Imprimir

La satisfacción de un rescate

Víctor Peña

Cuerpos de socorro trabajaron cincuenta horas en la búsqueda de la familia Melara Salamanca. Desde la mañana del miércoles 3, rescatistas, militares, policías y bomberos escudriñaron los escombros de una vivienda sepultada por un alud. La lluvia forzó a detener las labores de rescate en varias ocasiones. El mediodía del viernes 5, encontraron, entre el lodo, los cuerpos, siete cadáveres. Un logro agridulce. Los rescatistas habían llegado al lugar solo 15 minutos después de la tragedia, desde el barrio Santanita, en San Salvador y desde Santa Tecla, San Martín, Mejicanos y Lourdes, del municipio de Colón. “Nadie de mis compañeros recibe ningún sueldo por estar acá", dice Wílber Grande, jefe de rescate de Cruz Verde Salvadoreña. "Nuestra satisfacción es que alguien nos diga gracias. Yo me retiro satisfecho por la labor, agradecido con mis compañeros, alegre, porque rescatamos los cuerpos de la familia”. Desaparecidos que ya no lo son. Muertes que la familia podré velar. En la imagen, un grupo de jóvenes voluntarios de Cruz Verde Salvadoreña muestra su satisfacción por haber cumplido una misión más.

ElFaro.net / Publicado el 5 de Junio de 2020