“Si Bukele propone un impuesto predial o más deuda, no apoyaría”

Felissa Cristales es una de las parlamentarias areneras que ha decidio romper publicamente con la postura partidaria de actuar en bloque. Esa osadía ha provocado que sus compañeros la declaren persona non grata en las reuniones de la fracción. La diputada hizo público el fin de semana un comunicado en el que denuncia que ha sido expulsada de las reuniones de su fracción y que desconoce las razones para hacerlo. La Comisión Política, según dijo en El Faro Radio el martes 5, le respondió que no veían ninguna falta, queja o injerencia de su parte y que habían trasladado el escrito al Coena. Cristales está a la espera de la respuesta de la dirigencia. "Nos han puesto al margen, nos han alejado", se queja.

El pecado de Cristales, para algunos en Arena, es haber declarado públicamente su respaldo a la primera iniciativa del presidente electo Nayib Bukele en la Asamblea Legislativa. El 21 de febrero, ella dio su voto para intentar renegociar un préstamo con el que se construirá un nuevo edificio legislativo. En la propuesta del presidente electo, presentada y liderada por diputados de Gana, esa renegociación apostaba por reorientar fondos hacia la construcción de 50 escuelas y un número menor de centros de arte y bibliotecas. La pieza no pasó porque contó con tan sólo 15 votos, incluyendo el de ella y otros dos diputados de Arena: Gustavo Escalante y José Simeón Magañas. Milena Mayorga, que inicialmente había dicho que respaldaría, no votó. 

Ella dice que los votos por conciencia no deberían de significar ningún problema; y asegura que no hubo ningún cabildeo previo ni acercamiento con los diputados de Gana o con voceros del presidente electo para consumar su apoyo. Dijo que tampoco informó su posición a la fracción legislativa porque ésta no tenía definida una postura en referencia al préstamo y porque otros dirigentes del partido, como el presidente de la Asamblea, Norman Quijano, tampoco había externado su posición antes de pronunciarse públicamente.

Para argumentar su crítica al partido, Cristales sostiene que ha apoyado iniciativas del partido de gobierno actual y no ha recibido llamados de atención por parte de su bancada: "Por ejemplo, toda Arena ha aporyado el subsidio de transporte público propuesto por el FMLN y es algo que yo no he apoyado, porque me parece que el servicio de transporte no es de calidad", mencionó. 

A pesar del respaldo a la iniciativa de Bukele, Cristales no se apunta como un voto parlamentario asegurado para el nuevo gobierno. Dice que se mantendrá en Arena y que en temas que para el partido no son negociables, ella mantendrá la misma posición. "Para mí no es negociable el tema de más impuestos", dijo. Este es un pronunciamiento contrario a lo que ha prometido Nayib Bukele que, entre varias ofertas, habla de un impuesto predial.  

Tras la derrota del 3 de febrero, Arena ha llamado ha adelantado elecciones internas para elegir nuevas autoridades, mientras un grupo de diputados, entre ellos Cristales, piden cambios profundos para sobrevivir en el nuevo escenario político. Ella, por ejemplo, ha pedido que Arena se divorcie de los grandes empresarios que finanacian el partido y piense en propuestas que respondan más a los intereses de la población.

La diputada incluso denuncia, aunque sin presentar más detalles o pruebas, que hay prácticas que deben culminar, como cuando financistas del partido le han reclamado y detenido iniciativas de ley relacionadas con la eliminación del uso del plástico para la comercialización de productos. 

"No sólo me han detenido iniciativas de ley, sino que hasta me han reclamado, me han reunido aparte del partido para eso", dijo en el programa de radio del martes 5 de febrero. Interrogada sobre quiénes y cómo, sólo se remitió a decir que habían sido financistas relacionados con el sector económico que trabaja con el plástico.

 
Publicidad
Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad