Imprimir

Chile honra a Mónica González, la periodista que denunció la dictadura de Pinochet

Jaime Quintanilla

La obra y trayectoria de Mónica González, una de las periodistas más reconocidas de Latinoamérica y Defensora de los lectores de El Faro desde 2018, ha sido galardonada con el Premio Nacional de Periodismo de Chile. González recibió el reconocimiento como un homenaje “a ese periodismo que hoy escruta al poder y lo fiscaliza en nombre de los ciudadanos, para los ciudadanos y no para sacar provecho”.

 

 

ElFaro.net / Publicado el 5 de Septiembre de 2019

La periodista Mónica González  fue homenajeada el 26 de agosto con el Premio Nacional de Periodismo de Chile, un galardón que reconoció la trayectoria, la trascendencia y el aporte a la democracia chilena de una de las periodistas más reconocidas de Latinoamérica.

González, con una trayectoria de más de 40 años, recibió el premio como un homenaje “a ese periodismo que hoy escruta al poder y lo fiscaliza en nombre de los ciudadanos, para los ciudadanos y no para sacar provecho”.

El jurado del premio, compuesto por la ministra de Educación de Chile, Marcela Cubillos; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; el rector de la Universidad Austral, Óscar Galindo, y la presidenta del Instituto de Chile, Adriana Valdés, reconoció que la trayectoria de González ha dado “un aporte para la recuperación de la libertad de expresión en Chile, investigó y escribió reportajes que se transformaron en un importante aporte para la defensa de libertad de prensa y la restitución de la democracia en el país”.

Además, el jurado consideró por unanimidad que “en cada uno de los proyectos que González ha emprendido ha contribuido a la construcción de la memoria republicana de Chile, rescatando la mejor tradición del periodismo libre e independiente”.

Acompañada por el jurado, González admitió que este premio la tomó por sorpresa. “Creí que yo no me iba a ganar nunca el Premio Nacional de Periodismo y estaba equivocada”, señaló al inicio de su discurso de aceptación.

Mónica González es una de las periodistas de cabecera cuando se habla de periodismo investigativo. Durante cuatro décadas de carrera ha incomodado al poder. Cubrió la dictadura de Augusto Pinochet (1973 a 1990). En 1984, en la revista Cause, publicó un reportaje sobre la suntuosa mansión que el dictador construyó en plena crisis económica chilena y una entrevista con un exsuboficial de la Fuerza Aérea que contó todo lo que sabía del organismo de inteligencia del Estado y de los crímenes que la dictadura había perpetrado. 

En mayo de 2019, se creó una petición en Change.org (que terminó alcanzando 18 863 firmas) y una página web para llamar la atención del jurado del Premio Nacional de Periodismo. La petición resaltaba la injusticia que representaba el hecho de que González nunca hubiese recibido el premio, pese a su trayectoria y a ser la primera periodista en investigar la corrupción de Pinochet. Según los peticionarios, “ha hecho una contribución inigualable al periodismo chileno. Durante la dictadura militar, informó sobre las violaciones a los derechos humanos y fue la primera en investigar casos de corrupción que comprometieron al propio Augusto Pinochet. Debido a su trabajo periodístico, en 1983 la dictadura la encarceló en el penal de San Miguel, una cárcel de hombres”, escribieron. 

Posteriormente, referentes periodísticos de Latinoamérica como Marcela Turati (México), Hugo Alconada (Argentina), Gina Morelo (Colombia), Gustavo Gorriti (Perú) e Ignacio González Reyna (México) firmaron una carta en la que también solicitaban al jurado que se le entregara el reconocimiento. 

El Premio Nacional de Periodismo de Chile es entregado de manera bienal por el Ministerio de Educación a las personas que por su excelencia y creatividad han hecho un aporte trascendente a la cultura nacional en la áreas de literatura, periodismo, ciencias exactas, ciencias naturales, ciencias aplicadas y tecnológicas, historia, ciencias de la educación, artes plásticas, artes musicales, artes de la representación y audiviosuales, y de humanidades y ciencias sociales. Los galardonados reciben un diploma, un premio monetario y una pensión vitalicia que se pagará de manera mensual, según lo establece el ley 19169.  

El periodismo que se necesita

En sus palabras de agradecimiento, González destacó los nuevos retos que enfrenta el periodismo.  “Creo que conmigo se premia a un periodismo que es el que hoy día más se necesita, porque lo que estamos enfrentando es la mayor amenaza a la democracia. Ya no se viste de soldados con el rostro pintado de negro, ni con tanques ni metralletas, es mucho más sibilino: enfrentamos una industria de noticias falsas”, dijo este 26 de agosto

Luego de la caída del dictador chileno, González siguió con su labor periodística durante la época democrática, en la que cuestionó el nuevo poder y orden que se instauró con sus nuevos protagonistas y tramas. Toda la experiencia acumulada la ha convertido en una de las insignias del periodismo latinoamericano. Es maestra de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo y desde 2018 también es miembro del Consultorio Ético de dicha fundación. Ese mismo año, además, se convirtió en la Defensora de los lectores de El Faro, un espacio creado para potenciar el trabajo periodístico a través de la crítica de los lectores. 

En el fallo también se distinguió la labor que González ha desempeñado en fundar y dirigir diferentes medio de gran trascendencia. Es fundadora del Centro de Investigación Periodística (CIPER), que dirigió hasta abril de 2019. Además, fundó y dirigió la revista Siete+7 y el Diario Siete. Y fue subdirectora y editora de investigación del diario La Nación.

González ha impartido talleres en toda Latinoamérica, en los que ha formado una nueva casta de periodistas que gracias a su influencia han emprendido proyectos periodísticos con ese espíritu independiente e investigativo. González reconoce que solo el buen periodismo contribuye a informar a los ciudadanos, “la corrupción se ha convertido en una lacra y el buen periodista está llamado, en este momento de crisis, a ser mejor que nunca. El buen periodismo es la esperanza para todos”, reconoció en la entrega del premio.

Además de este galardón, González ha sido distinguida con premios como el María Moors Cabot de la Universidad de Columbia (2001), The Louis M. Lyons Award for Conscience and Integrity in Journalism, de la Universidad de Harvard (1988), el Premio Anual de la Comisión de Derechos Humanos de España (1985), el premio Dan David de la Universidad de Tel Aviv (2006), el premio “Homenaje” de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (2006) y el premio Periodismo de Excelencia al mejor reportaje de 2008 que entrega la Universidad Alberto Hurtado de Chile (con Cristóbal Peña y Francisca Skoknic). En 2010 recibió el Premio Mundial Unesco-Guillermo Cano de la Libertad de Prensa y en 2016 recibió el premio Lenka Franulic, que reconoce la trayectoria y excelencia de mujeres periodistas en el desempeño del oficio.