Imprimir

Una empresa con cinco años de contratos públicos a la sombra del ministro de Seguridad

Efren Lemus Gabriel Labrador Nelson Rauda

En 2017, Rogelio Rivas, asesor del entonces alcalde Nayib Bukele, tenía una oficina en el mismo lugar donde operaba Rivas Franco Consultores, la empresa que ganó sin licitar 212 contratos en la Alcaldía de San Salvador. Dos años después, tras su nombramiento como ministro, Rivas contrató al fundador de la empresa como asesor, pese a que no tiene ninguna experiencia en asuntos de seguridad pública. La empresa, mientras tanto, ha ganado $2.6 millones en ANDA y una de las personas que adjudicó el contrato es la hermana del ministro Rivas, nombrada directora de la Junta de Gobierno de la autónoma.

ElFaro.net / Publicado el 31 de Julio de 2020

Esta es la historia de cómo los asuntos laborales y empresariales del ministro de Justicia y Seguridad, Rogelio Eduardo Rivas Polanco, y del empresario Rudel Jesús Antonio Franco Duarte han seguido el mismo derrotero. Hace 12 años, el empresario Franco contrató como ejecutivo de sus empresas a Rivas; y, ahora que Rivas dirige el Ministerio, ha contratado a Franco, de 49 años, como asesor, pese a que no tiene experiencia laboral en temas de seguridad pública. Y mientras Franco trabaja de cerca con el ministro, una empresa que fundó, dirigió y que ahora es dirigida por un familiar suyo ha ganado un contrato en la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) por $2.6 millones. El dato tendría menor relevancia si no fuera porque una hermana del ministro Rivas votó en ANDA a favor de adjudicar el contrato y si este nuevo contrato no fuera solo uno más de los que Franco ha ganado a medida que Rivas ha escalado en su carrera de funcionario público.

En 2008, Franco fundó dos empresas: Rocas y Casas, dedicada a la producción de cerámica no estructural; y Rivas Franco Consultores, cuyo rubro es la supervisión de obras. El ministro Rivas trabajó como coordinador de proyectos y director ejecutivo de esas empresas desde el 2008 hasta inicios del 2011. Luego, el 21 de marzo de 2011, Rivas comenzó una vertiginosa carrera política: director de la Junta de Gobierno de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), gobernador de San Salvador, asesor del entonces alcalde Nayib Bukele, presidente del Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (ISDEM) y, por último, ministro de Justicia y Seguridad Pública.

Distanciados aparentemente desde 2011, los caminos del empresario Franco y del ministro Rivas volvieron a acercarse en dos ocasiones tras que Bukele ganó la Alcaldía de San Salvador. Por un lado, el ministro Rivas fue contratado como asesor del despacho en la alcaldía al mismo tiempo que la comuna capitalina contrató a Rivas Franco Consultores para supervisar “Una obra por día”, uno de los principales proyectos del alcalde Bukele para promocionar su gestión. Por otro lado, la empresa de Franco y el funcionario Rivas también se juntaron en la casa #4916 de la 9.ª calle poniente, entre la 95.ª y 99ª avenida norte, en la colonia Escalón de San Salvador. En esa casa, el entonces asesor de Bukele tenía su despacho privado, y la empresa Rivas Franco Consultores se mudó desde San Martín a esa misma oficina en septiembre de 2016. Si acaso los caminos de Rivas y Franco se habían separado alguna vez, a partir de esa fecha se reencontraron en el mismo espacio físico.

Rogelio Rivas, ministro de Justicia y Seguridad, durante su rendición de cuentas del primer año de gestión, realizado el 23 de julio de 2020 en la Asamblea Legislativa. Foto de El Faro: Víctor Peña.
 
Rogelio Rivas, ministro de Justicia y Seguridad, durante su rendición de cuentas del primer año de gestión, realizado el 23 de julio de 2020 en la Asamblea Legislativa. Foto de El Faro: Víctor Peña.

En su paso por la Alcaldía de San Salvador, Rivas se convirtió en uno de los hombres de confianza de Bukele y el 1 de junio de 2019 el ya presidente Bukele lo nombró ministro de Justicia y Seguridad. Con su llegada a esa cartera de estado, personas de su entorno laboral y empresarial lograron nombramientos importantes en el nuevo gobierno. Roberto Ernesto Cárcamo Montes, el notario que elaboró las escrituras de constitución de las empresas de Franco, donde Rivas fue empleado, fue nombrado director general de Migración el 5 de junio de 2019. Cárcamo Montes también constituyó la escritura de otras empresas relacionadas al ministro Rivas, por ejemplo, una de su esposa, de nombre Be One Marketing, dedicada al marketing digital.

Cárcamo Montes tuvo un paso fugaz por Migración. Apenas diez días después del nombramiento, el gobierno juramentó a un nuevo director de Migración: Ricardo Cucalón. El notario Cárcamo Montes no salió del gobierno sino que fue trasladado a la dirección de gestión y cooperación del Ministerio de Seguridad y Justicia, la dependencia dirigida por Rivas. El empresario Franco, por su parte, sin ninguna experiencia laboral en temas de seguridad pública, fue nombrado asesor del mismo ministerio. Exempleado, notario y fundador de las empresas volvían a reunirse. Esta vez, en un ministerio del gobierno de Bukele.

El mismo mes en que Franco fue contratado como asesor del ministro, junio de 2019, la empresa Rivas Franco Consultores ganó $2.6 millones en ANDA para supervisar los trabajos de rehabilitación en la planta Las Pavas. Al momento en que ANDA adjudicó el contrato, el ministro Rivas tenía vasos comunicantes tanto en la autónoma como con la empresa. Por el lado de ANDA, entre los nuevos miembros de la Junta de Gobierno que adjudicaron el contrato a Rivas Franco Consultores estaba Tatiana Elieth Rivas Polanco, hermana del ministro Rivas, quien ocupa ese cargo en representación del Ministerio de Relaciones Exteriores. Por el lado de la compañía, si bien Franco tenía un año de no ser más el administrador único propietario, su medio hermano era el administrador único suplente. Se trata de Héctor Franco Bonilla, quien cumplirá 25 años este diciembre.

El Faro buscó el 21 de julio al ministro Rivas a través del encargado de prensa del Ministerio de Seguridad, pero al cierre de esta nota, y como ya es costumbre ante este tipo de peticiones, no hubo respuesta. Aunque hace tres años, en 2017, El Faro logró entrevistar a Rivas por una parte de los hallazgos que se plasman en este reportaje, se le intentó volver a entrevistar para esta entrega, pero el ministro no respondió los mensajes dejados en su celular. El empresario Franco tampoco respondió las solicitudes de entrevista hechas por correo electrónico y a través de una llamada a su oficina.

Los 212 contratos con la alcaldía de Bukele

La relación del empresario Franco y del ministro Rivas data de al menos 12 años, y el vínculo entre ambos ha sido casi siempre el de jefe-empleado. En 2008, el ahora ministro trabajaba de coordinador de proyectos en Rocas y Casas, inscrita en el Registro de Comercio el 29 de octubre de 2008. La empresa se dedica a la fabricación de productos de cerámica para uso no estructural, y quienes se registraron como administradores de la sociedad fueron Franco y su hermana mayor Briseida de las Mercedes, administrador único propietario y suplente, respectivamente.

Un año más tarde, en 2009, el ministro Rivas cambió de lugar de trabajo, pero se mantuvo bajo la sombrilla de Franco: Rivas se convirtió en el director ejecutivo de Rivas Franco Consultores, empresa protagonista de esta historia y que, según su escritura de constitución, se dedica al "diseño arquitectónico, hidráulico, estructural y consultoría y supervisión de toda clase de obras civiles". Esta empresa fue fundada el 30 de mayo de 2008 por Franco y su socio Luis Alberto Cornejo Martell, con un capital de $12,000.

A partir de 2011, Rivas y Franco aparentemente tomaron caminos distintos. Rivas fue reclutado por el Ministerio de Gobernación, bajo la administración presidencial de Mauricio Funes, como gobernador suplente de San Salvador, y luego, desempeñó ese mismo cargo como propietario. El Ministerio de Gobernación entonces dirigido por Ernesto Zelayandía también nombró a Rivas como director en la Junta de Gobierno de ANDA. Franco, por su parte, siguió trabajando en sus empresas.

Cuatro años más tarde, cuando fue alcalde de San Salvador, Bukele hizo que se juntaran nuevamente el funcionario Rivas con el empresario Franco. Rivas se convirtió en asesor del despacho de Bukele en junio de 2015 y también en presidente del Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (ISDEM), un cargo al que llegó a propuesta de Bukele. Por el otro lado, Rivas Franco Consultores fue contratada por la alcaldía para supervisar 212 obras de ingeniería civil del programa 'Una obra por día', una de las principales apuestas del alcalde Bukele para proyectar su administración ante la ciudadanía.

Entre 2015 y 2017, la Alcaldía de San Salvador dirigida por Bukele pagó $120,335  a la empresa Rivas Franco Consultores S.A. de C.V. a cambio de que esta supervisara las obras del programa
 
Entre 2015 y 2017, la Alcaldía de San Salvador dirigida por Bukele pagó $120,335  a la empresa Rivas Franco Consultores S.A. de C.V. a cambio de que esta supervisara las obras del programa "Una obra por día". En ese momento, uno de los directores de la empresa era Rudel Franco Duarte, exjefe y actual asesor del ministro de Seguridad del gobierno de Bukele, Rogelio Rivas. Rivas en el momento de los contratos era asesor de la alcaldía de San Salvador. 

El monto de todos los contratos ascendía a $120,335.89. El primer pago ocurrió el 9 de diciembre de 2015 (seis meses después de que Rivas se convirtiera en asesor del despacho de la alcaldía), y el último, el 8 de septiembre de 2017, según las 55 facturas a las que tuvo acceso este periódico. En cada factura se indicaba el pago por más de una obra. Los contratos se hicieron mediante la modalidad de libre gestión. Las facturas revelan que muchas de las “obras por día” eran proyectos que se reciclaban. Es decir, entre 2015 y 2017, una misma calle pudo haber recibido mantenimiento dos o tres veces en dos años, aunque la alcaldía lo haya publicitado como una obra distinta cada vez.

"Yo lo asesoro (a Bukele) en temas políticos, acordate que fui gobernador", dijo Rivas a El Faro en octubre de 2017, cuando se le preguntó si había Rivas ncidido en el hecho de que la alcaldía contratara a Rivas Franco Consultores. Al entonces alcalde Bukele también se le preguntó si su asesor  si para la adjudicación, su asesor Rivas había tenido alguna participación: "El equipo de 'Una obra por día' se encarga de las contrataciones de supervisión, yo no tengo incidencia directa, no había oído hablar de la empresa", dijo Bukele en aquel entonces.

El Faro preguntó a Rivas si él seguía teniendo relación con la firma Rivas Franco Consultores y respondió que no. "Trabajé ahí porque ellos me dieron empleo. Desconozco en qué sentido se les habrá adjudicado a ellos, no son temas que yo veo", respondió el martes 10 de octubre de 2017. Ese mismo mes, este periódico preguntó a Bukele si no era un conflicto de interés que la alcaldía estuviera contratando a una empresa en la que había trabajado su entonces asesor. "Al menos mío te puedo garantizar que no hay", dijo, el sábado 14 de octubre de 2017, a través de la aplicación de mensajería Whatsapp.

Las empresas de la casa #4916

En septiembre de 2016, cuando Rivas Franco Consultores tenía nueve meses de estar recibiendo contratos en la comuna capitalina, la empresa inscribió en el Registro de Comercio una nueva dirección de sus instalaciones. De estar ubicados en la entrada de la colonia Jerusalén, en San Martín, informaron al registro que se mudaron a la casa #4916 de la 9.ª calle poniente, entre la 95.ª y 99ª avenida norte, en la colonia Escalón, en San Salvador.

El Faro llegó a esa oficina el 5 de octubre de 2017, para preguntar por el representante de la empresa Rivas Franco Consultores. La casa no tenía rótulo y un portero de pocas palabras se negó a dar referencias de quiénes trabajaban ahí. Cuando el periodista pidió hablar con Rudel Franco o Luis Cornejo, quienes aparecían como los propietarios de Rivas Franco Consultores, el portero, que desde el interior de la casa había abierto una ventanilla en el portón, cerró la compuerta y caminó al interior de la vivienda y al cabo de unos segundos volvió y dijo “desconozco de eso que me dice”. Un minuto después, Rogelio Rivas llamó al periodista por celular: "¿Me viniste a buscar?", preguntó.

En esa oficina, las casa #4916 de la colonia Escalón, Rivas tenía un amplio despacho, pero además media docena de empleados acataban sus indicaciones. Había una recepcionista y un empleado que resolvía problemas técnicos de las computadoras instaladas en el lugar. Un mes antes de la visita a esa oficina, Rivas había citado a El Faro ahí para dar su versión de los hechos sobre una publicación que El Faro iba a publicar y que lo ubicaba como víctima de espionaje .

"Lo que pasa es que ahí varias personas alquilan espacios, entonces, simplemente tengo un despacho privado y cuando puedo voy ahí. Casualmente la empresa (Rivas Franco) tiene también su oficina ahí", dijo Rivas a El Faro durante la llamada telefónica que él hizo al periodista el 5 de octubre. Cuando este periódico le repreguntó qué otras empresas alquilaban espacios en esa casa, Rivas respondió:"No te las puedo decir porque no sé quiénes son", dijo.

Desde el 12 de septiembre de 2016, la casa #4916 de la colonia Escalón es la sede oficial de Rivas Franco Consultores. Eso significa que el asesor de la Alcaldía de San Salvador y el contratista de la misma comuna compartían el mismo local. Al año siguiente, el 17 de agosto de 2017, otra empresa nació en ese lugar: Be One Marketing, cuya accionista fundadora es Oneida Belliny Ávalos Méndez, esposa del ministro Rivas. El notario que elaboró la escritura de constitución de esta empresa fue Roberto Ernesto Cárcamo Montes, el fugaz director general de Migración y que hoy es director de gestión y cooperación del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

La empresa Rivas Franco Consultores S.A. de C.V. tiene esta sede, en la 9.ª calle poniente de San Salvador, en la capitalina colonia Escalón. En 2017, el ahora ministro de Seguridad, Rogelio Rivas, también tenía un despacho aquí. Rivas era asesor de la Alcaldía de San Salvador cuando esta contrató a la compañía con la que él, aparte de compartir esta oficina, había tenido una relación laboral. Tres años después, el dueño de Rivas Franco Consultores es el asesor de Rivas en el Ministerio de Seguridad. La imagen fue tomada en octubre de 2017. Foto de El Faro: Gabriel Labrador. 
 
La empresa Rivas Franco Consultores S.A. de C.V. tiene esta sede, en la 9.ª calle poniente de San Salvador, en la capitalina colonia Escalón. En 2017, el ahora ministro de Seguridad, Rogelio Rivas, también tenía un despacho aquí. Rivas era asesor de la Alcaldía de San Salvador cuando esta contrató a la compañía con la que él, aparte de compartir esta oficina, había tenido una relación laboral. Tres años después, el dueño de Rivas Franco Consultores es el asesor de Rivas en el Ministerio de Seguridad. La imagen fue tomada en octubre de 2017. Foto de El Faro: Gabriel Labrador. 

El empresario Franco dejó de ser el representante legal de Rivas Franco Consultores el 30 de mayo de 2018. En su lugar, fue nombrado su socio Cornejo Martell; y, en el cargo de suplente, Héctor Franco Bonilla, un joven que en ese momento tenía 23 años, medio hermano de Franco. Ese año, 2018, la compañía reportó que sus activos ascendían a $170,613.

Aunque formalmente dejó Rivas Franco Consultores, el empresario Franco siguió vinculado con otros contratos con el Estado. El 15 de febrero de 2019, Aún bajo la administración anterior del FMLN, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) firmó un convenio de cooperación con la empresa R y C Consultores para ensayos de aplastamiento de tubos de concreto. R y C Consultores es una empresa representada legalmente por Aída Isabel Franco de Bonilla, otra hermana de Franco. La compañía fue creada el 31 de diciembre de 2017 por el notario Roberto Ernesto Cárcamo Montes, el ahora director de gestión y cooperación del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

Aunque formalmente R y C Consultores es dirigida por Aída Isabel, la empresa estableció que “cualquier notificación, citación, emplazamiento o simple cruce de correspondencia” del convenio con el MOP debía dirigirse a Rudel Jesús Antonio Franco Duarte.

El ministro y su hermana

La tarde del 26 de junio de 2019, durante la primera sesión de la Junta de Gobierno ANDA, menos de un mes después de que este gobierno asumiera, los nuevos representantes de cuatro ministerios del gobierno de Bukele adjudicaron un contrato de $2,652,594.49 al consorcio Nippon Koei Lac-Rivas Franco Consultores para supervisar las obras de mejoramiento de la planta potabilizadora Las Pavas. El dinero proviene de un préstamo otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para rehabilitar la principal fuente de abastecimiento de agua potable del gran San Salvador.

El consorcio ganador lo integran Nippon Koei Lac, subsidiaria de la japonesa Nippon Koei, que se promociona como promotora del desarrollo social y económico de la región, a la cual se le envió una solicitud de entrevista la noche del 19 de julio de 2020 y que aún no ha respondido; y Rivas Franco Consultores, fundada en 2008. La decisión de adjudicar el contrato fue tomada por la Junta de Gobierno de ANDA, la máxima autoridad de la autónoma, formada por representantes de cuatro ministerios (Ministerio de Relaciones Exteriores, Obras Públicas, Salud y Gobernación) y de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción.

El 25 de junio de 2019, la ministra de Relaciones Exteriores, Alexandra Hill Tinoco, nombró como directora propietaria de la Junta de Gobierno de ANDA a Tatiana Elieth Rivas Polanco para un período de dos años, según el acuerdo 1117/2019. La nueva directora propietaria de ANDA es hermana del ministro Rivas, según información del Documento Único de Identidad (DUI).

Un día después de su nombramiento, el 26 de junio de 2019, Tatiana Elieth asistió a su primera sesión ordinaria en la Junta de Gobierno de ANDA. Un punto de agenda de aquella reunión fue recibir la evaluación económica de la licitación para supervisar el proyecto de rehabilitación de las obras de captación, potabilización y electromecánicas de la planta Las Pavas, ubicada en San Pablo Tacachico, La Libertad.

Esa licitación había comenzado en julio de 2018, durante el gobierno de Salvador Sánchez Cerén, cuando ANDA era presidida por Felipe Rivas Villatoro. En el proceso, que duró casi un año, participaron tres empresas: el consorcio Nippon Koei Lac-Rivas Franco, el Consorcio Supervisor Las Pavas e INYPSA Informes y Proyectos, empresa española que presentó una protesta al proceso de contratación. El informe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucional de ANDA decía que Nippon Koei Lac-Rivas Franco cumplía “al 100%” los requisitos solicitados por la autónoma.

El 26 de junio de 2019, la Junta de Gobierno de ANDA que presidía Frederick Benítez, actual presidente de la autónoma, adjudicó el contrato a Nippon Koei Lac-Rivas Franco Consultores. Según el acta de la reunión, la directora Rivas Polanco no advirtió un conflicto de interés al participar en la contratación que favoreció a la empresa de familiares de Franco, el exjefe y entonces asesor de su hermano, el ministro Rivas. Se intentó obtener una respuesta de la Cancillería sobre las credenciales por las que se nombró a la hermana del ministro en la junta de ANDA, pero al cierre de la nota la oficina de prensa no había respondido.

El día que Rivas Franco Consultores ganó el contrato de $2.6 millones en ANDA, Franco recién regresaba de un viaje de Guatemala. Fue un viaje oficial. El 25 de junio de 2019, Franco salió del país para participar, en su calidad de asesor del Ministerio de Justicia y Seguridad, en la VII Reunión de Ministros y Secretarios de Seguridad del Triángulo Norte. Según el portal de Transparencia del gobierno, los viáticos fueron pagados con fondos institucionales del ministerio, aunque no se detalla la cantidad. “Objetivo del viaje: revisar el cumplimiento de los acuerdos emanados de reuniones anteriores”.

El de ANDA no es el único contrato que la empresa relacionada al asesor del ministro Rivas tiene con el Estado. El 19 de mayo de 2019, Rivas Franco Consultores ganó el contrato para supervisar las obras de mitigación de un talud ubicado en el kilómetro 19.2 de la ruta Santa Tecla (Las Delicias)-La Cuchilla por un monto de $73,308.75. Cinco meses más tarde, en octubre de 2019, el consejo directivo del Fondo de Conservación Vial (FOVIAL) aprobó que el monto del contrato aumentara a $83,093.25, alegando que la obra se retrasó por las lluvias.

El Faro buscó al BCIE para obtener una reacción sobre estos hallazgos, pero a través de la oficina de relaciones institucionales en Tegucigalpa el banco dijo a El Faro que no emitiría ningún comentario al respecto. “Favor abocarse al ente citado”, respondió una vocera a través de correo electrónico, en alusión a ANDA. El Faro también buscó una reacción del presidente de la autónoma, a través de su jefe de prensa, pero al cierre de esta nota no había respuesta a pesar de que el encargado prometió que gestionaría la solicitud.

La Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP) prevé la posibilidad de conflictos de intereses o de tráfico de influencias en la contratación y adjudicación de servicios por parte de la administración pública. Sin embargo, la ley no prohíbe que un asesor de un funcionario obtenga contratos con el Estado. También en la Ley de Ética gubernamental se persigue el conflicto de intereses, pero este se refiere exclusivamente a la relación entre el funcionario, los fondos que administra y sus parientes, hasta el cuarto grado de consanguineidad. Franco no está en ninguno de esos escenarios con la empresa, a pesar de su todos sus años de cercanía con Rivas.

La especialista anticorrupción Giovanna Vega, docente universitaria y exintegrante del Tribunal de Ética Gubernamental, considera que hay un vacío legal sobre la regulación del papel de las empresas de funcionarios y también de los conflictos de interés. "Hay prohibiciones a funcionarios en su carácter personal, pero no hay una regulación de integridad desde las empresas. No tenemos una ley de conflicto de intereses y (en el caso de los funcionarios) deberíamos saber desde antes qué relaciones tiene con empresas, la banca, sindicatos y otras entidades con un rol de peso en la sociedad", dijo Vega.

En 2015, una propuesta de una nueva ley de Probidad (la vigente fue aprobada en 1959) se orientaba a prevenir conflictos de interés. La propuesta obligaba a que en las declaraciones patrimoniales de funcionarios se expresara “cualquier participación, inversión o actividad en que los sujetos obligados, su cónyuge o conviviente, sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad (…), que de forma directa o indirecta, le genere un interés o beneficio”. La propuesta, sin embargo, no se aprobó y permanece estancada. Países como Chile o México sí han aprobado leyes similares.

Facturas por supervisión de obras en San Salvador (2015-2017)
Leer más publicaciones en Calaméo

* Con reportes de Carlos Martínez.