Imprimir

"Me estoy volviendo loca"

Carlos Barrera

Van 39 días sin respuestas y tres pruebas negativas, así dice el cartel que una mujer muestra desde la ventana de su cuarto en el hotel Beverly Hills, en la urbanización Madreselva, que sirve como centro de cuarentena para personas que regresaron a El Salvador tras la primera semana de marzo, cuando ya se había establecido la norma de cuarentena obligatoria para todo aquel que llegara. En el hotel hay personas que han estado en encierro por 39 días, cuando la cuarentena que aceptaron a su entrada al país era de 30 días. Esta semana, han circulado en redes varios videos con personas en cuarentena en diferentes hoteles del país pidiendo que los saquen, que ya pasó su tiempo de encierro. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los pacientes con resultado positivo guarden una cuarentena de 15 días después de que los síntomas desaparezcan. Las personas del hotel gritan y escriben en papeles que ya les han hecho tres pruebas y, a pesar de eso, no los han enviado a sus casas. Un video circuló en Twitter la tarde de este viernes 17 de abril, difundido por la cuenta de la Telecorporación Salvadoreña (TCS). El presidente Nayib Bukele reaccionó en la misma red social diciendo que "dejarlos salir sería esparcir el virus". En el video, aparece una nota que alguno de los que guarda cuarentena lanzó desde la ventana en forma de avioncito. Bukele escribió que "los papeles y el avioncito muy probablemente estaban infectados con COVID19. Si (quien tomó la nota) se tocó la cara antes de lavarse las manos, tenemos un potencial contagiado que podría contagiar a más gente y estos a sus familiares". Tras el tuit de Bukele, TCS borró el video de su cuenta. Algunas personas se asoman por las pequeñas ranuras de las ventanas del Beverly Hills y gritan con desesperación, aseguran que nadie les da información, otros lloran y piden ver a sus familiares, que se respeten sus derechos humanos. El hotel es custodiado por dos policías que montan guardia en turno de ocho horas. Desde una de las ventanas, se escuchó la voz de una mujer: "Nadie nos ha dicho hasta cuando nos vamos a ir. Ya estoy desesperada. Me estoy volviendo loca".

ElFaro.net / Publicado el 17 de Abril de 2020