Imprimir

Enflorar desde lejos

Carlos Barrera

Cerca de 1,000 banderas del municipio de San Salvador se colocaron en cada una de las tumbas del área dedicada para las personas que fueron enterradas bajo protocolo de la covid-19 en el capitalino cementerio La Bermeja. El cementerio, uno de los más grandes de El Salvador, es el que acogió la mayor cantidad de fallecidos bajo sospecha de infección por el virus que ha causado la pandemia, ya que recibió cuerpos de San Salvador y municipios aledaños. Hasta este 2 de noviembre, celebración del día de los muertos, según las cifras oficiales se registran 983 muertes en el país debido a la pandemia, sin embargo muchas más personas han sido enterradas bajo esas normas de sanidad, por sospecha de haber muerto a causa del virus o por haber estado en hospitales donde había contagiados. Para conmemorar a sus muertos, este día decenas de familiares se dieron cita en las afueras del cementerio, en el área donde hace meses hicieron una fugaz despedida a su ser querido, desde la distancia. Hoy, al igual que cuando los enterraron, solo contemplar desde el muro perimetral por algunos minutos el lugar donde están los restos de aquellas personas que la pandemia se llevó. Nadie podía acercarse a las tumbas y las flores fueron entregadas a los enterradores para que las colocaran en el nicho correspondiente.

El área covid-19 del cementerio ha cambiado, ya no suenan las sirenas que anunciaban la llegada diaria de hasta 20 cadáveres. El terreno ahora luce centenares de placas con los nombres de los que murieron. De las decenas de fosas quedan unas pocas abiertas, la pandemia no ha terminado y el país aun registra cifras que se acercan a los 200 casos positivos confirmados por día, mientras algunos países de Europa vuelven a cuarentenas obligatorias tras la subida de los números de contagio luego de sus reaperturas económicas.

ElFaro.net / Publicado el 2 de Noviembre de 2020