Imprimir

12 fallecidos en Nicaragua por deslave en Macizo de Peñas Blancas

Confidencial (Nicaragua) y AFP

En Nicaragua y Honduras se han registrado fallecidos y daños por el paso del ciclón Iota. Entre el martes 17 y el mediodía de miércoles 18, el número de fallecidos ascendía a una veintena, 12 de ellos tras el deslave en Nicaragua. Las autoridades de los países, al tiempo que deben combatir la pandemia por el coronavirus, reportan haber logrado albergar a cientos de personas en refugios por las lluvias. Los damnificados por los pasos de Eta y Iota se cuentan por decenas de miles

ElFaro.net / Publicado el 18 de Noviembre de 2020

En Nicaragua, el martes, un deslave soterró a unas seis familias que vivían en las zonas bajas del Macizo de Peñas Blancas, en Matagalpa. Cerca del mediodía de este miércoles se han confirmado 12 fallecidos, mientras otras 19 personas han sido rescatadas con vida. Las labores de rescate aún continúan en el lugar.

El deslave ocurrió luego que una enorme roca del Macizo se desprendiera producto de las constantes lluvias provocadas en la zona por Iota, un huracán que entró a Nicaragua el lunes en categoría 4 —de un máximo de 5—, pero que se desgradó a tormenta tropical.

Henry Hueck, propietario de la finca San Martín donde ocurrió el deslave, explicó al diario nicaragüense CONFIDENCIAL que la roca arrastró consigo lodo y vegetación, y se formó un alud que soterró a las familias. El reporte oficial habla de un “deslizamiento de tierra, con un recorrido de longitud de aproximadamente mil metros y un ancho de 200 metros”.

Hueck mencionó que unos 40 hombres de comunidades aledañas al lugar, fueron los primeros en llegar a la zona y tratar de recuperar a los cuerpos.

Según el reporte oficial: “estas familias en años anteriores recibieron la propuesta de reubicación de lugar por estar en zona de riesgo, pero no aceptaron, igualmente fueron visitados para que abandonaran el lugar ante la llegada del huracán (Iota), pero decidieron quedarse”.

El Gobierno añade que en la zona se encuentra una brigada con efectivos del Ejército de Nicaragua, la Policía Nacional, el Cuerpo de Bomberos, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Alcaldía.

El alud ocurrió en el sector Los Roques, de la comunidad San Martín de Peñas Blancas, en el municipio matagalpino de Tuma-La Dalia. Según el Gobierno nicaragüense, los fallecidos son Martha Lorena Hernández, 34 años, y sus hijos Orlando Josué Navarrete Hernández, de siete meses, y Heykel Navarrete Hernández, de nueve años. Orlando Navarrete Baldizón, esposo de Martha Lorena y padre los niños de siete meses y nueve años es uno de los sobrevivientes. Entre los fallecidos también está Karen Junieth Martínez Hernández, de dos años. Con vida se han encontrado a Carlos Hernández Hernández, de 38 años; Yarelis Díaz, y Gregorio Aguilar.

Desde que tocó tierra el lunes en el Caribe Norte de Nicaragua como huracán categoría 5 -la máxima en la escala Saffir-Simpson-, Iota, el segundo ciclón del mes después de Eta, inundó viviendas y extensas regiones de cultivos, derribó árboles, dejó incomunicados decenas de poblados y provocó daños en carreteras.

Tras degradarse a tormenta tropical sus "remanentes de humedad asociados" se ubican a 35 km al oeste-noroeste de San Salvador, informó el ministerio del Ambiente de ese país.

El secretario político del gobierno del Caribe Norte de Nicaragua, Yamil Zapata, afirmó que el ciclón terminó de derribar gran parte de la infraestructura en la ciudad de más de 40,000 habitantes. "Saliendo de Eta para caer en Iota. Lo que había dejado en pie Eta, vino este huracán y terminó de rematar", lamentó Zapata.

El funcionario aseguró que hay abundantes daños en viviendas que quedaron sin techo, en los servicios de electricidad y agua, mientras que el muelle de Bilwi fue totalmente destruido. "Es grande el daño realmente", dijo Zapata a un medio oficial. Este miércoles Bilwi seguía sin electricidad, pero desde el martes logró restablecer la telefonía celular.

Sus habitantes comenzaron a limpiar los escombros y a tratar de restituir con lo que pudieran los techos de sus viviendas, mientras que las calles de la ciudad están siendo despejadas de escombros.

Devastación en Bilwi, Nicaragua, por el ciclón Iota. Noviembre de 2020. Foto cortestía de CONFIDENCIAL (Nicaragua)
 
Devastación en Bilwi, Nicaragua, por el ciclón Iota. Noviembre de 2020. Foto cortestía de CONFIDENCIAL (Nicaragua)

Iota también se ensaña con Honduras

En Honduras, inundado por Eta, otras cinco personas fallecieron este miércoles al quedar soterradas en su casa en otro deslave registrado en el país, lo que eleva la cifra de fallecidos por el violento paso del ciclón Iota por Centroamérica, informaron las autoridades.

El deslave ocurrió en la aldea El Trapiche, en el departamiento nororiental de Choluteca, por un derrumbe causado por las lluvias. A finales de la semana pasada, el país intentaba recuperarse de los estragos provocados por la tormenta Eta sobre todo, en el Valle de Sula, que podía considerarse el epicentro de los daños

Honduras sufrió inundaciones pero los presagios de muerte y mayor destrucción no se cumplieron, con precipitaciones menores a las previstas luego de que el ojo de la tormenta cruzó velozmente por el sur del país.

Tegucigalpa se salvó de mayores lluvias pero el crecimiento de los ríos causaron pánico en los cinturones de miseria de la capital de un millón de habitantes, donde policías y militares desalojaron a decenas de miles de personas de los cerros.

Las principales inundaciones se observaban este miércoles en las ciudades norteñas de La Lima, El Progreso y otras comunidades del productivo valle de Sula, en las proximidades de San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, ya castigada por Eta.

En El Salvador, aunque el peligro de las lluvias se mantiene, la comisionada presidencial Carolina Recinos destacó que el "trabajo de prevención", con evacuaciones oportunas, evitó que el país sufriera más víctimas. Hasta el mediodía de miércoles se reportaba un fallecido. 

De zonas de alto riesgo fueron evacuadas 880 personas a 230 albergues distribuidos en todo el país.

Las fuertes lluvias también impactaron Guatemala con el desborde ríos y la caída de árboles en carreteras, entre otros incidentes, sin causar víctimas, según las autoridades.

*Esta nota fue construida con información de Confidencial y reportes de AFP.