Imprimir

Un desafío a lo que creemos saber

Héctor Lindo Erik Ching José Luis Sanz

ElFaro.net / Publicado el 12 de Junio de 2020

Vuelve El Faro Académico. Después de una pausa de casi dos años, regresa a las páginas de El Faro el trabajo y las ideas de decenas de centroamericanistas en una sección deliberadamente provocadora, que se empeña en mirar fijamente al presente y pasado de El Salvador y Centroamérica para desafiar lo que creemos saber sobre nosotros.

En medio de esta crisis global de mil caras, El Faro Académico tendrá, además, el desafío de ayudarnos a repensarnos, no solo frente a la pandemia, sino de cara a eso que ya se ha bautizado como “la nueva normalidad”.

Es oportuno compartir apuntes sobre los objetivos de esta sección y los principios sobre los que se construye. El Faro Académico será un puente entre la “torre de marfil” y la plaza pública, entre las conferencias en simposios universitarios y las conversaciones en las reuniones de amistades y trabajo. Los documentos y textos que a partir de hoy publicaremos cada quince días, extractos o resúmenes de artículos o capítulos de libro sobre temas salvadoreños y centroamericanos, provendrán de journals académicos y de fuentes editoriales que garanticen su calidad. Además, publicaremos con regularidad fuentes documentales que aporten nueva información y enfoques para debate.

El diálogo sobre los problemas nacionales y regionales debe sostenerse en la investigación y reflexión sostenidas. Queremos ser un antídoto, o un refugio, frente a la inmediatez irreflexiva de los tuits y los exabruptos varios que dominan las redes sociales y desde ahí parecen haber invadido nuestra forma de conversar.

El calificativo de “académico” en el título de la sección no contiene pretensiones de infalibilidad ni es pronóstico de lenguajes oscuros. Tiene solo que ver con una forma de aproximarse a la realidad, de acuerdo con estándares establecidos por las diferentes disciplinas en un contexto universitario.

El trabajo académico es, a fin de cuentas, argumento. Las investigaciones que se publican en forma de artículo o libro en el contexto universitario son parte de un diálogo continuo en el que se contrastan evidencias, metodologías y teorías en búsqueda permanente de comprender realidades que se conocen complejas. Con ese mismo principio, las entregas de El Faro Académico traerán a la conversación investigaciones o hallazgos que no pretenden ser una verdad última, pero que se han llevado a cabo con rigor y presentan argumentos respetados por sus pares y enriquecedores para la mirada general.

Como ya hacía en sus etapas anteriores, esta sección dará espacio a trabajos en una amplia variedad de disciplinas. Sin cerrar los ojos a lo que sucede, la selección de temas no confundirá la relevancia con las preocupaciones del momento. Vemos a El Salvador como un campo de estudio en todas sus facetas y todos sus tiempos; daremos tanta importancia a problemáticas actuales como la gobernabilidad, la seguridad ciudadana, la salud pública y la impunidad, como a temas permanentes como expresiones culturales, historia o arqueología. Así, colocaremos en la agenda nacional la discusión de tópicos frecuentemente ignorados, como la diversidad sexual o los asaltos contra la memoria histórica, dándoles una dimensión que a veces el pulso político distorsiona o reduce.

Uno de nuestros objetivos es presentar al público escritos originalmente publicados fuera del país o el istmo, no siempre en castellano, que son de interés general, pero de muy difícil acceso. Mucha de la investigación que realizan académicos fuera de Centroamérica suele quedar relegada del conocimiento y debate en nuestros países. Las publicaciones de El Faro Académico tratarán de romper esa frontera. Y otras. Por eso incluirán tanto a autores nacionales como extranjeros.

Por último, y como ha sucedido desde que nació esta sección, para establecer los estándares y cubrir mayor variedad de temas solo publicaremos trabajos que originalmente recibieron evaluación y aprobación de pares académicos en su respectiva disciplina. Igual que los aportes de El Faro Académico no serán los de una sola persona, no responderán al filtro o la intención de una sola persona.

Con el tiempo esperamos consolidar de nuevo, y expandir, el interés del público por argumentos fundamentados en investigaciones serias que satisfacen los estándares más altos. Si tenemos algún éxito, contribuiremos a promover un diálogo sereno y bien informado sobre los principales problemas que afectan a nuestro país y a Centroamérica. Bienvenidos a ser parte de él.