Imprimir

Muere Ernesto Cardenal, el "poeta, sacerdote y revolucionario" de Nicaragua

AFP | El Faro

Ernesto Cardenal, "poeta, sacerdote y revolucionario", como se definió él mismo, murió este domingo a los 95 años, según confirmó la también poeta y asistente personal Luz Marina Acosta. Cardenal, una de las grandes figuras literarias de Centroamérica, fue un reconocido representante de la teología de la liberación y protagonista de la revolución sandinista.

ElFaro.net / Publicado el 1 de Marzo de 2020

El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal murió este domingo a los 95 años, a causa de un paro cardíaco, tras ser hospitalizado por cansancio y problemas respiratorios derivados de una descompensación generalizada, informó su asistente.

Ernesto Cardenal, poeta nicaragüense. Foto Inti Ocón (AFP).
 
Ernesto Cardenal, poeta nicaragüense. Foto Inti Ocón (AFP).

"Murió hoy, se nos fue en paz absoluta, no sufrió dolor", confirmó a la AFP Luz Marina Acosta, asistente desde hace más de 40 años de Cardenal, reconocido representante de la teología de la liberación y protagonista de la revolución sandinista. 

Cardenal había sido ingresado hace dos días al hospital con dificultades para respirar, y el sábado sus órganos comenzaron a fallar poco a poco, dijo su asistente.

El célebre escritor de obras como Hora Cero, El Evangelio de Solentiname y Oración por Marilyn Monroe y otros poemas, había celebrado 95 años el 25 de enero, rodeado de su familia, con buena salud e inmerso en la creación de nuevas obras.

"Murió como un pajarito, se apagó poco a poco", comentó Acosta, quien confió que el poeta dijo estar "listo" a las personas que estuvieron junto a él el sábado, antes de quedar inconsciente.

Poco después de su fallecimiento, el gobierno de Daniel Ortega decretó tres días de duelo nacional y anunció que "se sumará a las ceremonias de gratitud y despedida de este hermano nicaragüense" que hizo grandes aportes a la cultura. 

Fue un hombre "bendecido con dones y merecimientos que han puesto en alto el nombre de Nicaragua, y su propio nombre, desde sus aportes a la cultura universal y a la liberación" de Nicaragua, destacó el gobierno en una carta firmada por Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ortega y Cardenal fueron compañeros durante la lucha guerrillera del Frente Sandinista contra la dictadura somocista. Luego, Cardenal se distanció del líder sandinista por diferencias sobre la conducción política. Durante los últimos años, fue uno de sus principales detractores.

La escritora y poetisa nicaragüense Gioconda Belli también lo despidió con un mensaje en el que dijo que Cardenal se fue "después de una vida de entrega a la poesía y a la lucha por la libertad y la justicia".

Entre los últimos poemas de Cardenal están Con las puertas cerradas y Lo visible y lo invisible, que terminó de escribir la víspera de su cumpleaños.

El fallecimiento se produjo un año después de que el papa Francisco le revocara la "suspensión a divinis" que le aplicó el fallecido Papa Juan Pablo II por su militancia política con la pasada revolución sandinista (1979-1990).