Imprimir

Ana Ligia rompe acuerdo con Fiscalía porque alega que no puede devolver $17 millones

Gabriel Labrador

La ex primera dama Ana Ligia Mixco Sol de Saca renuncia a la posibilidad de recibir libertad condicional a cambio de su confesión de haber lavado alrededor de 17 millones de dólares entre 2004 y 2009. La decisión, según la defensa, es porque no cuenta con recursos suficientes debido a que todos los bienes los tienen congelados o embargados. El fiscal general insiste en que "si no se devuelve el dinero, no puede haber trato".

ElFaro.net / Publicado el 14 de Mayo de 2019

La ex primera dama Ana Ligia Mixco Sol de Saca dice que no puede reintegrar al Estado los 17 millones de dólares que, según la Fiscalía General de la República, lavó como parte del entramado que desvió dinero de Casa Presidencial, durante la administración presidencial de Antonio Saca (2004 – 2009). Su postura, hecha pública este lunes 13 de mayo, bota el acuerdo que había alcanzado con la Fiscalía, según el cual Mixco Sol se iba a librar  de la cárcel a cambio de confesar su participación en el entramado que desvió fondos públicos a las empresas que fundó junto a su esposo, el exmandatario Elías Antonio Saca González.

Ahora, la ex primera dama y sus abogados dicen estar dispuestos a enfrentar un proceso ordinario, es decir, un proceso en el cual la totalidad de las pruebas desfilen y al final se llegue a un veredicto. Hace un mes medio, Fiscalía y defensa habían notificado al juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador –donde se procesa la causa- que llegaron al acuerdo de aplicar “un proceso abreviado” según el cual, la ex primera dama confesaría los hechos y a cambio recibiría tres años de cárcel. Como esta es una pena excarcelable, el imputado puede permanecer en libertad mientras cumpla ciertas condiciones, como hacer trabajos de utilidad pública y visitar periódicamente el juzgado.

Además de la confesión, la Fiscalía pedía el reintegro del monto presuntamente lavado. Según la defensa, ese reintegro estaba entendido que podía ser a través de la entrega de bienes, pero la Fiscalía solicitó que la entrega se hiciera en efectivo. El lunes 13 de mayo, día en el que estaba previsto que Mixco Sol confesara, su abogado, Miguel Flores Durel informó a periodistas que el pacto se había roto porque su cliente no tenía cómo entregar el dinero solicitado. En la audiencia, el juzgado también tenía previsto la escucha de otros testimonios de otros dos implicados en el millonario desfalco. Se trata de los testigos con régimen de protección con clave “Prometeo” y “Príamo”. 

Después de esa declaración, se tenía previsto que Ana Ligia Mixco rindiera su confesión pero antes de eso, el acuerdo se cayó.“Todo lo tienen congelado y está embargado”, explicó el abogado Flores, haciendo alusión a todo el proceso confiscatorio impulsado por el Consejo Nacional de Administración de Bienes (Conab).

La Fiscalía siempre tuvo como punto de honor que Mixco Sol devolviera el dinero, según explicó este lunes el fiscal German Arriaza, director Contra la Corrupción e Impunidad de la FGR. El Faro tuvo a la vista un acuerdo de la Fiscalía, fechado 29 de marzo, donde se estipulaba que esa institución estaba de acuerdo con que la ex primera dama recibiera beneficios siempre y cuando confesara los hechos y devolviera todo el dinero por el cual está siendo procesada, 17 millones de dólares.

Pese a esa claridad, el acuerdo para el proceso abreviado no cuajó. Un abogado cercano a la familia Saca aseguró a El Faro que la razón sigue siendo la cantidad de dinero que la ex primera dama tendría que devolver, con la diferencia de que al inicio no se le había explicado que tenía que devolverlo líquido, sino que podía entregarlo en bienes. Este abogado dice que ahí radica el cambio en la postura de la ex primera dama. “Hasta ahora nos dicen que el dinero lo quieren en efectivo”, dijo este abogado cercano al proceso.

Desde su cuenta oficial en Twitter, el fiscal general Raúl Melara declaró: "La no ha variado nada. Si no se devuelve el dinero, no puede haber trato. Simple".

Testigos clave

La audiencia preliminar de este lunes es parte del proceso que se instruye contra la ex primera dama y otras 13 personas, entre publicistas y empleados de Casa Presidencial quienes, en conjunto, confabularon para sustraer y lavar –según la Fiscalía- dinero público de Casa Presidencial. La gran red para el desfalco de 301 millones de dólares de la Presidencia era dirigida por el expresidente Elías Antonio Saca quien ya confesó, en septiembre de 2018, haber cometido el delito de peculado y lavado de dinero y por lo cual recibió 10 años de cárcel.

La Fiscalía dividió el caso en dos etapas: la primera en la que procesó a Saca y a su círculo de mayor confianza, entre ellos, tres exsecretarios de la Presidencia y tres empleados de la unidad contable que operativizaron el flujo del dinero. La segunda etapa del caso corresponde a la participación de terceros que ayudaron a blanquear el dinero.

El primero de los testigos, "Prometeo", es un publicista que pactó con Saca la triangulación de fondos públicos para que estos cayeran en las empresas radiales de la pareja presidencial. Prometeo pone en escena al expresidente como autor principal y cerebro del desvío de millones de dólares, y quien tuvo como cómplices a una decena de agencias de publicidad. En abril de 2018, El Faro tuvo acceso de su testimonio, en el que da cuentas de desvíos de hasta 11 millones de dólares. 

Este lunes, otro testigo (“Príamo”), que trabajó en el área contable de las empresas radiofónicas de Saca entre 1999 y 2015, explicó que toda la contabilidad de las sociedades fue maquillada entre 2004 y 2009 para ocultar el origen ilegal de los fondos. Y también para esconder el destino de los mismos.

Saca contó en su confesión, en 2018, que él acordó con agencias publicitarias que estas recibirían contratos jugosos por publicidad, sin necesidad de que compitieran con otras como lo manda la ley, y que a cambio solo debían triangular parte de los fondos a las empresas del grupo Samix, emporio de los esposos Saca-Mixco.

Príamo explicó además que las partidas de ingresos y egresos se mezclaron con la idea de borrar el origen y el destino de los fondos que cirulaban por el consorcio Samix, entre 2004y 2009. Príamo también contó el papel de los auditores de la firma Tochez Fernandez Limitada, según la cual, emitían dictámenes “en limpio” de cada una de las empresas del expresidente, para así ocultar las operaciones de lavado.

Internamente, en las empresas del expresidente, el maquillaje consistió en crear una cuenta “bolsón” que permitía emparejar los distintos reportes contables que todas las empresas debían llevar. La cuenta bolsón fue una estrategia para permitir que cuando los auditores compararan la contabilidad interna de las empresas con los reportes de los bancos, estos cuadraran sin problema.

Como en el principal caso, en el que la Fiscalía logró la confesión del expresidente Saca, contra la ex prrimera dama las autoridades no solo cuentan con los testimonios de los testigos, sino además con pruebas documentales que detallan la salida de fondos de Casa Presidencial, el paso de los mismos por agencias de publicidad y la llegada de ese dinero a las empresas de Grupo Samix. El acuerdo que ahora se ha roto entre defensa y Fiscalía supone una remada contra corriente a los intereses de la ex primera dama. La defensa, en palabras del abogado Flores Durel, dice: "estamos preparados para enfrentar la audiciencia preliminar y el proceso ordinario".

El rompimiento del acuerdo entre Fiscalía y defensa en el caso contra la ex primera dama ocurre cuatro días después de que las autoridades llegaran a un segundo acuedo con el expresidente Saca para, a cambio de otra confesión, rebajarle un pena en un caso en el que está acusado de sobornar a una empleada judicial para conseguir información a su favor.