Imprimir

Periodistas nicaragüenses rompen el cerco informativo desde el exilio en Costa Rica

Marco Sibaja (AFP) / El Faro

“Hacemos periodismo desde el exilio, con pocos recursos, pero lo importante es seguir denunciando lo que pasa en Nicaragua”, dice Gerall Chávez, reportero de Nicaragua Actual, un noticiero que se emite desde Costa Rica. Desde abril de 2018, la represión gubernamental acumula 325 muertos, centenares de detenidos y unos 62 000 exiliados, según organismos de derechos humanos.

ElFaro.net / Publicado el 18 de Mayo de 2019

Los periodistas nicaragüenses Leticia Gaitán y Héctor Rosales presentan una edición del noticiero 'Nicaragua Actual' desde el municipio de Aserrí, en Costa Rica, país en el que viven exiliados. Foto Ezequiel Becerra (AFP).
 
Los periodistas nicaragüenses Leticia Gaitán y Héctor Rosales presentan una edición del noticiero 'Nicaragua Actual' desde el municipio de Aserrí, en Costa Rica, país en el que viven exiliados. Foto Ezequiel Becerra (AFP).

Aserrí, COSTA RICA. Poco después de las 6 de la tarde en un pequeño apartamento de Aserrí, en las montañas al sur de la capital costarricense, los presentadores Leticia Gaitán y Héctor Rosales anuncian el inicio de una nueva transmisión de Nicaragua Actual. El noticiero está a cargo de un pequeño equipo de periodistas que huyeron de Nicaragua a Costa Rica entre diciembre y enero pasados, cuando el gobierno de Daniel Ortega apretó las tuercas de la persecución contra la prensa independiente que informaba sobre la ola de protestas que sacudía el país.

“El objetivo del régimen de Managua era sacar a los periodistas que estaban denunciando las violaciones de derechos humanos y evidenciando la crisis. Pensó que exiliándonos nos íbamos a callar, pero no quisimos darle ese gusto”, cuenta Gerall Chávez –uno de los reporteros a cargo del noticiero– a la agencia AFP.

Mientras corre la transmisión en vivo en Facebook y YouTube, dos niños que poco antes llegaron de la escuela corretean por el apartamento y alistan algo de comer, con órdenes estrictas de no hacer ruido ni pasar frente a las cámaras.

“Hacemos periodismo desde el exilio, con pocos recursos, pero lo importante es seguir denunciando lo que pasa en Nicaragua: no hay libertad de expresión, no hay libertad de prensa y se siguen violentando los derechos humanos”, agrega Chávez, de 28 años.

Reciben aportes del público, que les ha hecho llegar los micrófonos que usan en la transmisión, las cámaras web para transmitir en vivo, y algún dinero que reparten entre todos.

Las entrevistas desde Nicaragua las hacen por Skype, y cuando salen a una cobertura en San José se van en autobús y registran la actividad con sus propios teléfonos celulares.

Persecución

Gerall Chávez, como sus colegas, huyó de su país en medio de una ola persecutoria contra la prensa independiente.

Leticia Gaitán, de 30 años, trabajaba en el noticiero del canal 100% Noticias cuando el medio fue allanado por la Policía el 21 de diciembre pasado, llevando presos a su director, Miguel Mora, y su jefa de prensa, Lucía Pineda. Ambos continúan detenidos.

Dos días después de la detención, Gaitán cruzó la frontera a Costa Rica por puntos ciegos, sin avisar a nadie y con solo una mochila al hombro.

“No tenemos un salario, pero el pueblo reconoce nuestro trabajo. Cada vez que un nicaragüense sintoniza el noticiero y nos dice: ‘Chicos, nos estamos informando con ustedes’, nos llena de satisfacción. Esto lo hacemos por ellos y por Lucía Pineda y don Miguel”, dice Gaitán.

Ahora presenta Nicaragua Actual junto a Héctor Rosales, quien estaba al frente de un noticiario en Nicaragua cuando comenzó a sentir el asedio de la Policía y amenazas de simpatizantes del gobernante Frente Sandinista.

“Teníamos conocimiento de que estábamos en una lista de periodistas que iban a ser detenidos, igual que Leticia y Gerall, y tuve que salir del país” el 30 de diciembre, cuenta Rosales.

En octubre había sido atacado por desconocidos que le golpearon con furia en la boca, dejándolo con serias heridas por las que requirió la reconstrucción de su lengua.

“Ortega pensaba que me podía callar pero sigo siendo la voz de los que no tienen voz en Nicaragua, sigo luchando y pidiendo por la libertad de Lucía y Miguel”, dice.

Nicaragua se hundió en una profunda crisis desde el 18 de abril de 2018, cuando jóvenes salieron a protestar contra una reforma a la seguridad social, trastornando la vida en el país. La represión contra los manifestantes dejó al menos 325 muertos, centenares de detenidos y 62 000 exiliados, según organismos de derechos humanos.

Para los medios de comunicación independientes la situación fue dramática:100% Noticias fue clausurado; la revista digital Confidencial fue allanada y su director, Carlos Fernando Chamorro, se exilió en Costa Rica para continuar informando.

Los diarios La Prensa y Nuevo Diario sufren el bloqueo de tinta y papel para impedir que circulen a nivel nacional, mientras que radios opositoras han sido atacadas e incendiadas.

Desde el exilio

En ese contexto emergieron plataformas informativas desde el exilio, como Nicaragua Actual, el primero con formato de noticiero que se transmite en vivo.

También en Costa Rica surgió Nicaragua Investiga, en Estados Unidos se hace Voces en Libertad, y en España se produce Despacho 505, todos a cargo de periodistas exiliados.

“Son medios que han surgido a raíz de la crisis. Cuando nosotros como periodistas salimos al exilio, tenemos que denunciar lo que ocurre en nuestro país”, comenta Leticia Gaitán.

Poco antes de la transmisión del noticiero, la productora Jazmín Garavito termina de editar y organizar las notas que serán presentadas. El programa se transmite desde el apartamento que ella comparte con sus dos hijos y su esposo, el periodista Dino Andino.

“Aquí desayunamos, almorzamos, y si se nos hace de noche cenamos. Todos nos cuidamos, y entre todos pagamos el agua, la luz y la internet”, explica Garavito.

Su familia tuvo que salir de Nicaragua luego de que Andino renunció a su cargo de presentador de un noticiero que adoptó una línea editorial oficialista ante el estallido de la crisis.

Luego de renunciar Andino y su familia sufrieron el asedio de fuerzas de seguridad y turbas sandinistas, ataques y amenazas en redes sociales.

“Nicaragua Actual es un proyecto que tiene mucha pasión, tiene corazón. No sabíamos que éramos capaces de producirlo hasta que lo enfrentamos”, admite Garavito.

© Agence France-Presse