Imprimir

Arena retrocedió 30 años y el FMLN se derrumba

Jimmy Alvarado*

La elección presidencial hizo retroceder a Arena 30 años y fue una debacle para el FMLN. Arena perdió a 6 de cada 10 de sus votantes (el 62.7 %) que obtuvo en 2014 y el FMLN perdió a 7 de cada 10 (el 74.4 %). Arena no registraba un resultado tan bajo desde 1984. Para el FMLN es la peor votación de toda su historia democrática, que incluye elecciones presidenciales, municipales y legislativas.

ElFaro.net / Publicado el 6 de Febrero de 2019

Los salvadoreños confirmaron el rechazo al FMLN y Arena en las elecciones presidenciales del 3 de febrero de 2019, y los resultados han sido tan contundentes que en porcentajes de votación el partido tricolor retrocedió hasta su primera aparición estelar en una elección presidencial de 1984, cuando el mayor Roberto d'Aubuisson compitió como candidato. El FMLN, que se hundió todavía más respecto a las legislativas de 2018, rompe récord y obtiene la peor votación en una presidencial con un 14 % del total de votos válidos. 

Nayib Bukele arrasó en los 14 departamentos de El Salvador, en 195 de los 262 municipios, con 53 de cada 100 votos válidos. La predicción de las encuestas (no más gobierno del FMLN, no retorno de Arena) se cumplió, y la contundencia de la derrota ya comenzó a pasar factura: las cúpulas de ambos partidos han puesto sus cargos a disposición. 

El desconcierto y la incertidumbre no es para menos. En un lado de la baraja, el resultado electoral ha hecho que Arena (que gobernó entre 1989 y 2009) obtenga el segundo peor resultado de su historia (en porcentaje de votación) en una elección presidencial en los últimos 30 años. Obtuvo 31 de cada 100 votos válidos (31.7 %) y casi alcanza el porcentaje obtenido en su primera participación presidencial, cuando en 1984, el mayor d'Aubuisson cosechó el 29 % de los votos y perdió ante el Demócrata Cristiano, José Napoleón Duarte. Desde entonces, Arena solo había obtenido una votación abajo del 40 % cuando perdió en la primera vuelta de las presidenciales de 2014 (39 %).

El FMLN, que gobierna desde 2009, obtuvo 14 de cada 100 votos válidos. En febrero de 2019 no solo perdió el ejecutivo, ahora es el segundo partido de oposición, detrás de Arena. El FMLN nunca había tenido una votación tan baja (14 %) en elecciones presidenciales, legislativas o municipales.

Los números son incontestables. En su primera aparición como partido político en la primera vuelta de las presidenciales de 1994, con la candidatura de Rubén Zamora en la alianza FMLN-Convergencia Democrática obtuvo un 25% de la votación (Armando Calderón Sol, de Arena, obtuvo 49.1%). En la segunda vuelta, el Frente subió a un 31% y Arena a un 68.3%. En 1999, con Facundo Guardado en la boleta, perdió con un 29.1 % versus el 52% que sacó el candidato Francisco Flores de Arena. Cinco años más tarde, al comandante y líder histórico del partido, Schafik Hándal, no le alcanzó el 35.7 % y perdió contra Antonio Saca (hoy preso por el desvío de más de 300 millones de dólares) que ganó esa elección con el 57.7 %. 

La votación más exitosa del FMLN la obtuvo en 2009, cuando llevó de candidato a Mauricio Funes y alcanzó el 51 % (contra el 48.7 % del candidato Rodrigo Ávila). En la presidencial de 2014, Salvador Sánchez Cerén llegó al 48.9 % en la primera vuelta. En la segunda, retuvo la presidencia para la izquierda con el 50.1 % versus el 49 % de Arena y Norman Quijano. 

La del 3 de febrero es toda una debacle para Arena, pero más para el FMLN, que desde la medianía de sus dos gobiernos (2014) ya nunca más logró superar la barrera del 40 % en una votación.  En 2015, para las legislativas, alcanzó el 38.7 % y, en 2018, la que hasta ahora era la peor votación de su historia, alcanzó el 26 %, que lo convirtió en un partido intrascendente en la Asamblea con 23 diputados.

Para dimensionar mejor el resultado del FMLN en esta presidencial, en porcentaje de votos podría ser comparable a la mejor votación que obtuvo el partido PCN, cuando inscribió al expresidente Antonio Saca en una alianza con Gana y PDC para las elecciones presidenciales de 2014. Esa alianza (Unidad) llegó al 11 % de la votación, tres puntos abajo del resultado que ahora ha obtenido el FMLN. 

Bukele casi los borra del mapa 

A mediados de 2017, una encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) reflejaba que 2 de cada 3 salvadoreños no quería que el FMLN continuará en el poder, pero tampoco veían a Arena como una opción para sustituirlo. El politólogo Álvaro Artiga vaticinaba, en una entrevista publicada por El Faro, que era un hecho que Arena y el FMLN iban en declive y que las elecciones legislativas de 2018 iban a marcar la pauta. "Es cuestión de tiempo para que el predominio (Arena y del FMLN) deje de ser", dijo. En 2018, las elecciones legislativas castigaron a ambos partidos: el FMLN perdió más de 400 mil votos y Arena, 60 mil. La mayor debacle llegó el pasado domingo: el FMLN perdió el 74 % de sus votantes (1,118,411) y Arena, el 62 % (657,725).

La campaña de Nayib Bukele giró en torno al rechazo a esos dos partidos otrora fuertes. A la luz de los resultados, su campaña fue efectiva en 195 de los 262 municipios de El Salvador (el 74 % de los municipios).

En ocho departamentos, Bukele quedó en primer lugar con más del 50% de los votos: San Salvador, Santa Ana, La Libertad, Sonsonate, La Unión, La Paz, Cuscatlán y San Miguel. En cinco departamentos ganó con más del 39% de los votos: Usulután, Chalatenango, Ahuachapán,  San Vicente, Cabañas y en Morazán. En el exterior, ganó con el 85.9% de los votos. 

En 3 municipios cabeceras ganó con más del 60 % de los votos, en 9 municipios con más del 50% de los votos y en las 2 cabeceras restantes con más del 48 %. 

Para Eduardo Escobar, coordinador de Acción Ciudadana, esta elección puso en tela de juicio el poder territorial de los partidos políticos. "Esta elección demostró que las estructuras departamentales y municipales aunque son importantes,  no fueron determinantes en el resultado. Bukele visitó poco el territorio. Su victoria está fundamentada en otros motivos", dijo.


 

Resultados - 3 de febrero de 2019

Las territorios poco importaron

En el resultado de la elección presidencial importó poco qué partido gobierna en cada municipio. En la capital, San Salvador, Bukele ganó con el 51 % de los votos (101 mil marcas). Un año antes, en 2018, Arena ganó la alcaldía con 88 mil votos, pero en la presidencial se quedó con 75,838. El FMLN, que en 2018 obtuvo 39 mil votos, para la presidencial solo alcanzó 17,832, en el que historicamente ha sido considerado como uno de sus bastiones. 

En la cabecera de La Libertad, Santa Tecla, Arena ganó la alcaldía con 35,920 votos en 2018, pero cayó a 31,480 en la presidencial.  El FMLN obtuvo 18,820 y cayó a 6,221. Bukele se llevó esa plaza con 36,980 votos. 

En el municipio de San Miguel, el FMLN ganó la alcaldía en 2018 con 31,514 votos, pero en la presidencial cayó hasta los 13,695.  Arena, que obtuvo 29,656 votos en la contienda municipal, cayó a los 18,064. Bukele ganó la elección presidencial con 53,663 votos. 

En la elección municipal de 2018, Arena se hizo de 138 alcaldías más otras dos vía coalición. El Frente obtuvo 61 alcaldías solo y cinco coaligado. En la presidencial, Arena solo venció en 35 municipios y sumó en todos ellos 43,389 votos (18,147 votos más que Gana). El Frente solo ganó en 32 municipios y sumó en todos ellos 66,980 votos (17,815 votos más que Gana).

Escobar plantea que Arena y FMLN tienen menos de un año para hacer cambios sustanciales con miras a las elecciones legislativas del año 2021. "Deben meditar. ¿Cómo se mantienen vigentes como opción de cara a las elecciones de 2021?", dice.


Resultados - 3 de febrero de 2019


*Con la colaboración de Daniel Reyes