Imprimir

Saca se redime ante el bukelismo entre justificaciones y omisiones

Sergio Arauz

En el agitado panorama político salvadoreño, el expresidente Saca tuvo su momento estelar esta semana. Ante la comisión legislativa dominada por Nuevas Ideas que investiga los sobresueldos de gobiernos pasados, Saca fue un invitado ideal. Recordó los nombres de varios opositores de este Gobierno, olvidó mencionar a otros y mintió sobre alguno más que sigue involucrado con esta administración. Saca se despidió como solía hacerlo siendo mandatario, y ante la gran audiencia nacional que sintonizó el retorno a la vida pública del expresidente condenado por el desvío de $301 millones del erario público. 

ElFaro.net / Publicado el 23 de Julio de 2021

Elías Antonio Saca González salió de su celda por un día y se convirtió en la figura política de la semana. Este miércoles 21 de julio, se quitó el uniforme de reo -chancletas, calzoneta y camisa blanca-  y se justificó ante una comisión legislativa mayoritariamente de Nuevas Ideas y Gana, el partido que lo llevó de candidato presidencial en 2014. Habló principalmente de los sobresueldos que pagó a sus funcionarios, no de todos, y no mencionó la compleja maquinaria de corrupción que despilfarró, en promedio, un millón de dólares por día hábil de su gestión. 

Pagar sobresueldos es una práctica que tiene más de ocho años de conocerse y por la que hay  expedientes judiciales en al menos dos juzgados. El presidente Nayib Bukele lo ha promovido como un caso de corrupción descubierto recientemente y en un contexto político adverso que amenaza su popularidad:  la lista de corruptos de salvadoreños elaborada por Estados Unidosel impopular plan de usar monedas digitales y su intento de aniquilar la Ley de Acceso a la Información.  Saca, el expresidente arenero y excandidato presidencial de Gana, previo a Bukele, se volvió clave para acaparar las luces de todos los medios y la tendencia semanal de Twitter en El Salvador. En el día que cambió la tendencia de la discusión nacional, Saca fue el protagonista. 

El expresidente Elías Antonio Saca durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
El expresidente Elías Antonio Saca durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

Saca, suavizando las palabras, admitió por segunda vez que despilfarró fondos públicos para beneficio personal y de sus allegados durante los cinco años de su Gobierno (2004-2009). Fue mucho más prudente que en su primera confesión, cuando en un juzgado resumió en una hora la corrupción de sus cinco años de mandato. En la comisión legislativa creada por Nuevas Ideas para investigar los sobresueldos, mencionó menos de 20 nombres de exfuncionarios de su Gobierno, los sacó de una lista más amplia que ya había sido conocida y ventilada en el Juzgado Cuarto de Instrucción. De esa lista más amplia, solo ocho exfuncionarios admitieron haber recibido un pago fuera de ley. 

Élmer Charlaix, compañero de celda y exsecretario privado de la Presidencia de Saca, se extendió y abarcó más nombres: leyó los nombres de 47 personas, incluídos los de Ciro Cruz Zepeda y Rodolfo Parker, dos exdiputados y exdirigentes del PCN y PDC. No mencionó a ningún diputado de Gana, aliado principal de los gobiernos del FMLN y ahora de Nuevas Ideas. Ni Saca ni Charlaix ni ningún diputado de Nuevas Ideas ni de la comisión recordó que hay documentos y pruebas de que Gana recibió dinero de la partida secreta para financiar la campaña presidencial de Saca en 2014. 

El 7 de agosto de 2018, Saca confesó ante un juez que había lavado dinero y que se había apropiado de millones de dólares provenientes de las arcas del Estado. Fue condenado a diez años de prisión y en una hora admitió el pago de sobresueldos, haberse beneficiado a sí mismo, haber utilizado testaferros para adquirir propiedades y haber financiado a Arena con fondos públicos. En su relato ante el juez hubo muchos cómplices y destinatarios casas encuestadoras (Cid Gallup, Consulta Mitofsky);  empresas de publicidad (América Publicidad, Galvanissa); empresas del expresentador de televisión Jorge Hernández; e incluso, pagos de sobornos al presidente de la Corte de Cuentas para que omitiera cumplir sus funciones de auditoría.

El expresidente fue uno de los cuatro invitados a la primera jornada de “la comisión especial que investiga los sobresueldos entregados de 1989 a 2019.” Habló más de dos horas. Fue una conversación sin tensiones, saludó a cada diputado y confirmó sus datos generales. Admitió “errores”, pero no mencionó haber cometido delitos de corrupción. Abundó en justificaciones: "Yo cometí errores como presidente, errores por los que yo ya pedí disculpas al pueblo salvadoreño, pero tuve un juicio completamente injusto. Un juicio en el que se nos negaron todas las garantías". Saca aprovechó para denostar el juicio por el que guarda prisión, y lo hizo sin que nadie lo interrumpiera. Terminó su alocución al respecto cuando se sintió satisfecho. Todo esto fue transmitido por el canal legislativo de televisión y en plataformas como Youtube y Facebook. 

En su intervención en la comisión, Saca se centró en una fracción de la información que abunda en los juzgados. Entregó un documento con una lista de “todos los proveedores y cheques emitidos durante mi administración, correspondiente a los gastos reservados”. 

Dijo que ese documento no fue admitido en el juicio por presiones del exfiscal general. “No querían que se supiera la lista de proveedores y destinatarios de sobresueldos”, concluyó Saca ante los diputados. “Me pareció una bendición de Dios que se abriera una comisión en la que yo pudiera contar lo que me impidió contar el fiscal general de la república de esa época, Douglas Arquímides Meléndez”, agregó. 

Admitió como error la entrega de millones de dólares en pagos discrecionales, entregados en sobres de manila, en efectivo y billetes de a $100. “Cometimos ese error, como la costumbre es un fuente de derecho”, dijo en referencia a la maquinaria de corrupción que lo benefició y sobre la que abundan pruebas: libros de contabilidad paralela de la partida secreta, cheques originales de la corrupción en su Gobierno y otros juicios con pruebas de enriquecimiento ilícito

En la comisión incluso insinuó que su confesión no la hizo a conciencia: “una confesión debe ser voluntaria, verdadera, pero fuimos conminados a aceptar una confesión que no tuvo nada de voluntario. En aquel momento resolvimos para que no se perdiera una negociación larga”.

Cuando fue condenado, la Fiscalía señaló que el dinero peculado o malversado asciende a $300,347,117.17, de los cuales, $298,683,945 quedaron en el sistema bancario. Los restantes $2 millones fueron cambiados en efectivo, mediante cheques de caja, según la Fiscalía. Ese día, hace casi dos años, Saca confesó que con los fondos públicos adquirió vehículos, ranchos, haciendas, una mansión, sociedades, acciones, entre otros. En la comisión legislativa de esto no dijo ni una palabra y tampoco nadie le preguntó al respecto. El corrupto confeso se presentó por momentos en una víctima de la Fiscalía.

La comisión  de sobresueldos, como es conocida, está integrada mayoritariamente por diputados de Nuevas Ideas: Jorge Castro (NI), Raúl Castillo (NI), Rebeca Santos (NI), Walter Coto (NI), William Soriano (NI), Marcela Pineda (NI). De Gana está Juan Carlos Mendoza y, por Arena, Rosa Romero. 

El expresidente Elías Antonio Saca durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
El expresidente Elías Antonio Saca durante su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

Las omisiones 

El 31 de marzo de 2013, hace ocho años, El Faro publicó un reportaje titulado “Los sobresueldos ocultos del gabinete”. Construido a partir de testimonios, explica que los sobresueldos han sido una práctica de los máximos niveles del Ejecutivo de los gobiernos de Arena y FMLN. En aquel momento, se calculaba el pago de 58 sobresueldos mensuales potenciales: cinco secretarías, 13 ministerios, 21 viceministerios y 19 instituciones autónomas. 

Haciendo sumas mínimas, la cantidad de dinero correspondiente a sobresueldos que no se declaraba a la Hacienda pública resultaba millonaria. Si asumimos, como el mismo Saca señaló, que durante una gestión de cinco años un ministro recibía al menos 60 sobresueldos de 5,000 dólares, la suma arroja 300,000 dólares en ingresos de los que el Estado no recibió ni declaración ni impuestos. Si trasladamos ese cálculo a los 13 ministros, la cifra estimada asciende a 3.9 millones de dólares en cinco años. Todo esto, calculando por lo bajo, pues hay evidencia de que algunos ministros ganaban 10,000 mensuales. 

Saca apuntó que el Juzgado Cuarto de Instrucción, el encargado de revisar y admitir o rechazar las pruebas de la Fiscalía, le negó el derecho a defenderse al rechazar como prueba su lista de cheques emitidos a proveedores y beneficiarios de sobresueldos. Esta fue quizá una de las aseveraciones más polémicas que hizo el exmandatario. Su lógica fue que, por presión de los funcionarios de su gestión que continuaban en la vida pública cuando él era juzgado, se impidió que los pagos de sobresueldos salieran a relucir durante su juicio. 

El Juzgado Séptimo de Instrucción y la Fiscalía tienen en sus expedientes un extenso testimonio de un testigo protegido que ofreció pruebas de cómo el primer gobierno del FMLN (2009-2014) heredó y usó la maquinaria de corrupción de manos de Saca. 

Saca omitió mencionar nombres de exfuncionarios y correligionarios de Arena que hoy están en Gana, el partido que llevó a la Presidencia a Nayib Bukele y con el que tienen una alianza legislativa que les asegura 60 votos.  No pronunció el de Mario Tenorio, viceministro de Gobernación de su mandato, ni mencionó que Carlos Alemán, exsecretario de Juventud en su gestión, recibió 2.4 millones de dólares en 88 cheques.  “No recuerdo”, diputada.  “No recibió sobresueldo (Alemán)”, dijo de forma parca, ante unas tímidas preguntas de Rosa Romero, de Arena y única diputada opositora de la comisión. 

El 31 de enero de 2019, El Faro publicó un reportaje titulado “Dirigentes de Gana y Arena recibieron pagos ocultos de Saca”. Contiene 55 hojas de recibo de entre agosto de 2004 y marzo de 2009, y tienen la firma de diez ministros, 14 viceministros, tres secretarios de la Presidencia, dos embajadores, dos presidentes de instituciones autónomas y una veintena de funcionarios más de la administración Saca. También se publicó una agenda del año 2005 en la se llevaba la contabilidad de muchos de los pagos ocultos que se hacían con fondos públicos de la partida secreta administrada por la Secretaría Privada de Charlaix. En ella aparece Andrés Rovira, expresidente de Gana, con un recibo de sobresueldo de $10,000, y Herbert Saca Vides, artífice, financista y tomador de decisiones de Gana. En la comisión, Saca y Charlaix fueron escuetos y presentaron al pariente del expresidente Saca como un proveedor de repuestos de carros: una simple compra sin licitación debido a los bajos montos pagados con la partida secreta. en la publicación también aparece Alemán, el exsecretario de Juventud, que admitió recibir pagos de la partida secreta ante la Fiscalía y que también admitió que recibió un complemento salarial en efectivo que recogía en las oficinas de la Secretaría Privada de la Presidencia. Es decir, un sobresueldo. 

Alemán es hoy uno de los voceros del Sindicato de Empleados y Empleadas de la Asamblea Legislativa (SEAL), el que se reunión con el presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, como referente de los empleados legislativos. Según otro sindicalista de la Asamblea, Luis Ortega, el SEAL es un brazo de empleados vinculados a Gana, el partido aliado del bukelismo. 

El expresidente Elías Antonio Saca se retira tras su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 
 
El expresidente Elías Antonio Saca se retira tras su comparecencia en la Asamblea Legislativa, el miércoles 21 de julio, ante la comisión que investiga el pago de sobresueldos en los gobiernos del FMLN y Arena. Foto de El Faro: Víctor Peña. 

Al final de la sesión, Saca se despidió, con la grandilocuencia que solía hacerlo cuando era presidente, y sabedor de que las cámaras lo estaban transmitiendo en vivo: “Yo estoy satisfecho, la verdad siempre nos hace libres, me voy con la conciencia tranquila, tenga la certeza de que la oportunidad la he aprovechado al máximo,”, dijo.

También pidió disculpas por las omisiones: “Seguramente, el alzheimer prematuro que podamos tener, hay cosas que no las podemos recordar, pero he tratado de darles información completa.” Y cual político experto, se despidió de todos los diputados y de los espectadores: “ Muchas gracias señores diputados. Muy gentiles de su parte por recibirme, escucharme, tengan la seguridad de que estoy a la orden. Al pueblo salvadoreño y a ustedes, les deseo buenas noches, que Dios bendiga a la tierra cuscatleca, muchas gracias.”