Imprimir

Policías antimotines y traslados para los que denuncian centros de contagio

Carlos Barrera, Víctor Peña y Jimmy Alvarado

El lunes 4 de mayo, dos nuevas protestas en dos centros de contención habilitados por el Gobierno evidenciaron, de nuevo, los incumplimientos del Ejecutivo con los derechos de los retenidos y con los fallos de la Sala de lo Constitucional, que le obligan a dar información oportuna sobre los estados de salud de los confinados. Los detenidos amenazaron con romper los cordones de seguridad para denunciar los atropellos que sufren en los centros de cuarentena.  

Tras 41 días de encierro, un centenar de personas llevaron a cabo una protesta para exigir información sobre su fecha de salida de los centros de contención habilitados en el Instituto Nacional de los Deportes (INDES) y en el edificio Gamaliel. Los líderes de la protesta denunciaron que llevan más de 30 días confinados, una medida que rompe con los parámetros establecidos por Salud en sus “Lineamientos técnicos para el manejo de personas en cuarentena en centros de contención”. Denuncian que a la fecha nos les han permitido regresar a sus hogares, que no les han dado explicaciones y haber estado expuestos al virus en esos centros de contención. 

La misma mañana, más de 70 detenidos en el edificio Gamaliel, propiedad del Tabernáculo Bíblico Bautista, también amenazaban con salir de las instalaciones. Denunciaban la extensión de los días por parte del Ministerio de Salud, además de no recibir información certera sobre las últimas pruebas que les realizaron. Este lugar ya reportaba algunas denuncias de violaciones a derechos humanos, luego de que un grupo de jóvenes que se presentaron como pandilleros se emborracharon al mezclar alcohol gel con agua y ultrajaron a otros retenidos sin que la Policía interviniera. Los retenidos en este centro fueron reubicados a la medianoche del martes 5 de mayo. 

En el INDES, desde el 2 de mayo hubo protestas pacíficas para demandar los resultados de sus pruebas de Covid-19, luego de que el 29 de abril se reportara un caso positivo de una persona albergada en esas instalaciones. Un día después, Salud hizo  la prueba PCR del Covid-19 a todas las personas detenidas, pero hasta la fecha las autoridades no han dado a conocer esos resultados. Un centenar de personas caminó hacia el pasillo del Palacio de los Deportes que conduce hacia el parqueo y exigieron una reunión con los las autoridades que dirigen el centro de contención. Dos personas albergadas en ese lugar relataron a El Faro que representantes de la Policía Nacional Civil ofrecieron a los manifestantes darles más información el lunes a las 8:00 a.m.

El doctor Nelson Zamora, uno de los encargados del recinto, dijo a El Faro que no podía dar información sobre por qué continuaban retenidas esas personas, a pesar de que ya cumplieron el plazo de los 30 días. “Esa respuesta solo se la puede dar el nivel central del Ministerio de Salud”, dijo. 

El domingo 3 de mayo, los albergados denunciaron que una persona salió de Indes a solicitud de la Embajada de Estados Unidos. “No fue un egreso sino un traslado a otro centro de contención, al Hotel Holiday”, dijo Zamora, quien señaló que el traslado fue a solicitud de la Embajada. “Nuestro apoyo no ha incluido solicitudes de trato especial para ciudadanos estadounidenses en centros de contención.  La decisión del traslado de personas, incluyendo la de ciudadanos de EE.UU., de un centro a otro, es exclusivamente hecho por El gobierno de El Salvador”, contestó el 3 de mayo un vocero de la Embajada de Estados Unidos.

ElFaro.net / Publicado el 5 de Mayo de 2020

Un grupo de personas que guardan cuarentena en el INDES se manifiesta ante la prensa en la entrada de ese centro a principios de mayo. Reclamaban llevar más de 30 días encerrados y no tener explicación de parte de las autoridades. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
Un grupo de personas que guardan cuarentena en el INDES se manifiesta ante la prensa en la entrada de ese centro a principios de mayo. Reclamaban llevar más de 30 días encerrados y no tener explicación de parte de las autoridades. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

 

 

 

El lunes 4 de mayo, los detenidos en el edificio Gamaliel, propiedad del Tabernáculo Bíblico Bautista, denunciaban que las autoridades de Salud habían extendido los días de su cuarentena sin darles explicación. “Nos han engañado. Dijeron que estaríamos 15 días, apareció un caso positivo y nos retuvieron otros 15 días”, gritaban desde las ventanas de ese edificio. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
El lunes 4 de mayo, los detenidos en el edificio Gamaliel, propiedad del Tabernáculo Bíblico Bautista, denunciaban que las autoridades de Salud habían extendido los días de su cuarentena sin darles explicación. “Nos han engañado. Dijeron que estaríamos 15 días, apareció un caso positivo y nos retuvieron otros 15 días”, gritaban desde las ventanas de ese edificio. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

En horas del mediodía, agentes de la Unidad Anti Motines (UMO) rodearon el edificio. La madre de un detenido lloraba muy cerca del cordón policial, mientras se escuchaban los insultos entre policías y un grupo de jóvenes, a través de una transmisión en vivo grabada desde el interior del edificio. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
En horas del mediodía, agentes de la Unidad Anti Motines (UMO) rodearon el edificio. La madre de un detenido lloraba muy cerca del cordón policial, mientras se escuchaban los insultos entre policías y un grupo de jóvenes, a través de una transmisión en vivo grabada desde el interior del edificio. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

Un autobús con personas detenidas por supuestamente violar la cuarentena sale desde el edificio Gamaliel, en la capital, hacia San Miguel, a donde un grupo fue trasladado. No les dieron explicación alguna. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Un autobús con personas detenidas por supuestamente violar la cuarentena sale desde el edificio Gamaliel, en la capital, hacia San Miguel, a donde un grupo fue trasladado. No les dieron explicación alguna. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

“Nosotros estamos a favor de cumplir la cuarentena, pero bajo condiciones idóneas. No hay condiciones aquí para poder estar. Estamos pidiendo que se nos escuche. Vamos a seguir manifestándonos de forma pacífica”, dijo uno de los retenidos del INDES. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
“Nosotros estamos a favor de cumplir la cuarentena, pero bajo condiciones idóneas. No hay condiciones aquí para poder estar. Estamos pidiendo que se nos escuche. Vamos a seguir manifestándonos de forma pacífica”, dijo uno de los retenidos del INDES. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

Según los conductores de los autobuses que trasladaron a los recluidos en Gamaliel, a ellos no les avisan el destino de las personas. En algunos casos, les comunican la ruta de último momento.. ''Es cuestión de protocolos, pero es bien cansado esperar por horas sin saber si vamos a ir lejos de la ciudad'', dijo uno de los conductores a El Faro. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
Según los conductores de los autobuses que trasladaron a los recluidos en Gamaliel, a ellos no les avisan el destino de las personas. En algunos casos, les comunican la ruta de último momento.. ''Es cuestión de protocolos, pero es bien cansado esperar por horas sin saber si vamos a ir lejos de la ciudad'', dijo uno de los conductores a El Faro. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

 

 

 

Alrededor de 70 detenidos gritaban desde los tres niveles del parqueo del Tabernáculo. “¡Tenemos familia! ¡No hemos salido positivo, pero no nos sacan! ¡Hace cinco días nos hicieron pruebas y dijeron que hay dos positivos, pero nadie ha venido a hacer inspecciones sobre esos casos!”, decían. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Alrededor de 70 detenidos gritaban desde los tres niveles del parqueo del Tabernáculo. “¡Tenemos familia! ¡No hemos salido positivo, pero no nos sacan! ¡Hace cinco días nos hicieron pruebas y dijeron que hay dos positivos, pero nadie ha venido a hacer inspecciones sobre esos casos!”, decían. Foto de El Faro: Víctor Peña.

 

 

 

El último autobús llegó a las 12:00 a.m. para trasladar a los retenidos que aún quedaban en el lugar. El desalojo del edificio Gamaliel duró más de cuatro horas. Las más de 200 personas que guardaban cuarentena obligatoria en el lugar fueron trasladadas hacia otro recinto aún no especificado por las autoridades. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
 
El último autobús llegó a las 12:00 a.m. para trasladar a los retenidos que aún quedaban en el lugar. El desalojo del edificio Gamaliel duró más de cuatro horas. Las más de 200 personas que guardaban cuarentena obligatoria en el lugar fueron trasladadas hacia otro recinto aún no especificado por las autoridades. Foto de El Faro: Carlos Barrera.