Imprimir

República en el centro de América

Carlos Moreno

ElFaro.net / Publicado el 11 de Octubre de 2021

El 15 de septiembre de 1821, una pequeña porción de territorios que formaba parte de los reinos y provincias españolas en el continente americano se declaró independiente. Presionado por el movimiento revolucionario que tras más de diez años de lucha se había impuesto en la gran vecina del norte. Nueva España (autodenominado Imperio Mexicano en ese momento), el hasta entonces Reino de Guatemala —compuesto por las provincias de Chiapas, Guatemala, Honduras, San Salvador, Nicaragua y Costa Rica— se declaró independiente del gobierno español sin librar combate alguno.

La independencia, más bien, fue declarada por los gobernantes guatemaltecos (es decir, centroamericanos) ante el temor de que la agitación política en la capital del Reino y las principales ciudades del interior, provocada por las noticias provenientes de México, se magnificara. Esta circunstancia mostró en ese mismo momento que, aunque los gobernantes estuvieron de acuerdo en desconocer el gobierno monárquico español, no tenían ninguna claridad —y mucho menos consenso— sobre el futuro político de las provincias.

En medio de esta situación surgieron dos corrientes políticas discordantes: la anexionista y la republicana. La primera propuso que las pequeñas provincias guatemaltecas se unieran al entonces vasto Imperio mexicano. La segunda planteó que juntas conformaran una república. Ambos proyectos se materializaron momentáneamente, pero también ambos fracasaron en el largo plazo. Por un lado, las provincias fueron parte del Imperio mexicano de Iturbide, mientras su gobierno estuvo en pie. Por el otro, y una vez disuelto el Imperio, las provincias se reunieron en una República federal, hasta disolverse en pequeñas repúblicas pocos años después.

Esta cronología de eventos posindependencia tiene el propósito de describir cómo se desarrollaron los principales sucesos que forjaron los procesos políticos que llevaron a la fragmentación de un pequeño reino en repúblicas aún más pequeñas. El texto se divide según las mayores etapas de dicho proceso histórico.

Declaración de independencia

“Resonó en la Nueva España la voz de la independencia, y los ecos se oyeron al momento en Guatemala […] pero los guatemaltecos, pacíficos siempre y tranquilos, esperaban que los de México llegasen á su último término.

–Gabino Gaínza, 15 de septiembre de 1821.

 

28 de agosto de 1821:

Comitán, partido de la provincia de Chiapas se declara independiente. Hasta entonces, ese territorio era parte de la Capitanía General de Guatemala (también conocido como Reino de Guatemala).

 

15 de septiembre de 1821:

La diputación provincial del Reino de Guatemala (actual Centroamérica) proclama su independencia del gobierno español. Gabino Gaínza, máximo jefe político y militar, invita a todas las provincias guatemaltecas a que envíen a sus diputados o representantes a la Ciudad de Guatemala para redactar una constitución y decidir la forma de gobierno.

 

26 de septiembre de 1821:

Ciudad Real de Chiapas (actual San Cristóbal de Las Casas), entonces territorio parte de la Capitanía General de Guatemala, se adhiere al Imperio Mexicano.

 

19 de octubre de 1821:

Agustín Iturbide invita a que las provincias guatemaltecas se unan al Imperio mexicano.

“Mi objeto es solo manifestar á V[uestra] E[xcelencia] que el interés actual de México y Guatemala es tan idéntico é indivisible, que no pueden erigirse en naciones separadas é independientes sin aventurar su existencia y seguridad…

Nuestra unión […] asegura á los pueblos el goce imperturbable de su libertad y los pone á cubierto de las tentativas de los extranjeros, que sabrán respetar la estabilidad de nuestras instituciones…

[Estoy] poseído del más sincero respeto a la voluntad de los pueblos, jamás intentaré someterlos á la mía, aunque no es otra que la de su felicidad y bienestar.

– Agustín Iturbide, 19 de octubre de 1821

 

30 de noviembre de 1821:

Gabino Gaínza se dirige a todos los ayuntamientos del antiguo reino guatemalteco y los invita a que se unan al Imperio mexicano.

14 de diciembre de 1821:

La Diputación Provincial de San Salvador invita a Gabino Gaínza a que respete el acta de declaración de independencia y que, en lugar de invitar a los ayuntamientos a unirse al Imperio mexicano, cumpla con las disposiciones de aquel documento y llame a la formación de un congreso guatemalteco.

“Cuando el pueblo de Guatemala [es decir, Centroamérica] dejó el antiguo Gobierno Español, entró en su independencia […], se reservó al mismo tiempo el derecho imprescriptible que tiene de formar él la Ley Fundamental […] y dijo que sus Representantes reunidos en Congreso con los demás de las Provincias serían el único órgano que al efecto expresase su voluntad…

El Congreso que se ha de instalar obrará con toda cordura […] de modo que se fije el Gobierno de las Provincias de Guatemala del mejor modo que convenga a sus intereses, y a los del Imperio Mejicano por aquella unión y vínculos que hagan su felicidad.

– Diputación Provincial de San Salvador, 14 de diciembre de 1821.

25 de diciembre de 1821:

Ante las presiones que recibe para unirse al Imperio Mexicano, la Diputación Provincial de San Salvador propone a las provincias de León (en actual Nicaragua) y Comayagua (en actual Honduras) conformar una unión para “evitar los males de que estamos amenazados […], oponer una fuerza respetable á los ataques del despotismo, y ocuparse al mismo tiempo de la mejora de su economía interior”. Sin embargo, por esos mismos días, ambas provincias habían declarado ya su anexión al Imperio mexicano.

 

Anexión al Imperio mexicano

“Una pequeña República enclavada en una Nación poderosa no puede prosperar ni contar con el porvenir que asegure a sus generaciones futuras la libertad y la paz…

5 de enero de 1822:

La Junta Provisional Consultiva declara que las provincias de Guatemala (Centroamérica) quedan incorporadas al Imperio mexicano. La Junta basó su decisión en que la mayoría de los ayuntamientos respondió (o decidió) que era su voluntad adherirse al Imperio. 

11 de enero de 1822:

La Diputación Provincial de San Salvador se declara independiente de Guatemala (es decir, del gobierno centroamericano presidido por Gaínza) en “todo lo económico, político, gubernativo, militar y judicial”. Señala que sus leyes son la Constitución española (Constitución de Cádiz) y el acta de declaración de independencia de septiembre anterior. También señala que será su propio congreso quien decidirá si se une o no al Imperio mexicano.

“La villa de Santa Anna se ha pronunciado por el Imperio Mejicano, es verdad […] ¿No ha dicho el mismo [gobierno sansalvadoreño] que reconoce las ventajas de la Unión y que la acordarían sus representantes pero en unos términos ventajosos a la Provincia y correspondientes a su dignidad? ¿Pues qué motivo tiene el Gobierno de Guatemala para constituirse en protector de los pueblos adheridos al Imperio y hacerlos bajo este pretexto que le obedezcan como a su legítima autoridad?

–José Matías Delgado al Jefe Político Subalterno de Sonsonate, Juan Fermín Aycinena, 5 de febrero de 1822.

(San Salvador protesta porque Guatemala intenta dominar a las provincias que ya han decidido adherirse al Imperio mexicano, como Santa Ana, un partido perteneciente a San Salvador pero con voluntad de unirse a México)

19 de febrero de 1822:

La Junta Provisional Gubernativa del Imperio Mexicano convoca a elecciones de diputados al Congreso Constituyente en las provincias de Guatemala, Yucatán, Tabasco, Californias, Provincias Internas de Oriente y Occidente para el día 22 de febrero. A la Provincia de Guatemala (Centroamérica) le corresponde elegir 40 diputados.

23 de abril de 1822:

La Junta Provisional Gubernativa de San Salvador informa a Vicente Filisola que en días pasados el Gobierno de Guatemala (Centroamérica) incitó a grupos imperialistas de Santa Ana y Sonsonate a que atacaran a San Salvador, sin embargo, —le avisa— pudo impedir que las tropas de Sonsonate se unieran a las de Santa Ana, a las que venció en El Espinal. También le comunica que Gaínza envió tropas desde Guatemala pero que la firma de un armisticio entre las partes evitó el enfrentamiento.

19 de mayo de 1822:

El Congreso Constituyente Mexicano proclama Emperador Agustín 1.o a Iturbide.

18 de junio de 1822:

El Secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores del Imperio Mexicano solicita a Gabino Gaínza que abandone su puesto como jefe político y militar de Guatemala y se traslade a Ciudad de México. También pide a Vicente Filisola, jefe de unidad militar que se dirige desde México a Guatemala, que “conserve el decoro ante las alteraciones o imprudencias de San Salvador” y que le anime a nombrar representantes al Congreso Constituyente para que exponga sus exigencias al Imperio y el nivel de compromiso con el mismo.

“El Imperio no podrá permitir nunca [que] se olviden y aun desprecien los principios de la política del derecho de gentes […] que exigen que un pueblo se una a otro que lo puede proteger cuando carece de fuerza, que le puede auxiliar cuando carece de recursos, que puede hacer su felicidad cuando por sí no tiene medios de conseguirla. Estas son las ideas que enseña el liberalismo ilustrado, las demás son teorías impracticables. Una pequeña República enclavada en una Nación poderosa no puede prosperar ni contar con el porvenir que asegure a sus generaciones futuras la libertad y la paz…

Ya es el [tiempo] de que San Salvador decida y seamos amigos ó enemigos; ó lo que es lo mismo, hermanos unidos por amor y conveniencia, ó Provincia conquistada y agregada por la fuerza.

–Antonio Medina, secretario de Estado y del Despacho de Relaciones del Imperio Mexicano al brigadier Vicente Filisola, 17 de junio de 1822.

2 de julio de 1822:

La Junta Gubernativa de San Salvador acuerda que su diputado representante en el Congreso Constituyente Mexicano, Juan de Dios Mayorga, felicite al Emperador Agustín 1.o en su nombre. También acuerda solicitar a Vicente Filisola un salvoconducto para la comisión que negociará el cese de las hostilidades entre San Salvador y Guatemala pueda viajar de forma segura a Ciudad de Guatemala. 

10 de julio de 1822:

La Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso Constituyente Mexicano ratifica la incorporación al Imperio de todas las provincias del antiguo Reino de Guatemala. 

26 de octubre de 1822:

Vicente Filisola pide a la Junta Provisional de San Salvador que detenga sus intentos de establecer un congreso propio y le insta a abandonar el plan para celebrar elecciones el próximo 10 de noviembre. También le conmina a someterse al gobierno imperial y entregar las armas dentro de los siguientes veinte días.

“S[u] M[ajestad] no reconoce en la pequeña Provincia de San Salvador suficiente representación para reunir por sí un Congreso…

La Nación [la América Septentrional] no tiene más que un cuerpo representativo de su soberanía, y San Salvador es una parte del Imperio por el pronunciamiento del mayor número de los pueblos que forman el antiguo Reino de Guatemala.

–Vicente Filisola a la Junta Provisional de San Salvador, 26 de octubre de 1822.

Principios de noviembre de 1822:

Las tropas de Filisola entran en Santa Ana, se dirigen hacia la ciudad de San Salvador a someter al gobierno de esa provincia.

14 de noviembre de 1822:

José Matías Delgado envía a Vicente Filisola, de forma confidencial, el decreto que establece la unión de San Salvador al Imperio mexicano.

“Este pronunciamiento hecho con todo acuerdo y circunspección, con la madurez que el caso demandaba y por quienes únicamente eran autorizados para hacerlo…

No debo ocultarle que no estoy satisfecho de [que] lo se ha hecho sea lo mejor para mi Provincia; pero sí conozco que no podrá hacerse otra cosa…

Las bases puestas para la agregación [de San Salvador…] sólo se dirigen á que la Provincia, en virtud de los sucesos pasados, no sea vista por el Imperio con menos consideración que las otras del Reino de Guatemala.

–José Matías Delgado a Vicente Filisola, 14 de noviembre de 1822. 

5 de diciembre de 1822:

José Matías Delgado informa al pueblo de San Salvador que sus representantes han decretado la unión a la República de Estados Unidos de América. La decisión está basada en que San Salvador no aceptó entregar sus armas a Vicente Filisola y que este, a su vez, no aceptó las condiciones de San Salvador para incorporarse al Imperio y ha decidido hacerlo por la fuerza.

“[Filisola respondió que] el gobierno de que depende jamás reconocería una incorporación condicionada… Esta resolución de contestar tan escandalosa […] obligó á vuestros representantes á buscar en otra potencia el apoyo de los derechos de la Provincia, y para ésto decretaron su union federativa con la República de Estados Unidos de América…

Cuando la Provincia […] sea admitida como Estado en la Confederación, disfrutará de la protección de la Potencia más feliz de la tierra.

– José Matías Delgado, 5 de diciembre de 1822.

17 de diciembre de 1822:

Desde Mapilapa, comienza la campaña militar de Vicente Filisola para someter a la Provincia de San Salvador. El sitio de la ciudad duró aproximadamente dos meses.

9 de febrero de 1823:

Filisola toma la ciudad de San Salvador.

29 de marzo de 1823:

Enterado de que el Imperio mexicano se ha disuelto y que los enemigos de Iturbide se han hecho con el control del gobierno, Vicente Filisola invita a las provincias guatemaltecas (Centroamérica) a elegir sus representantes para formar su propio congreso.

 

Asamblea Nacional Constituyente

24 de junio de 1823:

En Ciudad de Guatemala, se instala la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América.

1 de julio de 1823:

La Asamblea proclama la independencia absoluta de las antiguas provincias del Reino de Guatemala, que en adelante se autodenominan Provincias Unidas del Centro de América. El Congreso se transforma en Asamblea Nacional Constituyente para redactar la constitución del nuevo Estado.

16 de julio de 1823:

La Asamblea Nacional Constituyente ordena que Vicente Filisola y sus tropas se retiren del Centro de América. Filisola sale de Ciudad de Guatemala el 3 de agosto siguiente.

17 de diciembre de 1823

La Asamblea aprueba las Bases de Constitución Federal, documento que anticipa que la forma de gobierno de las Provincias Unidas será “republicana representativa federal”.

22 de enero de 1824:

La Asamblea Nacional decreta ley sobre migración y colonización que promueve el establecimiento de personas o familias extranjeras en las Provincias Unidas, la creación de nuevas poblaciones y la introducción de naves y buques. 

Principios de marzo de 1824:

De manera anticipada, queda instalado el congreso constituyente estatal de San Salvador.

5 de mayo de 1824:

La Asamblea Nacional convoca a elección de congresos constituyentes y jefaturas de cada estado. 

12 de junio 1824:

El congreso estatal salvadoreño aprueba su primera constitución política. En ella queda establecido que el territorio salvadoreño se compone de las circunscripciones de las anteriores Intendencia de San Salvador y Alcaldía Mayor de Sonsonate.

20 de agosto de 1824:

El congreso mexicano reconoce la independencia de las provincias centroamericanas. Casi un mes después, Ciudad Real de Chiapa votó a favor de adherirse a México.

21 de agosto de 1824:

La Asamblea Nacional emite decreto que anula los actos del gobierno imperial mexicano con efecto en territorio centroamericano.

22 de noviembre de 1824:

Se promulga la Constitución Política de la República Federal de Centro-América. Se determina que sea el Congreso federal el que la ratifique.

23 de enero de 1825:

La Asamblea Nacional finaliza su trabajo y se disuelve.