Imprimir

Fallece el “comandante Cero”, operador político del régimen orteguista

Iván Olivares | Confidencial

Edén Pastora Gómez, de 83 años, conocido como el ‘comandante Cero’, falleció este 16 de junio en el Hospital Militar, confirmaron fuentes vinculadas a su familia a Confidencial. Pastora era uno de los pocos comandantes al servicio del régimen orteguista que tuvieron algún protagonismo histórico en el derrocamiento de Somoza en 1979. 

ElFaro.net / Publicado el 16 de Junio de 2020

Edén Pastora Gómez, de 83 años, conocido como el ‘comandante Cero’, falleció a la 1:18 de la madrugada de este 16 de junio en el Hospital Militar, confirmaron fuentes vinculadas a su familia, luego de padecer durante varios días una afección respiratoria agravada por la crisis sanitaria de covid-19, que en Nicaragua se encuentra en una fase de contagio local comunitario.

Comandante guerrillero en la lucha contra la dictadura de Somoza en los años setenta del siglo pasado y enemigo acérrimo del FSLN en la contrarrevolución basada en Costa Rica en los años ochenta, Pastora se convirtió en un operador político incondicional a Daniel Ortega desde su retorno al poder en 2007, tras fracasar políticamente como candidato presidencial.

Edén Pastora era uno de los pocos comandantes al servicio de la nueva dictadura de Ortega que tuvieron algún protagonismo histórico en el derrocamiento de Somoza en 1979, primero como jefe del operativo guerrillero que asaltó el Congreso de Somoza el 22 de agosto de 1978, y después como jefe militar del Frente Sur ‘Benjamín Zeledón’ en 1979.

Apoyo a la matanza de abril 2018

Durante la protesta cívica de 2018, conocida como la Rebelión de Abril, que fue reprimida con violencia policial y paramilitar por Ortega, provocando más de 300 muertos, Pastora respaldó abiertamente la represión y dijo, durante la celebración del 40 aniversario de la toma del Palacio Nacional, que debieron esperar 55 días para que Ortega les diera la “seña” para atacar abiertamente a los ciudadanos, con armamento de guerra, cuando les dijo “que (sus detractores) eran asesinos y allí empezó” el despliegue de las bandas paramilitares en la llamada ‘Operación Limpieza’.

La mañana de ese mismo día, como defensor de las políticas del régimen, Pastora había comparecido a la Revista En Vivo, del oficialista Canal 4, para atacar de forma virulenta a los obispos de la Iglesia católica.

“Cuando la Policía llegó a liberar Jinotepe, se pudieron ir 300 camioneros que estaban secuestrados, y yo no vi a ningún obispo ir a llorar ahí, ¡ah, pero a Masaya fueron a llorar! Y cuando tenían secuestrado al pueblo de Masaya, y tenían rodeada a la Policía de Masaya, y les disparaban y llegaban a insultarlos con micrófonos ¿por qué no fueron a llorar ustedes ahí?”, cuestionó.

“Hipócritas, satánicos, diabólicos… No se imagina el papa el daño que estos obispos le han hecho a la Iglesia católica y al pueblo de Nicaragua”, exclamó.

“¿Qué van a hacer estos satánicos obispos que llamaron a la guerra, que llamaron al golpe, a la destrucción de Nicaragua, en nombre de Dios?… Lo que han hecho es un crimen sin nombre en la historia de Nicaragua… de cristianos no tienen un ápice. Cristo se va bajar de la cruz, se va a sacar los clavos, y los va a patear en la Iglesia”, argumentó.

La noche de ese mismo día, le dijo a Camilo Egaña, de CNN, que él había oído “a los obispos, en el púlpito, llamando a la guerra”.

“Aquí hay obispos buenos: Sándigo en Chontales; el de León… sacerdotes cristianos, pero hay obispos perversos, que parece que vienen del averno, inspirados por Satanás. Me siento muy resentido con estos obispos que están echando a perder el catolicismo”, aseveró.

Consultado por el periodista, el exguerrillero calificó a Monseñor Silvio Báez como “un obispo satánico… inspiraron a muchos a la guerra, al odio, a la tortura y al crimen: él; el obispo Mata, de Estelí, y Álvarez, de Matagalpa”.

Un desastre diplomático y ambiental

Su cargo público como delegado por la presidencia de Ortega para el dragado del Río San Juan, estuvo marcado por la controversia internacional, cuando en 2010 incursionó a dragar un caño en la zona de Harbour Head, provocando una demanda internacional hasta que en 2015 la Corte Internacional de Justicia de La Haya determinó, que le pertenecen a Costa Rica.

En 2016, el Gobierno de Costa Rica demandó una indemnización de seis millones de dólares a Nicaragua por los daños medioambientales que Pastora habría causado al dragar la zona de Isla Portillos y afectar zonas verdes y humedales costarricenses.

Casi 21 meses después, la Corte ordenó que Nicaragua debía pagar 378 890 dólares a Costa Rica, costo que se sumó a un estimado de un millón de dólares que debió costar el proceso judicial.

El dragado de diversos tramos del Río San Juan, incluso pasando por sobre las medidas cautelares dictadas por la Corte Internacional de Justicia mientras se dilucidaba la acusación costarricense en contra de Nicaragua, fue señalado como una de las razones por las que la Corte otorgó la mayor parte de las demandas del vecino país, y le concedió la soberanía del territorio en disputa.

Pastora se defendió diciendo “soy un soldado, cumplí órdenes”, a la vez que aseguraba que seguiría dragando el río, si Ortega se lo ordenaba una vez más.

En 2017 fue señalado de extraer madera de la Reserva Indio Maíz, sin tener el correspondiente permiso del Gobierno Territorial Rama Kriol, aunque él se defendió argumentando que sí lo tenía.

Candidato presidencial en 2006

En 2006, el comandante ‘Cero’ participó en esa justa electoral, como candidato a la presidencia de la República con la organización ‘Alternativa por el Cambio’ (AC), donde sacó 0.27% de los votos, y cero diputados.

No era su primera incursión en unas elecciones. Diez años antes, el Consejo Supremo Electoral le había inhibido de participar en los comicios de 1996, como candidato presidencial por el Movimiento de Acción Democrática (MAD), debido a su doble nacionalidad como nicaragüense y costarricense.

Seis años antes, Edén Pastora también había incursionado en la búsqueda de votos, cuando apoyó al Partido Social Cristiano (PSC) en la campaña electoral de 1990, donde se eligió a Violeta Barrios de Chamorro, candidata por la Unión Nacional Opositora (UNO), como la primera presidenta de Nicaragua, lo que marcó el retorno a la democracia en el país.

¿Por cuánto vendiste tu carnet?

El guerrillero había regresado al país en el contexto de esa justa electoral, luego que en 1981 renunció al Frente Sandinista y a cargo de viceministro de Defensa en el gobierno revolucionario, por lo que fue declarado traidor, y se montó una campaña propagandística en contra suya en la que al ahora fallecido comandante Tomás Borge, le preguntaba por cuánto dinero había vendido su carnet de militante del FSLN.

Después de viajar a Panamá, Pastora se trasladó a Costa Rica, donde fundó la organización contrarrevolucionaria Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE) que se estableció en parte del territorio costarricense para lanzar operaciones armadas en contra del entonces denominado Ejército Popular Sandinista.

El 30 de mayo de 1984, mientras daba una conferencia de prensa en La Penca, en la ribera del río San Juan, Edén Pastora resultó herido al sufrir un atentado con una bomba colocada por agentes de la contrainteligencia del gobierno sandinista, en el que murieron once personas, entre ellos varios periodistas.

Dos años después, anunciaba su decisión de abandonar la lucha armada contra sus antiguos camaradas sandinistas, luego que el Gobierno de Estados Unidos le negara asistencia económica y militar, por lo que varios de sus comandantes decidieron seguir en la lucha militar, apoyando a la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN).

Pastora regresó a la pesca, que era su antigua ocupación de civil.

“Operación Chanchera”: Muerte al Somocismo

El 22 de agosto de 1978, el guerrillero Edén Pastora dirigió la toma del Palacio Nacional, en un operativo conocido como ‘Operación Chanchera’. A partir de ese momento, comenzó a ser conocido por su denominación en ese operativo, que era ‘comandante Cero’, mientras se designaba a sus dos lugartenientes Hugo Torres y Dora María Téllez, como ‘Uno’ y ‘Dos’, respectivamente.

La ‘Operación Chanchera’ fue un éxito político porque el comando sandinista de 25 miembros, pudo capturar a todos los legisladores que estaban presentes en ese momento en el parlamento, así como a dos familiares de Anastasio Somoza Debayle: su primo Luis Pallais Debayle, presidente de la Cámara de Diputados, y su sobrino, el diputado José Somoza Abrego.

El dictador Somoza tuvo que liberar a 50 prisioneros sandinistas, entregar medio millón de dólares a los rebeldes, y publicar un extenso manifiesto que se imprimió en los diarios del país, incluido Novedades, propiedad del tirano, además de ser leído en cadena nacional de radio y televisión.

En 1979, Edén Pastora fue el jefe militar del Frente Sur “Benjamín Zeledón”, uno de los flancos desde donde el Frente Sandinista de Liberación Nacional, hizo la guerra a la dictadura de Somoza. Pastora era parte de la tendencia ‘Tercerista’ o ‘Insurreccional’, antes que se unieran las tres tendencias del FSLN.

En su última comparecencia abogó por relevo de Ortega 

En su última comparecencia pública, el 11 de noviembre de 2019, día en que Daniel Ortega cumplía 74 años de edad, Pastora demandó en un programa oficialista de televisión, que el Frente Sandinista debería reactivar el Congreso Sandinista, para seleccionar al candidato que habrá de relevar a Ortega, sin mencionar a la actual vicepresidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo.

“Yo recomendaría”, dijo Pastora, que ese Congreso “nos diga cuál va a ser el próximo candidato, nuestro próximo dirigente, cuando a nuestro comandante Dios le mande cualquier fatalidad, un derrame cerebral, una enfermedad grave, una vejez dentro de diez o doce años, una muerte segura”.

Edén Pastora nació en Ciudad Darío, 15 de noviembre de 1936, y falleció en Managua el 16 de junio de 2020 a la edad de 83 años.

La versión original de este artículo fue publicada en Confidencial.