los entrevistados en esta nota que pidió anonimato para hablar sobre esto aseguraron que algunos funcionarios estampaban firmas falsas previendo que esos documentos podían salir a la luz en el futuro.   

De los ocho ministros de la gestión Funes de los que El Faro tiene documentos, dos aún ocupan los despachos de sus ministerios. Uno es el actual ministro de Defensa, David Munguía Payés, de quien aparecen recibos firmados en enero de 2010, uno por $10,000 y otro por $8,000. El jueves 17 de enero de 2019, Munguía Payés explicó que recibió $8,000 para la compra de combustible de los aviones que trasladaron a un contingente de soldados que viajó a Haití. Acerca de los otros $10,000 que estaban rotulados como “bonificación” alegó que no recordaba con exactitud por qué los recibió.

Después de que la exministra de Salud, María Isabel Rodríguez dijera en público que recibía sobresueldos, uno de los ministros de Funes negó haber recibido ese beneficio no registrado en la contabilidad gubernamental. “No, yo no he recibido sobresueldos. Yo recibía mi salario normal, recibía viáticos como es normal cuando salía al exterior, pero algo así como lo que usted llama sobresueldos, no”, respondió el ministro de Defensa, Munguía Payés, a reporteros de Orbita TV, según un video colgado en Youtube el primero de diciembre de 2016.

Munguía Payés fue ministro de Defensa desde junio de 2009 hasta noviembre de 2011. Luego fue nombrado Ministro de Justicia y Seguridad, período en el que el gobierno de Funes pactó con las pandillas una reducción de homicidios. En pleno apogeo de la tregua entre el gobierno y las pandillas, la Sala de lo Constitucional declaró inconstitucional su nombramiento. En julio de 2013, Munguía Payés regresó al Ministerio de Defensa, cargo en el que fue ratificado durante el actual gobierno.

Aunque el ministro reiteró que no recibió sobresueldos, El Faro tuvo acceso a dos recibos provenientes de la Secretaría Privada de la Presidencia. Uno data del 13 de enero de 2010, por $8,000; y otro, del 18 del mismo mes, por un monto de $10,000 y en concepto de “bonificación correspondiente al mes de diciembre”. La firma del recibo es idéntica a la que Munguía Payés plasmó en un acuerdo de Consejo de Ministros; el recibo es idéntico, en forma y contenido, al documento de otros funcionarios que reconocen el pago de sobresueldos.

Al final de la tarde del 18 de enero de 2019, El Faro preguntó al ministro si recibió sobresueldos y si la firma plasmada en el recibo era la suya. El funcionario dijo que la Fuerza Armada algunas veces tiene problemas presupuestarios, razón por la que recibe ayuda directa de Capres para financiar actividades propias de la institución o de apoyo como en el caso de seguridad pública.

Este periódico le replicó al funcionario que el recibo de la Secretaría Privada de la Presidencia detalla que se trata de una “bonificación” personal. “Por ser un período muy largo, no recuerdo exactamente con qué propósito recibí ese dinero. Capres era una caja chica para solucionar problemas del presupuesto. Cuando había problemas nos ayudaban. Yo presumo que para eso fue”, dijo.

José Napoleón Duarte, Ministro de Turismo, también aparece en un recibo del 18 de enero de 2010 por un monto de $10,000. El Faro pidió una explicación a Duarte. A través de su oficina de prensa, respondió que no podía responder porque realizaría un largo viaje. También hay una hoja de recibo de Humberto Centeno, primer ministro de Gobernación de Funes y que luego asumió como Ministro Trabajo, quien murió en octubre de 2014. Según el documento, Centeno recibió un sobresueldo de $5,000 en enero de 2010, cuando era encargado de Gobernación.

De los 16 funcionarios que ocuparon cargos como viceministros, dos fueron ascendidas a ministras durante la presente administración: Violeta Menjívar, en Salud, y Lina Dolores Pohl, en Medio Ambiente; ambas aparecen en recibos por $3,000 durante la administración Funes. Cuatro viceministros de los que El Faro tiene recibos mantuvieron el cargo en la gestión actual: Erlinda Handal, de Educación; Hugo Flores Hidalgo, de Agricultura y Ganadería; Eduardo Espinoza Fiallos, de Salud; y Jaime Miranda, de Cooperación para el Desarrollo. Los tres primeros son nombrados en recibos por $3,000; el recibo a nombre de Miranda es de $4,000.

Fiallos, viceministro de Políticas de Salud desde el 1 de junio de 2009 hasta la fecha, recibió $3,000 de Capres el 18 de enero de 2010, según consta en la hoja de recibo con su firma. Cuando este periódico buscó reacción del viceministro, respondió: “tengo que hacer memoria”.

—¿No se acuerda si recibió sobresueldo? —se le preguntó.

—No me acuerdo. ¿Qué año dice que es? Deme un par de días para pensarlo —respondió. 

El nombre y la firma de Héctor Antonio Miguel Dada Hirezi  aparece en una hoja de recibo con fecha de 18 de enero, por un monto de $5,000. Dada Hirezi fungió como titular de Economía desde junio de 2009 hasta el 27 de abril de 2012, cuando renunció al cargo por diferencias con el presidente Funes sobre la administración de los subsidios. "Yo nunca he recibido dinero sabiendo, o si quiera sospechando, que su origen o su destino es ilícito", dijo Dada al ver la hoja de recibo, sin negar que se tratara de un sobresueldo. El exministro de Economía también comentó que “nadie en su sano juicio puede firmar un recibo pensando en que el origen o destino de los fondos es ilícito".

A Dada lo sustituyó Armando Flores Alemán, quien ocupó el cargo de ministro de Economía hasta al 31 de mayo de 2014. Antes de llegar al cargo de ministro, Capres emitió un pago a nombre de Flores, un recibo por $2,000, con fecha de enero de 2010, cuando ocupaba el cargo de presidente de la Defensoría del Consumidor. A la lista también hay que agregar el recibo por $5,000 emitido el 18 de enero a nombre del exministro de Medio Ambiente, Hermán Humberto Rosa Chávez, retirado de la vida política.

El nombre de José Guillermo López Suárez, quien fue presidente de CEPA, del 1 de junio de 2009 a abril de 2010, y ministro de Agricultura, de mayo de 2010 a septiembre de 2012, aparece en una hoja de recibo por un monto de $10,000, del 18 de enero de 2010. López Suárez, ministro de Hacienda durante los primeros dos años de gestión del expresidente Antonio Saca, fue testigo en el caso de corrupción por el que fue condenado el último presidente que llegó al gobierno por la bandera de Arena. López Suárez contó a la Fiscalía que mientras fue ministro de Hacienda recibía un sobresueldo de $10,000, adicional a su salario de ley, que era de $3,000. “Recibía $10,000 mensuales, los cuales recibía en efectivo, por parte del secretario privado de la Presidencia, (Élmer) Charlaix (condenado a 10 años de cárcel, 5 por lavado de dinero y 5 por peculado), de los cuales no recuerda si se declaró o no en su declaración de renta, ni otro impuesto de ley”, dice el acta de la entrevista con la que fue parte del proceso judicial.

El Faro buscó la versión de López Suárez sobre los fondos que recibía de la partida de gastos reservados de Funes, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta. El 17 de enero de este año, un reportero de este medio envió un correo electrónico al exfuncionario. No hubo respuesta.

Entre las 16 hojas de recibo de sobresueldos de viceministros, también aparece el aún viceministro de  Vivienda y Desarrollo Urbano, José Roberto Góchez Espinoza, por $3,000; el aún viceministro de Transporte, Nelson Napoleón García Rodríguez, por $3,000; el exviceministro de Vivienda, Edin de Jesús Martínez, quien murió en julio de 2017, por $3,000; y el exviceministro de Gobernación, Gregorio Zelayandía, por $3,000. Los documentos dan fe de que dichos viceministros cobraron en efectivo sobresueldos el mismo día, 18 de enero de 2010.

En los documentos también aparece una hoja de “bonificación” de $10,000, firmada por el entonces presidente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones, Miguel Menéndez Avelar, conocido como Mecafé, actualmente en prisión por lavado de dinero. El 17 de enero de 2019, se buscó la versión de Mecafé a través de su abogado, pero no fue posible obtener una reacción. “No voy a tener acceso a mi cliente, el señor Avelar, en los próximos días”, respondió el abogado.  

El funcionario que no da entrevistas

El legajo de recibos de sobresueldos permiten concluir que en total al menos ocho personas que ocuparon cargos de alto nivel en el gabinete de Seguridad y Defensa cobraron honorarios adicionales al margen de lo establecido en la ley. Los funcionarios ocuparon más de un cargo en cuatro instituciones: el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Seguridad y Justicia, la Policía Nacional Civil y la Academia Nacional de Seguridad Pública.

El excomandante guerrillero y exdiputado del FMLN, José Manuel Melgar Henríquez, fue el primer ministro de Seguridad nombrado por Funes, y estuvo en el cargo desde el 1 de junio de 2009 hasta el 22 de noviembre de 2011. Según una hoja de recibo, su sobresueldo era de $5,000. La firma que aparece en el documento de la Secretaría Privada de la Presidencia coincide al compararla, por ejemplo, con un acuerdo del Consejo de Ministros donde aparece su rúbrica.

Manuel Melgar es el secretario privado de la Presidencia de este gobierno. En la imagen, junto a Salvador Sánchez Cerén. Melgar ha dicho que no permitirán auditorías a los gastos reservados,
 
Manuel Melgar es el secretario privado de la Presidencia de este gobierno. En la imagen, junto a Salvador Sánchez Cerén. Melgar ha dicho que no permitirán auditorías a los gastos reservados, "porque son reservados". Foto: Archivo Presidencia de El Salvador.

El 19 de enero pasado, Capres convocó a una conferencia de prensa del gabinete de Seguridad, para pronunciarse sobre el ataque a policías y soldados por parte de las pandillas. Durante unos minutos, Melgar, actual secretario privado de Sánchez Cerén, llegó al salón de usos múltiples, saludó, tomó unas fotografías y se retiró. En ese momento lo abordó este periódico.

—Señor Melgar, soy periodista de El Faro y le solicitó una entrevista —se le dijo.

—No doy entrevistas —respondió.

—Quiero comentarle que tenemos nueva información sobre…

—Ya sé qué tienen, pero no doy entrevistas.

—Tenemos nuevos documentos sobre el pago de sobresueldos y usted…

—¿Cuántas veces tengo que decirle que yo no doy entrevistas? —respondió Melgar con tono serio y caminó hacia otro edificio de Capres.

Actualmente, Melgar está al frente de la Secretaría Privada, la oficina que durante los últimos dos gobiernos ha manejado los gastos reservados. En su actual cargo, Melgar ha dicho que no van a permitir auditorías a los $147.96 millones que hasta junio de 2018 Sánchez Cerén gastó en secreto, “porque son gastos reservados”. La figura de gastos reservados que defiende es la misma que permitió al primer gobierno del FMLN el pago de sobresueldos, y a la administración de Saca desfalcar al país.

En los documentos también está una hoja de recibo por $5,000 con el sobresueldo destinado al exdirector de la Policía Nacional Civil, Carlos Antonio Ascencio Girón, que ocupó el cargo hasta febrero de 2012, y que hoy es embajador en Nicaragua. La mañana del 23 de enero de 2019, El Faro llamó a la asistente del embajador Ascencio en Managua y le pidió una entrevista con el embajador para hablar sobre el tema. “Ahorita no está, pero regresará como en una hora. Le haremos llegar su mensaje”, prometió la empleada. Al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Según consta en los documentos analizados por este medio, el criterio para establecer el monto de cada sobresueldo no fue estándar, ya que algunos ministros cobraron $10,000; otros, $5,000. Al igual que los viceministros, unos cobraron $3,000; otros, $5,000, y otros, $6,000.

El presidente Salvador Sánchez Cerén junto a funcionarios de su gabinete de Seguridad. Entre ellos está (a la derecha del Presidente) el ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y el ministro de Defensa, David Munguía Payés (de traje militar). Los tres recibieron pagos de la partida de gastos reservados del gobierno de Mauricio Funes, según consta en los documentos originales a los que El Faro tuvo acceso. Foto: Archivo El Faro.
 
El presidente Salvador Sánchez Cerén junto a funcionarios de su gabinete de Seguridad. Entre ellos está (a la derecha del Presidente) el ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y el ministro de Defensa, David Munguía Payés (de traje militar). Los tres recibieron pagos de la partida de gastos reservados del gobierno de Mauricio Funes, según consta en los documentos originales a los que El Faro tuvo acceso. Foto: Archivo El Faro.

Los sobresueldos del gabinete de Seguridad

Uno de los oficiales de confianza del ministro Munguía Payés, el exviceministro de Defensa, Francisco Salinas, también aparece nombrado en un recibo de $3,000, titulado como bonificación y fechado el 18 de enero de 2010.

La persona que reemplazó a Munguía Payés durante un año en el Ministerio de Defensa fue el general José Atilio Benítez Parada. Entre los documentos recibidos por El Faro también hay un recibo a su nombre, por $3,000, del 18 de enero de 2010, cuando se desempeñaba como viceministro de Defensa. Tras el regreso de Payés al ministerio, Benítez fue enviado como embajador a España, en 2013, y luego como embajador en Alemania, en 2015. Actualmente está retirado de la función pública.

Los recibos originales de sobresueldos también alcanzan a la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP). El director de esa institución, Jaime Edwin Martínez Ventura, aparece como destinatario de $3,500 adicionales a su salario establecido por ley, que ascendía a $3,571.45, en un documento fechado el 18 de enero de 2010. Sánchez Cerén mantuvo, durante su presidencia, a Martínez Ventura como director de la ANSP. Martínez Ventura fue candidato a magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), y la bancada que sin éxito lo promovió fue la del FMLN. El 22 de enero este periódico buscó a Martínez Ventura. “A mí no me consta nada de qué documento me está hablando. Si es verdad lo que me dice, es de comprobarlo ante un juez”, respondió vía telefónica.

El actual ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ernesto Ramírez Landaverde, aparece en los recibos cobrando $2,500 en concepto de “bonificación”. El documento de la Secretaría Privada de Funes data del 18 de enero del 2010, cuando el oficial laboraba como subdirector general de la Policía.

Durante el gobierno actual, Ramírez Landaverde fue nombrado director de la PNC y, el 22 de enero de 2016, fue ascendido a ministro de Seguridad y Justicia, cargo en el que permanece.

Consultado por El Faro, el 18 de enero de este año, Ramírez Landaverde negó que la Secretaría Privada de la Presidencia le haya entregado un sobresueldo en efectivo. El Faro le mostró el recibo por $2,500, le hizo ver que su firma coincidía con la de documentos públicos y le preguntó si lo reconocía. “Pues habría que ver. Como le digo, en el período del presidente Funes no fui director, fui subdirector, y si a la institución en algún momento, de los fondos de la Presidencia, en algún concepto, se le hizo alguna entrega tuvo que haber sido al director que en ese momento estaba”.

—¿Usted nunca fue a la Secretaría Privada a firmar este documento? —se le repreguntó.

—Eh, vine a Casa Presidencial en diferentes ocasiones, pero en ese período era muy raro. Era poco frecuente. En su mayoría eran cuestiones de trabajo que convocaba el presidente o alguna otra autoridad. No para pago de sobresueldo —respondió.

—¿Y cómo explicaría la existencia de este documento?

—Como le digo, habría que ver, pero en el período del presidente Funes yo fui subdirector general, durante todo el período, no director —respondió.

Los memos pidiendo fondos

Otros recibos entregados a El Faro llevan otras etiquetas: honorarios, indemnización, liquidación, elaboración de encuestas, desembolso y viáticos. Estos pagos también se hacían en efectivo y provenían de los gastos reservados de la Presidencia.

De entre los recibos destaca un documento que tiene la etiqueta de “desembolso” por su monto de $322,000, y está calzado por una firma que luce igual a la que Eduardo Linares estampó en su contrato como regidor de la Alcaldía de San Salvador en 2008. La fecha de esta hoja de recibo es el 18 enero de 2010, cuando Linares estaba al frente del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE). En enero de 2018 El Faro publicó un reportaje sobre el funcionamiento del OIE, una institución cuyo presupuesto era, según diversas fuentes, manejado en efectivo y entregado en maletines llenos de billetes de cien dólares que recogía el director cada mes. Esas mismas fuentes apuntan a Linares como el único director del OIE que devolvió una vez un maletín lleno de dinero en efectivo, casi $600,000, a Casa Presidencial. El pasado 24 de enero se intentó contactar a Linares en su actual despacho de Gobernador del departamento de San Salvador. Vía telefónica, su asistente informó que él no estaba disponible y que trasladaría la solicitud al funcionario. Al cierre de esta nota no se había recibido respuesta.

Además de las hojas de recibo con firmas originales, El Faro tuvo acceso a otros documentos que esclarecen el mecanismo utilizado por funcionarios de la Presidencia Funes para la emisión de pagos paralelos a los contemplados en la ley. En comunicaciones internas entre distintas instancias suscritas a la Presidencia -algunas clasificadas con la viñeta de “confidencial”- se emitieron solicitudes de fondos para el pago de complementos salariales. Las solicitudes estaban dirigidas al Secretario Privado de la Presidencia, Francisco Cáceres, y al Director Ejecutivo de Capres, Manuel Arturo Ayala. Ambos prófugos desde junio de 2018.

El Faro tiene en su poder tres memorándum originales que detallan el reparto de $100,353.42, destinados al pago de complementos de salario de personal del Estado Mayor Presidencial, y dos más de la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia.  Esto apunta a que no era una práctica solo entre funcionarios, sino entre los empleados de diferentes dependencias bajo la sombrilla de Presidencia. Por ejemplo, el 16 de febrero de 2016, el jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP), coronel William Armando Mejía Martínez, solicitó a Cáceres $47,948.64 para el pago de “planilla de complemento de personal de alta”. La solicitud estaba acompañada por un listado titulado “Detalle del complemento del mes de febrero del 2010”, que incluye montos desde $40 hasta $650 asignados, según el documento, a 536 empleados del EMP. Adicionalmente, el listado incluye el detalle de pago de salarios completos a otras 40 personas. Cuatro días después de la solicitud, el 20 de febrero, se emitió un cheque a favor del coronel Mejía Martínez por la cantidad solicitada. El cheque del Banco Hipotecario con serie “BH No. 000880” procedía de la cuenta No. 210239860, a nombre de “Francisco Rodríguez Arteaga/Gastos Operativos de Presidencia”. Esa es una de las siete cuentas que la Fiscalía señala que fue utilizada para el desvío de fondos públicos.

Uno de los legajos de documentos analizados por El Faro contiene otros dos memorandos fechados el 11 de enero y el 17 de febrero de 2010.

En el primero, el entonces secretario de Comunicaciones de la Presidencia, David Rivas, solicitó al exdirector ejecutivo de Capres la cantidad de $27,652; y $24,752 en el segundo. Rivas indicó en los documento que los fondos serían utilizados para “el pago de complementos y salarios que todavía no aparecen en planilla”.

David Rivas, exsecretario de Comunicaciones del gobierno de Mauricio Funes, actualmente está procesado por lavado de dinero en el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador. Según información original de la Secretaría Privada del gobierno Funes, Rivas recibía mensualmente $6,000 en concepto de sobresueldo. Foto de El Faro: Archivo. 
 
David Rivas, exsecretario de Comunicaciones del gobierno de Mauricio Funes, actualmente está procesado por lavado de dinero en el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador. Según información original de la Secretaría Privada del gobierno Funes, Rivas recibía mensualmente $6,000 en concepto de sobresueldo. Foto de El Faro: Archivo. 

De acuerdo a los documentos, los pagos corresponden a los meses de su emisión: enero y febrero de 2010. La solicitud correspondiente a febrero incluye un cuadro que detalla el nombre de los empleados de esa Secretaría, el cargo que tenían y el monto del complemento salarial. El cuadro deja entrever que el complemento salarial es un pago extra al sueldo nominal, el cual está contemplado en otra de las casillas del cuadro. Los montos van de $150 a $885 dólares. El 20 de febrero de 2010 se emitió un cheque a favor de Rivas por $24,752.89 procedentes de la cuenta No. 210239860, a nombre de “Francisco Rodríguez Arteaga/Gastos Operativos de Presidencia”, del Banco Hipotecario. El segundo memorándum de la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia es una líquidación por $27,652.39, con fecha de 11 de enero de 2010. 

El 8 de junio de 2018, el nombre de David Rivas estaba incluido entre las órdenes de capturas giradas por la Fiscalía. Seis días después, Rivas se entregó voluntariamente en el Juzgado Quinto de Paz de San Salvador. Según el requerimiento fiscal del caso, entre 2009 y 2011, Rivas recibió al menos 28 cheques por un monto total de $804,658, todos procedentes de cuatro cuentas en el Banco Hipotecario a nombre de “Francisco Rodríguez Arteaga/Gastos Operativos de Presidencia”. Todas, según la Fiscalía, vinculadas al desfalco de $351 millones de dólares del erario público durante la administración de Funes.