Publicidad

La ejecutora de la separación de familias migrantes deja la Casa Blanca

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos durante 15 meses, dejó su puesto este 7 de abril, en un movimiento que según ha indicado el mismo presidente Donald Trump y la oposición demócrata busca endurecer las políticas migratorias. La salida de Nielsen es, según medios estadounidenses, parte de una purga que busca implementar medidas aún más graves que la separación de familias en la frontera, puesta en marcha y defendida por Nielsen, o el cambio en las políticas de asilo para que los migrantes esperen una decisión en México.

AFP / El Faro

 
 

Kirstjen Nielsen (centro), ahora ex secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, camina por una sección de la frontera entre Estados Unidos y México en San Ysidro, California, el 20 de noviembre de 2018. (Foto: Sandy Huffaker/ AFP)
 
Kirstjen Nielsen (centro), ahora ex secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, camina por una sección de la frontera entre Estados Unidos y México en San Ysidro, California, el 20 de noviembre de 2018. (Foto: Sandy Huffaker/ AFP)

Donald Trump anunció este domingo 7 de abril la salida del gobierno estadounidense de su secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, una de las principales defensoras de la política de separación de familias en la frontera sur, en la que unos 3,000 niños y adolescentes fueron alejados de su familia en distintos centros de detención.

Con este anuncio, Trump además reiteró su voluntad de endurecer la política de inmigración en momentos en que el número de detenciones de migrantes clandestinos está en fuerte alza en la frontera con México. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza estima que unas 100,000 personas fueron aprehendidas por cruzar la frontera en marzo de 2019, el mes con la cifa más alta en la última década. Se trata de personas que transitan por México pero provienen en su mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala. 

De acuerdo con una publicación de NBC, Trump ha intentado durante meses restaurar a gran escala la separación de familias migrantes. La cadena, que cita a tres oficiales con conocimiento sobre las reuniones en la Casa Blanca, dice que la resistencia de Nielsen por volver a esa política la enfrentó con el presidente. Sin embargo, esta no es la primera vez que se reporta que Nielsen discrepaba con esa postura.

La posición de Nielsen, 46 años, se había debilitado en los últimos meses. En junio de 2018, la secretaria debió defender públicamente la muy criticada política de separación de familias de inmigrantes. Trump debió dar marcha atrás ante el cúmulo de protestas que suscitó a nivel mundial esta práctica, consistente en separar a los padres migrantes de sus hijos con un fin disuasivo.

Trump había viajado el viernes con Nielsen a la frontera con México, donde busca que se construya un muro que se extienda por los 3,000 kilómetros limítrofes. Allí aseguró que Estados Unidos "está lleno", en alusión a los migrantes. El presidente se queja habitualmente de la liberalidad de las leyes de su país en materia de inmigración y batalla en el Congreso para financiar la construcción del muro, una de sus principales promesas de campaña en 2016.

En este contexto, la salida de la secretaria de Seguridad Nacional aparece como una nueva manifestación de la impaciencia del mandatario republicano ante lo que percibe como una falta de avances en uno de los temas más candentes de su gestión. Poco después del anuncio de su partida por parte de Trump, ella publicó su carta de renuncia. "A pesar de los avances en materia de seguridad nacional (...) estimé que era tiempo para mí de partir", escribió Nielsen.

El New York Times publicó este 8 de abril que la remoción de Nielsen estará acompañada también del despido de otros funcionarios del escalón más alto del departamento de Seguridad. La purga incluye, según el medio, a Randolph Alles, director del Servicio Secreto; a Ronald Vitiello, quien fuera director interino del servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y cuya salida -explicó Trump- es porque quiere ir en una dirección más dura; a la secretaria adjunta de seguridad Claire Grady; y al menos otras "dos a cuatro figuras de alto rango del departamento encargado de la seguridad fronteriza, la protección del presidente, actividades de contraterrorismo y los desastres naturales", según el New York Times. Es, en esencia, limpiar todo el escalón superior del departamento de Seguridad, de acuerdo con la publicación.

La oposición demócrata interpreta la partida de Nielsen como una nueva escalada en la política antimigrantes del gobierno. "Es sumamente alarmante que la oficial del gobierno de Trump que enjauló niños renuncie, según los reportes, porque no es suficientemente extrema para el gusto de la Casa Blanca", dijo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes. "Cuando incluso las voces más radicales de la administración no son lo bastante radicales para el presidente Trump, se ve claramente que perdió contacto con el pueblo estadounidense", denunció Chuck Schumer, jefe de la bancada opositora en el Senado.

Varios precandidatos demócratas a la presidencia criticaron fuertemente a Nielsen. Defendió la "política inhumana de separaciones", escribió en Twitter la senadora Kamala Harris. Debería "tener vergüenza", remarcó a su vez la también senadora y candidata Elizabeth Warren.

"El reemplazo de Nielsen podría ser peor" 

El mandatario añadió que el hasta ahora comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, será el secretario interino. "Kirstjen Nielsen implementó la crueldad en la frontera. Su reemplazo podría ser peor", tituló el New York Times una columna de opinión este 7 de abril. Un perfil del Washington Post lo describió como un "policía de la frontera, un oficial de aplicación de la ley que no juguetea y que tiene una experiencia de migración práctica y de larga data".

Su misión es difícil, si Trump busca endurecer sus políticas. El periódico Los Angeles Times repasó que durante la administración Trump, "en un esfuerzo por tratar de frenar a los centroamericanos que piden asilo en Estados Unidos, ha tomado una serie de pasos controversiales: separar a los niños de sus padres, enviar casi 6,000 tropas a la frontera sur, detener a los buscadores de asilo en carpas y recintos con alambre de púas, y ha forzado a quienes aplican al asilo a permanecer en México mientras esperan una decisión judicial de Estados Unidos que puede llevar meses". 

En los últimos tiempos, Trump multiplicó las señales de su voluntad de ir más lejos en materia de inmigración. Declaró, por ejemplo, una situación de urgencia nacional para obtener los fondos requeridos para la construcción del muro. La última semana amenazó a México con un cierre de la frontera, acusándolo de no hacer lo necesario para impedir que los inmigrantes centroamericanos atraviesen su territorio. Finalmente debió renunciar a esa idea ante las advertencias que le llegaron desde su propio campo sobre las consecuencias económicas devastadoras que podría tener una medida de ese tipo.

El domingo, sin embargo, volvió a advertir a México: actúen o "no tendremos más remedio que Cerrar la Frontera y/o establecer Aranceles" aduaneros, escribió. También en días pasados decidió remplazar a su candidato a la dirección de la policía anti-inmigración (ICE). "Debemos ir en una dirección más dura", explicó.

Nielsen se incorporó al gobierno de Trump en enero de 2017 como asistente del entonces secretario John Kelly. Cuando Kelly se fue a la Casa Blanca como jefe de gabinete, en julio de 2017, Nielsen fue como su adjunta, pero en octubre estaba de vuelta en el Departamento de Seguridad Nacional, esta vez como secretaria. Ahora se ha sumado al contingente ya muy nutrido de secretarios y altos funcionarios de gobierno que debieron abandonar sus funciones desde que Trump comenzó su mandato.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad