Imprimir

La red de opinadores de Porfirio Chica que operó para el exfiscal Martínez

Efren Lemus Gabriela Cáceres

Cientos de mensajes privados del celular del exfiscal Luis Martínez revelan la existencia de una maquinaria de propaganda que incluye a analistas televisivos o columnistas, coordinada por Porfirio Chica, operador político y de medios de comunicación cercano a los gobiernos de Flores, Saca y Bukele. Aunque Chica lo niega y asegura que trabajó para Martínez gratis, hasta seis exfuncionarios, asesores de campaña, dirigentes políticos y los mismos mensajes confirman la existencia de esta red oculta que en 2015 trató de impulsar la reelección de Martínez y estaba formada por columnistas como Geovani Galeas, políticos como Juan José Martell, Garrid Safie o Julio Valdivieso, e incluso el actual vicepresidente de la República, Félix Ulloa. En algunos mensajes, Chica solicita al exfiscal "gasolina", habla de "costos", de los "meses atrasados" para "los tigres".

ElFaro.net / Publicado el 8 de Noviembre de 2019

La noche del 29 de julio de 2015 el entonces fiscal general de la República, Luis Martínez, recibió un mensaje en su celular: “La reunión del sábado puede ser en su bufete? Así nos lo pide Felix” (sic). Ese mensaje era para coordinar la primera de una serie de reuniones que Martínez sostuvo en las semanas siguientes con un equipo de analistas y supuestos expertos, invitados habituales en tertulias televisivas y radiofónicas, con los que, según los mensajes que él mismo envió, contaba durante los últimos cinco meses de su gestión para promover su reelección como fiscal. Los cientos de mensajes telefónicos que el exfiscal intercambió con el empresario de relaciones públicas Porfirio Chica apuntan a que, en algunos casos concretos, había dinero involucrado como retribución para aquellos que en público hablaran bien de Martínez. Los mensajes del celular decomisado a Martínez han sido analizados por la Fiscalía en uno de los casos de corrupción contra el exfuncionario, ahora en la cárcel. El Faro tuvo acceso a ellos.

El Faro analizó  un total de 7,155 mensajes que Martínez recibió o envió entre la noche del 22 de febrero de 2015 y la noche del 22 de agosto de 2016, el día de su captura por corrupción, acusado de favorecer desde la Fiscalía al empresario Enrique Rais. Hace un año, este periódico publicó el primer vaciado telefónico que la Fiscalía hizo al celular del exfiscal Martínez. Ahora, nuevos mensajes hablan de una red de personas (entre las que hay varios exfuncionarios públicos), habituales analistas y opinadores en medios de comunicación que, según los mensajes de Chica, acordaban con él cómo referirse a la labor del exfiscal, que entonces buscaba su reelección. Esta red era coordinada por Chica, un operador político y de medios de comunicación que durante las dos últimas décadas ha sido hombre de confianza de altos funcionarios como René Figueroa o Antonio Saca, y actualmente cercano al gobierno de Nayib Bukele.

Todo apunta, por su presencia en programas de televisión en fechas coincidentes con los mensajes y por lo dicho a este medio por diferentes fuentes, que ese “Felix” del que hablan los mensajes es el actual vicepresidente de la República, Félix Ulloa, que en aquel momento se presentaba como analista político y era con frecuencia invitado a programas televisivos y radiales.

En sus meses de intercambio de mensajes con el exfiscal, Chica no deja duda de que se refiere a esos analistas como un grupo bajo su control. Se refiere a ellos como "los tigres", "la mesa", "los muchachos", "los voceros", al tiempo que recibe quejas del fiscal por las opiniones de algunas de esas personas, le anticipa qué van a decir otras en espacios televisivos, o informa de cambios de postura de algunos de ellos antes de que sucedan. En múltiples mensajes, que la Fiscalía considera evidencia de que Chica solicitaba dinero al exfiscal para pagar a algunos de estos opinadores, el publicista se refiere a montos y plazos: "no nos alcanza, nos faltan 15", "¿será posible que nos adelante lo de dos meses, porque vamos a inundar de cosas?", y otros del estilo. El fiscal, en alguna ocasión, contestó: "Adelanto complicado" o  "ya veo a quién asalto". Aunque Chica hablaba de ocho "voceros", El Faro logró identificar gracias a los mensajes solo a seis de ellos. Solo tres aceptaron conversar con este medio y negaron haber operado en favor del exfiscal o como parte del grupo que Chica, en sus mensajes, decía controlar. 

Porfirio Chica es dueño de un entramado de empresas que, oficialmente, se dedican a resolver crisis de comunicación con la divulgación de mensajes en medios tradicionales y redes sociales. Es propietario además del periódico digital “Última Hora”. Los mensajes en poder de la Fiscalía y seis fuentes entrevistadas por El Faro, entre políticos en ejercicio, exministros y asesores de campañas políticas, confirman la existencia de una maquinaria oculta de propaganda dirigida por Chica, en la que sus analistas a sueldo cobran por atacar o adular a funcionarios y personajes políticos. Las fuentes con las que este medio conversó nunca entregaron dinero a los supuestos opinadores pagados, pero confirman que Chica ofrece ese tipo de servicios mencionando nombres como los que aparecen en el chat.

Porfirio Chica, exasesor del presidente Elías Antonio Saca, durante entrevista ofrecida al periódico El Faro, en sus oficinas en la colonia La Mascota, de San Salvador. Foto: Víctor Peña.
 
Porfirio Chica, exasesor del presidente Elías Antonio Saca, durante entrevista ofrecida al periódico El Faro, en sus oficinas en la colonia La Mascota, de San Salvador. Foto: Víctor Peña.

Un fiscal que ha investigado varios casos de corrupción, entre ellos el de Luis Martínez, lo resume así: “Con los mensajes usted se va dar cuenta de hasta dónde está corrompido el sistema: Fiscalía, jueces, políticos y hasta medios de comunicación. ¡Todos! ¿Cómo es que un analista político o de la realidad escribe u opina de acuerdo a quien le paga? Se venden al mejor postor. No tienen solvencia para influir en la opinión pública salvo que primero aclaren que han recibido pago para hablar bien de X o Y personaje”. El 19 de julio de 2019, ese mismo fiscal entregó a El Faro un archivo con los miles de mensajes del exfiscal. Los mensajes son prueba en un caso conocido como “corruptela”, a cargo del Juzgado Cuarto de Instrucción, donde Martínez y otras 29 personas son procesadas por negociaciones ilícitas, cohecho (recibir sobornos) y peculado (apropiarse de fondos públicos).

“Tenemos ocho voceros en acción”, escribió Chica a Martínez en uno de esos mensajes, a las 06:50 de la tarde del 29 de julio de 2015. “Gracias”, respondió el entonces fiscal Martínez, 24 minutos después.

Los mensajes privados no revelan en todos los casos los nombres completos de los analistas prepago. Solo consignan las siguientes referencias de seis de los ocho voceros que Chica aseguraba manejar: “Geovani”, “Felix”, “JJ Martel”, “Garrid”, “Ramón Villalta” y “Julio”. Los nombres coinciden con los que diversas fuentes consultadas por El Faro, que tuvieron algún contacto con la estructura, señalan como parte del grupo de opinadores que Chica ofrece: Geovani Galeas, exmilitante del FMLN y socio de Chica; Félix Ulloa, actual vicepresidente de la República; Juan José Martel, diputado de San Salvador por Cambio Democrático; Ramón Villalta, presidente de la oenegé Iniciativa Social para la Democracia (ISD), y Julio Valdivieso, exviceministro de transporte y abogado relacionado con la televisora Megavisión.

A través del rastreo de publicaciones en redes sociales o grabaciones de programas televisivos, El Faro comprobó que los nombres coinciden también con los de quienes participaron en distintos programas de radio y televisión sobre los que Chica reportó a través de mensajes de texto al exfiscal Martínez.

En entrevista con El Faro, el 16 de octubre de 2019, Chica reconoció como suyos los mensajes y aceptó que trabajó en 2015 para impulsar la reelección de Martínez, pero aseguró que no cobró ni un centavo por posicionar buenas noticias en los medios tradicionales ni por las notas a favor del exfiscal que publicó en su sitio digital Última Hora. Chica aceptó también que fue el enlace con La Prensa Gráfica para obtener un buen espacio en las páginas del periódico del 18 de agosto de 2015 y que una nota destacara la extradición de pandilleros hacia Estados Unidos, algo que posicionó bien a Martínez de cara a la reelección. Insiste en que eso también lo hizo gratis.

Chica no niega ni uno solo de los mensajes en los que informaba detalladamente al exfiscal quiénes eran los analistas invitados a los diversos programas de opinión en radio y televisión y cuáles eran los mensajes u opiniones que cada uno de ellos daría. A pesar de eso, insiste en que nunca dio línea a los analistas, en que no pagaba a ninguno de ellos y en que sus gestiones las hizo gratis. Fueron cinco meses de trabajo, asegura, en los que gastó recursos (tiempo, saldo telefónico, combustible) a cambio de nada, pues su intención era que el fiscal lo contratara durante su segundo periodo en el cargo, posición que Martínez no obtuvo. Chica alega que es una práctica común en el sector de las relaciones públicas trabajar gratis para conseguir cuentas a futuro. “Sí, es normal (no cobrar). Supón que él hubiera logrado la reelección…”, dice.

El Faro leyó a Chica decenas de los mensajes que intercambió con el exfiscal Martínez y en los que no habla de planes a futuro sino que informa al exfuncionario sobre el aumento de “costos” (sic); o pide apoyo para cubrir “gastos” (sic) próximos. Hay mensajes en los que reclama que el entonces fiscal “tiene pendiente lo del equipo”, que “los muchachos están desesperados” porque “ya se les juntaron lo de dos meses”; y hasta mensajes explícitos en los que reclama al entonces fiscal general que uno de los “voceros” necesita “combustible” (sic) porque tiene un “apuro familiar”. Ante cada uno de esos mensajes explícitos, durante la entrevista, Chica repitió que no recordaba a qué se referían.

Una fuente que ha asesorado a candidatos en dos campañas municipales y legislativas (en 2015 y 2018) explicó a El Faro que Galeas, socio de Chica, asegura también manejar a un grupo de analistas prepago y ofrece dos servicios: “un plan básico o planilla básica” que cuesta $3,000 mensuales por nombres de bajo perfil; y un plan más ambicioso conocido como “la intifada” (el nombre con que se conoce a las explosivas rebeliones palestinas en Cisjordania y la franja de Gaza contra la ocupación israelí). “La intifada”, según esta fuente, supone la entrada de analistas prestigiosos a la televisión, para defender al cliente de turno. Algunos de ellos también escribían, aseguró, columnas en los periódicos y medios digitales. Esta fuente afirmó que el servicio costaba $25,000 mensual, y ubicó a Chica como parte del grupo, aunque dio más relevancia a Galeas: “Es cierto que Porfirio está ahí, pero no han dimensionado bien a Geovani; él mueve todo”, dijo. La fuente aseguró que conoció este tipo de ofertas de parte de Galeas y mencionó como parte del equipo que se le propuso a las seis personas que El Faro identificó en los chats entre el exfiscal y Chica. 

Imagen del 13 de enero de 2017, tras la segunda captura del exfiscal Luis Martínez, luego de que una jueza le hubiera permitido enfrentar el proceso en libertad. Martínez fue capturado de nuevo cuando una Cámara revirtió esa decisión. Foto de El Faro: Archivo. 
 
Imagen del 13 de enero de 2017, tras la segunda captura del exfiscal Luis Martínez, luego de que una jueza le hubiera permitido enfrentar el proceso en libertad. Martínez fue capturado de nuevo cuando una Cámara revirtió esa decisión. Foto de El Faro: Archivo. 

El papel de Galeas

El exalcalde de San Miguel, Will Salgado, asegura que el mismo Galeas le confesó en una ocasión ser parte de un grupo de columnistas e invitados televisivos que cobraron por atacarle durante la campaña municipal de 2018. El político asegura que Galeas se le acercó en una ocasión en que se lo encontró casualmente en un pasillo del Canal 33, meses después de perder la elección: “Él (Galeas) me dijo: ‘yo quiero pedirte disculpas y confesarte algo’. ‘¿Qué pasó, Geovani?’, le dije yo. ‘Yo fui uno de los que me presté, y por supuesto me contrataron, para ir a destruirte en las campañas junto con otros más, porque éramos varios’, me dijo. Yo sentí un nudo en mi garganta, tenía ganas de pegarle un trompón en ese momento, pero me aguanté”, cuenta el político.

Salgado fue alcalde de San Miguel desde 2000 hasta 2015, cuando el efemelenista Miguel Pereira le derrotó por primera vez. Dice que en la campaña 2018 recibió una paliza en redes sociales con los hastag #WillyaroboSuficiente y #Willrobo. “Ellos solo hablando de que yo fui ladrón. Cuando iba a entrevistas un gran chorro de insultadas”, recuerda.“‘¿Cómo hacen ese tiro? Porque la verdad de las cosas es que no te entiendo’, le dije (a Galeas). ‘No, mirá’, me dijo, ‘aquí se manejan muchas cuentas falsas. Periódicos con nombres falsos. O sea, son fake news. Por ejemplo, de las diez cuentas te escriben y te insultan, dependiendo cuál sea la línea. Si vos vas a ir a una entrevista los activamos a todos para que te insulten si sos el contrario o para que te tiren flores si sos el bendecido’”.

El Faro llamó reiteradamente a Galeas para pedirle una entrevista. Se le dejaron mensajes de voz y en WhatsApp, pero no respondió. El 16 de octubre de 2018, en un programa que conduce el exalcalde Salgado, Galeas reconoció en el Canal TVO que fue “asesor político” de Pereira, quien le quedó debiendo un “pistillo” (dinero). El pasado 14 de octubre, este periódico llamó al alcalde Pereira y a su asistente, Mélida Persa. El alcalde no atendió las llamadas, mientras que su asistente preguntó si Galeas ya había dado alguna declaración al respecto. Luego, Persa dijo que le haría llegar la solicitud de entrevista al alcalde, pero al cierre de esta nota no se había pronunciado sobre la acusación de Salgado.

“¿Y esas empresas eran del señor Galeas?”, preguntó El Faro al exalcalde Salgado. “No. Eran de otros que se dedican a lo mismo. Entonces viene y me mencionó: Porfirio Chica tenía su grupo. Ese te pegaba una arrinconada, me dijo (Galeas)”, respondió Salgado.

El exalcalde Salgado no lo sabe, pero Chica y Galeas son socios. El 27 de febrero de 2014, Porfirio de Jesús Chica Argueta e Irno Geovani Galeas Perla registraron La Red, Comunicación y Crisis, S.A de C.V, una empresa que nació con un capital de $2,000 y que ahora tiene activos por $1.1 millones, según un balance presentado al Registro de Comercio, en 2019. Los hombres al frente de la compañía tienen una larga trayectoria en la política y las comunicaciones. Chica trabajó en el Ministerio del Interior durante el gobierno de Francisco Flores (1999-2004); luego se convirtió en el hombre de confianza de René Figueroa, el súper ministro del gobierno de Antonio Saca (2004-2009), capturado por lavado de dinero a inicios de octubre de este año; trabajó también para la campaña electoral de Rodrigo Ávila y fue asesor de GANA. Galeas, por su parte, militó en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), fue conductor del programa Universo Crítico de Canal 10 y columnista de La Prensa Gráfica.

Chica aseguró que cuando trabajó gratis para el fiscal Martínez, en 2015, “todavía no tenía sociedad con Geovani Galeas”. Es falso. Cuando diseñó la estrategia y Galeas participó en los programas de opinión para repetir mensajes acordes a la reelección del exfiscal Martínez, ellos ya tenían un año de formar parte de La Red, Comunicación y Crisis. Al menos eso dice el documento de fundación de la sociedad, elaborado por el notario Nicolás Pérez Cornejo. Chica era el administrador y Galeas su suplente.

Chica y Galeas también administran juntos otra empresa llamada Inteligencia digital, S.A de C.V, creada el 26 de junio de 2015, que se dedica a la publicidad digital y el planeamiento estratégico. El último balance de esta compañía, presentado en 2019, reporta activos por $83,670. La empresa Inteligencia Digital fue creada un mes antes de que Chica comenzará a trabajar para el fiscal Martínez. Desde la creación de la empresa, el administrador es Chica y su suplente es Galeas.

La Fiscalía no tiene registro contractual de que Chica o alguna de sus empresas hayan asesorado al exfiscal Martínez, pero los mensajes telefónicos cristalizan esa relación. Martínez recibió el primer mensaje de Chica a las 7:47 de la mañana del 21 de julio de 2015. De los cinco mensajes que el exfiscal recibió ese día, tres eran de Chica. “Ya estamos listos para desarrollo estratégico de la semana 1”, escribió. El Faro pudo corroborar que los números que aparecen en los registro de la Fiscalía en efecto pertenecían a Chica y Martínez. El publicista sigue teniendo el mismo número de teléfono. El exfiscal está en la prisión conocida como Mariona.

"Dice. Geovani ahora se consagró el fiscal como el líder que el país necesita para ganar esta batalla a la delincuencia" (sic), escribió Chica a las 12:52 del mediodía del 13 de agosto de 2015. "Vamos a ganar batalla", le respondió Martínez.

El 2 de septiembre de 2015, Chica escribió a Martínez: “Es necesario q la gente vea q las cosas se están haciendo bien y no se cambia lo q esta bien”. Un mes después, el 18 de octubre de 2015, Chica informa a Martínez que están entrando en una nueva etapa del plan estratégico donde es necesario enfatizar en dos mensajes: “La seguridad está en juego (al no reelegir a Martínez)” y “No se cambia lo q está bien”. Diez días después de ese informe de Chica, Galeas asistió a la entrevista que Sergio Méndez dirigía en canal 33. “Lo que funciona no se cambia”, dijo el analista Galeas en esa entrevista televisiva, cuando habló sobre la posible reelección del fiscal.

El 18 de octubre de 2015, Chica le informó a Martínez de una nueva etapa del plan para la reelección con el mensaje: “No se cambia lo q está bien”. Diez días después, el analista Geovani Galeas dijo en Canal 33:  “Lo que funciona no se cambia”, al defender la reelección del exfiscal Martínez.
 
El 18 de octubre de 2015, Chica le informó a Martínez de una nueva etapa del plan para la reelección con el mensaje: “No se cambia lo q está bien”. Diez días después, el analista Geovani Galeas dijo en Canal 33:  “Lo que funciona no se cambia”, al defender la reelección del exfiscal Martínez.

Un exministro del gobierno de Salvador Sánchez Cerén, que habló bajo condición de anonimato, asegura haber tenido también contacto con Chica para hablar de la estructura de comentaristas que ofrecía. “Porfirio me pidió una reunión", dice el exfuncionario, "Le dije que viniera a mi despacho y apareció con Geovani Galeas, un señor que sale en televisión y que se peina de lado. Me dijeron que me podían mejorar mi imagen, que ellos trabajaban en una red y que un montón de analistas iban a hablar bien de mí. Lo que a mí me pareció extraño es que Galeas era uno de los que me pasaba atacando en la televisión y ahí entendí que ellos generaban el problema y luego te vendían la solución. Les dije que el ministerio no tenía dinero, pero les podía ofrecer una plaza en comunicaciones que era como de $1,200, pero se pusieron a reír”, recuerda el exministro.

El exsecretario de comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas, también confirma que Chica ofrece los servicios de un grupo de analistas prepago. El exsecretario dice que, si bien recibió la oferta, solo supo que Galeas sería uno de los opinadores, pero no quiénes eran el resto. Asegura que en noviembre de 2015 Chica le presentó una propuesta de asesoría estratégica que tenía cuatro componentes: el posicionamiento de temas por medio de un “coro de opinadores”; la publicación de titulares favorables en los grandes medios de comunicación; el manejo de la conversación por medio de una “estructura muy fuerte” en redes sociales; y asesorías para funcionarios que asistieran a entrevistas.

“Ellos nunca participaron en los procesos de contratación (de Casa Presidencial). El interés no era el banercito (de publicidad) que pudiera comprarles el gobierno", dice el efemelenista. "Querían el lomo de aguja, que son los servicios de estrategia de comunicación. Ofrecieron subir o bajar el volumen a los temas como si fuera una canción. Para eso ofrecían un coro de opinadores, un coro celestial entre los que estaba Geovani Galeas. No sé quiénes eran los otros, es difícil saberlo. A mí me parece que es un mecanismo de extorsión, un mecanismo de manipulación de la opinión pública y la gente tiene que saberlo”, dice Eugenio Chicas. El exsecretario de comunicaciones asegura que el anterior gobierno tenía como política no contratar asesorías externas.

El exsecretario contó que Chica le entregó una oferta por escrito, dentro de un folder con el logo del periódico Última Hora. El documento detallaba una “asesoría estratégica”, pero en la conversación privada hablaron de los “opinadores” como una parte del plan para contener las críticas hacia el gobierno. “Era como si alguien tocara un violín y, de repente, se iban activar otros que iban a empezar a aullar”, explicó el efemelenista.

Chica niega que esa reunión y esa oferta hayan sucedido: “En mi vida le he dado la mano a ese señor… Ese señor es un mentiroso. Yo no lo conozco a él y jamás, jamás he ido con una sandez o eso”, dijo en la entrevista con El Faro.

“Los muchachos están desesperados”

La mañana del 11 de agosto de 2015, Chica advirtió al exfiscal Martínez de un peligro: “Lo de las intervenciones a las comunicaciones es un gran factor de riesgo”, escribió en los mensajes de texto. Tenía razón: la piedra de tropiezo del exfuncionario terminó siendo la intervención de las llamadas telefónicas a Gustavo Ulises Hernández, un investigado por narcotráfico que tenía muy buenos contactos, entre ellos amigos de Martínez. Una vez Martínez terminó su período, esas conversaciones intervenidas fueron analizadas por fiscales de la desaparecida División contra el Crimen Organizado y la Unidad de Investigación Financiera (UIF). La Fiscalía también ordenó a un perito policial extraer los mensajes del teléfono decomisado a Martínez. Con el análisis de las llamadas, chats y mensajes, los fiscales lograron descifrar alias y claves que utilizaban Martínez y otros investigados en sus actividades ilegales. Un fiscal de ese equipo habló con El Faro.

Los mensajes entre el exfiscal Martínez y Chica son solo una parte de las comunicaciones en poder de la Fiscalía. La intervención telefónica al exfuncionario incluye sus pláticas con empresarios, políticos de Arena, PCN, GANA y FMLN, así como con funcionarios que en ese momento trabajaban en Casa Presidencial, para lograr su reelección al frente de la Fiscalía. Dos de los que más apoyaron su reelección fueron Enrique Rais, empresario dueño de la principal planta de tratamiento de basura del país, prófugo por dar sobornos a Martínez; y José Luis Merino, el dirigente del FMLN que maneja Alba Petróleos.

―¿Qué significa DHL? ―preguntó El Faro a la fuente que filtró los mensajes.

―Depende ―respondió―. Si la conversación es entre Hugo Rais, Enrique Rais y Enrique Torruela (piloto de Rais) eso significa vuelos privados. Cuando Luis Martínez le pedía DHL a Enrique Rais están hablando de dinero.

―¿Y Duke?

Ese es Enrique Rais.

―¿Y “El big brother”?

―Así le decían a José Luis Merino, revise el mensaje del 13 de junio de 2016.

―¿Y los “documentos”?

―Recuerde que él (Porfirio Chica) se movía por Luis Martínez, pero siempre le pedía dinero para pagar. Decía "documentos" o también decía algo así: necesito dinero para pagar la gasolina de los que nos están ayudando ―dijo el fiscal.

En la información que el perito policial obtuvo del celular decomisado a Martínez, y que la Fiscalía agregó como prueba ante el Juzgado Cuarto de Instrucción, a cargo del caso "Corruptela", hay mensajes que hablan de “documentos” y de “gasolina”, pero que no explicitan cantidades de dinero.

“Te quiero dar documentos. Podés venir a las 12", preguntó Martínez a Chica el 30 de julio de 2015, a las 11:35 de la mañana. "Ok, A q hora lo veo. Ahorita estoy con voceros. Terminamos a las 2. Será posible 2.30?", respondió Chica.

Apenas 14 días después de la primera entrega de “documentos”, a las 11:52 de la mañana del 13 de agosto de 2015, Chica envió a Martínez una queja: "Como se amplió la mesa no nos alcanza. Nos faltan 15". El mensaje no especifica si son 15 centavos, 15 dólares o 15,000, pero las fuentes que dicen haber recibido ofertas de Chica o que han contratado los servicios de Chica y Galeas aseguran que cobran por miles. Chica insiste en que trabajó gratis: “No conseguí un contrato con Luis (Martínez) ni con la Fiscalía ni con el gobierno de (Mauricio) Funes, menos con el gobierno de El Profe (Salvador Sánchez Cerén, expresidente de la República)”, dice.

―Entonces, ¿Por qué le decías al fiscal Martínez que se amplió la mesa, que te faltaban 15? ―le preguntó El Faro.

―Suena a trabajo, pero no fue trabajo. Yo nunca tuve un contrato... ―respondió Chica.

El exministro del gabinete de Sánchez Cerén dice que “de entrada” le pidieron $50,000 para el primer trimestre, luego otros $50,000 para reforzar su buena imagen al siguiente trimestre y le propusieron que cerrarían contrato con $25,000 por los últimos tres meses. “No tengo esa cantidad”, dice que respondió. La fuente que trabajó en las campañas de 2015 y 2018 dijo que “la intifada” costaba $25,000 mensuales ($20,000 para los analistas que Galeas ofrecía y una comisión de $5,000 para quien había conseguido el contrato). Una tercera fuente, un dirigente político, aseguró que contrató con Chica una asesoría de inteligencia política por $15,000 mensuales. Dijo que los asesores eran Chica, Galeas y Juan Ramón Medrano (un analista que frecuenta programas de televisión, pero que no aparece mencionado en los mensajes del exfiscal). “Me ofrecieron una asesoría en inteligencia política, pero después de tres meses dejé de pagarles porque siempre venían con chambres, todo era intrigas”, dijo el dirigente político.

El exfiscal Martínez no respondió el mensaje del 13 de agosto de 2015, cuando Chica le dijo que le faltaban “15” por la ampliación de la mesa. Cuatro días después, a las 07:36 de la noche del 17 de agosto de 2019, Chica sabía que el exfuncionario saldría del país y le recordó un asunto pendiente: "Tal vez nos deja lo del mes de agosto antes de su salida. Por cierto los costos se nos fueron a 35", escribió Chica.

El exfiscal Martínez tampoco respondió ese mensaje de texto y dos días después, el 19 de agosto de 2015, recibió un mensaje de bienvenida a Estados Unidos de la compañía telefónica que le prestaba el servicio. En la secuencia de mensajes no hay ninguno que indique cuándo el exfiscal Martínez pagó los “35” de agosto, pero al siguiente mes Chica pidió un “adelanto”: "Jefe la otra semana debemos hacer un esfuerzo extra con medios y otras acciones. Será posible q nos adelante lo de 2 meses porque vamos a inundar de cosas", escribió Chica el 10 de septiembre de 2015, a las 9:02 de la mañana. "Adelanto complicado", respondió Martínez, siete horas después.

Chica no se rindió. Casi una semana después de pedir el adelanto, el 16 de septiembre de 2015, repitió su petición: "Jefe. Es indispensable que me ayude con lo de los 2 meses porque hay unos gastos extras que debemos cubrir la otra semana", escribió.

En su entrevista a El Faro, Chica insistió en que cuando pidió un “adelanto” y una “ayuda” para cubrir "gastos extras" no se estaba refiriendo a dinero sino a tiempo. El publicista no explicó claramente cómo una entrega de tiempo le iba ayudar a pagar los “gastos extras”.

Pasaron las horas, pasaron los días y Chica no recibía lo que deseaba. El 6 de octubre de 2015 escribió otra vez al exfiscal Martínez: “Nos urge lo de la gente”. Y casi de inmediato explicó por qué: "Ya están desesperados los muchachos y se juntaron dos Meses. Los voy a conseguir de otro lado porque esta semana es clave para los voceros", escribió Chica el 6 de octubre, a las 9:06 de la mañana. "Ya tengo documentos. Venite centro de escuchas", respondió el exfiscal Martínez, 14 minutos después. "Ok. A q hora", preguntó Chica. "Ya. Centro de escuchas en santa elena contiguo banco promerica cerca redondel holcim" (sic), respondió el exfiscal Martínez. "Si. Ahorita vamos con Geovani", escribió Chica a las 09:34 del seis de octubre de 2015.

Chica niega que haya estado alguna vez en el Centro de Escuchas Telefónicas de la Fiscalía, pero acepta que recibió “documentos” del exfiscal Martínez relacionados con la extradición de pandilleros, los cuales asegura que entregó a La Prensa Gráfica. La explicación de Chica es inconsistente: La Prensa Gráfica publicó sobre la extradición de pandilleros el 17 de agosto de 2015, mientras que Chica y Galeas, según los mensajes, fueron al centro de escuchas el seis de octubre de ese mismo año, casi dos meses después.

Aunque los mensajes no consignan cifras o mencionan explícitamente la entrega de dinero, la secuencia describe una entrega parcial de “documentos” o, según Chica, una entrega parcial de “tiempo”. Al siguiente mes, en noviembre de 2015, Chica reclamaba “atrasos” al exfiscal Martínez. Le recriminaba impuntualidad: "Le recuerdo q como Nos hemos venido atrasando ya se nos juntó el otro mes de los tigres" (sic), escribió Chica el 19 de noviembre de 2015, a las 03:59 de la tarde.

Una semana después, el exfiscal Martínez aún no había entregado lo de “los tigres”. Así está consignado en un mensaje del 26 de noviembre de 2015, a las 06:11 de la tarde, cuando Chica le explicó por qué necesita ese dinero: "Lo del combustible es porque JJ Martel tiene un apuro familiar y le urge. Saludos". "Vere que puedo hacer y te aviso" (sic), respondió Martínez nueve minutos después. "Gracias", escribió de nuevo Chica. "A uds brother. Ya veo a quien asalto jajaja" (sic), bromeó Martínez a las 06:33 de la tarde del 26 de noviembre de 2015.

Juan José Martel, diputado por Cambio Democrático, retratado el 17 de octubre de 2019, luego de la polémica elección de Apolonio Tobar como procurador de derechos humanos. En 2015, Porfirio Chica pidió al fiscal general
 
Juan José Martel, diputado por Cambio Democrático, retratado el 17 de octubre de 2019, luego de la polémica elección de Apolonio Tobar como procurador de derechos humanos. En 2015, Porfirio Chica pidió al fiscal general "combustible" para Martel. La Fiscalía sostiene que "combustible" era una clave para hablar de dinero. Martel no contestó a las múltiples peticiones de entrevista. Foto de el Faro: Archivo.

El exfiscal Martínez necesitaba algo más que su salario para pagar cualquier deuda. Según sus declaraciones ante el Ministerio de Hacienda, en sus tres años de gestión reportó ingresos por $173,022 en concepto de sueldos y bonificaciones. Sin embargo, Martínez tenía una fuente oculta de dinero que le permitía pagar más de lo que ganaba. Durante su gestión pagó deudas (hipotecarias y personales) por $226,393; cuatro tarjetas de crédito del Banco Promerica por $361,285; carros por $382,122 y 103 viajes familiares. Con todo eso, a Martínez le sobraron $50,832 para ahorrar en el Banco de América Central (BAC). Todo esto sin contar los desembolsos que, según la Fiscalía, quedan evidenciados en estas conversaciones por mensajes telefónicos y que supuestamente fueron entregados a Chica.

Cuando se sintió acorralado por un caso de enriquecimiento ilícito, el exfiscal Martínez confesó que, al igual que los funionarios que recibían sobresueldos, él recibía un pago secreto de los gobiernos de Mauricio Funes y Sánchez Cerén. El dinero le era entregado “bajo condición de secreto, para su uso personal y discrecional, con fundamento en un reglamento interna de CAPRES (Casa Presidencial)”, justificó Luis Martínez ante la Corte Suprema. Como es sabido, esos pagos de sobresueldo salían de la partida de gastos reservados de la Presidencia, y se trataba de dinero entregado en efectivo. En noviembre de 2016, el exagente de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Danny Dalton filtró un video en el que aparece Miguel Menéndez, Mecafé, un operador del expresidente Funes, ahora preso por lavado de dinero y por corrupción en el proyecto de la presa El Chaparral, abrazando al exfiscal Martínez y entregándole de forma aparatosa un sobre.

Los “tigres” de Chica

El Faro entrevistó a más de una decena de fuentes que tuvieron conocimiento o relación con Chica y su oferta de opinadores. Algunas pidieron anonimato por temor a sufrir represalias de los miembros de esta red. También se hizo hemeroteca para encontrar las coincidencias entre lo escrito en el chat y lo publicado en periódicos y canales de televisión. En ocasiones, ni siquiera había ocurrido la entrevista con el fiscal Martínez cuando ya Chica sabía cuánto espacio le concederían en algún periódico. Los entrevistados hablaron de ello como algo ampliamente conocido en los pasillos de la política salvadoreña. Parece ser que para muchos estas actividades de desinformación o propaganda encubierta son tan habituales como repartir camisetas en tiempo de elecciones.

El funcionario de alto rango del gobierno pasado que dice haber negociado en varias ocasiones con Chica y con otros operadores parecidos dijo: “Estos son los verdaderos encargados de los mensajes y negociaciones de imagen. Los jefes de comunicación oficiales de las instituciones están ahí para escribir los comunicados y citar a los medios a las conferencias; para las cosas que valen verga, pues”. La fuente explicó que los analistas a sueldo sirven para abrir debates, pero cuando el interés es cerrar un tema, entonces se recurre a los periódicos y medios digitales que, a cambio del pago por publicidad, publican notas redactadas por las fuentes.

El exfuncionario señaló a Félix Ulloa, actual vicepresidente de la república como "uno de los más caros”, por su perfil público. En 2015 Ulloa era el presidente del Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador (IEJES) y parte de un movimiento civil quese presentaba como “apartidario, incluyente, ético y honrado” y que se hacía llamar “Democracia limpia”. Su lema, “Alto a la impunidad”, exigía la creación de una CICIES en El Salvador para combatir la corrupción. Ulloa también fue columnista de El Faro hasta el 2 de mayo de 2016. 

Félix Ulloa (de lentes oscuros), vicepresidente de El Salvador, durante la celebración del Día de la Independiencia, el 15 de septiembre de 2019. Cuando era analista, Ulloa le reportaba a Chica su agenda en medios de comunicación y le preguntaba qué mensaje difundir. Foto de El Faro: Archivo.
 
Félix Ulloa (de lentes oscuros), vicepresidente de El Salvador, durante la celebración del Día de la Independiencia, el 15 de septiembre de 2019. Cuando era analista, Ulloa le reportaba a Chica su agenda en medios de comunicación y le preguntaba qué mensaje difundir. Foto de El Faro: Archivo.

El miércoles 29 de julio de 2015, a las 06:50 de la tarde, Chica reenvió al exfiscal Martínez el siguiente mensaje que había recibido en su teléfono: “Hola Porfirio. Estaré en el canal 8 manana y el viernes en TVO canal 24. Algún mensaje? Siempre hay reunión el sábado 9am?”. En un segundo mensaje, 33 segundos después, Chica escribió a Martínez: “Le comparto la agenda de Felix. Ya iniciamos en los espacios de medios”.

Técnicamente, cuando alguien reenvía un mensaje, el receptor recibe la información, pero desconoce el número telefónico en el que originalmente se escribió, explica el fiscal involucrado en la investigación. Sin embargo, hay una serie de indicios que apuntan a que el “Felix” de los mensajes es Ulloa: el productor de la desaparecida entrevista “Así estamos”, de canal 8, dirigida por Rafael Domínguez, confirmó a El Faro que recuerda aquella entrevista y que contactó a Ulloa para invitarlo al programa el día anterior. La mañana del 30 de julio de 2015, Ulloa apareció en la pantalla de canal 8, acompañado de Luis Nuila y Paul Steiner. Este último, después de pasar por el movimiento “Democracia limpia”, se convirtió en asesor de Nuevas Ideas, el partido fundado por el presidente Nayib Bukele, y actualmente es funcionario de su gobierno.

El fiscal Martínez recibió el mensaje de que “Felix” estaría en Canal 8 el mismo día que Canal 8 invitó a Ulloa.

En aquella entrevista, de la que El Faro obtuvo una grabación completa, Ulloa dijo que era necesario el apoyo de Naciones Unidas para crear una CICIES porque la corrupción y la impunidad eran “las coordenadas” de una crisis estructural en el país. Los panelistas también opinaron sobre un paro al transporte público por amenazas de las pandillas. Ulloa dijo que el Estado había reaccionado de manera “tardía”, pero elogió a la Fiscalía: “Es una acción donde el Ejecutivo tiene el liderazgo porque tiene los ministerios como el de Defensa, la Policía, etc. Pero entran otros elementos, el caso de la Fiscalía (...) que ha reaccionado adecuadamente haciendo los procedimientos, y el órgano judicial porque no deberíamos olvidar que esto debería ser un triángulo virtuoso para combatir la criminalidad”.

Según los mensajes en el celular de Martínez, el sábado primero de agosto de 2015, dos días después de la entrevista en canal 8, estaba programada la primera reunión entre el exfiscal y su mesa de voceros, entre ellos "Félix".

Cuestionado por los mensajes que hacen referencia a esa reunión, Chica sostuvo en la entrevista con El Faro que recuerda que Félix Ulloa le pidió que gestionara un encuentro con el exfiscal Martínez y no sabe si la junta se concretó. No explicó por qué informaba al fiscal Martínez sobre los programas de televisión a los que habían invitado a Ulloa. “No recuerdo, entonces quizás tuvieron la reunión con el exfiscal. Lo único que recuerdo es que Félix me pidió la reunión”, dijo. Los mensajes dicen una cosa contraria a la versión de Chica: no es Ulloa el que pidió la reunión, sino el mismo Chica: “Tenemos una alerta urgente que darle antes de la reunión del sábado”, escribió Chica el 29 de julio de 2015.

El Faro se contactó con el despacho del vicepresidente Ulloa y conversó con su asistente, Eduardo Godoy, a quien se le expuso el caso. Godoy pidió que se le enviara una solicitud de entrevista por Whatsapp, así que se le detalló el caso de nuevo a través de ese servicio de mensajería. Al día siguiente se insistió en la gestión. Al momento de la publicación de este reportaje no se había obtenido ninguna respuesta. 

Otros testimonios también relacionan a Ulloa con Chica. Dos exempleados de Última Hora, que hablaron bajo condición de anonimato, sostienen que Armando Gutiérrez, exeditor de dicha página web, les ordenaba entrevistar casi todos los días a Ulloa, Galeas, Juan José Martel y Julio Valdivieso, para que sus declaraciones fueran publicadas en un segmento de Última Hora llamado “clase política”. “Él (Gutiérrez) recibía órdenes de Porfirio y las trasladaba a sus redactores. Toda la comunicación siempre fue vía WhatsApp”, sostuvo una de las fuentes, y lo confirmó la otra. El Faro no logró contactar a Gutiérrez.

Los exempleados de Chica cuentan, además, que a finales de 2017 frecuentemente observaban cómo Galeas salía a un patio que usaban como área para fumadores. Los empleados saben que en ese momento Galeas estaba escribiendo un libro sobre la vida de Nayib Bukele. El prólogo de ese libro lo escribió Ulloa.

El mensaje más explícito en el que Chica pidió algo para algún vocero es el del 26 de noviembre de 2015, cuando solicitó “combustible” para ayudar a salir de un apuro familiar a "JJ Martel". Cuatro fuentes confirman que el JJ Martel que aparece mencionado en los mensajes de texto es Juan José Martel, elegido diputado de San Salvador en 2018 por Cambio Democrático. Antes de pedir el “combustible” para "JJ Martel", el publicista Chica había informado ampliamente al exfiscal Martínez sobre las intervenciones positivas del analista en varios programas de radio y televisión.

El 2 de septiembre de 2015, Chica dijo al exfiscal Martínez que Galeas y “JJ Martel” estarían en Canal 12 hablando de la inconveniencia de una CICIES que, en ese momento, promovía la Asociación Nacional para la Empresa Privada (ANEP). Siete días después, "JJ Martel" seguía hablando cosas positivas del exfiscal Martínez en un programa de radio. Para demostrarlo, Chica envió el siguiente mensaje a Martínez: ”@mariopachecosv: “El fiscal @luism_abogado también ha hecho cosas buenas hoy al menos e condenan al 33% de los deitos del país”, JJ Martel en @Punto105 (sic)”.

En televisión, Martel también hablaba de las buenas cualidades del entonces fiscal general: "Luis Martínez es un hombre de derecha, pero no ha sido amarrado a un partido político", dijo en la entrevista de Canal 12 que en ese momento dirigía el periodista Romeo Lemus. "Es evidente que el fiscal general no tiene cercanía con la izquierda", remató Galeas en ese mismo programa.

El diputado del PDC por Santa Ana, Jorge Mazariego, cuenta que el diputado Martel le ofreció contactarlo con unos “jóvenes” que ofrecen servicios de imagen en redes sociales: “Hay grupos de jóvenes que están interactuando con diputados para hacerlo público. Quien me lo mencionó fue el diputado Martel. No me dijo de cuánto era la oferta, porque sinceramente yo no quise seguir cuestionándolo”. El diputado Mazariego considera que el uso de cuentas falsas en las redes sociales debe regularse para que “no se manipule la opinión política”.

El 10 de septiembre pasado, El Faro pidió por escrito una entrevista con el diputado Martel en las oficinas que Cambio Democrático tiene en la Asamblea. También llamó a una de las asistentes del diputado, quien pidió enviar un correo electrónico detallando el asunto de la entrevista. La petición por correo electrónico se envió el 15 de octubre, pero hasta el cierre de esta nota el diputado Martel no había respondido.

El exfiscal Martínez tenía opositores para su reelección. El dirigente de sociedad civil Ramón Villalta asistió en junio de 2015 al programa Agenda Ciudadana, transmitido en Canal 10, para decir que su prganización, Iniciativa Social para la Democracia (ISD), estaba en contra de la reelección “por no cumplir con sus obligaciones constitucionales de investigar los delitos, por favorecer a los imputados pidiendo sobreseimientos, o disminución de penas”. Un mes después, el miércoles 29 de julio de 2015, a las 4:06 de la tarde, Chica escribió al exfiscal Martínez lo siguiente: “Ramón Villalta dará un giro total a su campaña. Ya se sacó de su agenda lo de la no reelección y su nombre”.

Preguntado al respecto, Villalta se desmarca de los mensajes: “No sé por qué dijo eso, la verdad. Nosotros mantuvimos la campaña hasta el final de la no reelección”, respondió en conversación con El Faro. ISD es una oenegé que querelló al expresidente Francisco Flores por el desvío de los donativos de Taiwán y que realizó una “veeduría judicial” en el caso conocido como “trollcenter”, en el cual miembros de una agencia digital relacionada con el actual presidente Bukele fueron procesados por plagiar con fines políticos y de desinformación la marca de La Prensa Gráfica.

―¿Usted conoce a Porfirio Chica? ―se le preguntó a Villalta.

―Umm, no. Para nada. No sé por qué dijo eso ―respondió durante la entrevista telefónica.

Chica no supo explicar por qué le dijo al exfiscal Martínez que Villalta daría un giro a la campaña.

― ¿No recordás haber escrito esto? ―preguntó El Faro.

― No recuerdo ―respondió.

Los mensajes también detallan que Chica informaba al entonces fiscal sobre las participaciones en medios de Galeas y de Julio Valdivieso. “Julio estaré en el 12 y Geovani en el 21” (sic), escribió el 18 de octubre de 2015. Julio Valdivieso fue entrevistado en Canal 12 el 22 de octubre de 2015. Chica sabía con cuatro días de anticipación sobre esa participación, pero lo justifica por "la amistad” que tiene con los canales de televisión o por información que estos adelantan en redes sociales.

Consultado sobre este tema, Valdivieso negó ser parte del equipo que trabajó para Chica durante la campaña de reelección del entonces fiscal. “Sí puedo decirles que categóricamente nunca he formado parte de ninguna mesa del señor Chica. Mucho menos hablar bien de alguien si no lo merece. Por lo tanto no sé a qué se refiere ese mensaje y mucho menos hablar en mi nombre así”, escribió a través de WhatsApp ante preguntas de El Faro.

Hay otros mensajes que describen una molestia del exfiscal Martínez por unas opiniones de Félix Garrid Safie, exfiscal general y en los últimos años habitual analista televisivo. “Hoy sí me pijio Garried. Q lastima pensé que era amigo" (sic), escribió Martínez el 6 de noviembre de 2015.

Chica, en respuesta, le aseguró que Safie era una de las voces que trabajaba para su reelección: “esta con nosotros. A las 11 lo veré en la mesa" (sic), escribió Chica a las 10:07 de la mañana del mismo viernes 6 de noviembre de 2015. Un día después, Safie ya no fue crítico con Martínez. O al menos eso escribió Chica a Martínez: "Vaya. Ya Garrid corrigiendo la tarea en el 19".

 El exfiscal general Félix Garrid Safie (2006-2009) frecuentemente es invitado a programas de radio y televisión. En noviembre de 2015, Porfirio Chica le informó a Luis Martínez que Safie trabajaba a favor de su reelección:
 
 El exfiscal general Félix Garrid Safie (2006-2009) frecuentemente es invitado a programas de radio y televisión. En noviembre de 2015, Porfirio Chica le informó a Luis Martínez que Safie trabajaba a favor de su reelección: "está con nosotros. A las 11 lo veré en la mesa". Safie niega que haya recibido instrucciones de cómo opinar en los programas. Foto: Ronaldo Schemidt/AFP.

El Faro no consiguió copia de esa entrevista. Un empleado de Canal 19 explicó que una de las políticas de la empresa, para reducir costos, es no conservar un archivo de los programas de opinión.

Consultado al respecto, Safie admitió conocer a Chica desde que éste asesoraba a René Figueroa, exministro de Seguridad procesado por lavado de dinero, pero aseguró que no recibió “instrucciones” sobre cómo opinar en los espacios televisivos. “Lo conocí… no es que seamos amigos… pero de que hayamos pactado un posicionamiento mediático no lo recuerdo… Si alguna vez coincidimos en alguna plática o algún café antes de ir a un programa, eventualmente pude haber sido influido por sus opiniones, pero no recibía instrucciones ni de él ni de nadie", afirmó. Safie dijo no encontrar explicación para la forma en la que Chica presumía frente al exfiscal de manejarlo como una de sus fichas.

El nombre de la abogada y activista de derechos humanos Bessy Ríos también aparece en un mensaje al fiscal. Porfirio Chica la mencionó en una conversación con Martínez: “Ya tenemos a la Bessy de este lado”, le escribió a las 8:54 de la mañana del 19 de septiembre de 2015, después de que Claudia Herrera fuera capturada por lavado de dinero. Claudia Herrera es la esposa de Mario Calderón, exabogado de Enrique Rais. Los esposos fueron procesados por Martínez tras varias denuncias promovidas por Rais y la Fiscalía General ha determinado posteriormente que esos procesos fueron promovidos por Martínez sin pruebas.

Ríos niega haber recibido dinero por apoyar a Martínez o por atacar a los esposos Calderón. Asidua invitada a programas de opinión en radio y televisión, y columnista de diversos medios escritos, incluido El Faro, donde publicó hasta febrero de este año, asegura saber que, efectivamente, operan redes de analistas prepago, y afirma que una vez hasta la quisieron contratar como opinadora de programas, aunque no reveló quién. “Sí, hay gente que cobra. Vos encontrás muchos analistas que dicen: el diputado es un sinvergüenza, no sé qué, no sé qué, en 2017; pero cuando viene la campaña de reelección, te dicen: ha hecho un buen trabajo", ejemplifica. "Tenés eso, esa venta de servicio, de manejo de imagen y crisis, Se hace. Si vos ves los programas de opinión no hay variación (de invitados) y eso no es porque no haya otras personas que no puedan opinar sino porque hay otro tipo de compromiso”, afirma.

Ríos supone que Chica envió ese mensaje a raíz de varios tweets que ella escribió cuando se enteró de la captura de Herrera la noche del 18 de septiembre de 2015. Uno de sus tuits dice: “mario calderon y claudia son malvados, Ojalá se queden presos por muchos años... los conozco a ambos y no se merecen nada”. Ella asegura que escribió ese mensaje por rencillas personales con los esposos Calderón. Ríos cuenta que conoció a Chica años después, en 2018, cuando casualmente lo encontró en la casa de campaña del entonces candidato a vicepresidente Félix Ulloa. Ríos estaba en la casa de campaña de Ulloa, dice, para grabar una entrevista sobre el aborto que le hizo el youtuber Marcelo Larín, uno de los seguidores de Bukele, que en sus videos ha llegado a afirmar que ha tenido encuentros con extraterrestres.

“Ya senté a Gabriel”

Los mensajes en poder de la Fiscalía evidencian al menos una ocasión en la que, además, Chica supo con anticipación lo que aparecería publicado en La Prensa Gráfica. El publicista aseguraba que estaba en contacto con Gabriel Trillos, director editorial de ese medio. El 6 de septiembre de 2015, a las 10:48 de la mañana, el exfiscal Martínez estaba molesto con ese periódico: “Decile a Trillos q mejor me conozca q no ando con criminales por lo que publica sobre los vuelos. Que le duele eso a Dutriz y Trillos" (sic). Veinticuatro horas después, Chica le respondió: “Ya lo senté”.

―¿Cómo sentaste a Gabriel? ―preguntó El Faro a Chica.

―Yo no he sentado a Gabriel ―respondió.

―Pero eso le dijiste al fiscal.

―No sé, pero no, no recuerdo que haya… ―se limitó a decir.

El Faro no encontró en la hemeroteca ninguna publicación, en aquel momento, sobre los vuelos del fiscal Martínez. El exeditor de la sección judicial de La Prensa Gráfica y ahora jefe de redacción de revista Factum, César Castro Fagoaga, dijo a El Faro que el equipo a su cargo investigó y confirmó que el exfiscal Martínez viajaba en aviones de Rais, pero que no logró publicar. “Teníamos dos páginas montadas sobre los vuelos privados. Esa información la detuvo Luis Laínez (el jefe de información)”, dijo el exeditor. Durante la investigación del material que fue descartado por La Prensa Gráfica, el equipo de Fagoaga tuvo que pedir explicaciones de la Fiscalía, lo que podría explicar por qué Martínez sabía de las indagaciones aunque no se hubieran publicado. 

Tres meses después del enojo por los vuelos, Chica informó al exfiscal Martínez que contaba con el apoyo de José Roberto Dutriz, propietario de La Prensa Gráfica, para la reelección. “Terminando con Gabriel. José Roberto se suma a Luis Martínez por solicitud de Paco Callejas”, le escribió el 9 de diciembre de 2015.

―¿Por qué le estabas reportando al Fiscal General tus reuniones con Gabriel Trillos, con José Roberto Dutriz? ¿Por qué le reportabas lo que iba publicar la prensa el lunes?

―Porque si me hubiera reunido contigo también se lo hubiera dicho; porque de eso se trata. Las agencias de relaciones públicas tienen relaciones exitosas en dos vías. En este caso, si yo aspiraba a que el fiscal o la Fiscalía fueran mi cliente, ¿por qué no iba a reportar que sí, mire, tengo las credenciales para que usted me dé trabajo? ¿Por qué no lo iba hacer?

Chica insistió a El Faro en que todas esas gestiones fueron gratis, aunque los mensajes del 14 de agosto de 2015 recogen un reclamo del exfiscal Martínez que no parece el de alguien que está recibiendo un favor: "No veo franqueza. solo traicion. No soy pendejo que quede claro", escribió. "Esta suponiendo traicion del equipo?", le respondió Chica. "No se la verdad pero yo soy franco", insistió el Fiscal. A continuación, Chica mandó más mensajes diciendo a Martínez que era el líder que el país necesitaba.

A la mañana siguiente, el 15 de agosto de 2015, Chica coordinó una entrevista con La Prensa Gráfica. Unas cuatro horas después de terminada esa entrevista, Chica ya sabía cuánto espacio y que tema destacaría el periódico dos días después. Y se lo comunicó a Martínez: "La prensa gráfica lleva 4 páginas el lunes. Van a adelantar para tener “carnita” para su conferencia de las 3”, escribió.

El 14 de agosto de 2015, el exfiscal Luis Martínez estaba molesto con el equipo de Porfirrio Chica:
 
El 14 de agosto de 2015, el exfiscal Luis Martínez estaba molesto con el equipo de Porfirrio Chica: "No veo franqueza. Solo traición. No soy pendejo que quede claro". Chica le respondió con mensajes aduladores y al siguiente día coordinó una entrevista con La Prensa Gráfica. Unas 4 horas después de la entrevista, Chica ya sabía cuántas páginas y qué enfoque publicaría ese periódico dos días después.

La portada de La Prensa Gráfica del lunes 17 agosto de 2015 fue: “Buscan extraditar a pandilleros a EUA”, y justo debajo se colocó un cintillo con una imagen de Luis Martínez y el titular de una entrevista con él. Todas las notas fueron escritas por Laínez, el entonces jefe de información, la misma persona que según Fagoaga descartó la investigación de los vuelos del exfiscal.

Chica argumenta que es lo más normal del mundo tener información anticipada sobre las publicaciones de los medios. Las primeras dos páginas del periódico, ese día, abordaban los planes de la Fiscalía de extraditar a pandilleros condenados a Estados Unidos. “He estado en conversaciones con funcionarios de Estados Unidos que, incluso, por ser terroristas los vamos a extraditar a Estados Unidos. Hoy sí vamos a demostrar la fuerza del Estado. Vamos a imponer el orden, la ley y la justicia”, dice Luis Martínez en una frase consignada en la nota de portada. Las siguientes dos páginas son una entrevista con Martínez que arranca de esta manera: “El fiscal general de la República habla con autoridad desde su despacho, desde donde dirige el combate a los pandilleros-terroristas que quiere extraditar a Estados Unidos, pero también de narcotráfico”.

Al día siguiente, el martes 18 de agosto, se publicó una segunda parte de esa entrevista. Uno de los temas que Laínez trató en ella con Martínez fue el centro de escuchas telefónicas: “Usted ha sido el primer Fiscal General en hacer uso del centro de monitoreo de llamadas telefónicas. Si tiene que hacer un balance, ¿cómo lo calificaría?”, preguntó Laínez. “Exitoso, pero no puedo hacer referencia a los casos”, contestó Martínez. “¿Pero ha sido una buena herramienta?”, repreguntó Laínez. “Sí. Doy un informe confidencial a la Asamblea Legislativa cada año”, dijo el entonces fiscal, hoy condenado por uso ilegal de esas mismas escuchas telefónicas.

El Faro conversó con Trillos vía telefónica el pasado lunes 21 de octubre. Chica aseguró que él sabía de esa publicación porque había dado la información embargada al medio; Trillos no lo recuerda con exactitud. Se le preguntó cómo era posible que Chica conociera con dos días de antelación lo que La Prensa Gráfica publicaría y el espacio que le daría:

―Él (Chica) tiene una agencia de relaciones públicas y hace peticiones, me pide reuniones empresariales. Probablemente me he reunido con él. No recuerdo si me reuní por ese tema (la publicación del 17 de agosto de 2015). Puede ser que haya pedido la entrevista. No sé. Nos piden espacio Porfirio y otras agencias públicas. No recuerdo. Probablemente sí.

Trillos aseguró que este tipo de peticiones son normales en su trabajo, pero que nunca recibió dinero de parte de Chica ni le permitió inmiscuirse editorialmente. Trillos dice no saber por qué Chica se refería a él de esa manera en los mensajes al exfiscal.

―No sé cómo sabía que iba a salir la entrevista. A veces salen con anticipación encuestas de LPG Datos (la unidad de datos del medio). Nos molesta. No puedo controlar lo que digan las personas de mí. Si hay una prueba donde diga: aquí está donde Gabriel recibió dinero… Recibo a un montón de agencias de relaciones públicas. Porfirio (Chica) nos pide espacio para quienes trabaja. No solo a mí, a otros periodistas. Me ha pedido espacio para clientes, como mucha otra gente. A veces se dan los espacios; a veces, no ―respondió Trillos.

Casi dos meses después de que Martínez diera esas declaraciones a La Prensa Gráfica, el 6 de octubre de ese mismo año, el exfiscal invitó a Chica de nuevo al centro de escuchas telefónicas: "Venite centro de escuchas" (sic), escribió Martínez a las 9:20 de la mañana. "Si. Ahorita vamos con Geovani" (sic), respondió Chica.

Cuando se le mostraron esos mensajes, Chica volvió a alegar falta de memoria. Aseguró que no sabe dónde está el centro de escuchas telefónicas de la Fiscalía y aseguró que nunca ha ido.

―¿Por qué escribiste entonces “sí, ahorita vamos con Geovani”?

―No recuerdo. No conozco dónde está el centro de escuchas.

El último intercambio de mensajes entre Chica y el exfiscal Martínez data del 21 de diciembre de 2015. Ese día, el entonces alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, dijo en una conferencia de prensa que Martínez lo había chantajeado para que apoyara su reelección, razón por la cual Bukele amenazó con renunciar a su entonces partido político, el FMLN, si daban los votos para que Martínez siguiera en el cargo. El exfiscal mandó un mensaje de reclamo a Chica:

"Hey q paso. Me hicieron mierda a mi. Eso no se vale. Yo por pendejo y confiado" (sic), escribió a las 05:33 de la tarde del 21 de diciembre de 2015. "Puta. Q feo. Esto, q lamentable. Pero no entiendo a q llamada se refiere. Siempre estuvimos en control" (sic), le respondió Chica un minuto después. "Ya vale verga. Mira conferencia", insistió Martínez. "Ya la vi. Puta q gran pijazo" (sic), respondió de nuevo Porfirio Chica. "Coman mierda. Eso traición. Feliz navidad" (sic), cerró Martínez. El 5 de enero de 2016, apenas unas semanas después de ese mensaje, Douglas Meléndez fue electo como fiscal general, cargo que ocupó hasta enero de 2019.  

Chica dijo a El Faro que no sabe a qué traición se refirió Martínez. Ocho meses después de ese último mensaje, en agosto de 2016, el exfiscal Martínez fue capturado y ahora cumple una condena de cinco años de prisión por uso ilegal de escuchas telefónicas. Arrastra otros procesos judiciales por corrupción. Chica continúa en el negocio de la publicidad alrededor de políticos.

Chica ha seguido haciendo trabajo de asesoría de comunicación política. Exempleados suyos contaron a El Faro cómo trabajaron para él en la campaña electoral de Milena Mayorga, actual diputada de Arena, algo que Chica matiza: dice que solo se trató de una ayuda en una “crisis” de comunicaciones que Mayorga tuvo con el Ministerio de Salud. También la exfiscal de Guatemala y excandidata presidencial Thelma Aldana confirmó que Chica era una de las personas que la estuvo aconsejando en estrategia este año, aunque aclaró: “No tenemos ninguna contratación directa con él”. Chica también participó este mismo año en el diseño de la estrategia de comunicación de María Chichilco, ministra de Desarrollo Local del Gobierno de Bukele. El publicista lo confirma. Alega que ese trabajo también lo hizo gratis.

 

*Con reportes de Óscar Martínez y Carlos Martínez