Publicidad

Fiscal adjunto admite que viajó a Bahamas junto a Enrique Rais

Allan Hernández no solo voló en aviones de Enrique Rais, sino que también viajó a Bahamas junto al empresario en una "diligencia" que no fue registrada como misión oficial, pero que sí fue utilizada para armar una acusación contra empresarios canadienses. El fiscal Raúl Melara defiende a su adjunto porque “subirse en un avión” no es delito. 

 
 

El 29 de enero de 2019, tres días antes de que Raúl Melara lo nombrara como su mano derecha en la Fiscalía General de la República (FGR), una declaración de Allan Hernández ingresó al Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador. En su testimonio, presentado por la propia FGR a la causa del 'Caso Corruptela’, el fiscal adjunto declaró que hizo un viaje a Bahamas “a principios de 2014” en compañía del empresario Enrique Rais.

"Ha dicho viaje acudió como fiscal únicamente el declarante (Hernández), además fue el señor asistente del fiscal general de la República, que después quedó de Fiscal Adjunto de apellido Márquez. También iba el equipo de abogados del señor Enrique Rais, una muchacha joven que era la intérprete inglés-español, un ex procurador de nombre César, no recuerda el nombre completo, y el licenciado Armando Serrano con el señor Enrique Rais”, dice el documento, sin reserva, presentado por la FGR al Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador. 

En Bahamas, Hernández entrevistó a dos abogados y su trabajo luego fue presentado como una diligencia de investigación en un caso por extorsión contra los empresarios canadienses Matteo Pasquale y Franco Pacetti, con quienes Rais mantenía una disputa comercial por el control de la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (Mides).

Hasta esta nueva declaración solo se conocía su participación en un viaje a Barbados en un avión de Enrique Rais junto al exfiscal Luis Martínez. El objetivo de ese viaje también fue recopilar información para el caso contra los canadienses, según reveló El Faro en 2014. Que Hernández admita un viaje junto al empresario para una “diligencia” en Bahamas reabre la pregunta sobre la calidad de la investigación que armó la FGR.

En la tesis de la acusación fiscal, los procesos que la Fiscalía de Martínez abrió contra enemigos de Rais fueron manipulados. Para esas fechas, Hernández era el jefe de la Unidad Antiextorsiones y dirigió al equipo que acusó a los canadienses. A la fecha, ese caso continúa vivo en el Juzgado Quinto de Instrucción de San Salvador, mientras los canadienses, declarados como rebeldes, ya han denunciado anomalías.

Pero en el 'Caso Corruptela', ni Meléndez en su momento ni ahora el fiscal Raúl Melara han ahondado en el involucramiento de Hernández, pese a que un testigo declaró que lo vio recibir de manos del propio Rais un sobre con dinero para “gastos” antes de viajar a Barbados, según reveló El Faro en enero pasado. Otro hecho es que como el de Barbados, el viaje a Bahamas está fuera del radar de las misiones oficiales consignadas por la Fiscalía, según el listado de vuelos oficiales a los que El Faro tuvo acceso gracias a una solicitud de información pública.

En enero de 2019, uno de los cinco fiscales contra el crimen organizado que inició la investigación contra Rais y Martínez dijo a El Faro que había indicios para investigar penal y administrativamente a Hernández, pero que no se les permitió en la era del exfiscal Douglas Meléndez. De hecho, a sabiendas de que Hernández aparecía salpicado en los viajes del ‘Caso Corruptela’, Meléndez lo ascendió de jefe de la Unidad Antiextorsión a jefe de Unidades Especializadas, cargo que ostentó hasta el 17 de agosto de 2017.

El actual fiscal Raúl Melara tampoco ve ningún conflicto de interés en que su adjunto aparezca “mencionado” en esa investigación, que haya viajado en los aviones de Rais y sea ahora el segundo al mando de la institución encargada de investigarlo por cohecho y lavado de dinero. La Ley orgánica de la Fiscalía establece que el fiscal adjunto está llamado a suplir las ausencias temporales del fiscal general “como encargado de despacho”. Es decir, asumir las funciones ordinarias del fiscal general cuando sea requerido. Es, además, el llamado a ocupar el cargo de manera interina en “cualquier causa de cesación” mientras la Asamblea elige y juramenta a un nuevo funcionario.

Rais, ahora prófugo, demostró tener una amplia gama de contactos en todos los partidos políticos, al punto de negociar con ellos la reelección de Martínez. En las acusaciones en su contra se perfila a un empresario que fue capaz de usar a la FGR como su despacho y a fiscales y a jueces de la República como si fueran empleados a su servicio que le tramitaban causas contra sus enemigos o le defendían de aquellos procesos en los que él era el señalado.

Según Melara, Allan Hernández es un fiscal con experiencia y si viajó en los aviones de Rais lo hizo siguiendo órdenes del exfiscal Luis Martínez. Que aparezca "mencionado" en el caso, dice, no es lo mismo a estar "procesado".

Allan Hernández, fiscal adjunto de la Fiscalía General de la República. Hernández fue jefe de Unidades Especializadas hasta agosto de 2017, cuando recaló en la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih). En la imagen, de enero de 2018, Hernández participa en una conferencia en Tegucigalpa. Foto: Víctor Peña.
 
Allan Hernández, fiscal adjunto de la Fiscalía General de la República. Hernández fue jefe de Unidades Especializadas hasta agosto de 2017, cuando recaló en la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih). En la imagen, de enero de 2018, Hernández participa en una conferencia en Tegucigalpa. Foto: Víctor Peña.

Otro viaje fuera del radar

La declaración de Allan Hernández fue tomada el 19 de agosto de 2018 en la unidad especializada contra el lavado de activos. Para esa fecha, ya llevaba un año fuera de la Fiscalía y trabajaba en la Misión Anticorrupción de la OEA en Honduras (Maccih). En su declaración, explica que el viaje fue para realizar diligencias en un caso por extorsión contra los empresarios canadienses Matteo Pasquale y Franco Pacetti.

“Con instrucción del señor fiscal general también se practicaron diligencias en el extranjero, específicamente en el país de Bahamas se entrevistó a dos personas, ambos abogados, que hicieron la inscripción del Trust (fideicomiso)”, se lee en la transcripción de la declaración a la que tuvo acceso El Faro.

Según relató a los fiscales, las indicaciones para el viaje las recibió de parte del asesor Edgar Márquez. En la noche previa a ese viaje (ni Hernández ni la Fiscalía especifican una fecha exacta), “el licenciado Edgar Márquez se comunicó con el dicente y le dijo que ya tenían el boleto, que se irían en el vehículo del fiscal general (Luis Martínez). Su sorpresa fue que al salir en dicho vehículo salieron en el aeropuerto de Ilopango. Solo recuerda que el licenciado Márquez le dijo que iban a viajar en los aviones que utilizaba el fiscal general que esto es más seguro y conveniente para la institución”.

Según declaró a los fiscales, Hernández “no supo por qué viajó el Licenciado Márquez en ese viaje, pero éste siempre estuvo presente en las diligencias que realizaron, nunca dijo a qué iba, sólo decía que ‘andaba viendo otras cosas’, pero su actitud era distante, parecía vigilar su comportamiento”.

Hernández también dijo que desconocía si los fondos con los que se sufragó ese viaje eran de la FGR.  Según los registros de misiones oficiales, la institución solo realizó dos viajes oficiales con destino a Bahamas en los primeros cuatro meses de 2014.

El primero fue de dos días (del 18 de febrero al 20 de febrero de 2014) en una “Misión oficial de carácter investigativo en la ciudad de Nassau, Bahamas”. En ese viaje participaron el fiscal general, Luis Martínez, uno de sus asesores,  el entonces jefe de la unidad de investigación financiera y el entonces jefe de unidad de asuntos legales internacionales. No aparece como miembro de la misión oficial Allan Hernández, para aquellas fechas jefe de la Unidad Antiextorsiones.

La Fiscalía también consigna otra viaje oficial a la isla del 1 al 4 de abril de 2014. Martínez, el entonces gerente general de la FGR, un colaborador de despacho, un analista financiero de la unidad de investigación financiera y un asistente de fiscal general acudieron a la “Primera conferencia anual de antilavado de activos contra el financiamiento del terrorismo”. En ese otro viaje tampoco aparece enlistado Allan Hernández.

En la acusación fiscal de ‘Corruptela’, ni en los viajes oficiales de la FGR hay registros de un viaje oficial hacia Bahamas en el que haya participado Allan Hernández. En los anexos del Caso Corruptela tampoco aparece mencionado el viaje a Bahamas que cuenta Hernández.

Aparte de su declaración, el único indicio oficial que hay sobre un viaje de Hernández a Bahamas es la diligencia que está incorporada en el expediente judicial contra los canadienses procesados por una supuesta extorsión de 25 millones de dólares. En ese otro caso, en el Juzgado Quinto de Instrucción, está anexa una acta de entrevista que realizó Allan Hernández a los abogados Jacy Andrew Whittaker y Anthea Kenra Parris-Whittaker en la ciudad de Freeport, Grand Bahamas, el 7 febrero de 2014.

Según este otro expediente, “ellos explicaron a Hernández sobre los procedimientos de ese país con respeto a los fideicomiso (Trust)”. Hernández fue a ese país a investigar sobre el documento que, en la tesis de Rais, probaba que entre ellos hubo una sociedad que, al romperse, provocó que los canadienses se molestaran y lo extorsionaran.

En 2014, los canadienses advertían que Rais había "sorprendido la buena fe de la Fiscalía", que calificó como acción criminal una disputa comercial. Los canadienses demandaron en 2014 a Rais por 25 millones, pero el destino de esos dos casos fue el archivo. El caso que sí prosperó fue la denuncia de extorsión, presentado por la FGR en mayo de 2014. Desde aquellas fechas, los canadienses dudaban de la recolección de pruebas para el caso en viajes en los aviones relacionados con Rais. “Estamos completamente sorprendidos, puedo asegurarte que un fiscal general en Estados Unidos o Canadá no subiría a un avión de alguien que es parte (en una demanda)”, dijo en aquella época Matteo Pasquale a El Faro.

Aunque la tesis de la Fiscalía de Douglas Meléndez siempre sostuvo que en la era de Luis Martínez se “vendió justicia”, la institución nunca pidió sobreseimiento para el caso contra la canadienses, como sí lo hizo con una denuncia contra un exabogado de Mario Calderón y Claudia Herrera (la esposa de Calderón) por amenazas y extorsión. El caso continúa abierto en el juzgado Quinto de Instrucción y los canadienses han sido declarados rebeldes.

Un testigo de la Fiscalía también ha señalado a Hernández por presuntamente haber recibido dinero de mano del propio Rais. En el viaje realizado a Barbados el 2 de marzo de 2014, Hernández viajó en el avión matrícula N44KM. El vuelo costó aproximadamente $49,180. Hernández iba en compañía del exfiscal Luis Martínez y un grupo de abogados vinculados a Rais.

“Cuando ya estaban en el aeropuerto de Ilopango subió el señor Rais a despedirlos y le entregó al testigo, al licenciado Allan Edward Hernández Portillo, y al licenciado Luis Antonio Martínez un sobre y les manifestó que eran para sus gastos (…) (el testigo) pudo darse cuenta que se trataba de dinero en efectivo. Al contarlo, era la cantidad de un mil dólares, en billetes de 20 dólares. Luego, el licenciado Allan le preguntó cuánto dinero le habían dado, contestándole que un mil dólares”, dijo el testigo a la Fiscalía.

En la declaración que dio Hernández a la Fiscalía no constan repreguntas de los fiscales ni por el viaje a Barbados ni por la supuesta entrega de dinero.

El Faro pidió una reacción al abogado de Enrique Rais, Hernán Cortés, sobre el viaje a Bahamas. Cortés respondió que Hernández nunca viajó con su cliente y que no cree en esa declaración anexada al expediente judicial.

“¿Qué delito es subirse a un avión?”

Raúl Melara retomó el Caso Corruptela desde que asumió funciones como fiscal general, el 6 de enero. Al igual que Douglas Meléndez, desestimó la información que vincula a Hernández con el ‘Caso Corruptela’ y lo ascendió al segundo cargo de mayor importancia en la FGR.

El 3 de febrero, en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones, El Faro preguntó al fiscal Melara por la designación de Hernández y el conflicto que supone poner como segundo al mando de la FGR a un exfiscal vinculado a la trama por la cual están siendo investigados Rais y el exfiscal Martínez.

“El licenciado Allan Hernández es un fiscal de carrera por más de 20 años. Recordemos que él (Hernández) no solo fue el jefe nacional antiextorsiones. También fue nombrado, de hecho, como el jefe de todas las áreas especializadas de la Fiscalía. Él es un hombre que tiene una gran trayectoria  y eso es el motivo de su nombramiento”, dijo Melara. Esa vez, en el marco de los comicios presidenciales, el fiscal general se negó a responder sobre los viajes que Hernández hizo en los aviones de Rais.

Más tarde, el 14 de febrero, Melara habló sobre el tema en la radio 92.5. “¿Qué delito es subirse a un avión si usted va a trabajar? Hoy por hoy hay que respetar el principio de inocencia. Y volvemos y decimos: el licenciado Allan Hernández no está procesado, no está requerido. Él está mencionado (en la investigación) así como aparecen nombradas otras personas en cantidad de procesos”, dijo.

Una semana más tarde, volvió a responder por el tema en el programa Pencho y Aída. En sus declaraciones, sin embargo, Melara no hace mención directa al viaje junto a Rais que Hernández ha admitido en su declaración ahora en poder del Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador.

Desde el encuentro el 3 de febrero, El Faro ha solicitado una entrevista formal a Melara y a Hernández. El fiscal general ha declinado opinar al respecto. Hernández ha dicho a través de la oficina de prensa que no dará declaraciones porque Melara ya se pronunció al respecto.

“Confío totalmente en la capacidad de Allan Hernández, él lo hizo por motivos de trabajo como muchos. Enrique Rais no tenía la connotación que tiene ahora, en ese momento no es que tomaran un avión para ir a vacacionar”, dijo Melara el martes 19 en el programa Pencho y Aída.

“Ninguno de los fiscales sabía de quién era el avión, les decían 'súbanse porque vamos a hacer una diligencia en otro país'; todo eso fue por orden del Fiscal Luis Martínez”, añadió.

*Con reportes de Efren Lemus

Publicidad
Publicidad
 CERRAR
Publicidad