Imprimir

Cerco militar a La Libertad

Víctor Peña

Un cerco militar se tomó las calles del casco urbano del municipio de La Libertad y se extendió sobre la carretera Litoral, bloqueando el comercio de alimentos que beneficia a más de 65 mil habitantes, y otros miles más provenientes de tres municipios aledaños. Comandados por el ministro Francisco Merino Monroy, elementos de la Fuerza Naval, de la Fuerza de Tarea Vulcano y del Regimiento de Caballería fueron desplegados desde desde la noche del viernes 17 de abril, por órdenes del presidente Nayib Bukele. El operativo estará vigente por 48 horas.

El bloqueo al Puerto de La Libertad, como se le conoce popularmente a una de las zonas turísticas más importantes del país, contraría la Ley de emergencia aprobada por la Asamblea Legislativa. La instalación de cordones sanitarios está contemplada en el artículo 2 de dicha ley, que faculta al Ministerio de Salud para tomar acciones necesarias para prevenir el riesgo de brotes o contagios de COVID-19 previamente detectados. En el municipio de La Libertad, sin embargo, no hay casos detectados hasta la fecha. El argumento detrás del cordón sanitario, según la Secretaría de Prensa, fue porque los habitantes de la zona violentaron la cuarentena domiciliar obligatoria.

El cerco militar tomó por sorpresa a los habitantes, que no pudieron salir a abastecerse el sábado 18. La medida del Ejecutivo también contraría los fallos de la Sala de lo Constitucional que protegen la libre circulación de los habitantes para el comercio y abastecimiento de alimentos, y que además prohíben detenciones arbitrarias. En la tarde del sábado, el fiscal general Raúl Melara realizó una inspección en el municipio para verificar supuestos abusos de autoridad. Un jefe militar se negó a dar información sobre el operativo; y un policía de la zona le dijo que no habían recibido ningún documento legal que respalde el cerco sanitario. Según el Policía, recibieron órdenes de prohibir la salida de personas incluso si van a comprar medicinas, salvo que sea de “máxima urgencia”.

*Con reportes de Carlos Martínez

ElFaro.net / Publicado el 18 de Abril de 2020

Pescadores a la deriva. Nueve lanchas con pescadores a bordo quedaron varados a escasos metros del muelle,  custodiados por la Fuerza Naval. Salieron a pescar el día previo al establecimiento del cerco militar. Desde las siete de la mañana, los militares hacían un registro de los que regresaban de la pesca antes de autorizarlos subir al muelle.
 
Pescadores a la deriva. Nueve lanchas con pescadores a bordo quedaron varados a escasos metros del muelle,  custodiados por la Fuerza Naval. Salieron a pescar el día previo al establecimiento del cerco militar. Desde las siete de la mañana, los militares hacían un registro de los que regresaban de la pesca antes de autorizarlos subir al muelle.

 

 

La noche del viernes 17 de marzo, La Fuerza Armada estableció un cordón militar para impedir el libre tránsito en el Puerto de La Libertad y garantizar que los habitantes respetaran la cuarentena domiciliar, según la Presidencia. El primer retén bloqueó por completo el acceso a la ciudad con una Humvee militar y más de diez soldados.
 
La noche del viernes 17 de marzo, La Fuerza Armada estableció un cordón militar para impedir el libre tránsito en el Puerto de La Libertad y garantizar que los habitantes respetaran la cuarentena domiciliar, según la Presidencia. El primer retén bloqueó por completo el acceso a la ciudad con una Humvee militar y más de diez soldados.

 

 

El cerco militar desconectó el abastecimiento y comercio de víveres para pobladores de cuatro municipios. La carretera Litoral cruza toda la ciudad hasta conectar con las playas más populares del departamento de La Libertad. En esta arteria, Ejército y Policía montaron un operativo hasta la entrada de los municipios de Talnique, Tamanique y Jicalapa, los pueblos de la Cordillera del Bálsamo. Cada fin de semana, sus habitantes llegan al Puerto para hacer el mercado. Este sábado, nadie salió a comprar víveres en la zona, una práctica que ha sido protegida por la Sala de lo Constitucional.
 
El cerco militar desconectó el abastecimiento y comercio de víveres para pobladores de cuatro municipios. La carretera Litoral cruza toda la ciudad hasta conectar con las playas más populares del departamento de La Libertad. En esta arteria, Ejército y Policía montaron un operativo hasta la entrada de los municipios de Talnique, Tamanique y Jicalapa, los pueblos de la Cordillera del Bálsamo. Cada fin de semana, sus habitantes llegan al Puerto para hacer el mercado. Este sábado, nadie salió a comprar víveres en la zona, una práctica que ha sido protegida por la Sala de lo Constitucional.

 

 

La Fuerza Armada se tomó todas las calles del casco urbano del municipio de La Libertad, en el que habitan más de 35 mil personas. En cada esquina había dos soldados o más. En la imagen, una cuadrilla patrulla las instalaciones del mercado municipal, en las primeras horas del sábado 18 de abril.
 
La Fuerza Armada se tomó todas las calles del casco urbano del municipio de La Libertad, en el que habitan más de 35 mil personas. En cada esquina había dos soldados o más. En la imagen, una cuadrilla patrulla las instalaciones del mercado municipal, en las primeras horas del sábado 18 de abril.

 

 

A este hombre no lo dejaron avanzar sobre la 1 Avenida Norte. Había caminado cien metros cuando un grupo de militares lo detuvo. Después de una pequeña conversación, volvió a su casa, ubicada en las inmediaciones del mercado municipal.
 
A este hombre no lo dejaron avanzar sobre la 1 Avenida Norte. Había caminado cien metros cuando un grupo de militares lo detuvo. Después de una pequeña conversación, volvió a su casa, ubicada en las inmediaciones del mercado municipal.

 

 

Entre las calles solitarias, algunos habitantes se asomaban a sus puertas. Preguntaban por tiendas o supermercados abiertos. La decisión del Gobierno tomó a los habitantes por sorpresa. Nadie esperaba despertar con una ciudad sitiada.
 
Entre las calles solitarias, algunos habitantes se asomaban a sus puertas. Preguntaban por tiendas o supermercados abiertos. La decisión del Gobierno tomó a los habitantes por sorpresa. Nadie esperaba despertar con una ciudad sitiada.

 

 

Este lugareño intentó salir de su colonia con el argumento, papeles en mano, de ir a recoger productos de consumo al muelle. La Ley de emergencia aprobada por la Asamblea Legislativa avalan el libre tránsito para abastecer de alimentos a las familias. En La Libertad, sin embargo, esta ley se rompió este sábado 18.  Los militares no lo dejaron pasar. Una mujer denunciaba que su camión con bananos estaba parqueado en su vivienda y necesitaba llevarlo al mercado La Tiendona de San Salvador. Quienes se dedican al abastecimiento de alimentos también tienen paso libre, pero los militares no escucharon razones de la mujer. En otro caso, sí lo hicieron:  Al fondo de este pasaje, un hombre gritaba: “¡Ey, panadero, apurate con el pan!”. El panadero, que se topó con este retén en la entrada de la colonia Los Filtros, sí pudo entrar a vender sus productos.
 
Este lugareño intentó salir de su colonia con el argumento, papeles en mano, de ir a recoger productos de consumo al muelle. La Ley de emergencia aprobada por la Asamblea Legislativa avalan el libre tránsito para abastecer de alimentos a las familias. En La Libertad, sin embargo, esta ley se rompió este sábado 18.  Los militares no lo dejaron pasar. Una mujer denunciaba que su camión con bananos estaba parqueado en su vivienda y necesitaba llevarlo al mercado La Tiendona de San Salvador. Quienes se dedican al abastecimiento de alimentos también tienen paso libre, pero los militares no escucharon razones de la mujer. En otro caso, sí lo hicieron:  Al fondo de este pasaje, un hombre gritaba: “¡Ey, panadero, apurate con el pan!”. El panadero, que se topó con este retén en la entrada de la colonia Los Filtros, sí pudo entrar a vender sus productos.

 

 

Los negocios frente al mar han permanecido cerrados desde que inició la emergencia. Las medidas del Gobierno en esta ciudad también paralizaron la pesca artesanal este fin de semana.
 
Los negocios frente al mar han permanecido cerrados desde que inició la emergencia. Las medidas del Gobierno en esta ciudad también paralizaron la pesca artesanal este fin de semana.

 

 

“Ahorita nadie debe andar trabajando. No los quiero volver a ver en la calle”, dijo un militar a dos panaderos y dos pescadores que circulaban cerca de un retén ubicado sobre la 1 Avenida Norte. Los retuvieron durante 15 minutos y luego los liberaron. Consultado por este tipo de detenciones, censuradas por la Sala de lo Constitucional y la Procuraduría de Derechos Humanos, el militar dijo:  “No vamos a detener a nadie. No tenemos autorización de nada, solo hay que hacer ‘presioncita’”. El militar añadió que patrullaban para “garantizar” que todos los habitantes del municipio permanecieran en sus casas.
 
“Ahorita nadie debe andar trabajando. No los quiero volver a ver en la calle”, dijo un militar a dos panaderos y dos pescadores que circulaban cerca de un retén ubicado sobre la 1 Avenida Norte. Los retuvieron durante 15 minutos y luego los liberaron. Consultado por este tipo de detenciones, censuradas por la Sala de lo Constitucional y la Procuraduría de Derechos Humanos, el militar dijo:  “No vamos a detener a nadie. No tenemos autorización de nada, solo hay que hacer ‘presioncita’”. El militar añadió que patrullaban para “garantizar” que todos los habitantes del municipio permanecieran en sus casas.

 

 

German Chávez lleva 40 días sin trabajo y sin ingresos. De 32 años, laboraba en el estacionamiento de un restaurante a la orilla del mar, en el Puerto de La Libertad. Asegura que no fue beneficiado con el subsidio de 300 dólares que el Gobierno otorgó a los afectados por la pandemia. 
 
German Chávez lleva 40 días sin trabajo y sin ingresos. De 32 años, laboraba en el estacionamiento de un restaurante a la orilla del mar, en el Puerto de La Libertad. Asegura que no fue beneficiado con el subsidio de 300 dólares que el Gobierno otorgó a los afectados por la pandemia.